Len­guas vi­pe­ri­nas

O NO

Que leer - - Reportaje -

El tea­tro de Sha­kes­pea­re no es ar­te si es­te se en­tien­de co­mo un es­tu­dio li­bres­co o co­mo una cien­cia exac­ta, sino que, muy al con­tra­rio, es ar­te en su­mo gra­do, co­mo ade­cua­ción per­fec­ta a una téc­ni­ca, sin que­rer con ello con­ver­tir a Sha­kes­pea­re en una «fuer­za de la na­tu­ra­le­za», co­mo gus­ta­ba a los ro­mán­ti­cos. Unas tar­des con Sha­kes­pea­re, Ma­rio Praz,

Co­le­rid­ge de­cía a pro­pó­si­to de Don Qui­jo­te que es un li­bro que de­be leer­se ho­jear­se, con lo que es muy po­si­ble que qui­sie­ra de­cir que al­gu­nos pa­sa­jes de la obra son tan te­dio­sos, y aun ab­sur­dos, que es una pér­di­da de tiem­po vol­ver a leer­los una vez que se ha des­cu­bier­to es­te ex­tre­mo. Diez gran­des no­ve­las y sus au­to­res, Wi­lliam

Hi­ce un cur­so de lec­tu­ra rá­pi­da, y fui ca­paz de leer Gue­rra y Paz en tres ho­ras. Creo que iba de Ru­sia. Woody Allen

En Es­pa­ña se edi­ta mu­cho, se ven­de po­co y se lee na­da. Fran­cis­co Um­bral

Di­de­rot pen­sa­ba que la edu­ca­ción de las ni­ñas era mo­ral­men­te mu­cho más per­ver­sa que la de los ni­ños, y que la me­ta de esa edu­ca­ción no de­bían ser el can­to, el te­ji­do y con­ver­tir­las en en­can­ta­do­ras y ab­ne­ga­das es­po­sas, sino for­mar com­pa­ñe­ras in­te­li­gen­tes y cul­tas. Gen­te pe­li­gro­sa, Phi­lipp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.