RE­POR­TA­JE

La cri­sis de to­dos

Que leer - - En Portada - Cristina Fa­lla­rás

Pre­gun­ta­do a vue­la­plu­ma, Car­los Za­nón ex­pli­ca así su no­ve­la Yo fui Johnny Thun­ders (RBA): «Es la his­to­ria de al­guien que ha des­obe­de­ci­do y ha caí­do y cree que, si hu­bie­ra he­cho las co­sas co­rrec­ta­men­te, ten­dría al­go. Vuel­ve al ba­rrio y los obe­dien­tes es­tán igual que él: han per­di­do to­do y en­ci­ma, su­mi­sos. El pro­ta­go­nis­ta ve a su pa­dre pe­lear­se en la puer­ta de un sú­per por co­mi­da y so­lo con­si­gue yo­gu­res. El pa­dre no le ve a él. Cuan­do el pro­ta­go­nis­ta re­gre­sa a ce­nar, su pa­dre no di­ce na­da, es­tá vien­do la te­le. Y en la me­sa tie­ne uno de los yo­gu­res. Pa­dre tra­yen­do co­mi­da a ca­sa Mo­de­lo Pu­ta Cri­sis». Si es cier­to que la no­ve­la no ver­sa so­bre la cri­sis, sí la re­tra­ta. Por­que es­te es­ta­do de las co­sas al que lla­ma­mos cri­sis no so­lo cuen­ta con obras des­ti­na­das a ex­pli­car­la, sino que pe­ne­tra tam­bién la na­rra­ti­va.

To­do em­pe­zó el 15 de sep­tiem­bre de 2008, cuan­do la com­pa­ñía glo­bal de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros Leh­man Brot­hers hi­zo pú­bli­ca su de­cla­ra­ción de quie­bra. Es el mo­men­to que se to­ma co­mo re­fe­ren­cia pa­ra el ini­cio de lo que se lla­mó la «cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal». Se cum­plen aho­ra diez años, y esa bru­tal de­pre­sión eco­nó­mi­ca ya na­die di­ría que es so­lo fi­nan­cie­ra. To­do lo ha ara­ña­do y ha des­tro­za­do aque­llo que se con­si­de­ra­ba el «Es­ta­do del bie­nes­tar». Si bien hay quien opi­na que la pro­duc­ción es­cri­ta so­bre el asun­to es mu­cho me­nor de lo que ca­bría es­pe­rar, exis­te una nu­tri­da bi­blio­gra­fía al res­pec­to cu­yo re­pa­so ofre­ce un re­tra­to. Me­jor o peor, es­ca­so o su­fi­cien­te, un re­tra­to.

Da­do que na­die ha leí­do to­das las obras don­de la cri­sis ha de­ja­do ro­za­du­ra, es­te ar­tícu­lo se pro­po­ne una guía por acu­mu­la­ción que par­te de una pre­gun­ta a per­so­nas pro­ce­den­tes de di­ver­sos ám­bi­tos cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos o pe­rio­dís­ti­cos. ¿Qué li­bro es el que me­jor re­tra­ta la cri­sis?

Pe­pe Ál­va­rez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UGT: In­de­cen­tes. Cró­ni­ca de un atra­co per­fec­to (Es­pa­sa), de Er­nes­to Ekai­zer, es la cró­ni­ca de una des­fa­cha­tez éti­ca y mo­ral. Se­ña­la a los au­to­res in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos co­rrup­tos, eco­no­mis­tas, ban­cos cen­tra­les o em­pre­sa­rios den­tro de la cri­sis de un sis­te­ma que se aho­ga en su pro­pia ba­su­ra. Po­ne de ma­ni­fies­to que cuan­do la eco­no­mía no tie­ne re­glas y es­tá a su pro­pio ser­vi­cio y no al ser­vi­cio de las per­so­nas, el sis­te­ma se cae. En ge­ne­ral, to­dos los aná­li­sis crí­ti­cos que se han he­cho por di­fe­ren­tes au­to­res po­nen de ma­ni­fies­to que es­ta cri­sis que es de sis­te­ma que es glo­bal ne­ce­si­ta cam­bios glo­ba­les pen­san­do en el ser hu­mano.

Marta Sanz, es­cri­to­ra: La mano in­vi­si­ble (Seix Ba­rral), de Isaac Ro­sa, por su re­tra­to de la es­pec­ta­cu­la­ri­za­cion y ex­cep­cio­na­li­dad de un tra­ba­jo que es in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na. Y por la me­tá­fo­ra de esos je­fes in­vi­si­bles ca­pa­ces de en­ci­za­ñar a una cla­se obre­ra que co­mien­za a re­vol­ver­se. Y des­de lue­go por su pro­po­si­ción de un rea­lis­mo po­co con­for­ta­ble pa­ra quie­nes leen. Un rea­lis­mo que for­mu­la pre­gun­tas so­bre có­mo se plan­tea la es­cri­tu­ra del tex­to

Gon­za­los Ber­nar­dos, eco­no­mis­ta: Des­ta­co dos. En uno no soy ob­je­ti­vo, pues es mío: La gran men­ti­ra de la eco­no­mía (Destino). El otro es La Gran Cri­sis: cau­sas y con­se­cuen­cias (Deus­to), de Mar­tin Wolf.

Da­río Adan­ti, di­bu­jan­te y co-fun­da­dor de la re­vis­ta Mon­go­lia. Pa­ra mí, Es­pa­ñis­tán (Glè­nat), de Aleix Sa­ló, ya es en el mun­do de có­mic un clá­si­co so­bre la cri­sis, e in­clu­so im­pu­so lo de «es­pa­ñis­tán» co­mo tér­mino po­pu­lar. Ade­más, la vo­lun­tad de Aleix y el for­ma­to có­mic hu­mo­rís­ti­co en sí mis­mo per­mi­ten que un te­ma muy complejo se en­tien­da bien y de for­ma ame­na. Es a la vez se­rio y di­vul­ga­ti­vo y tie­ne la ven­ta­ja de que lle­ga a mu­cha gen­te que no tie­ne por qué ser ini­cia­da en te­mas eco­nó­mi­cos. Aleix ha­ce el do­ble tra­ba­jo de ex­pli­car­lo bien y de que re­sul­te fá­cil y ameno en­ten­der al­go tan complejo co­mo la cri­sis y la es­ta­fa que re­pre­sen­ta.

Sil­via Cruz, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra: No sé si es el me­jor li­bro que he leí­do so­bre la cri­sis, pe­ro sí el que de­mues­tra al­go muy re­le­van­te pa­ra mí: que es sis­té­mi­ca y de am­plio es­pec­tro, pues ha fre­na­do de cua­jo vi­das y ex­pec­ta­ti­vas en to­das las cla­ses so­cia­les. Se tra­ta de Vol­ve­re­mos (Li­bros del KO), de Es­te­fa­nía S. Vas­con­ce­llos y Noe­mí Lo­pez Tru­ji­llo. Por­que no se cen­tra en la mi­se­ria ma­te­rial, sino tam­bién en la mo­ral y en la ne­gru­ra que da la fal­ta de ex­pec­ta­ti­vas en­tre una po­bla­ción a la que se pro­me­te y da for­ma­ción y más for­ma­ción pe­ro que no ten­drá tra­ba­jo, hi­jos, ni fu­tu­ro en su país. Y aún así, quie­ren vol­ver a ca­sa en cuan­to pue­dan.

To­do em­pe­zó el 15 de sep­tiem­bre de 2008, cuan­do la com­pa­ñía glo­bal de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros Leh­man Brot­hers hi­zo pú­bli­ca su de­cla­ra­ción de quie­bra. Es el mo­men­to que se to­ma co­mo re­fe­ren­cia pa­ra el ini­cio de lo que se lla­mó la “cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal”.

Juan Car­los Mo­ne­de­ro, po­li­tó­lo­go y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio: El au­tor de la co­rrup­ción es Ra­fael Chir­bes. En cuan­to a la cri­sis en par­ti­cu­lar, me gus­tó mu­cho Post­ca­pi­ta­lis­mo (Pai­dós Ibé­ri­ca), de Paul Ma­son. Es un li­bro di­fí­cil, pe­ro ge­nial. Y Ma­tar al hués­ped (Ca­pi­tán Swing), de Mi­chael Hud­son.

Ar­ge­lia Que­ralt, pro­fe­so­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB): La tri­lo­gía de Pe­tros Mar­ka­ris, den­tro de su se­rie del co­mi­sa­rio Ja­ri­tos, so­bre la cri­sis grie­ga: Con el agua al cue­llo (2011), Li­qui­da­ción fi­nal (2012) y Pan, edu­ca­ción y li­ber­tad (2013). To­das en Tus­quets.

Ja­vier Ga­lle­go, pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y mú­si­co, di­rec­tor de Car­ne Cru­da: El Es­ta­blish­ment. La cas­ta al des­nu­do (Seix Ba­rral), de Owen Jo­nes. Ex­pli­ca de dón­de vie­ne to­do, del neo­li­be­ra­lis­mo co­mo mo­no­teís­mo, de la li­be­ra­li­za­ción del mer­ca­do y la so­cia­li­za­ción de sus pér­di­das, de la lu­cha de cla­ses que las es­tán ga­nan­do los de arri­ba, o sea, los de siem­pre, en­tre otras co­sas por­que los de aba­jo no sa­ben que es­tán en gue­rra y que la es­tán per­dien­do.

Daniel Ber­na­bé, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor: Yo creo que el más sig­ni­fi­ca­ti­vo es En la Ori­lla (Ana­gra-

ma), de Ra­fael Chir­bes. Es­tá pu­bli­ca­da en ple­na tor­men­ta, en 2013, y es un gol­pe a to­da esa na­rra­ti­va ofi­cial que ha­bla­ba de la cri­sis des­de da­tos y ma­cro­eco­no­mía, co­mo si to­da la por­que­ría y mi­se­ria que ha­bía de­trás no exis­tie­ra.

Pau­la Su­sae­ta Cu­ca­lón, ges­to­ra cul­tu­ral: Pro­ba­ble­men­te los me­jo­res sean los que no me atre­ví a leer. Era de­ma­sia­do pa­ra mí leer bien na­rra­do lo que me obli­ga­ba a con­tar los cén­ti­mos, y sen­tir que la cues­ta no aca­ba nun­ca. En cual­quier ca­so, Cla­ví­cu­la (Ana­gra­ma), de Marta Sanz y Qué­da­te es­te día y es­ta no­che con­mi­go (Ran­dom Hou­se), de Be­lén Go­pe­gui. Ha­blan del mie­do, de clau­di­car y de es­ta lu­cha de­sigual. Ha­blan del cam­bio pro­fun­do, y son mu­je­res. No­so­tras con­ta­mos bien es­te cam­bio sal­va­je, bru­tal.

Fer­nan­do Ri­va­rés, pe­rio­dis­ta, es­cri­tor, guio­nis­ta y edi­tor, hoy con­ce­jal de Eco­no­mía, Ha­cien­da y Cul­tu­ra del Ayun­ta­mien­to de Za­ra­go­za: Pa­ra em­pe­zar, Com­por­tar­se co­mo adul­tos (Deus­to), de Ya­nis Va­rou­fa­kis. Son unas me­mo­rias ne­ce­sa­rias que sue­nan co­mo no­ve­la ne­gra y que na­rran có­mo los po­de­ro­sos, los de ver­dad, de­ci­den el mun­do y los de­más tra­ga­mos en for­ma des­in­for­ma­ción y ba­na­li­dad te­le­vi­sa­da. Ade­más, Al­go va a pa­sar, ya lo ve­rás (Val­pa­raí­so edi­cio­nes), de Ch­ris­tos Iko­no­mou. Se tra­ta de un con­jun­to de des­car­na­dos, so­brios y do­lo­ro­sos re­la­tos en la Gre­cia de la cri­sis, y un sis­te­ma de fic­ción que se vie­ne aba­jo, la reali­dad co­ti­dia­na no te­le­vi­sa­da y la de­ses­pe­ra­ción, a ve­ces cóm­pli­ce, de­trás de las pa­re­des de las ca­sas. Es una con­ca­te­na­ción de his­to­rias co­mo hos­tias en la ca­ra pa­ra des­per­tar, pa­ra obli­gar­nos a ver a nues­tros ve­ci­nos y ve­ci­nas.

An­to­nio Maes­tre, pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta po­lí­ti­co: Soy más lec­tor de en­sa­yo y dis­fru­to en pe­que­ñas in­cur­sio­nes con re­ta­zos de fic­ción de al­gu­nos au­to­res fe­ti­che. Por eso, ha­blan­do de la cri­sis y sus me­jo­res re­tra­tos es­cri­tos no pue­de fal­tar el que es sin du­da uno de los me­jo­res au­to­res de nues­tra his­to­ria re­cien­te, Ra­fael Chir­bes y su En la ori­lla (Ana­gra­ma). Des­car­na­do, du­ro y sin con­tem­pla­cio­nes. Di­rec­to a la ca­be­za. Por eso cuan­do es­cri­bió el dis­cur­so que lee­ría al re­co­ger su Pre­mio Na­cio­nal de Na­rra­ti­va por la obra, pe­ro que no pu­do leer al fa­lle­cer an­tes de la en­tre­ga, apun­tó a los res­pon­sa­bles de que los co­me­do­res so­cia­les es­tu­vie­ran lle­nos. A los que le en­tre­ga­ban el pre­mio. Pe­ro co­mo ser que ha­bi­ta la pe­ri­fe­ria ten­go que men­cio­nar un li­bro de los bor­des. De un au­tor con nom­bre in­ven­ta­do del que se des­co­no­ce to­do. Pan­fle­to pa­ra se­guir vi­vien­do, un li­bro edi­ta­do por la Ove­ja Ro­ja y es­cri­to por un tal Fer­nan­do Díaz, del que no se sa­be na­da, que na­rra las vi­ci­si­tu­des de un es­pé­ci­men de la cla­se obre­ra de Fuen­la­bra­da, un ele­men­to de los su­bur­bios que vi­ve gra­cias al le­xa­tin y no sa­be lo que es la es­ta­bi­li­dad ni la dig­ni­dad la­bo­ral y que co­no­cía la pre­ca­rie­dad an­tes de la cri­sis por­que en esos ba­rrios pa­ra los de su cla­se es en­dé­mi­ca.

Es­tas lec­tu­ras sir­ven pa­ra apre­tar los dien­tes. Pa­ra com­pren­der, me que­do con va­rias lec­tu­ras de un mis­mo au­tor. La obra del fi­ló­so­fo ale­mán de ori­gen co­reano Byung Chul Han es im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der có­mo el nuevo or­den neo­li­be­ral mar­ca las dia­léc­ti­cas me­diá­ti­cas que han cam­bia­do el pa­ra­dig­ma del en­fren­ta­mien­to la­bo­ral y có­mo han lo­gra­do cam­biar el enemi­go a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. An­tes, el res­pon­sa­ble de su si­tua­ción pre­ca­ria era el sis­te­ma y el bur­gués, el em­plea­dor, el cau­san­te de su ex­plo­ta­ción era el pa­trón. Aho­ra, la cul­tu­ra del es­fuer­zo y las di­ná­mi­cas del em­pren­di­mien­to han lo­gra­do in­cul­car en el tra­ba­ja­dor la cul­pa, han cam­bia­do la con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral por el da­ño au­to­in­fli­gi­do y la de­pre­sión. Pa­ra en­ten­der­lo, sus li­bros Psi­co­po­lí­ti­ca, En el en­jam­bre y La So­cie­dad del can­san­cio (to­das en Her­der).

Noe­mí López Tru­ji­llo, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra: Quién quie­re ser ma­dre (Al­fa­gua­ra), de Sil­via Nan­cla­res. Ha­bla de la im­po­si­bi­li­dad de de­ci­dir cuán­do y có­mo ser ma­dre. Y de có­mo la cri­sis gol­peó es­pe­cial­men­te a las mu­je­res des­pla­zan­do sus de­ci­sio­nes vi­ta­les por la pre­ca­rie­dad, la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar un al­qui­ler de­cen­te. Pa­ra mí la cri­sis no se pue­de en­ten­der si ese con­tex­to.

José Car­los Suá­rez, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y crí­ti­co de ar­te: La vi­da co­ti­dia­na del di­bu­jan­te un­der­ground (Ana­gra­ma), de Na­za­rio. Por­que las cri­sis no sur­gen de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, sino que se van ges­tan­do len­ta­men­te, y por­que la cri­sis no es so­lo eco­nó­mi­ca. Las gran­des cri­sis son de va­lo­res y cul­tu­ra­les. El li­bro re­fle­ja un tiem­po pa­sa­do (los años se­ten­ta y pri­me­ros ochen­ta) del que pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­ta­mos a años luz. El pre­cio es una fal­ta de li­ber­tad de la que se de­ri­va to­do lo de­más.

En la Ori­lla (Ana­gra­ma), de Ra­fael Chir­bes es­tá pu­bli­ca­da en ple­na tor­men­ta, en 2013, y es un gol­pe a to­da esa na­rra­ti­va ofi­cial que ha­bla­ba de la cri­sis des­de da­tos y ma­cro­eco­no­mía, co­mo si to­da la por­que­ría y mi­se­ria que ha­bía de­trás no exis­tie­ra.

Lara Ca­rras­co, abo­ga­da, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción con­tra la co­rrup­ción Co­rrup­til: Mi res­pues­ta es muy po­co or­to­do­xa, me te­mo. Pa­ra mí, los li­bros que me­jor re­tra­tan la cri­sis son obras co­mo La voz de tu al­ma, de Lain Gar­cía Cal­vo, o si­mi­la­res. Son esos li­bros que mues­tran la ne­ce­si­dad de una so­cie­dad en bus­ca del ser, has­tia­dos del ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Un vol­ver a la esen­cia. De los li­bros que ha­cen un aná­li­sis «eco­nó­mi­co» de la cri­sis, to­dos sal­vo uno ob­vian la co­rrup­ción, con lo que no me los creo. Ese uno es Ibex35. Una his­to­ria he­ré­ti­ca del po­der en Es­pa­ña (Ca­pi­tán Swing), de Ru­bén Jus­te.

Da­vid Be­ce­rra, Crí­ti­co li­te­ra­rio e in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Lo­vai­na: En el ám­bi­to del en­sa­yo, des­ta­ca­ría Nue­va ilus­tra­ción ra­di­cal (Cua­der­nos Ana­gra­ma), de Ma­ri­na Gar­cés. Un bre­ví­si­mo en­sa­yo de fi­lo­so­fía que se in­te­rro­ga so­bre el mun­do en cri­sis en el que vi­vi­mos. Se­gún Gar­cés, he­mos de­ja­do atrás la pos­mo­der­ni­dad y nos he­mos ins­ta­la­do en los «tiem­pos pós­tu­mos»; si en la pos­mo­der­ni­dad no ha­bía fu­tu­ro, so­lo ce­le­bra­ción del pre­sen­te eterno y con­ti­nuo, ba­sa­do en el hi­per­con­su­mo, don­de pa­re­cía que nun­ca na­da se iba a aca­bar —ni los re­cur­sos, ni una for­ma de vi­da hol­ga­da, etc.—, ha­bi­ta­mos aho­ra un tiem­po don­de la ce­le­bra­ción pos­mo­der­na ha con­clui­do, pe­ro el fu­tu­ro si­gue sin apa­re­cer en el ho­ri­zon­te: aho­ra, por­que, a pe­sar de las cri­sis y los gol­pes que de ella re­ci­bi­mos, so­mos in­ca­pa­ces de ima­gi­nar la eman­ci­pa­ción y, de es­te mo­do, nos he­mos que­da­do vi­vien­do y con­tem­plan­do un mun­do que se es­tá aca­ban­do. Nues­tra ac­ti­tud no es otra que la de con­tar los días que nos que­dan en él. Fren­te a eso, Gar­cés nos in­vi­ta a pen­sar de nuevo la re­la­ción en­tre sa­ber y eman­ci­pa­ción, a cons­truir un pen­sa­mien­to crí­ti­co ca­paz de su­pe­rar esa ac­ti­tud pós­tu­ma pa­ra edi­fi­car un nuevo ho­ri­zon­te de eman­ci­pa­ción. ¿Có­mo ha­cer eso? Gar­cés po­ne un ejem­plo muy cla­ro: se tra­ta de mos­trar que no nos es­ta­mos ex­tin­guien­do, más bien nos es­tán ase­si­nan­do.

Mag­da Ban­de­ra, di­rec­to­ra de La Ma­rea: So­bre los li­bros de la cri­sis, yo re­co­men­da­ría la no­ve­la ilus­tra­da Aquí vi­vió: His­to­ria de un desahu­cio (Nu­be de tin­ta), de Isaac Ro­sa. Pe­ro en el fon­do to­dos los úl­ti­mos li­bros de es­te au­tor, co­mo La mano in­vi­si­ble (Seix Ba­rral), y los cuen­tos pu­bli­ca­dos en La Ma­rea, de los cua­les el úl­ti­mo es Wel­co­me.

Mi­guel Mo­ra, di­rec­tor de la re­vis­ta CTXT: La cri­sis, o es­ta­fa, co­mo se pre­fie­ra, ha si­do tam­bién la cri­sis del cuer­po de ter­tu­lia­nos e in­te­lec­tua­les del 78. Los erro­res de los edi­to­res de pren­sa, em­pe­ña­dos en su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des del cam­bio de mo­de­lo echan­do a los me­jo­res pe­rio­dis­tas a la ca­lle en vez de ha­cien­do me­jor pe­rio­dis­mo, ha fa­vo­re­ci­do la apa­ri­ción de nue­vos me­dios y vo­ces nue­vas, de­mo­cra­ti­zan­do y ha­cien­do más ho­ri­zon­tal y me­nos je­rár­qui­ca la opi­nión pu­bli­ca­da. Al arro­jar­se en bra­zos del po­der fi­nan­cie­ro y po­lí­ti­co pa­ra so­bre­vi­vir, los gran­des me­dios per­die­ron la cre­di­bi­li­dad y de­ja­ron de ser re­fe­ren­cia úni­ca. Y los me­dios pe­que­ños, las edi­to­ria­les al­ter­na­ti­vas han ido pro­po­nien­do nue­vas fir­mas y mi­ra­das dis­tin­tas que im­pug­nan con da­tos, ga­rra y ca­li­dad el re­la­to he­ge­mó­ni­co del par­ti­do úni­co de la Tran­si­ción. En­tre es­tas vo­ces, me to­ca des­ta­car, por ser fun­da­dor de CTXT, uno de esos nue­vos me­dios, a pe­rio­dis­tas co­mo Gui­llem Mar­tí­nez, tui­te­ros y ana­lis­tas co­mo Ge­rar­do Te­cé y en­sa­yis­tas co­mo Ignacio Sán­chez-Cuen­ca que han irrum­pi­do en el com­pla­cien­te pa­no­ra­ma me­diá­ti­co y edi­to­rial con una po­ten­cia y una li­ber­tad asom­bro­sas. En­tre otros, 57 días en Pio­lín, de Mar­tí­nez y La des­fa­cha­tez in­te­lec­tual, de Sán­chez Cuen­ca.

Ja­vier Pin­tor, pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra y di­na­mi­za­dor cul­tu­ral: La cruel­dad de abril (Akal), de Die­go Amei­xei­ras, edi­to­rial, 2018. La muer­te de dos per­so­nas sin­te­cho en una ca­sa aban­do­na­da le per­mi­te al au­tor re­tra­tar la amar­ga reali­dad de nues­tro tiem­po y la mi­se­ria mo­ral y la fal­ta de jus­ti­cia en nues­tra so­cie­dad.

En­ri­que Mu­ri­llo, edi­tor: El crash del 2010 (Los li­bros del Lin­ce), de San­tia­go Ni­ño-Be­ce­rra fue pro­fé­ti­co por­que intuyó lo mu­cho que du­ra­ría y co­mo iba a cam­biar bes­tial­men­te el mun­do. Ann Pet­ti­for ( La pro­duc­ción del di­ne­ro) ya lo ha­bía pre­di­cho, pe­ro no por es­cri­to.

Pa­ra la redacción de es­te re­por­ta­je se ha pre­gun­ta­do al mis­mo nú­me­ro de mu­je­res y hom­bres. Cons­tan aquí las res­pues­tas que han lle­ga­do en el pla­zo propuesto. Cristina Fa­lla­rás es pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra. Su úl­ti­ma no­ve­la es HONRARÁS A TU PA­DRE Y A TU MA­DRE (ANA­GRA­MA).

Mi­guel Mo­ra: La cri­sis, o es­ta­fa, co­mo se pre­fie­ra, ha si­do tam­bién la cri­sis del cuer­po

de ter­tu­lia­nos e in­te­lec­tua­les del 78.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.