LOS EDI­TO­RES SAL­VA­JES

Que leer - - Reportaje -

El se­llo edi­to­rial Erra­ta Na­tu­rae ha si­do uno de los más ac­ti­vos en la di­fu­sión de la na­tu­re wri­ting en nues­tro país. Su co­lec­ción Li­bros sal­va­jes se am­plía aho­ra con una nue­va lí­nea de­di­ca­da a la fic­ción, que em­pie­za re­cu­pe­ran­do Dal­va (2018), pie­za im­por­tan­te en la na­rra­ti­va del nor­te­ame­ri­cano Jim Ha­rri­son, al que mu­chos re­cor­da­rán por la po­pu­lar fic­ción adap­ta­da al ci­ne Le­yen­das de pa­sión (Edi­cio­nes B, 1997). Dal­va –una no­ve­la en la que, co­mo bien afir­ma su edi­tor, Ru­bén Hernández, «la na­tu­ra­le­za se mues­tra co­mo si fue­ra un per­so­na­je más»– na­rra el re­gre­so de una mu­jer de cua­ren­ta y cin­co años al vie­jo ran­cho fa­mi­liar de Ne­bras­ka; un re­torno que sir­ve al es­cri­tor pa­ra con­fron­tar la ex­pe­rien­cia vi­tal de su pro­ta­go­nis­ta con la historia de Nor­tea­mé­ri­ca, de la Gue­rra Ci­vil a la de Viet­nam.

Li­bros sal­va­jes em­pe­zó en 2016, to­man­do co­mo mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción una frase de Tho­reau, que es tam­bién el tí­tu­lo de uno de los li­bros del ca­tá­lo­go de Erra­ta Na­tu­rae: «To­do lo bueno es li­bre y sal­va­je». La in­ten­ción era edi­tar a una se­rie de au­to­res po­co co­no­ci­dos en Es­pa­ña, cu­yas obras, con fre­cuen­cia cró­ni­cas en pri­me­ra per­so­na de sus pro­pias ex­pe­rien­cias, ofre­cían una de­ci­di­da vi­sión eco­ló­gi­ca y ma­ni­fes­ta­ban tam­bién una vo­lun­tad ac­ti­vis­ta, que co­nec­ta la de­fen­sa de la na­tu­ra­le­za con el dis­cur­so po­lí­ti­co.

Pe­ro la co­lec­ción su­pu­so ade­más, pa­ra sus edi­to­res, una im­por­tan­te trans­for­ma­ción per­so­nal. Con el tiem­po, Hernández y su pa­re­ja, la tam­bién edi­to­ra del se­llo Emi­lia Lo­pe, sin­tie­ron la ne­ce­si­dad de pa­sar de la «teo­ría» a la «prác­ti­ca», de «asu­mir en pri­me­ra per­so­na los con­cep­tos que de­fen­de­mos des­de los li­bros que edi­ta­mos». Por ello, de­ci­die­ron ir a vi­vir a una ais­la­da ca­sa de cam­po si­tua­da en­tre Cá­ce­res y Ávi­la, con la in­ten­ción de po­der criar a su hi­ja en un en­torno na­tu­ral, pe­ro man­te­nien­do en fun­cio­na­mien­to la se­de de la edi­to­rial en Ma­drid. La per­so­nal ex­pe­rien­cia thou­reauia­na de es­tos jó­ve­nes edi­to­res sin du­da da­ría pa­ra un li­bro de la co­lec­ción, pe­ro, co­mo el mis­mo Hernández nos con­fie­sa con buen hu­mor, de mo­men­to no han en­con­tra­do el tiem­po ni pa­ra plan­teár­se­lo. En­tre sus actividades dia­rias ac­tua­les se al­ter­na la edi­ción o la con­tra­ta­ción de tex­tos con cor­tar le­ña o re­co­ger ce­re­zas; la­bo­res de cam­po que con­ti­núan apren­dien­do día a día. La ins­ta­la­ción de pla­cas so­la­res en la ca­sa, y de una an­te­na pa­ra po­der ase­gu­rar­se la co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca y la co­ne­xión a In­ter­net, les ha per­mi­ti­do con­ti­nuar tra­ba­jan­do, des­de es­te en­torno na­tu­ral, en su ya con­so­li­da­do pro­yec­to edi­to­rial. El es­pí­ri­tu de Tho­reau si­gue, pues, más vi­vo que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.