PHI­LIP ROTH

(NEW JER­SEY, 1933-NUE­VA YORK, 2018)

Que leer - - Actualidad - Rafael Ruiz Ple­gue­zue­los

El pa­sa­do 22 de ma­yo, a los ochen­ta y cin­co años, mo­ría Phi­lip Roth, uno de los ma­yo­res ge­nios de la na­rra­ti­va es­ta­dou­ni­den­se con­tem­po­rá­nea. De­bu­tó en 1959 con Adiós, Co­lum­bus, y ga­na­ría lec­to­res de ma­ne­ra ma­si­va en 1969 con El la­men­to de Port­noy, la obra en la que su voz crea­do­ra pue­de dar­se ya por con­for­ma­da. Re­co­ge el mo­nó­lo­go de un per­so­na­je lla­ma­do Ale­xan­der Port­noy an­te su psi­coa­na­lis­ta, uti­li­zan­do ese stream of cons­cious­ness que tan­ta im­por­tan­cia co­bra­ría en la pro­duc­ción li­te­ra­ria ex­pe­ri­men­tal de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Sin ser su me­jor mo­men­to, en los se­ten­ta y ochen­ta brin­dó al­gu­nas bue­nas no­ve­las, so­bre to­do aque­llas en las que en­tra en jue­go Zuc­ker­man, el per­so­na­je que ac­tuó du­ran­te dé­ca­das co­mo efi­caz al­ter ego de Phi­lip Roth; con Zuc­ker­man co­mo pro­ta­go­nis­ta o in­vi­ta­do lle­ga­ron Mi vi­da co­mo hom­bre (1974), La vi­si­ta al maes­tro (1979), Zuc­ker­man des­en­ca­de­na­do (1981) y La lec­ción de anato­mía (1983). Lo me­jor ven­drá a par­tir de los no­ven­ta, no obs­tan­te. De una es­ca­la su­pe­rior es Pas­to­ral Ame­ri­ca­na, ese hi­to de 1997 que le va­lió un me­re­ci­dí­si­mo Pre­mio Pu­lit­zer. El mun­do en­te­ro vi­bró con la historia de ese ma­tri­mo­nio ju­dío que con­tem­pla có­mo su vi­da se des­mo­ro­na cuan­do su hi­ja sufre las con­se­cuen­cias de pro­ta­go­ni­zar ac­tos vio­len­tos con­tra la gue­rra de Viet­nam. Po­co des­pués lle­ga­ría la no­ve­la que le ha con­ver­ti­do en un clá­si­co de la na­rra­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na, La man­cha hu­ma­na (2000), esa de­li­cia so­bre el lin­cha­mien­to pú­bli­co que sufre Co­le­man Silk, de­cano de uni­ver­si­dad que es acu­sa­do de ra­cis­ta por un co­men­ta­rio inapro­pia­do cuan­do pa­sa lis­ta en cla­se. Es una de las me­jo­res no­ve­las de la historia so­bre la hi­po­cre­sía so­cial y la mo­ji­ga­te­ría ofi­cial, y una mag­ní­fi­ca ex­plo­ra­ción de las con­se­cuen­cias so­cia­les de la trans­gre­sión y la di­fe­ren­cia. Pa­ra es­cri­bir­la Roth se ins­pi­ró en la bio­gra­fía de un ami­go del au­tor, pro­fe­sor de so­cio­lo­gía en Prin­ce­ton. A par­tir del año 2000 pu­di­mos apre­ciar que la no­ve­lís­ti­ca de Roth en­ve­je­cía con él, y al­gu­nas de sus no­ve­las pos­te­rio­res a esa fecha se ocu­pan del de­cai­mien­to fí­si­co, la pér­di­da de la po­ten­cia se­xual y el re­mor- di­mien­to. Es­ta no­ve­lís­ti­ca de la se­nec­tud ator­men­ta­da nos ofre­ció mu­chas lecturas mag­ní­fi­cas, co­mo Ele­gía (2006) o la per­tur­ba­do­ra El ani­mal mo­ri­bun­do (2001), tí­tu­lo su­fi­cien­te­men­te ex­pre­si­vo pa­ra el fi­nal de una ca­rre­ra li­te­ra­ria y pro­ba­ble­men­te el me­jor tex­to de su úl­ti­ma pro­duc­ción. Lla­mó a su úl­ti­ma no­ve­la Né­me­sis (2010), sím­bo­lo uni­ver­sal del cas­ti­go y la ven­gan­za, y sin du­da es­te úl­ti­mo tí­tu­lo en­ce­rra­ba un pro­fun­do men­sa­je. Tu­vo la ho­nes­ti­dad y va­len­tía de de­cla­rar que ese iba a ser su úl­ti­mo li­bro por­que se sen­tía vie­jo, con­su­mi­do, ex­haus­to co­mo un atle­ta tras una ca­rre­ra de fon­do. El ta­len­to de es­te chi­co di­fí­cil de Ne­wark ha­bía ofre­ci­do al mun­do ya ca­si trein­ta no­ve­las, y en la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da pa­re­cía te­ner tan­ta pri­sa por com­ple­tar su pro­duc­ción que se mar­có un rit­mo cer­cano al de no­ve­la/año, in­só­li­to pa­ra un au­tor de esa edad.

En el caso de Phi­lip Roth, sa­ber que era de ori­gen ju­dío no es un da­to su­per­fluo, pues ten­drá gran pe­so en su ma­ne­ra de en­ten­der el mun­do li­te­ra­rio y no li­te­ra­rio. Su na­rra­ti­va bien pue­de ads­cri­bir­se a esa es­te­la de rea­lis­mo su­cio y cul­to des­crei­mien­to que han tra­ba­ja­do tan bien otros in­sig­nes ju­díos nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo Saul Be­llow o Ber­nard Ma­la­mud, con los que cons­ti­tu­yó a par­tir de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do una es­pe­cie de po­de­ro­so tri­den­te de la no­ve­lís­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. La co­mu­ni­dad ju­día de su país se agi­ta­ba con ca­da obra nue­va de Roth, por­que su mi­ra­da en­tre iró­ni­ca y cáus­ti­ca hacia los usos y creen­cias de su pue­blo he­rían las men­ta­li­da­des más con­ser­va­do­ras, hasta el pun­to de con­ver­tir­le

en in­de­sea­ble pa­ra mu­chos círcu­los se­mi­tas

Roth pa­sa­rá a la historia co­mo el es­cri­tor de la iden­ti­dad ator­men­ta­da, en su tra­ba­jo cons­tan­te so­bre nues­tras li­mi­ta­cio­nes y de­seos, así co­mo las pul­sio­nes y re­pre­sio­nes que con­for­man nues­tra per­so­na­li­dad. So­mos nues­tros trau­mas, se po­dría de­cir so­bre su no­ve­lís­ti­ca. La pin­tu­ra de lo fe­me­nino ha si­do tam­bién muy co­men­ta­da a lo lar­go de su tra­yec­to­ria, nor­mal­men­te acom­pa­ña­da de cier­ta po­lé­mi­ca por el con­tro­ver­ti­do tra­to a la mu­jer en sus na­rra­cio­nes: la no­ve­lís­ti­ca de Phi­lip Roth se mue­ve con­ti­nua­men­te en­tre el cul­to a la mu­jer co­mo mo­tor de de­seo y una se­rie de com­por­ta­mien­tos en sus per­so­na­jes que bien po­drían in­ter­pre­tar­se co­mo mi­só­gi­nos. En lo bio­grá­fi­co, su ma­tri­mo­nio con Mag­gie Mi­chael­son fue un au­tén­ti­co desas­tre, bien re­fle­ja­do en no­ve­las de la épo­ca co­mo Cuan­do ella era bue­na (1967). De un tem­pe­ra­men­to rí­gi­do, hos­co, mi­sán­tro­po, su re­la­ción con las mujeres nun­ca fue sen­ci­lla y bas­cu­ló en­tre la atrac­ción y la aver­sión. Su se­gun­do ma­tri­mo­nio, es­ta vez con la ac­triz in­gle­sa Clai­re Bloom, du­ró so­la­men­te cua­tro años.

No se­ría aven­tu­ra­do es­cri­bir que el ver­da­de­ro mo­tor de la no­ve­lís­ti­ca de Phi­lip Roth eran sus de­fec­tos y com­ple­jos, que su­po trans­por­tar al pa­pel de una for­ma tan emotiva y des­ga­rra­do­ra que ca­da tex­to es un desafío a cual­quier ti­po de con­ven­cio­na­lis­mo y co­mo­di­dad en la lec­tu­ra. Co­mo con­se­cuen­cia, sus obras no son pre­ci­sa­men­te una lec­tu­ra fá­cil o li­ge­ra, sino to­do lo con­tra­rio. Son un tes­ta­men­to de do­lor, de mie­do, de des­con­fian­za, de re­sen­ti­mien­to. El se­xo y la ex­plo­ra­ción del de­seo es qui­zá el in­gre­dien­te más común en su pro­sa. En el uni­ver­so de Roth no te­nían ca­bi­da los fi­na­les fe­li­ces. Apu­ran­do más, es pro­ba­ble que ni si­quie­ra hu­bie­ra es­pa­cio pa­ra ca­pí­tu­los fe­li­ces. Su Amé­ri­ca ya no es inocen­te, ni tie­ne la es­pe­ran­za en sí mis­ma que se su­po­ne al (mal) lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano. En re­su­men, Phi­lip Roth es­ta­ría más en la gran no­ve­la an­ti­ame­ri­ca­na que en la ame­ri­ca­na.

Pa­ra miles de lec­to­res (en­tre los que me in­clu­yo) fue el me­re­ce­dor cons­tan­te del pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra, que le es­ca­mo­tea­ron año tras año pa­ra con­ce­dér­se­lo a es­cri­to­res que no es­ta­ban a su al­tu­ra. La jus­ti­cia poé­ti­ca de es­ta historia se en­cuen­tra en el he­cho de que es­te año, el de la muer­te de Phi­lip Roth, no ha­brá No­bel de li­te­ra­tu­ra, co­mo con­se­cuen­cia de la se­rie de es­cán­da­los que la aca­de­mia sue­ca ha en­ca­de­na­do. No me di­gan que no pa­re­ce una de las tra­mas en­tre cul­tas y re­tor­ci­das que tan­to le gus­ta­ban al ge­nio de Ne­wark.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.