Los po­li­cías nos es­ta­mos con­vir­tien­do en fun­cio­na­rios, lo que nos res­ta efi­ca­cia

¿Có­mo tra­ba­jan los nar­co­tra­fi­can­tes? ¿Quiénes son los chi­va­tos que co­la­bo­ran con la po­li­cía? ¿Có­mo se les pa­ga? ¿O no se les pa­ga? ¿Qué ries­gos co­rren los agen­tes si se mez­clan con los ba­jos fon­dos? Los ciu­da­da­nos de a pie no co­no­ce­mos el fun­cio­na­mien­to

Que leer - - Entrevista - MB

Pe­re Cer­van­tes es un ve­te­rano, lle­va ca­si tres dé­ca­das ejer­cien­do de po­li­cía, aun­que pa­re­ce mu­cho más jo­ven. Ha si­do je­fe de la Uni­dad de De­li­tos Tec­no­ló­gi­cos y Eco­nó­mi­cos y pa­tru­lló las ca­lles du­ran­te cua­tro años.

To­do ello lo re­fle­ja en sus no­ve­las y en es­ta que aca­ba de pre­sen­tar la edi­to­rial Al­re­vés, Gol­pes, da una vuel­ta de tuer­ca y bu­cea en la historia de un per­so­na­je real, un an­ti­guo co­le­ga de tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do en nar­co­trá­fi­co, que cru­zó la fron­te­ra y se mez­cló con de­lin­cuen­tes. Las bo­fe­ta­das que le da la vi­da tie­nen mu­cho que ver con la prác­ti­ca del bo­xeo, a la que es­te pro­ta­go­nis­ta es afi­cio­na­do.

Es es­te un li­bro ba­sa­do en he­chos reales, aun­que con mu­chas pin­ce­la­das de fic­ción. Una no­ve­la de per­so­na­jes con el te­lón de fon­do del nar­co­trá­fi­co. El lec­tor que­da­rá im­pac­ta­do y no po­drá evitar pre­gun­tar­se dón­de es­tá la fron­te­ra en­tre el bien y el mal. ¿Hasta dón­de de­be lle­gar un po­li­cía a la ho­ra de rea­li­zar su tra­ba­jo?

La no­ve­la es la historia real de Al­fa, pe­ro su­pon­go que hay mu­chos ele­men­tos de sus pro­pias vi­ven­cias.

Sí, hay co­sas su­yas y mu­chas mías. De he­cho fue el pro­pio Al­fa, pri­mer lec­tor del tex­to, quien me se­ña­ló que tam­bién ha­bía mu­cho de mí mis­mo. No fui cons­cien­te de ello mien­tras es­cri­bía, me di cuen­ta des­pués.

¿Le ha cos­ta­do me­ter­se en la voz na­rra­do­ra de un per­so­na­je real?

Fue fá­cil por­que Al­fa, aun­que no lo se­pa, es per se un per­so­na­je de no­ve­la y, por otro la­do, te­ne­mos una vi­sión de las co­sas bas­tan­te si­mi­lar.

Al­fa es un po­li­cía apa­sio­na­do por su tra­ba­jo, ob­se­sio­na­do con per­se­guir a nar­co­tra­fi­can­tes; pe­ro ¿qué le con­du­ce a cru­zar la fron­te­ra?

En pri­mer lu­gar, el de­sen­ga­ño con el sis­te­ma po­li­cial y judicial; por otro la­do, no en­tien­de có­mo un pro­fe­sio­nal co­mo él que­da en la es­ta­ca­da. Nun­ca sos­tie­ne la inocen­cia de al­gu­nos de sus ac­tos, pe­ro si­gue pen­san­do que aun­que cier­tas con­duc­tas es­tén ti­pi­fi­ca­das en el Có­di­go Pe­nal, hay lí­mi­tes que se de­ben cru­zar. Por ejem­plo, si un in­for­ma­dor te avi­sa so­bre un ali­jo de 500 ki­los de dro­ga, o le pa­gas en di­ne­ro o de­jas que se que­de con 50 ki­los. Am­bas co­sas son de­li­to. En­ton­ces, ¿qué ha­ce­mos?

¿Pa­ra eso no es­tán los fon­dos re­ser­va­dos? Sí, pe­ro a lo que me re­fie­ro es que na­die quie­re en­ca­rar qué es­tá pa­san­do. Si al­go va mal, has de de­mos­trar an­te el juez que el in­for­ma­dor es una per­so­na ho­nes­ta y que no ha co­bra­do na­da por co­rrer el ries­go de chi­var­se. Por tan­to Al­fa reivin­di­ca que el agen­te no que­de des­aten­di­do por el cuer­po po­li­cial. Se ha ma­ta­do a tra­ba­jar y, a la ho­ra de la ver­dad, na­die le echa una mano. Es­ta situación le cau­sa un gran de­sen­ga­ño, que le lle­va a cru­zar la fron­te­ra, y co­mo po­li­cía que ha tra­ba­ja­do en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co, tie­ne cier­tas fa­ci­li­da­des por­que co­no­ce ese sub­mun­do.

A la so­cie­dad no le gus­ta le­van­tar las al­fom­bras y ver có­mo se lim­pia el mun­do de la dro­ga. Lo que­re­mos lim­pio pe­ro sin asu­mir el cos­te ni la ma­ne­ra de ha­cer­lo, sin en­fren­tar­nos a nues­tros fan­tas­mas. Es co­mo que­rer ha­cer obras en ca­sa sin una mo­ta de pol­vo.

No de­fien­do la vio­len­cia, pe­ro sí la con­tun­den­cia. Mi­re­mos, por ejem­plo, el caso de Mar­ta del Cas­ti­llo. Hay tres me­no­res que se es­tán rien­do de la po­li­cía. No de­fien­do la vio­len­cia con­tra ellos pa­ra con­se­guir información, pe­ro sí dar un pu­ñe­ta­zo en la me­sa si ha­ce fal­ta. Pe­ro aho­ra es­to es im­po­si­ble, pues su abo­ga­do re­mi­te un es­cri­to acu­sán­do­nos de vio­len­cia ver­bal y el co­le­gio de abo­ga­dos nos san­cio­na. El re­sul­ta­do es que los po­li­cías nos es­ta­mos con­vir­tien­do en fun­cio­na­rios, lo que nos res­ta efi­ca­cia a la ho­ra de in­ves­ti­gar y re­sol­ver ca­sos.

¿Pe­ro dón­de es­tá la fron­te­ra? Es fá­cil que el uso de es­ta con­tun­den­cia de­ven­ga en abu­so y vio­len­cia.

Ca­da caso es dis­tin­to y de­be ser ana­li­za­do de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Soy cons­cien­te de que al­gu­nas afir­ma­cio­nes com­por­tan eti­que­tas, a las que te­me­mos, pues per­mi­tir cier­ta con­tun­den­cia no es si­nó­ni­mo de que seas un po­li­cía de la dic­ta­du­ra.

Sos­tie­ne que la po­li­cía ha cam­bia­do mu­cho en las dos úl­ti­mas dé­ca­das.

A par­tir del año 2000, apro­xi­ma­da­men­te, se lle­va­ron a ca­bo cier­tos cam­bios in­ter­nos des­de el go­bierno central a la ho­ra de re­gu­lar nues­tro tra­ba­jo; se im­plan­ta­ron es­ta­dís­ti­cas y los agen­tes per­die­ron au­to­no­mía a la ho­ra de in­ter­ve­nir en la ca­lle. En el año 99 me fui a Ko­so­vo y, al vol­ver en 2001 el cam­bio me pa­re­ció pa­ten­te. La pro­fe­sión de po­li­cía que­ma mu­cho, de­be­ría ser una ca­rre­ra de so­lo quin­ce o vein­te años y que lue­go tu­vié­ra­mos sa­li­das dig­nas. Si eres ho­nes­to con el tra­ba­jo, no pue­des lle­var un rit­mo tan in­ten­so de en­tre­ga du­ran­te de­ma­sia­dos años. No es lo mis­mo per­se­guir a al­guien a los trein­ta años, que a los cin­cuen­ta.

¿Có­mo le fue en Ko­so­vo?

Fue una ex­pe­rien­cia muy po­si­ti­va, de las que no se ol­vi­dan. Creo que vol­ví sien­do me­jor per­so­na. Fui­mos vein­te po­li­cías pa­ra tra­ba­jar jun­to a los cas­cos azu­les y vol­vi­mos die­ci­sie­te. Es­tá­ba­mos muy bien pa­ga­dos, cier­to, pe­ro

¿en fun­ción de qué? ¿De per­der la vi­da? Lo del suel­do es, pues, muy re­la­ti­vo. La te­le­vi­sión y el ci­ne des­vir­túan nues­tro tra­ba­jo y nues­tro en­torno. Yo lo des­co­no­cía to­do de las cár­ce­les DMS, to­da la información me la dio Al­fa. Mi em­pe­ño es ofre­cer his­to­rias rea­lis­tas, que re­fle­jen tam­bién la par­te hu­ma­na de sus pro­ta­go­nis­tas.

¿Vi­vi­mos en una so­cie­dad más vio­len­ta? No, aun­que aho­ra hay tan­tos al­ta­vo­ces que nos en­te­ra­mos de to­do al mi­nu­to y pa­re­ce que es­te­mos, efec­ti­va­men­te, ro­dea­dos de vio­len­cia por to­das par­tes. Ha­ce vein­ti­cin­co años, el caso de las ni­ñas de Al­càs­ser nos cau­só un gran im­pac­to. En cam­bio, aho­ra, an­te un he­cho co­mo el caso del ni­ño Ga­briel hay un enor­me re­vue­lo, pe­ro al ca­bo de dos se­ma­nas, ya lo he­mos ol­vi­da­do.

¿Qué lee en su tiem­po li­bre?

De to­do… na­rra­ti­va, poe­sía (so­bre to­do cuan­do es­cri­bo). Úl­ti­ma­men­te me han en­can­ta­do El mon­te per­di­do, de Agus­tín Mar­tí­nez, y Ordesa, de Ma­nuel Vi­las. Pro­cu­ro no fi­jar­me tan­to en los ar­gu­men­tos co­mo en las téc­ni­cas li­te­ra­rias.

¿Qué li­bro le ha­bría gus­ta­do es­cri­bir? Cual­quie­ra de Fran­cis­co Gon­zá­lez Le­des­ma, Paul Aus­ter o Mi­lan Kun­de­ra.

GOL­PES PE­RE CECERVANTES AL­RE­VÉS, AL­RE­VÉS 190 PP., 18 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.