Má­xi­mo Pra­de­ra

Que leer - - Contents -

1. ¿Por qué es es­cri­tor? Soy es­cri­tor por va­rias ra­zo­nes. La pri­me­ra, por ca­rác­ter: soy in­tro­ver­ti­do, mi tía

Car­men Mar­tín Gai­te (pri­me­ra mu­jer de Rafael Sán­chez Fer­lo­sio), que me co­no­ció des­de pe­que­ño, ya me lo pro­fe­ti­zó, en plan mei­ga ga­lle­ga: «Tú se­rás es­cri­tor». La se­gun­da, por­que me gus­ta in­ven­tar his­to­rias y ha­cer que los lec­to­res las vi­van co­mo si fue­ran cier­tas. Y la ter­ce­ra, por­que pue­do: ten­go lo que hay que te­ner (te­na­ci­dad, va­lor y pa­cien­cia) pa­ra en­fren­tar­me ca­da día, du­ran­te mu­chos me­ses, a la pá­gi­na en blan­co. No to­do el mun­do tie­ne ma­de­ra pa­ra ser su pro­pio je­fe.

2. ¿Tie­ne al­gún ri­tual pa­ra es­cri­bir? Ca­fé siem­pre a mano y que mi soft­wa­re sea Scri­ve­ner. Ya no pue­do vi­vir sin él. Y es­cri­bo de pie, en una me­sa al­ta, pa­ra no des­tro­zar­me la ra­ba­di­lla.

3. ¿Có­mo en­ca­ja las crí­ti­cas? Las que me ha­cen an­tes de que sal­ga el li­bro (mi edi­tor y mis ami­gos) me sir­ven pa­ra per­fec­cio­nar la no­ve­la. Las que sa­len una vez pu­bli­ca­do el li­bro, me ha­la­gan si son bue­nas y me mor­ti­fi­can si son malas, por­que aun­que lle­ven ra­zón, ya no pue­do ha­cer na­da pa­ra me­jo­rar el tex­to.

4. ¿Qué li­bro/s es­tá le­yen­do? Es­toy le­yen­do el re­la­to de Step­hen King que Frank Da­ra­bont adap­tó al ci­ne pa­ra ro­dar Ca­de­na per­pe­tua, Ri­ta Hay­worth and Shaws­hank Re­dem­ption.

Me in­tere­san mu­cho las re­la­cio­nes en­tre ci­ne y li­te­ra­tu­ra. El Ga­to­par­do de

Lam­pe­du­sa, por ejem­plo, tie­ne más ci­ne den­tro que la pro­pia pe­lí­cu­la de Vis­con­ti. Es­tás vien­do la cá­ma­ra to­do el tiem­po. 5. ¿Qué ha­ce si quie­re es­cri­bir pe­ro no es­tá ins­pi­ra­do? Re­leo lo que he es­cri­to el día an­te­rior o si­go in­ves­ti­gan­do. Fre­de­rick Forsyth nos con­tó en Lo + Plus que él pri­me­ro lle­va­ba a ca­bo to­do el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción y do­cu­men­ta­ción y lue­go se po­nía a es­cri­bir. Yo ten­go otro mé­to­do, es­cri­bo e in­ves­ti­go de ma­ne­ra si­mul­tá­nea.

6. ¿Es un lec­tor con pre­jui­cios? No me gus­ta la gen­te que es­cri­be con in­fi­ni­ti­vos, co­mo si fue­ra un re­dac­tor pu­bli­ci­ta­rio: «Cru­jir una on­za de cho­co­la­te. Es­tre­nar una ca­mi­sa blan­ca. Es­cu­char una ca­ra­co­la». Es un es­ti­lo que me pro­du­ce ver­güen­za aje­na.

7. El li­bro que le hu­bie­ra gus­ta­do es­cri­bir y es­cri­bió otro...

La is­la del te­so­ro, de Ro­bert Louis Ste­ven­son. No hay un mo­men­to de ma­yor sus­pen­se en to­da la li­te­ra­tu­ra que aquel en que el pe­que­ño Jim Haw­kins es­cu­cha lo que no de­be des­de el ba­rril de man­za­nas de La His­pa­nio­la.

8. ¿Qué es lo que más le gus­ta de es­cri­bir no­ve­las? Al­guien dijo una vez que una no­ve­la na­ce de los des­cu­bri­mien­tos que ha­ce el au­tor mien­tras la es­cri­be. Yo em­pie­zo siem­pre a es­cri­bir sa­bien­do en qué di­rec­ción quie­ro ir, pe­ro sin sa­ber exac­ta­men­te el pun­to de des­tino. Hay un mo­men­to en el pro­ce­so de es­cri­tu­ra que se pro­du­ce un in­sight, una es­pe­cie de epi­fa­nía, y di­ces: aho­ra ya sé de qué va la historia y có­mo aca­ba. Es el mo­men­to me­jor de to­do el pro­ce­so, cuan­do te das cuen­ta de adón­de que­rías lle­gar en reali­dad.

9. ¿Cuán­ta im­por­tan­cia tie­ne el tí­tu­lo de un li­bro? A la ho­ra de es­cri­bir, no tie­ne la más mí­ni­ma im­por­tan­cia. De he­cho, yo es­cri­bí

Las dos muer­tes de Mo­zart pen­san­do que la no­ve­la se ti­tu­la­ría Sa­lie­ri, por­que la ha­bía con­ce­bi­do co­mo la ré­pli­ca de Amadeus. Pe­ro el edi­tor me dijo que iba a pa­re­cer un en­sa­yo y me su­gi­rió el de­fi­ni­ti­vo, que yo acep­té de buen gra­do, por­que ya en sí en­cie­rra un mis­te­rio: ¿có­mo pue­de al­guien mo­rir dos ve­ces?

10. ¿Y la por­ta­da? La por­ta­da es esen­cial, co­mo de­mos­tró a lo lar­go de mu­chí­si­mos años ese ge­nio del di­se­ño gráfico que tra­ba­jó co­do a co­do con mi pa­dre en Alian­za Edi­to­rial y que se lla­ma­ba Da­niel Gil. En las me­sas de no­ve­da­des, ca­si to­dos los li­bros in­ten­tan lla­mar la aten­ción con co­lo­res chi­llo­nes, co­mo pá­ja­ros tro­pi­ca­les. La por­ta­da de Las dos muer­tes de Mo­zart, en cam­bio, es ca­si mo­no­cro­ma, sal­vo por unas go­tas de san­gre a las que he­mos da­do re­lie­ve me­dian­te la téc­ni­ca UVI de im­pre­sión. El li­bro es­tá muy bien edi­ta­do, en ta­pa du­ra y guar­das ro­jas: pa­re­ce una no­ve­la die­ci­oches­ca.

11. ¿De quién es fan? (li­te­ra­ria­men­te ha­blan­do)

De mu­cha gen­te, pe­ro ba­rra­mos pa­ra ca­sa y ci­te­mos a Rafael Sán­chez Fer­lo

sio, au­tor de la hi­pér­bo­le más di­ver­ti­da que yo le ha­ya leí­do nun­ca a na­die. Y eso que me en­can­ta Ray­mond Chand­ler. En 1980, en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do La

pa­tria de pa­pel, Fer­lo­sio ter­mi­nó di­cien­do: «Por suer­te o por des­gra­cia, en fin, la in­mor­ta­li­dad re­co­no­ce to­da­vía bas­tan­te bien el ros­tro de los hé­roes, y to­dos los sa­lu­da­do­res o au­ten­ti­fi­ca­do­res, to­dos los pi­no­chés, vi­de­las o gar­cia­me­zas de es­te mun­do no va­len pa­ra ella lo que un ca­cho de sue­la de una san­da­lia vie­ja de Te­mís­to­cles ti­ra­da en un mu­la­dar y em­ba­dur­na­da de es­tiér­col».

12. ¿En qué li­bro en­tra­ría co­mo per­so­na­je pa­ra vi­vir la historia in si­tu con los pro­ta­go­nis­tas?

Sin du­da nin­gu­na, en Las aven­tu­ras de Sher­lock Hol­mes. Da­ría cual­quier co­sa por ser el Dr. Wat­son y asis­tir bo­quia­bier­to a las ha­za­ñas de tan ex­cén­tri­co co­mo des­lum­bran­te de­tec­ti­ve. Y lue­go na­rrar lo vi­vi­do en su es­ti­lo inimi­ta­ble. De he­cho, ya em­pe­cé ha­ce años La ver­da­de­ra historia de Sher­lock Hol­mes, que los lec­to­res pue­den en­con­trar aquí y que su­pon­go que ter­mi­na­ré al­gún día: https://max­pra­de­ra.tumblr.com/post/72653918235/la-ver­da­de­ra-historia-de-sher­lock-hol­mes

13. ¿Pue­de ele­gir en­tre Os­car Wil­de, Cer­van­tes, Sha­kes­pea­re, Vir­gi­nia Woolf, Ja­ne Aus­ten, Poe y Lo­ve­craft?

Creo que la lis­ta, de más a me­nos, se­ría: Cer­van­tes, Poe, Sha­kes­pea­re, Vir­gi-

nia Woolf, Os­car Wil­de, Ja­ne Aus­ten y Lo­ve­craft. Pe­ro de­pen­de del día.

14. Si tu­vie­ra una oui­ja ¿con qué au­tor o au­to­ra co­nec­ta­ría y qué le pre­gun­ta­ría? Con Albert Ca­mus, otro de mis au­to­res fa­vo­ri­tos. Era un gran aman­te del fút­bol y fue un guar­da­me­ta no­ta­ble, lle­gan­do a ju­gar a ni­vel se­mi­pro­fe­sio­nal en el Ra­cing Uni­ver­si­ta­rio de Ar­ge­lia. De he­cho, si no lle­ga a ser por la tu­bercu­losis, que lo de­jó fue­ra de com­ba­te a los die­ci­sie­te años, ha­bría si­do fut­bo­lis­ta, en vez de es­cri­tor. Ca­mus de­jó di­cho que «Lo que sé con ma­yor cer­te­za so­bre la mo­ral y las obli­ga­cio­nes de los hom­bres, se lo de­bo al fút­bol». Le pe­di­ría que me con­ta­ra qué vi­ven­cias con­cre­tas le lle­va­ron a con­si­de­rar el fút­bol co­mo su maes­tro de vi­da.

15. Via­ja al pa­sa­do y pue­de pa­sar un día con al­guien. ¿Dón­de y con quién? Des­pués de es­tre­nar La Flau­ta Má­gi­ca, Mo­zart fue a bus­car un día en su ca­rrua

je a An­to­nio Sa­lie­ri y a su aman­te, la so­prano Caterina Ca­va­lie­ri, pa­ra ver la ópe­ra jun­tos des­de su pal­co. Sa­lie­ri no ha­cía más que de­cir «Be­llo», «Bra­vo», «Che ope­ro­ne!». Me hu­bie­ra gus­ta­do es­tar aque­lla no­che en ese pal­co.

16. ¿Su le­yen­da ur­ba­na fa­vo­ri­ta? Que Mo­zart mu­rió a ma­nos de Sa­lie­ri, tras in­ge­rir un ve­neno muy po­pu­lar en el Si­glo XVIII lla­ma­do Ac­qua Tof­fa­na.

17. ¿Qué sig­ni­fi­ca la mú­si­ca en su vi­da? Siem­pre que es­cu­cho mú­si­ca —se en­tien­de que bue­na mú­si­ca—, re­cu­pe­ro la fe en el ser hu­mano, que pier­do en cam­bio cuan­do veo el Me­di­te­rrá­neo con­ver­ti­do en la fo­sa común de los re­fu­gia­dos.

18. Pa­ra tra­ba­jar dí­ga­me cuál se­ría su or­den de pre­fe­ren­cia en te­le­vi­sión, ra­dio y li­te­ra­tu­ra.

Ra­dio, li­te­ra­tu­ra y te­le­vi­sión.

19. ¿Qué tal su sex­to sen­ti­do? A ve­ces veo muer­tos, pe­ro son de ver­dad y es­tán, co­mo de­cía an­tes, en el fon­do del mar.

20. ¿Ha vis­to un ovni, un fan­tas­ma, al­go ra­ro...? Una vez me pa­re­ció es­cu­char a un ter­tu­liano de­cir que no po­día opi­nar so­bre un te­ma, por­que lo des­co­no­cía por com­ple­to y no que­ría que­dar co­mo un cu­ñao. Pe­ro era un es­pe­jis­mo.

21. ¿Le aver­güen­za que le ha­gan pre­gun­tas de es­te ti­po? No, me aver­güen­za más que me pre­gun­ten si al­gu­na vez he vo­ta­do al PP. ¿Qué as­pec­to de­bo de te­ner yo, si al­guien es ca­paz de pre­gun­tar­me tal co­sa?

22. ¿Qué ti­po de hu­mor pre­fie­re?

El in­te­li­gen­te. Pe­ro tam­bién me gus­ta el mío.

23. ¿So­bre qué le in­co­mo­da que le pre­gun­ten? Me po­nen muy vio­len­to las pre­gun­tas que re­ve­lan que el pe­rio­dis­ta es­tá in­do­cu­men­ta­do.

24. La pre­gun­ta que siem­pre le ha­cen…

¿El en­fa­do de An­to­nio Ban­de­ras en Lo + Plus era real o es­ta­ba ama­ña­do?

25. La pre­gun­ta que nun­ca le ha­cen y le gus­ta­ría que le hi­cie­ran... ¿Eres con­flic­ti­vo? Res­pues­ta: no, en Es­pa­ña lla­ma­mos «con­flic­ti­vo» a cual­quier per­so­na que exi­ge que se cumpla el con­tra­to. Pac­ta sunt ser­van­da.

26. ¿Re­cuer­da al­gu­na tra­ve­su­ra de su in­fan­cia? La No­che­bue­na de 1968 me de­ja­ron so­lo en la Ga­le­ría Bios­ca de Ma­drid y me car­gué sin que­rer una ce­rá­mi­ca de Pa­blo Pi­cas­so. Afor­tu­na­da­men­te, el se­gu­ro se ocu­pó de la in­dem­ni­za­ción.

27. ¿Qué le da­ba mie­do de ni­ño y qué le da mie­do de adul­to?

De ni­ño, el Dr. Jeckyll y Mr. Hy­de. De adul­to, la ig­no­ran­cia acom­pa­ña­da de ma­la fe.

28. La pe­sa­di­lla que aún re­cuer­da…

Que mi pa­dre es Ma­no­lo el del Bom­bo.

29. Sus ma­nías son...

No ten­go ma­nías, aun­que sí es cier­to que cuan­do le co­jo ma­nía a al­guien me pon­go bas­tan­te pe­sa­di­to.

30. ¿Plan­cha, co­se, co­ci­na...?, ¿qué se le da bien apar­te de es­cri­bir?

La gen­te dice que le en­can­ta oír­me hablar de mú­si­ca.

31. ¿Pue­de con­tar­me al­gu­na bro­ma que ha­ya gas­ta­do? Las bro­mas me las sue­len gas­tar a mí. Una vez mi her­mano me hi­zo creer que me em­bar­ga­ban el piano.

32. ¿En qué cree Má­xi­mo Pra­de­ra?

En Aris­tó­te­les y sus Re­fu­ta­cio­nes so­fís­ti­cas (un tex­to so­bre las fa­la­cias), en J. S. Bach y en mi nu­tri­cio­nis­ta, Án­ge­la Quin­tás.

33. ¿Sufre al­gu­na fo­bia?

Acro­fo­bia (mie­do a las al­tu­ras)

34. Dí­ga­me tres ca­li­fi­ca­ti­vos que le de­fi­nan.

Provocador. Cons­tan­te. Cu­rio­so.

35. ¿Se po­si­cio­na en te­mas ti­po toros, re­li­gión, po­lí­ti­ca o fút­bol? Los toros tu­vie­ron su mo­men­to y nos han de­ja­do mu­chos cua­dros, di­bu­jos y ce­rá­mi­cas de Pi­cas­so. Pe­ro son un es­pec­tácu­lo de otra épo­ca y de­ben pa­sar ya al ol­vi­do.

36. ¿Ha ejer­ci­do de trol al­gu­na vez en re­des so­cia­les o eso ja­más me lo con­ta­ría? Soy un Bla­de Run­ner de trols. Los de­tes­to. To­dos los in­fe­li­ces que in­ten­tan tro­lear­me aca­ban en el juz­ga­do y pier­den.

37. Cuén­te­me una me­te­du­ra de pa­ta so­na­da... Cuan­do acep­té ser mi­nis­tro de Cul­tu­ra sin con­tar­le a mi pre­si­den­te que ha­bía de­frau­da­do a los con­tri­bu­yen­tes. Ah, no, espera, que ese es otro Max...

38. ¿Su filosofía o le­ma de vi­da?

Ubi li­ber­tas, ibi pa­tria: don­de es­tá la li­ber­tad, es­tá la pa­tria.

39. ¿Cuál es su mons­truo o ex­tra­te­rres­tre fa­vo­ri­to?

La ba­lle­na que se zam­pa a Pi­no­cho y a Ge­pet­to.

40. ¿Quién es su amor pla­tó­ni­co?

Lau­ren Ba­call.

41. Vuel­ve a na­cer, no se re­la­cio­na con la li­te­ra­tu­ra. ¿Qué se­ría?

Se­ría can­tan­te de rock.

42. ¿A qué es adic­to?

A Twit­ter, a Net­flix y a YouTu­be.

43. ¿Qué pa­la­bra, no ad­mi­ti­da en la RAE, in­clui­ría us­ted? In­clui­ría «ci­po­tu­do», un ad­je­ti­vo que el pe­rio­dis­ta Íñi­go Lo­ma­na acu­ñó pa­ra des­cri­bir la pro­sa le­gio­na­ria de au­to­res co­mo Pé­rez Re­ver­te. Los per­so­na­jes de Re­ver­te se ra­su­ran la ca­ra con un ma­che­te, tie­nen un chir­lo en el vien­tre, re­cuer­do de al­gu­na re­frie­ga car­ce­la­ria, y so­lo abren su co­ra­zón a vie­jas ra­me­ras de puer­to.

44. ¿Se arre­pien­te de al­go? De no ha­ber leí­do aún la sa­ga que tan­to le gus­ta­ba a mi ma­dre: Los Thi­bault, de Ro­ger Mar­tin du Gard.

45. ¿Al­gu­na vez se ha sen­ti­do aco­sa­do?

Lin­cha­do me­diá­ti­ca­men­te. Una vez. Pe­ro pa­sé al con­tra­ata­que y ga­né.

46. ¿Ve al­gún programa o se­rie de te­le­vi­sión?

Me in­for­mo por El In­ter­me­dio.

47. ¿De quién ha apren­di­do más en es­ta vi­da?

De Leo­nard Berns­tein y sus con­fe­ren­cias so­bre mú­si­ca.

48. ¿Al­gu­na vez ha sos­pe­cha­do te­ner doble per­so­na­li­dad?

Pre­gún­te­se­lo a Jo­seph Ge­li­nek.

49. ¿Chu­pa­chups, chi­cles, pi­pas, re­vis­tas...? De­fí­na­se an­te un kios­ko. Voy a cum­plir se­sen­ta cas­ta­ñas es­te año, así que no te ex­tra­ñe lo vie­juno de mi res­pues­ta: al­tra­mu­ces.

50. ¿Se ha di­ver­ti­do con es­ta en­tre­vis­ta-test o le hu­bie­ra gus­ta­do más atre­vi­da? Me he di­ver­ti­do un mon­tón. Me en­can­ta que me ha­gan tests y que me lean la mano.

Má­xi­mo Pra­de­ra (Ma­drid, 1958) es­tu­dió fi­lo­lo­gía y pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Ha si­do guio­nis­ta y pre­sen­ta­dor te­le­vi­si­vo, actividades por las que ha re­ci­bi­do di­ver­sos pre­mios y un am­plio re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. Ex­per­to en mú­si­ca clá­si­ca, du­ran­te ocho años es­tu­vo al fren­te del programa Ci­clos, en Sin­fo Ra­dio, y más tar­de fue di­vul­ga­dor de mú­si­ca clá­si­ca en el programa La Ven­ta­na. Ac­tual­men­te co­la­bo­ra con di­ver­sos me­dios ra­dio­fó­ni­cos, ha­ce las pro­mos­ket­ches de A vi­vir que son dos días y co­la­bo­ra en Pú­bli­co. Ade­más de una historia in­for­mal de la mú­si­ca ti­tu­la­da ¿De qué me sue­na eso?, es­cri­bió un en­sa­yo hu­mo­rís­ti­co so­bre mú­si­ca ti­tu­la­do Tó­ca­la otra vez, Bach, y cua­tro no­ve­las ba­jo el seu­dó­ni­mo Jo­seph Ge­li­nek: La dé­ci­ma sin­fo­nía, El vio­lín del dia­blo, Mo­rir a los 27 y la re­cién pu­bli­ca­da Las dos muer­tes de Mo­zart (Pla­za & Ja­nés).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.