SA­RA SÁ­LA­MO: “SOY UNA MA­DRE MIEDOSA E HIS­TÉ­RI­CA”

QMD - - EXCLUSIVA - @ re­vis­taQMD

La ac­triz, que en ju­lio dio a luz a su pri­mer hi­jo, Theo, fru­to de su re­la­ción con Is­co, co­men­zó con­tan­do que su ni­ño tie­ne ya un ob­je­to fe­ti­che: “Es un chu­pe­te que lu­ce por la no­che, por lo que es fá­cil en­con­trar­lo cuan­do llo­ra. No se se­pa­ra de él”.

Sa­ra, ¿có­mo fue el par­to?

Yo te­nía una vi­sión hí­per ro­mán­ti­ca de la ma­ter­ni­dad y del par­to, y me he da­do cuen­ta de que es mu­cho más di­fí­cil de lo que pen­sa­ba. En el par­to, de vol­ver al ori­gen y lo me­nos me­di­ca­li­za­do po­si­ble. Apos­té por el agua, pe­ro al fi­nal no pu­do ser y fue muy do­lo­ro­so. Pe­dí la epi­du­ral a los 8 cm. Y se par­cheó, es de­cir, se fue só­lo a una pier­na y es co­mo si no te la hu­bie­ran pues­to... ¿Le es­tás dan­do el pe­cho? Sí, es­toy con lac­tan­cia ex­clu­si­va, y eso que de­cía que no iba a dar­le de ma­mar. Pe­ro en cuan­to vi a Theo sa­lió y he es­co­gi­do es­to. Siem­pre me he con­si­de­ra­do una per­so­na que tie­ne muy cla­ro por dón­de quie­ro ir, y con el em­ba­ra­zo, el par­to y la lac­tan­cia, me he da­do cuen­ta de que cam­bio de opi­nión cons­tan­te­men­te. ¿Qué ti­po de ma­dre eres? Pen­sa­ba que iba a ser la tí­pi­ca ma­dre su­per hippy y li­be­ral, y soy miedosa e his­té­ri­ca.

Tú es­tás con­cien­cia­da con la na­tu­ra­le­za. ¿ Es im­por­tan­te la sos­te­ni­bi­li­dad en los pro­duc­tos pa­ra be­bés?

Es fun­da­men­tal, no de­be­mos ser egoís­tas y pen­sar en el ti­po de mun­do que le va­mos a de­jar a ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Mi pa­dre me ha­bla­ba de la sal de la Tie­rra, que era un gru­po se­lec­to que te­nía que ha­cer co­sas co­mo no ti­rar na­da al sue­lo y era muy im­por­tan­te pa­ra mí. De he­cho cuan­do mi pa­dre cum­plió 50 años nos lo ta­tua­mos. ¿ Qué ti­po de fa­mi­lia ha­béis for­ma­do Is­co y tú?

So­mos una fa­mi­lia de cua­tro pe­rros y un ni­ño, que es una lo­cu­ra, pe­ro nos apa­ña­mos. La cla­ve es­tá en que­rer­nos mu­cho los unos a los otros y en ha­cer­nos la vi­da fá­cil ¿ Có­mo os re­par­tís los pa­pe­les en ca­sa?

Es sen­ci­llo, lo he­mos he­cho jun­tos pues hay que ha­cer­lo to­do jun­tos, Theo es res­pon­sa­bi­li­dad de los dos.

Te han cri­ti­ca­do por ha­cer de­por­te con tu hi­jo en­ci­ma.

Yo si­go lo que se lla­ma crian­za con ape­go, que sig­ni­fi­ca que ten­go al koa­la 24 ho­ras en­ci­ma. Y mi hi­jo es uno de ésos que se lla­man de al­ta de­man­da, yo lo de­jo en la ha­ma­qui­ta y llo­ra, pe­ro si es­tá con ma­mi es­tá sú­per fe­liz. En­ton­ces, hay ejer­ci­cios que yo pue­do ha­cer con él en­ci­ma y él, en­can­ta­do de la vi­da y yo tam­bién. ¿Có­mo es Theo? Gua­pí­si­mo. Me aho­go en mis pro­pias ba­bas. Tie­ne mi bo­ca y los ojos de su pa­dre. Me pa­so ho­ras mi­rán­do­lo... ¿Le da­rás un her­ma­ni­to? Ya tie­ne un her­mano, pe­ro sí me gus­ta­ría re­pe­tir, cuan­do me ol­vi­de del do­lor del par­to...

“Mi hi­jo Theo es gua­pí­si­mo. Me aho­go en mis pro­pias ba­bas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.