EM­MA COHEN, MUL­TI­DIS­CI­PLI­NA Y MUL­TI­EX­PRE­SI­VA

Que leer - - Pie­za - Da­niel Ma­ría

Cuan­do en 1993 Em­ma Cohen pu­bli­có su quin­ta no­ve­la, Ro­jo Mi­lady, dio a co­no­cer a Car­me­la Kil­coy­ne, un per­so­na­je fe­ti­che que re­gre­só en su si­guien­te obra, Lo­ca Mag­no­lia (1996). Y quin­ce años des­pués, tiem­po en el que pu­bli­có tea­tro, ar­tícu­los y cuen­tos, Cohen dio a co­no­cer Ese va­go res­plan­dor (Rey Lear, 2011), su no­ve­la de más lar­go alien­to has­ta en­ton­ces. Tras es­te úl­ti­mo tra­ba­jo de es­cri­tu­ra, Cohen se de­ci­dió a emprender su ta­rea li­te­ra­ria más im­por­tan­te, que abar­ca­rá el lus­tro 2011-2016: re­to­mó Ro­jo Mi­lady y Lo­ca Mag­no­lia, re­es­truc­tu­ró sus ca­pí­tu­los, so­me­tió las dos no­ve­las a una de­pu­ra­da co­rrec­ción de es­ti­lo y las con­si­de­ró —con sus tí­tu­los ori­gi­na­les— co­mo la pri­me­ra y se­gun­da par­te de una obra ma­yor que de­no­mi­na­rá de­fi­ni­ti­va­men­te Asun­tos in­te­rio­res y que se con­ver­ti­rá en su gran le­ga­do. Se­rá su pro­yec­to más se­su­do y mi­nu­cio­so.

No es des­ca­be­lla­do plan­tear que Car­me­la Kil­coy­ne es un al­ter ego de su au­to­ra en mu­chí­si­mos de­ta­lles: el ci­ne, el tea­tro, los va­ga­bun­dos, el su­rrea­lis­mo, el via­je, la cul­tu­ra eu­ro­pea, la lucha obre­ra, la pa­sión lec­to­ra, la amis­tad co­mo gran ex­pre­sión del amor y la pre­sen­cia lu­mi­no­sa de la ni­ñez. En gran me­di­da, to­das las pro­ta­go­nis­tas de Cohen lo son aun­que no por ello de­ba­mos leer su fic­ción en cla­ve bio­grá­fi­ca. No obs­tan­te, en Asun­tos in­te­rio­res la­te con fuer­za un dis­cur­so y sen­ti­mien­to po­lí­ti­cos que Cohen ma­ni­fes­tó en múl­ti­ples de­cla­ra­cio­nes y en­tre­vis­tas, pe­ro que en la no­ve­la de­ter­mi­na su vi­sión de ciu­da­da­nía con ple­ni­tud de de­ta­lles.

La li­te­ra­tu­ra de Em­ma Cohen es una obra que in­da­ga en el sue­ño, la in­fan­cia y la hui­da ha­cia la li­ber­tad. Y, pa­ra ello, Cohen des­plie­ga un ta­len­to na­tu­ral que lo­gra equi­li­brar la reali­dad y el sue­ño (a ve­ces sin di­fe­ren­ciar­los), ya sea en la ex­pre­sión o en la tra­ma. Con to­do, po­dría con­si­de­rar­se que la con­di­ción de via­je­ra es la fun­da­men­tal en el perfil de Car­me­la. Su vo­lun­tad nó­ma­da y la pre­dis­po­si­ción a des­cu­brir mun­dos, apren­der idio­mas y tra­tar con to­do ti­po de per­so­nas, po­si­bi­li­ta que via­je a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ave­ri­guar la iden­ti­dad de su ma­dre y des­ve­lar los enig­mas de su ori­gen; pe­ro tam­bién que Tur­quía y Ru­sia se con­vier­tan en es­ce­na­rios cla­ves en su pe­ri­plo vi­tal, pues de la mano de Las­tur, el hom­bre de los trenes, sa­cia­rá su cu­rio­si­dad cul­tu­ral y sen­ti­men­tal por la cau­sa li­ber­ta­ria, has­ta con­ver­tir­se en una pie­za au­tó­no­ma del en­gra­na­je eu­ro­peo que par­ti­ci­pa­ba en el de­ve­nir del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y, más con­cre­ta­men­te, del trots­kis­mo.

En es­te pun­to, el acier­to de ve­ro­si­mi­li­tud de Asun­tos in­te­rio­res re­sul­ta muy des­ta­ca­ble gra­cias a la her­cú­lea do­cu­men­ta­ción. Y no so­lo por ubi­car la tra­ma en­tre los años 1925 y 1931, lo que de por sí exi­ge un co­no­ci­mien­to par­ti­cu­lar­men­te ex­haus­ti­vo, sino por re­fle­jar la his­to­ria del pue­blo se­far­dí, de los es­tu­dios de Freud y sus coe­tá­neos, de las nu­me­ro­sas ciu­da­des que vi­si­ta Car­me­la, de la Re­vo­lu­ción Rusa

y sus ava­ta­res, del de­ve­nir de Trotsky, de la for­ma­ción de la CNT y el anar­co­sin­di­ca­lis­mo en Es­pa­ña…

El 11 de ju­lio de 2016, Cohen em­pren­dió su par­ti­cu­lar via­je a la lu­na. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­se­ña­ron el fa­lle­ci­mien­to de una ac­triz que se ha­bía re­ti­ra­do ha­cía mu­cho y que ha­bía lo­gra­do sus ma­yo­res éxi­tos en la dé­ca­da de los se­ten­ta. No era cier­to. Su fi­gu­ra no go­zó de la aten­ción me­re­ci­da y re­sul­ta­ba muy di­fí­cil pa­ra los me­dios glo­sar con exac­ti­tud su in­gen­te la­bor ar­tís­ti­ca, y mu­cho más su tra­yec­to­ria li­te­ra­ria. Aho­ra, la pu­bli­ca­ción de Asun­tos in­te­rio­res, de ma­nos de La Ove­ja Ro­ja, rom­pe con es­te ol­vi­do, que siem­pre fue pre­jui­cio e ig­no­ran­cia.

Em­ma Cohen pu­bli­có ca­tor­ce tí­tu­los pro­pios en­tre tea­tro, no­ve­la, dia­rio, bio­gra­fía y li­te­ra­tu­ra in­fan­til, co­la­bo­ró en una de­ce­na de pu­bli­ca­cio­nes co­lec­ti­vas y en otros tan­tos me­dios co­mo re­dac­to­ra, di­ri­gió y es­cri­bió cor­to­me­tra­jes, me­dio­me­tra­jes, obras de tea­tro y de ra­dio­tea­tro; fue guio­nis­ta de te­le­vi­sión; ilus­tró y di­se­ñó cu­bier­tas de nu­me­ro­sos li­bros con sus so­bre­sa­lien­tes co­lla­ges; tra­du­jo tea­tro francés; fue lec­to­ra de guio­nes pa­ra pro­duc­to­ras de te­le­vi­sión; im­par­tió do­cen­cia es­cé­ni­ca; co­la­bo­ró co­mo ar­ti­cu­lis­ta y en­tre­vis­ta­do­ra en pe­rió­di­cos y re­vis­tas cul­tu­ra­les…

Una ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar y mul­ti­ex­pre­si­va. Cohe­ren­te, iró­ni­ca, fa­bu­la­do­ra. In­te­li­gen­te sin re­tó­ri­ca, des­pro­vis­ta de de­cla­ma­ción, cla­ra y ri­sue­ña en su dis­cur­so. Em­ma Cohen no de­ses­pe­ró ja­más an­te la pa­si­vi­dad de la crí­ti­ca. Ago­tó edi­cio­nes con los gran­des se­llos y con­fió en las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes que la re­cla­ma­ron en los úl­ti­mos años. Cui­dó sus li­bros con es­me­ro de or­fe­bre, pu­lió la es­cri­tu­ra has­ta ha­llar la pie­dra de su es­plen­dor so­ñan­te y lu­ná­ti­co. Cohen to­mó la vi­da de la mano co­mo esa pa­re­ja del cua­dro El pa­seo, de Marc Cha­gall, que tan­to le gus­ta­ba. En él, la pro­ta­go­nis­ta se al­za en vue­lo, son­rien­te, fe­liz, via­je­ra.

La apa­ri­ción de Asun­tos in­te­rio­res su­po­ne el res­ca­te de Em­ma Cohen co­mo es­cri­to­ra. Suer­te pa­ra to­dos que La Ove­ja Ro­ja ha apos­ta­do por una obra cu­yas es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas la con­vier­ten en una ra­ra avis edi­to­rial. Sin el em­pe­ño de He­le­na de Llanos, he­re­de­ra del le­ga­do cohe­niano y pro­lo­guis­ta de la obra, Asun­tos in­te­rio­res no hu­bie­ra en­con­tra­do el aire don­de vo­lar su ra­re­za.

Asun­tos in­te­rio­res, aun siendo su úl­ti­mo pro­yec­to, re­sul­ta ser el me­jor prin­ci­pio pa­ra des­cu­brir­la. Por es­te mo­ti­vo, el lec­tor ima­gi­na­rio al que Cohen de­di­ca la no­ve­la se con­vier­te en agen­te ac­ti­vo y par­ti­ci­pa del jue­go.

Es­tos Asun­tos in­te­rio­res, ar­te­fac­to ver­te­bral en la li­te­ra­tu­ra de Cohen, cul­men de sus mun­dos so­ñan­tes, es­tán en ma­nos del lec­tor, pa­ra que re­cor­te en su ima­gi­na­rio la úl­ti­ma pie­za que ar­ma­rá el co­lla­ge vi­tal de Car­me­la Kil­coy­ne. En ese co­lla­ge es­ta­mos to­dos. Los que ama­mos a Em­ma y los que la ama­rán. Los que se­gui­re­mos le­yén­do­la a es­te la­do del aire, a la in­tem­pe­rie de la ma­gia, co­mo sue­ñan la lu­na, los va­ga­bun­dos y los ni­ños.

de las fo­to­gra­fía de Em­ma Cohen: He­le­na de Llanos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.