No­ti­cias, Efe­mé­ri­des, Li­bros ilus­tra­dos y más.

Tom Wol­fe

Que leer - - Contents -

ELE­GI­DO PA­RA LA GLO­RIA

Gra­cias a su fino oí­do, am­bi­ción y ta­len­to pa­ra la po­lé­mi­ca, Tom Wol­fe con­vir­tió al pe­rio­dis­ta en fir­ma y el pe­rio­dis­mo en gé­ne­ro li­te­ra­rio. Ad­mi­ra­do por unos, me­nos­pre­cia­do por otros, siem­pre in­tere­san­te, la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na de los úl­ti­mos cin­cuen­ta años no se en­tien­de sin su fi­gu­ra.

QUIÉN

Tho­mas Ken­nerly Wol­fe cre­ció en un ho­gar adi­ne­ra­do y con­ser­va­dor. Al­to, delgado, rubio y de as­pec­to aniña­do, es­tu­dió li­te­ra­tu­ra y pe­rio­dis­mo, y al ter­mi­nar la uni­ver­si­dad hi­zo una prue­ba pa­ra fi­char por los New York Giants. No lo lo­gró y cam­bió el uni­for­me de béisbol por el su­yo pro­pio: tra­jes de tres pie­zas blancos, he­chos a me­di­da, ca­mi­sas de se­da con cue­llo al­to al­mi­do­na­do, pa­ñue­lo aso­man­do en el bol­si­llo, som­bre­ro y za­pa­tos blancos. Es­te ca­rac­te­rís­ti­co atuen­do, que él mis­mo de­fi­nió co­mo una for­ma inofen­si­va de agre­sión , le sir­vió pa­ra crear su per­so­na­je, de reportero ex­cén­tri­co. Creo que a la gen­te le di­ver­tía ver­me así. Pen­sa­ban que era un vie­jo. Un vie­jo ra­ro de trein­ta años, me veían co­mo a un es­ti­ra­do. Les en­can­ta­ba esa idea, la del ti­po con som­bre­ro rí­gi­do de pa­ja acer­cán­do­se y pre­gun­tán­do­les co­sas . Nun­ca de­jó de ser el ti­po edu­ca­do que be­sa­ba las ma­nos a las da- mas en las reunio­nes so­cia­les. No te­nía ne­ce­si­dad de cam­biar. Ha­bía des­cu­bier­to que no le ha­cía fal­ta in­te­grar­se ni pa­re­cer un hom­bre de la ca­lle pa­ra con­se­guir información. Afor­tu­na­da­men­te, el mun­do es­tá lleno de per­so­nas con la com­pul­sión de con­tar­te sus his­to­rias. Quie­ren de­cir­te co­sas que no sa­bes . Ade­más, el tra­je blan­co de­la­ta­ba dos cons­tan­tes de su es­cri­tu­ra: la aten­ción a los de­ta­lles re­ve­la­do­res y la preo­cu­pa­ción por el es­ta­tus so­cial. Vi­vía en un lu­jo­so pi­so del Up­per East Si­de con su es­po­sa Shei­la, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca con la que se ca­só en 1978 y con quién tu­vo dos hi­jos, Ale­xan­dra, re­por­te­ra del The Wall Street Jour­nal, y Tommy, es­cul­tor y di­se­ña­dor de mue­bles.

CUÁN­DO

A prin­ci­pios de los años se­sen­ta em­pe­cé a tra­ba­jar en los pe­rió­di­cos. En 1962, des­pués de unas ta­zas de ca­fé aquí y allá, lle­gué al New York He­rald Tri­bu­ne . Fue en­ton­ces cuan­do Wol­fe to­pó con un re­por­ta­je so­bre el bo­xea­dor Joe Louis en la re­vis­ta Es­qui­re, en cu­ya re­dac­ción Gay Ta­le­se ha­bía em­plea­do téc­ni­cas li­te­ra­rias y que po­día leer­se co­mo un re­la­to bre­ve . Tam­bién en esos días, uno de sus com­pa­ñe­ros del Tri­bu­ne, Jimmy Bres­lin, se hi­zo un nom­bre fir­man­do una co­lum­na en la que abor­da­ba reportajes a mo­do de na- rra­cio­nes. Ahí Wol­fe vio una ve­ta en la que cre­cer y cum­plir sus as­pi­ra­cio­nes, a sa­ber: Ha­cer un pe­rio­dis­mo que fue­ra ab­so­lu­ta­men­te ve­rí­di­co y que tu­vie­ra la cua­li­dad ab­sor­ben­te de la fic­ción .

Era una épo­ca en la que in­clu­so los pro­pios pe­rio­dis­tas des­pre­cia­ban el pe­rio­dis­mo co­mo al­go que les da­ba de co­mer pe­ro que no ad­mi­tía pre­ten­sio­nes ar­tís­ti­cas. Tal co­mo re­cor­da­ba Wol­fe en su li­bro El nue­vo pe­rio­dis­mo: La re­so­lu­ción ele­gan­te de un re­por­ta­je era al­go que na­die sa­bía có­mo to­mar, ya que na­die es­ta­ba ha­bi­tua­do a con­si­de­rar que el re­por­ta­je tu­vie­ra una di­men­sión es­té­ti­ca . En los Estados Unidos de los años se­sen­ta, la no­ve­la era el ar­te en ma­yús­cu­las, la me­ta do­ra­da. Cual­quie­ra que su­pie­ra jun­tar un par de le­tras as­pi­ra­ba a es­cri­bir la di­cho­sa gran no­ve­la ame­ri­ca­na, in­clu­so los mad men de la Ave­ni­da Ma­di­son.

Al me­nos, hasta en­ton­ces. La irrup­ción de Bres­lin, Ta­le­se, Wol­fe, Joan Di­dion, Hun­ter S. Thom­pson y al­gún otro cam­bió la luz pa­ra siem­pre, ilu­mi­nó a la so­cie­dad ame­ri­ca­na des­de nue­vos án­gu­los. Y, se­gún el pro­pio Wol­fe pro­cla­ma­ba a la me­nor oca­sión, des­tro­nó a la mo­ri­bun­da no­ve­la co­mo gé­ne­ro li­te­ra­rio nú­me­ro uno.

QUÉ

El nue­vo pe­rio­dis­mo es el em­pleo de re­cur­sos li­te-

ra­rios en la es­cri­tu­ra de una obra pe­rio­dís­ti­ca (llá­me­se cró­ni­ca, re­por­ta­je o en­tre­vis­ta), nor­mal­men­te de lar­go alien­to. Tras­cri­bir la reali­dad, sí, pe­ro con un es­pí­ri­tu na­rra­ti­vo, apli­can­do téc­ni­cas del cuen­to y la no­ve­la, co­mo la re­crea­ción de es­ce­nas,in­tro­du­cien­do diá­lo­gos y cui­dan­do las des­crip­cio­nes. Mien­tras el vie­jo pe­rio­dis­mo as­pi­ra­ba a ex­po­ner los he­chos de for­ma ob­je­ti­va, el nue­vo re­crea­ba la no­ti­cia; el pe­rio­dis­ta co­bra­ba voz, siem­pre a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va. Tam­bién era la bús­que­da de en­fo­ques di­fe­ren­tes a la ho­ra de en­ca­rar la no­ti­cia.

CÓ­MO

Wol­fe lla­mó la aten­ción en­se­gui­da gra­cias a su es­ti­lo sar­cás­ti­co y enér­gi­co, que se ca­rac­te­ri­za­ba por un oí­do aten­to al ha­bla co­lo­quial, fa­ci­li­dad pa­ra la ca­ri­ca­tu­ra, una in­ves­ti­ga­ción pro­fu­sa, un uso crea­ti­vo del len­gua­je y, ay, una pun­tua­ción ex­cén­tri­ca y un abu­so de las ono­ma­to­pe­yas. Aun­que aún en la ac­tua­li­dad tie­ne le­gio­nes de ad­mi­ra­do­res en las fa­cul­ta­des de pe­rio­dis­mo, al ca­li­fi­car su es­cri­tu­ra se sue­len em­plear ad­je­ti­vos co­mo pirotécnica o his­té­ri­ca. Pe­ro no pa­sa des­aper­ci­bi­da. By­ron Do­bell, edi­tor de Wol­fe en Es­qui­re, dijo de su len­gua­je: Es­tá lleno de hi­pér­bo­les; es bri­llan­te; es di­ver­ti­do, y tie­ne un oí­do ma­ra­vi­llo­so pa­ra ex­pre­sar có­mo se ven y se sien­ten las per­so­nas. Tie­ne ese don de flui­dez que se de­rra­ma en su es­cri­tu­ra de la mis­ma for­ma que pa­sa­ba con Bal­zac .

La com­pa­ra­ción con el es­cri­tor fran­cés sin du­da fue del agra­do de Wol­fe, pues era uno de sus fa­vo­ri­tos jun­to con Dic­kens y Zo­la, y el es­pe­jo en que se mi­ró cuan­do tras ca­si tres dé­ca­das de pe­rio­dis­mo se pa­só a la no­ve­la.

POR QUÉ

Des­pués de li­bros de no fic­ción tan ce­le­bra­dos co­mo El co­que­to ae­ro­di­ná­mi­co ro­can­rol co­lor ca­ra­me­lo de ron, Pon­che de áci­do li­sér­gi­co o Lo que hay que te­ner. Ele­gi­dos pa­ra la glo­ria (el que acos­tum­bra a des­ta­car­se co­mo su obra maes­tra), Wol­fe pu­bli­có en 1987 su pri­me­ra no­ve­la: La ho­gue­ra de las va­ni­da­des. Una sá­ti­ra mor­daz so­bre el cul­to al di­ne­ro, el po­der y la va­ni­dad que en­se­gui­da se con­vir­tió en bes­tse­ller.

Cuan­do en las en­tre­vis­tas se le pre­gun­ta­ba una y otra vez por qué ha­bía su­cum­bi­do a la es­cri­tu­ra de un gé­ne­ro que se­gún él es­ta­ba muer­to, Wol­fe res­pon­día sin son­ro­jo: La gen­te acu­sa a los es­cri­to­res de no fic­ción de no atre­ver­se a cru­zar la gran me­ta, que es la de la no­ve­la, así que me di­je muy bien, va­mos a pro­bar­lo. Te­nía cin­cuen­ta y sie­te años y nun­ca an­tes ha­bía pen­sa­do en una no­ve­la, pe­ro tu­vo un éxi­to tan ines­pe­ra­do y ga­né tan­to di­ne­ro tan rá­pi­da­men­te que me di­je: ¡Dios, ten­go que vol­ver a ha­cer es­to otra vez! .

Dón­de

Wol­fe es uno de los gran­des re­tra­tis­tas del úl­ti­mo me­dio si­glo de Estados Unidos. Sus reportajes re­co­rrían el sur del país, ha­cían parada y fon­da en Ca­li­for­nia y so­bre­vo­la­ban am­bas cos­tas. Pe­ro su gran te­rri­to­rio fue Nue­va York, el zoo hu­mano por el que se pa­sea­ba aten­to a no­ti­cias y per­so­na­jes. Por ello no sor­pren­de que mu­chos con­si­de­ren que La ho­gue­ra de las va­ni­da­des es la gran no­ve­la de la ciu­dad.

Siem­pre con un pie en la ca­lle y otro fren­te al es­cri­to­rio, Wol­fe vi­si­tó Atlan­ta pa­ra es­cri­bir su se­gun­da obra de fic­ción, To­do un hom­bre, no­ve­la de igual am­bi­ción y vo­lun­tad de de­nun­cia. Pa­ra la crí­ti­ca a la frí­vo­la vi­da uni­ver­si­ta­ria que su­pon­dría Soy Char­lot­te Sim­mons, lle­vó la ac­ción a Ca­ro­li­na del Nor­te. Y pa­ra la que se­ría su úl­ti­ma no­ve­la, cen­tra­da en la po­lí­ti­ca y los con­flic­tos ra­cia­les, es­co­gió Bloody Mia­mi co­mo des­tino.

Jo­san Ha­te­ro

(VIR­GI­NIA, 1930-NEW YORK, 2018)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.