OTROS LI­BROS SAL­VA­JES

Que leer - - Reportaje -

SHIN­RIN-YO­KU

An­net­te La­vrij­sen

Mal­pa­so, 200 pp., 17,90 €

¿Es­tás es­tre­sa­do? ¿Te sien­tes ago­ta­do? ¿Crees que has per­di­do el con­tac­to con­ti­go mis­mo? En Ja­pón se sa­be des­de ha­ce tiem­po que ca­mi­nar a tra­vés del bos­que con­du­ce a una vi­da más sa­lu­da­ble, más fe­liz y pro­duc­ti­va. Me­di­tar pa­sean­do en­tre los ár­bo­les —o sim­ple­men­te es­tar— es una for­ma po­pu­lar de me­di­ci­na pre­ven­ti­va y una te­ra­pia al­ter­na­ti­va con­tra el es­trés y otras do­len­cias. De acuer­do con el prin­ci­pio del Shin­rin-Yo­ku (li­te­ral­men­te “ba­ño de bos­que”), la na­tu­ra­le­za no so­la­men­te tie­ne el po­der de sor­pren­der y re­la­jar, sino tam­bién el de au­men­tar nues­tro bie­nes­tar fí­si­co. Nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que pa­sar tiem­po en el bos­que re­gu­la la pre­sión ar­te­rial, el rit­mo car­día­co y los ni­ve­les de adre­na­li­na, e in­clu­so pue­de ayu­dar a pre­ve­nir las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y el cán­cer.

LA SA­BI­DU­RÍA DE LOS ÁR­BO­LES

Vin­cent Kar­che Mar­tí­nez Ro­ca, tra­duc­ción de Ade­la Pé­rez Lla­dó , 192 pp., 14,90 €

Los ár­bo­les co­mo mo­de­lo pa­ra una vi­da más ar­mo­nio­sa, una ten­den­cia ca­da vez más ex­ten­di- da. Los ár­bo­les co­mo ins­pi­ra­ción. En con­tac­to con ellos apren­de­re­mos a res­pi­rar, a cre­cer, a exis­tir. En de­fi­ni­ti­va, a vi­vir.

«En 2003, ba­jo una pre­sión cre­cien­te, y por­que me sen­tía ca­da vez me­nos adap­ta­do a la at­mós­fe­ra con­fi­na­da de esas sa­las don­de to­do es ar­ti­fi­cio, per­dí mi voz y mi ale­gría de vi­vir. Lo que pa­re­cía una ca­tás­tro­fe –el fi­nal de mi ca­rre­ra al más al­to ni­vel– aca­bó per­mi­tien­do que me en­con­tra­ra con­mi­go mis­mo re­en­con­trán­do­te a ti, ár­bol. Al bor­de de mis fuer­zas fí­si­cas, psi­co­ló­gi­cas y fi­nan­cie­ras, fui a vi­si­tar el pa­ra­je na­tu­ral de un je­fe ame­rin­dio en Que­bec, úl­ti­mo re­cur­so pa­ra mí en aque­lla épo­ca. Es­ta es­tan­cia, que de­bía du­rar unos días, se con­vir­tió en cua­tro me­ses de pu­ra ini­cia­ción. El je­fe me ayu­dó a re­gre­sar a lo esen­cial. Es de­cir, a la esen­cia de las co­sas. Las pri­me­ras pa­la­bras que es­te hom­bre me dijo cuan­do lle­gué fue­ron: “Ob­ser­va la na­tu­ra­le­za, los ár­bo­les; to­das las en­se­ñan­zas es­tán ahí”».

EL PO­DER DEL BOS­QUE

Dr. Qing Li

Ro­ca, 224 pp., 18,90 €

¿Có­mo los ár­bo­les pue­den ayu­dar­nos a en­con­trar la fe­li­ci­dad y la sa­lud? El es­trés es la prin­ci­pal en­fer­me­dad epi­dé­mi­ca del si­glo XXI. El po­der del bos­que es el an­tí­do­to con­tra nues­tro des­or­den de dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za: sim­ple­men­te un ba­ño de bos­que de una du­ra­ción de en­tre 2 y 4 ho­ras du­ran­te dos días se­gui­dos pue­de ha­cer au­men­tar la ac­ti­vi­dad de nues­tros gló­bu­los blancos en un 40% du­ran­te los pró­xi­mos 30 días. Es­ta prác­ti­ca se in­tro­du­jo en Ja­pón co­mo programa na­cio­nal de sa­lud y se ha con­ver­ti­do en una par­te fun­da­men­tal de la cul­tu­ra del país. La ex­pe­rien­cia del Dr. Qing Li y ha da­do lu­gar a es­te li­bro ins­pi­ra­dor y her­mo­so, que nos mues­tra có­mo re­cu­pe­rar y re­vo­lu­cio­nar nues­tra re­la­ción con el mun­do na­tu­ral. El ba­ño en el bos­que pue­de ayu­dar­nos a re­du­cir el es­trés, me­jo­rar la sa­lud car­dio­vas­cu­lar y me­ta­bó­li­ca, re­du­cir el azú­car en la san­gre, me­jo­rar la con­cen­tra­ción y la sa­lud men­tal, dis­mi­nuir el do­lor y me­jo­rar la in­mu­ni­dad. Un li­bro prác­ti­co y be­lla­men­te ilus­tra­do, con pau­tas cla­ras so­bre có­mo apro­ve­char al má­xi­mo la ex­pe­rien­cia de los ba­ños de bos­que.

SO­MOS NA­TU­RA­LE­ZA

Ka­tia Hue­so

Pla­ta­for­ma, 272 pp., 17 €

La tec­no­lo­gía, el tu­ris­mo de ma­sas, la ur­ba­ni­za­ción, los tra­ji­nes del día a día y las exi­gen­cias de la vi­da mo­der­na pa­re­cen ha­ber­nos he­cho víc­ti­mas del lla­ma­do «sín­dro­me del dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za» cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca más evi­den­te es una inade­cua­da re­la­ción en­tre no­so­tros y el en­torno. Es una per­sis­ten­te des­co­ne­xión de la na­tu­ra­le­za y to­do lo que el con­tac­to con ella con­lle­va: pa­seos, de­por­te, jue­gos al ai­re li­bre, eva­sión, etc. La na­tu­ra­le­za es­tá en to­das par­tes y siem­pre nos lle­ga, por le­ve que sea su pre­sen­cia. De ella ob­te­ne­mos bie­nes­tar, sa­lud y for­ta­le­za y nos pro­por­cio­na ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo per­so­nal. Nos ha­ce «me­jo­res per­so­nas pa­ra un pla­ne­ta me­jor». So­lo hay que sa­ber ver­la y re­co­no­cer­la, es­tar en ella y sen­tir­la con to­do nues­tro ser, con ple­na con­cien­cia y de­ján­do­nos lle­var.

CA­MI­NAR

Wi­lliam Haz­litt y R. L. Ste­ven­son Nór­di­ca, tra­duc­ción de En­ri­que Mal­do­na­do, ilus­tra­cio­nes de Juan Pa­lo­mino, 112 pp., 16,50 €

Pa­sear es un en­tre­te­ni­mien­to dis­tin­gui­do, bur­gués, ocio­so, ele­gan­te… Ca­mi­nar es más bien al­go ins­tin­ti­vo, na­tu­ral, sal­va­je. Pa­sear es un ri­to ci­vil, y ca­mi­nar es un ac­to ani­mal. Pa­sear es al­go so­cial, y ca­mi­nar al­go más bien sel­vá­ti­co, aun­que sea por las ca­lles de una ciu­dad. El que pa­sea se ima­gi­na pa­sean­do, o gus­ta de ob­ser­var­se se­gún la pers­pec­ti­va de los otros; el que ca­mi­na es, en ese sen­ti­do, ex­tro­ver­ti­do, so­lo le im­por­ta el afue­ra. El que pa­sea co­que­tea di­cien­do que sa­le a bus­car­se a sí mis­mo, a con­ver­sar ma­cha­dia­na­men­te con uno mis­mo, a re­unir­se con­si­go mis­mo, a re­en­con­trar­se o re­cons­truir­se…; el que ca­mi­na tam­po­co sa­be na­da pe­ro por lo me­nos ya ha al­can­za­do a dar­se cuen­ta de que hay po­co que es­car­bar den­tro de sí, y ras­trea vo­raz­men­te el ex­te­rior, las ca­lles, los cam­pos, los cie­los. [...] Ca­mi­nar es al­go que es­tá de­ci­si­va­men­te re­la­cio­na­do con la in­de­pen­den­cia y con la li­ber­tad.

CÓ­MO LEER EL AGUA

Tris­tan Goo­ley Áti­co de los Li­bros, tra­duc­ción de Víc­tor Ruiz Al­da­na, 360 pp., 18,50 €

Uno no pien­sa en los char­cos. Pe­ro los char­cos nos di­cen mu­cho. Su po­si­ción en el ca­mino nos pue­de ayu­dar a orien­tar­nos. La na­tu­ra­le­za nos da mil pis­tas so­bre el mun­do que nos ro­dea. Es­tán en las nu­bes, en los char­cos, en el va­por, en la for­ma de las ro­cas. Cer­ca del se­ten­ta por cien­to de nues­tro cuer­po es agua. El agua nos ro­dea y nos da la vi­da, y for­ma par­te de no­so­tros. Có­mo leer el agua es un li­bro im­pres­cin­di­ble pa­ra los ca­mi­nan­tes, ma­ri­ne­ros, na­da­do­res, ob­ser­va­do­res de pá­ja­ros y de la na­tu­ra­le­za, en el que apren­de­rán a in­ter­pre­tar los la­gos co­mo un na­ti­vo de la Po­li­ne­sia, a de­tec­tar aguas pe­li­gro­sas en la más pro­fun­da os­cu­ri­dad con la sim­ple ayu­da de un re­loj, a leer el mar co­mo un vi­kin­go, a pre­de­cir el tiem­po gra­cias al sen­ti­do de las olas, a des­ci­frar las pau­tas del agua des­de una pla­ya, a des­co­di­fi­car el co­lor del agua y a des­en­tra­ñar el cur­so de un río co­mo un ex­per­to geó­gra­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.