CUA­REN­TA VE­LAS PA­RA GÁR­GO­RIS Y HA­BI­DIS

Que leer - - Actualidad -

HA­BLA­MOS DE UNO DE LOS ENSAYOS

MÁS SIN­GU­LA­RES DE LA TRAN­SI­CIÓN,

QUI­ZÁ EL ÚNI­CO QUE PER­MA­NE­CE VI­VO

CUA­REN­TA AÑOS DES­PUÉS. ¿DE QUIÉN

SE PUE­DE DE­CIR AL­GO SE­ME­JAN­TE?

A la ma­ne­ra del In­ge­nio­so Hidalgo y su es­cu­de­ro, los dos le­gen­da­rios re­yes tar­té­si­cos si­guen ca­bal­gan­do tal co­mo sa­lie­ron de la plu­ma de Fer­nan­do Sán­chez-Dra­gó ha­ce cua­ren­ta años. Gár­go­ris y Ha­bi­dis, una historia má­gi­ca de Es­pa­ña, su­ma a es­ta efe­mé­ri­de su 75.ª edi­ción y vie­ne de ce­le­brar­lo con un En­cuen­tro Eleu­sino en la Sie­rra de Ma­drid, de vuel­ta al Jar­dín de las Hes­pé­ri­des.

Ha­bla­mos de uno de los ensayos más sin­gu­la­res de la Tran­si­ción, qui­zá el úni­co que per­ma­ne­ce vi­vo cua­ren­ta años des­pués. ¿De quién pue­de de­cir al­go se­me­jan­te? Pe­se al au­ra he­te­ro­do­xa que nim­ba a su au­tor, Gár­go­ris en­tra en el ana­quel de los clá­si­cos.

De pron­to, en una Es­pa­ña don­de to­do es­ta­ba en con­vul­sión, sur­ge una obra en­ci­clo­pé­di­ca de tí­tu­lo gon­go­rino, de len­gua­je cer­van­tino y de osa­días que­ve­des­cas, que nos in­vi­ta a zam­bu­llir­nos en nues­tros mi­tos an­ces­tra­les. Lo ha­ce a la ma­ne­ra de Pau­wels y Ber­gier en El re­torno de los bru­jos, tam­bién a la de Me­nén­dez Pe­la­yo y Una­muno. Su hi­lo de Ariad­na son las teo­rías de Jung. Su leit mo­tiv, un te­ma apa­ren­te­men­te de­li­ran­te: Es­pa­ña co­mo prin­ci­pio y fin, co­mo axis mun­di. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, la obra se con­vier­te en un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co. Ma­nuel Ce­re­za­les ele­va a es­te en­ton­ces no­ví­si­mo au­tor al ran­go de pa­triar­ca de las le­tras es­pa­ño­las —en vir­tud de un so­lo li­bro que es su ópe­ra pri­ma—. Joa­quín Ga­rri­gues en­to­na el mea cul­pa de la pro­gre­sía. Areil­za lo com­pa­ra con El Qui­jo­te y con En bus­ca del tiem­po per­di­do.

Co­mo Hi­jos de Gár­go­ris y Ha­bi­dis fui­mos bau­ti­za­dos quie­nes acu­di­mos a ce­le­brar su in­mor­ta­li­dad en la re­si­den­cia Lu­cas Ola­zá­bal. Co­no­ci­da la etio­lo­gía del en­cuen­tro, a na­die sor­pren­dió que abrie­ra el um­bral de lo eso­té­ri­co el gran vi­sir del es­pio­na­je es­pa­ñol, Fé­lix Sanz —el ros­tro vi­si­ble del CNI—. Si­guió un ci­po­tu­do de­ba­te en­tre Jor­ge Bus­tos y Dra­gó, al día si­guien­te otro con Ja­vier Sie­rra y Je­sús Ca­lle­jo, y vein­te más de los de­sa­yu­nos a las ce­nas. Se­ra­fín Fan­jul des­mi­ti­fi­ca­ba la vi­sión ro­mán­ti­ca de Al-Án­da­lus, Ma­ría El­vi­ra Ro­ca la Eu­ro­pa de los na­cio­na­lis­mos ram­pan­tes. Si Ca­lle­jo nos in­vi­tó a un pa­seo pri­ma­ve­ral por los ri­tos de fer­ti­li­dad en las Es­pa­ñas, quien sus­cri­be es­tas lí­neas se ani­mó a des­anu­dar los nue­ve nu­dos del Dra­gón que cu­le­brea cual kun­da­li­ni por el es­pi­na­zo de es­te li­bro, la Ra­ma Do­ra­da de Ibe­ria.

En la con­vo­ca­to­ria, Ja­vier Re­don­do —fac­tó­tum del en­cuen­tro—, de­fi­nió la obra de Dra­gó co­mo una ten­ta­ti­va de al­can­zar la to­ta­li­dad. Ese de­seo si­mul­tá­nea­men­te mís­ti­co y trans­gre­sor de co­ro­nar el om­nia ab uno et unum in om­nia, se­lló un nue­vo ca­pí­tu­lo allá don­de la llu­via de­ja­ba ver las es­tre­llas.

Cua­ren­ta años des­pués, la cons­te­la­ción de Gár­go­ris y Ha­bi­dis si­gue in­ter­pe­lán­do­nos, mien­tras se cua­ja de nue­vos mis­te­rios. Y de lu­ces nue­vas.

De iz­quier­da a de­re­cha: Ál­va­ro Ber­me­jo, Fer­nan­do Sán­chez-Dra­gó, Je­sús Ca­lle­jo y Ja­vier Sie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.