LI­BROS ILUS­TRA­DOS Y COMICS PA­RA ME­TER EN LA MA­LE­TA

Os trae­mos la úl­ti­ma se­lec­ción grá­fi­ca del pri­mer se­mes­tre del año pa­ra que ha­gáis aco­pio de ca­ra a las lar­gas jor­na­das de ve­rano.

Que leer - - Actualidad -

Las editoriales ul­ti­man sus lan­za­mien­tos grá­fi­cos en ju­nio pa­ra sur­tir­nos de un buen nú­me­ro de tí­tu­los atrac­ti­vos en­tre los que po­der ele­gir de ca­ra al ve­rano. Si ya es­tás pen­san­do en qué li­bros lle­var­te a la pla­ya, la mon­ta­ña, o bien con que lle­nar las lar­gas tar­des de ve­rano en la ciu­dad, te trae­mos la úl­ti­ma se­lec­ción pa­ra es­te pri­mer se­mes­tre del año.

Ha­ce un par de años que el dúo for­ma­do por Car­men G. de la Cue­va y la ilus­tra­do­ra Ma­lo­ta die­ron for­ma a Ma­má, quie­ro ser fe­mi­nis­ta (Lu­men, 2016), un tí­tu­lo que va ca­mino de con­ver­tir­se en un clá­si­co pa­ra to­das aque­llas —y tam­bién aque­llos— que quie­ran te­ner un pri­mer con­tac­to con el fe­mi­nis­mo teó­ri­co. Es­ta pri­ma­ve­ra, Lu­men vuel­ve a apos­tar por las dos pa­ra po­ner en pa­la­bras e imá­ge­nes la vi­da de la que pro­ba

ble- men­te sea la pio­ne­ra del fe­mi­nis­mo más co­no­ci­da por to­dos: Si­mo­ne de Beau­voir. Un pa­seo por la vi­da de Si­mo­ne de Beau­voir no es una bio­gra­fía al uso. Aquí, Beau­voir no es so­lo una de las per­so­na­li­da­des más cé­le­bres del si­glo XX, sino una mu­jer cu­ya ex­pe­rien­cia si­gue te­nien­do eco en la vi­da de las mujeres de hoy. Esa es, pre­ci­sa­men­te, la no­ve­dad de es­te li­bro: los pa­sos de Beau­voir no se que­dan en el pa­sa­do, ais­la­dos en su ma­yo del 68 o en su ro­man­ce con Jean-Paul Sar­tre, sino que se des­pla­zan hasta la ma­ne­ra de ca­mi­nar y de ver pro­pias de las mujeres jó­ve­nes del si­glo XXI. Des­de su in­fan­cia a su ma­du­rez, cuan­do se con­vir­tió en to­do un icono, la vi­da de la au­to­ra fran­ce­sa se ex­pan­de en es­te li­bro hasta lle­gar a nues­tros días, com­pro­ban­do la ac­tua­li­dad de sus en­se­ñan­zas.

Si­guien­do con el te­ma fe­mi­nis­ta, que, por suer­te, tan­tas por­ta­das aca­pa­ra en el sec­tor edi­to­rial es­pa­ñol en los úl­ti­mos me­ses, otra de nues­tras re­co­men­da­cio­nes más fer­vo­ro­sas es No­so­tras. His­to­rias de mujeres y al­go más (Al­fa­gua­ra), de la pe­rio­dis­ta y escritora

Ro­sa Mon­te­ro. Años y años de re­co­pi­la­ción y re­es­cri­tu­ra de las bio­gra­fías de al­gu­nas de las mujeres más po­de­ro­sas y asom­bro­sas de la historia dan for­ma a es­te li­bro, una nue­va edi­ción de una ver­sión an­ti­gua que con­te­nía me­nos mujeres. Y, ade­más, la presente in­cor­po­ra las mag­ní­fi­cas ilus­tra­cio­nes de Ma­ría He­rre­ros. «Es­te li­bro reú­ne, en una ver­sión más am­plia­da, las bio­gra­fías de mujeres que pu­bli­qué en el su­ple­men­to do­mi­ni­cal de El País. No sé bien dón­de en­cua­drar es­tos tra­ba­jos: aun­que es­tán muy do­cu­men­ta­dos, no son ni bio­gra­fías aca­dé­mi­cas ni ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos, sino unos tex­tos muy apa­sio­na­dos, muy per­so­na­les. Son his­to­rias de mujeres sin­gu­la­res a las que in­ten­té en­ten­der. Las hay ge­ne­ro­sas y las hay mal­va­das, co­bar­des o va­lien­tes, tur­bu­len­tas o tí­mi­das; to­das son, eso sí, muy ori­gi­na­les y al­gu­nas re­sul­tan pas­mo­sas por lo ex­tra­or­di­na­rio de sus pe­ri­pe­cias», ex­pli­ca la au­to­ra.

Tam­bién en la edi­to­rial Al­fa­gua­ra, y tam­bién de la mano de Ro­sa, pe­ro esa vez con las ilus­tra­cio­nes de la que se­gu­ra­men­te sea la ilus­tra­do­ra más co­no­ci­da de nues­tro país, Pau­la Bo­net —au­to­ra del car­tel de la úl­ti­ma edi­ción de la Fe­ria del Li­bro de Ma­drid— nos lle­ga un pe­que­ño y cu­rio­so ex­pe­ri­men­to ti­tu­la­do Es­cri­be con Ro­sa Mon­te­ro. Es­te cua­derno es una es­pe­cie de ta­ller ex­prés de es­cri­tu­ra crea­ti­va por­tá­til, pa­ra lle­vár­te­lo don­de quie­ras y me­jo­rar tus do­tes na­rra­ti­vas. Que el ar­te de es­cri­bir li­te­ra­tu­ra se pue­da en­se­ñar… esa ya es otra dis­cu­sión en la que no va­mos a en­trar aquí.

No to­do va a ser obras de gran­des se­llos en­tre nues­tras re­co­men­da­cio­nes. Una de las jo­yas ilus­tra­das que nos de­ja es­ta pri­ma­ve­ra ha lle­ga­do de la mano de un pe­que­ño, mi­núscu­lo se­llo que promete lle­nar su ca­tá­lo­go de bue­na li­te­ra­tu­ra de gé­ne­ro. Por aho­ra nos ha de­ja­do una pre­cio­sa edi­ción ilus­tra­da del que se­gu­ra­men­te sea uno de los me­jo­res cuen­tos de to­dos los tiem­pos: El pa­pel ama­ri­llo de Char­lot­te Per­kins Gil­man. Es­te cuen­to gó­ti­co, ca­si te­rro­rí­fi­co, que no es más que una ex­qui­si­ta me­tá­fo­ra del en­cie­rro, la desesperación y la lo­cu­ra a la que se han vis­to abo­ca­das mu­chas mujeres a lo lar­go de la historia, co­bra aún más fuer­za de la que ya de por si tie­ne gra­cias a los di­bu­jos geo­mé­tri­cos, in­quie­tan­tes y muy ama­ri­llos de Ma­ria Pi­cas­só i Pi­quer. Ade­más, un úl­ti­mo de­ta­lle que ha­ce de es­ta edi­ción un li­bro to­da­vía más ex­qui­si­to: es bi­lin­güe.

El di­bu­jan­te Gi­pi se im­pu­so una se­rie de re­glas fé­rreas a la ho­ra de aco­me­ter su nue­va obra. Una era que, ca­da vez que es-

tu­vie­se can­sa­do, di­bu­ja­ría otra pá­gi­na más, y así tra­ba­jó de nue­ve de la ma­ña­na a nue­ve de la no­che du­ran­te me­ses. La otra, que aban­do­na­ría su zona de con­fort ar­tís­ti­ca, y así ha de­ja­do sus acua­re­las ha­bi­tua­les y nos pre­sen­ta un có­mic en blan­co y ne­gro: La tie­rra de los hi­jos. Es­ta historia postapo­ca­líp­ti­ca es­tá pro­ta­go­ni­za­da por un pa­dre y dos hi­jos cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es so­bre­vi­vir ale­ja­dos lo má­xi­mo po­si­ble de cual­quier con­tac­to hu­mano.

Los aman­tes del ar­te tie­nen que co­rrer a ha­cer­se con Guía de aves del Jar­dín de las De­li­cias del ilus­tra­dor Ma­nuel Gar­cía, que se con­vir­tió en un poe­ta-or­ni­tó­lo­go en su em­pe­ño de cla­si­fi­car to­das las aves ex­tra­ñas que pu­lu­lan por los dis­tin­tos rin­co­nes del fa­mo­so cua­dro de El Bos­co. Des­pués de una exi­to­sa cam­pa­ña de crowd­fun­ding lle­va­da a ca­bo por Li­bros.com, lle­ga a nues­tras li­bre­rías un li­bro a to­do co­lor de cui­da­da edi­ción —in­clui­do un des­ple­ga­ble del cua­dro ori­gi­nal su­per­pues­to a un ma­pa de coor­de­na­das pa­ra fa­ci­li­tar la bús­que­da de las aves—, un apa­sio­na­do re­pa­so de ca­si cien es­pe­cies im­po­si­bles co­mo el Ca­lan­dro Im­pro­ba­ble o el Pi­co­za­pa­to Im­pe­rial.

Nór­di­ca, des­pués de vol­ver a co­lar tres de sus li­bros — Cuen­tos de la sel­va, de Ho­ra­cio Qui­ro­ga, lus­tra­do por An­to­nio San­tos; El hom­bre del tra­je ne­gro, de Step­hen King, ilus­tra­do por Ana Juan; y Atlas de li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, con tex­tos de va­rios au­to­res e ilus­tra­do por Agus­tín Co­mot­to—. En­tre los Pre­mios a los Li­bros Me­jor Edi­ta­dos, lle­ga una úl­ti­ma apues­ta pa­ra ce­rrar la pri­me­ra mi­tad del año. Ca­mi­nar, de Wi­lliam Haz­litt y Ro­bert Louis Ste­ven­son, un ho­me­na­je al fla­neur de siem­pre. «Pa­sear es un en­tre­te­ni­mien­to dis­tin­gui­do, bur­gués, ocio­so, ele­gan­te… ca­mi­nar es más bien al­go ins­tin­ti­vo, na­tu­ral, sal­va­je. Pa­sear es un ri­to ci­vil, y ca­mi­nar es un ac­to ani­mal. Pa­sear es al­go so­cial, y ca­mi­nar al­go más bien sel­vá­ti­co, aun­que sea por las ca­lles de una ciu­dad. El que pa­sea se ima­gi­na pa­sean­do, o gus­ta de ob­ser­var­se se­gún la pers­pec­ti­va de los otros; el que ca­mi­na es, en ese sen­ti­do, ex­tro­ver­ti­do, so­lo le im­por­ta el afue­ra. El que pa­sea co­que­tea di­cien­do que sa­le a bus­car­se a sí mis­mo, a con­ver­sar ma­cha­dia­na­men­te con uno mis­mo, a re­unir­se con­si­go mis­mo, a re­en­con­trar­se o re­cons­truir­se… el que ca­mi­na tam­po­co sa­be na­da pe­ro por lo me­nos ya ha al­can­za­do a dar­se cuen­ta de que hay po­co que es­car­bar den­tro de sí, y ras­trea vo­raz­men­te el ex­te­rior, las ca­lles, los cam­pos, los cie­los [...]. Ca­mi­nar es al­go que es­tá de­ci­si­va­men­te re­la­cio­na­do con la in­de­pen­den­cia y con la li­ber­tad».

Ra­quel Mo­ra­le­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.