Mary Wolls­to­ne­craft y Mary She­lley

Que leer - - Contents - Car­los Lu­ria

Es cu­rio­so que en el mo­men­to de re­dac­tar es­tas lí­neas apa­rez­ca en La Van­guar­dia di­gi­tal un re­por­ta­je en­ca­be­za­do con el si­guien­te ti­tu­lar: «¿Por qué hay tan po­cas es­ta­tuas de mujeres en el mun­do?». La au­to­ra, La­ra Gó­mez, lo atri­bu­ye al «his­tó­ri­co dé­fi­cit de re­co­no­ci­mien­to so­cial que su­fren las mujeres, sal­vo que se tra­te de vír­ge­nes, re­li­gio­sas o rei­nas». Y ofre­ce va­rios ejem­plos in­con­tes­ta­bles: en Bar­ce­lo­na hay cien­to se­sen­ta y ocho es­ta­tuas de hom­bres y so­lo ca­tor­ce de mujeres (va­rias de ellas, per­so­na­jes de fic­ción). En Estados Unidos se cuen­tan más de cin­co mil es­ta­tuas, pe­ro no lle­gan a cua­tro­cien­tas las pro­ta­go­ni­za­das por mujeres (la Es­ta­tua de la Li­ber­tad tam­po­co es real). En el Reino Uni­do hay eri­gi­das no­ve­cien­tas vein­ti­cin­co es­ta­tuas pú­bli­cas, de las que so­lo cien­to cin­cuen­ta y ocho son de mujeres... La ma­yo­ría de ellas per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia real.

Te­ner una es­ta­tua no es tan re­le­van­te (la ma­yo­ría de es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes des­pier­tan po­co in­te­rés pa­ra to­dos los se­res vi­vos a ex­cep­ción de las pa­lo­mas), pe­ro esas ci­fras no de­jan de sim­bo­li­zar un dra­ma se­cu­lar. En el caso que nos ocu­pa, que dos pe­sos pe­sa­dos de la Li­te­ra­tu­ra y la Filosofía mun­dia­les co­mo Mary Wolls­to­ne­craft y su hi­ja Mary She­lley no ten­gan nin­gu­na es­ta­tua en su país na­tal, Gran Bre­ta­ña, es lo más pa­re­ci­do a un enor­me agra­vio (en el caso de Wolls­to­ne­craft, por cier­to, se ha abier­to una sus­crip­ción po­pu­lar pa­ra ins­ta­lar su es­ta­tua en Lon­dres). De eso, en­tre otras mu­chas co­sas, ha­bla la bio­gra­fía de las dos mujeres es­cri­ta por la poe­ta, en­sa­yis­ta y doc­to­ra en Historia y Li­te­ra­tu­ra Char­lot­te Gor­don (St. Louis, Estados Unidos, 1962). Su ti­tu­lo es Mary Wolls­to­ne­craft/Mary She­lley, y ha si­do pu­bli­ca­da en Es­pa­ña por Cir­ce des­pués de que en Estados Unidos ga­na­ra el Na­tio­nal Book Cri­tic Award for Bio­graphy. Se tra­ta de un am­bi­cio­so pro­yec­to de cer­ca de seis­cien­tas pá­gi­nas cu­ya au­to­ra ha sa­bi­do si­tuar­se en ese es­tre­cho pa­si­llo que se abre en­tre el en­sa­yo fa­rra­go­so y la na­rra­ción efec­tis­ta. Es­cri­bir una bue­na bio­gra­fía no es fá­cil, y aún me­nos si es doble. Gor­don re­cu­rre al for­ma­to de la ac­ción pa­ra­le­la pa­ra con­tar al lec­tor las pe­ri­pe­cias pro­fe­sio­na­les y sen­ti­men­ta­les de las dos bio­gra­fia­das y ha­cer hin­ca­pié en la ti­tá­ni­ca lu­cha de am­bas por man­te­ner su in­de­pen­den­cia y su crea­ti­vi­dad en un mun­do fe­roz­men­te mas­cu­lino. Ti­tá­ni­ca, sí. En la ac­tua­li­dad aún hay hom­bres que su­fren un ataque de con­des­cen­den­cia cuan­do se ha­bla del nin­gu­neo al que han si­do so­me­ti­das tra­di­cio­nal­men­te las mujeres ( Rous­seau, que en re­la­ción a otros asun­tos ins­pi­ra cier­ta ter­nu­ra, cla­ma­ba por la to­tal su­mi­sión fe­me­ni­na); a esos hom­bres ha­brá que re­cor­dar­les que en el ci­vi­li­za­do Reino Uni­do se apro­bó en 1822 una ley que cas­ti­ga­ba el mal­tra­to a los ani­ma­les, pe­ro hu­bo que es­pe­rar vein­te años pa­ra que otra ley cas­ti­ga­ra el mal­tra­to a las mujeres; o re­cor­dar­les que en ese mis­mo país, por ejem­plo, no se re­vo­có hasta 1891 el de­re­cho de los ma­ri­dos a en­ce­rrar a sus es­po­sas en un ar­ma­rio (aun­que se per­mi­tie­ra vio­lar­las). A fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX, in­clu­so los más ague­rri­dos de­fen­so­res eu­ro­peos de la in­de­pen­den­cia

de las co­lo­nias ame­ri­ca­nas o de la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud con­si­de­ra­ban nor­mal que las mujeres no tu­vie­ran pro­pie­da­des ni de­re­chos so­bre sus hi­jos. Y mu­cho me­nos que par­ti­ci­pa­ran en de­ba­tes con ideas pro­pias. Si lo ha­cían, co­mo es el caso de las dos bio­gra­fia­das, eran ca­li­fi­ca­das au­to­má­ti­ca­men­te (por la ma­na­da) de pu­tas, de his­té­ri­cas o de am­bas co­sas a la vez.

An­te tal pa­no­ra­ma, los ca­sos de Wolls­to­ne­craft y She­lley ad­quie­ren tin­tes que ro­zan la épi­ca. So­lo coin­ci­die­ron un to­tal de diez días (el tiem­po que Wolls­to­ne­craft tar­dó en mo­rir tras dar a luz a su hi­ja), pe­ro las dos fue­ron lu­cha­do­ras bra­ví­si­mas y vi­sio­na­rias. Am­bas tam­bién lu­cha­ron por man­te­ner su in­de­pen­den­cia crea­ti­va y eco­nó­mi­ca fren­te a sus emi­nen­tes ma­ri­dos: el fi­ló­so­fo ra­di­cal Wi­lliam God­win, cu­yas ideas ins­pi­ra­ron a Kro­pot­kin, Le­nin y Marx; y el poe­ta Percy She­lley, uno de los gran­des ar­tí­fi­ces del Ro­man­ti­cis­mo. La in­ten­si­dad de las vi­das de las dos mujeres, que Gor­don de­ta­lla con abun­dan­te do­cu­men­ta­ción, de­ja sin alien­to al lec­tor: ro­man­ces apa­sio­na­dos, in­ten­tos de sui­ci­dios, des­ór­de­nes emo­cio­na­les, hi­jos muer­tos al po­co de na­cer, via­jes, re­vo­lu­cio­nes... Mary Wolls­to­ne­craft (1759-1797) es co­no­ci­da por su obra Vin­di­ca­ción de los de­re­chos de la mu­jer, que sen­ta­ría las ba­ses de la lu­cha por la igual­dad de la mu­jer des­de que Vir­gi­nia Woolf la res­ca­ta­ra del os­tra­cis­mo. Pe­ro tam­bién es­cri­bió no­ve­las y ma­nua­les de pe­da­go­gía que aun si­guen vi­gen­tes: «Es­toy har­ta de oír hablar de la su­bli­mi­dad de Mil­ton, la ele­gan­cia de Po­pe y la in­na­ta ge­nia­li­dad de Sha­kes­pea­re », es­cri­bió. Ella pre­ten­día que los alum­nos die­ran va­lor a su in­te­lec­to y cul­ti­va­ran su pro­pio cri­te­rio. Wolls­to­ne­craft, ade­más, con su obra Car­tas des­de Sue­cia re­vo­lu­cio­nó la li­te­ra­tu­ra de via­jes, hasta en­ton­ces en ma­nos mas­cu­li­nas, y le dio la di­men­sión ac­tual: to­do via­je de­be ser una ex­plo­ra­ción interior. Por su par­te, a Mary She­lley (1797-1851) po­dría ha­ber­le re­sul­ta­do una car­ga ex­ce­si­va ser hi­ja de una mu­jer de tal ca­li­bre; sin em­bar­go, op­tó por el me­jor ca­mino: no qui­so emu­lar a su ma­dre, ni competir con su fan­tas­ma, sino apro­ve­char sus en­se­ñan­zas pa­ra vo­lar muy al­to. No­ve­lis­ta ex­ce­len­te, in­ves­ti­ga­do­ra, en­sa­yis­ta, She­lley es fa­mo­sa por la le­gen­da­ria Fran­kens­tein, que es­cri­bió a los die­ci­ocho años y que re­pre­sen­ta no so­lo la ci­ma de un ro­man­ti­cis­mo mo­derno, sino tam­bién una ge­nial pues­ta al día de la hi­bris grie­ga, ese con­cep­to fun­da­men­tal que ha­ce re­fe­ren­cia a la trans­gre­sión hu­ma­na de los lí­mi­tes im­pues­tos por los dio­ses. Sus gi­ros ar­gu­men­ta­les pro­di­gio­sos y sus con­no­ta­cio­nes fi­lo­só­fi­cas fas­ci­nan aún hoy en día y son ob­je­to de con­ti­nuas re­vi­sio­nes. Fran­kens­tein, ade­más, es un emo­cio­nan­te ejem­plo de lo que mu­chos años des­pués Var­gas Llo­sa lla­ma­ría los «de­mo­nios per­so­na­les» del crea­dor: co­mo su fa­mo­so mons­truo, Mary tam­bién se ha­bía vis­to in­jus­ta­men­te re­pu­dia­da por su pa­dre. Un da­to a pie de pá­gi­na: She­lley pu­bli­có la no­ve­la so­lo con sus ini­cia­les, pa­ra que su cria­tu­ra no fue­ra des­pre­cia­da por el pú­bli­co y la crí­ti­ca mas­cu­li­nos.

Por el li­bro de Gor­don, ade­más, dis­cu­rre una ga­le­ría fas­ci­nan­te de nom­bres: Sir Wal­ter Scott, el pa­dre de la no­ve­la his­tó­ri­ca; los ci­ta­dos Wi­lliam God­win y Percy She­lley; los gran­dio­sos poe­tas Lord By­ron, John Keats y Sa­muel Tay­lor Co­le­rid­ge; el es­cri­tor y mé­di­co John Po­li­do­ri, crea­dor del vam­pi­ro mo­derno... Pe­ro, por en­ci­ma de to­dos ellos, se eri­gen esas dos gran­des crea­do­ras que se atre­vie­ron a dis­pa­rar con­tra la lí­nea de flo­ta­ción de una so­cie­dad que des­pre­cia­ba a las mujeres (un des­pre­cio que, aún hoy y en mu­chos lu­ga­res, go­za de ex­ce­len­te sa­lud). Dos crea­do­ras, vol­vien­do al asun­to de las es­ta­tuas, a las que uno se ima­gi­na rién­do­se con ga­nas de su au­sen­cia en ca­lles y pla­zas. «Qué im­por­tan las es­ta­tuas», di­rá una de ellas. «Al fin y al ca­bo, nun­ca con­si­guie­ron que nos que­dá­ra­mos quie­tas».

Las dos fue­ron lu­cha­do­ras bra­ví­si­mas y vi­sio­na­rias. Am­bas tam­bién lu­cha­ron por man­te­ner su in­de­pen­den­cia crea­ti­va y eco­nó­mi­ca fren­te a sus emi­nen­tes ma­ri­dos

MARY WOLLS­TO­NE­CRAFT/MARY SHE­LLEYCHAR­LOT­TE GOR­DONCir­ce, tra­duc­ción de Jofre Ho­me­des Beut­na­gel, 600 pp., 23 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.