AC­TUA­LI­DAD

No­ti­cias, Efe­mé­ri­des, Li­bros ilus­tra­dos y más.

Que leer - - En Portada - Ra­fael Ruiz Ple­gue­zue­los

AL­GUIEN DEFINIÓ A LEÓN FE­LI­PE (1884-1968) CO­MO EL POE­TA TRASHUMANTE, Y ES SIN DU­DA UNA RE­FE­REN­CIA JUS­TA. LA SU­YA FUE UNA VI­DA EN MO­VI­MIEN­TO PERPETUO, EN­CON­TRAN­DO DO­MI­CI­LIO EN LOS LU­GA­RES MÁS DI­VER­SOS, PRI­ME­RO POR VO­LUN­TAD DE UNA VI­DA INQUIETA Y DES­PUÉS EN SU CON­DI­CIÓN DE EXILIADO. YA EN 1920 PU­BLI­CÓ UN PRI­MER LI­BRO LLA­MA­DO VERSOS Y ORACIONES

DE CAMINANTE, EN FRAN­CA PREMONICIÓN DE TO­DO LO QUE VENDRÍA DES­PUÉS. SU DESTINO ES­TA­BA ES­CRI­TO EN LA LEJANÍA, Y SUS VERSOS APRO­VE­CHA­RON BIEN TAL DESTINO.

León Fe­li­pe ha­bía na­ci­do en Tábara (Za­mo­ra), pe­ro sus re­cuer­dos de in­fan­cia los for­jó en Sa­la­man­ca. Lue­go de li­cen­ciar­se en Far­ma­cia en Ma­drid, con­ti­nuó con­tri­bu­yen­do en su ju­ven­tud a la con­di­ción de nó­ma­da, con su mu­dan­za a Guinea (ese Fer­nan­do Poo que pa­ra los es­pa­ño­les ac­tua­les so­la­men­te tie­ne aro­ma a li­bro de his­to­ria) y Es­ta­dos Uni­dos. A Mé­xi­co lle­gó con car­ta de re­co­men­da­ción de Al­fon­so

Re­yes en 1923, sin sa­ber que años más tar­de, con la ve­ni­da del omi­no­so desas­tre de la gue­rra ci­vil, se exi­lia­ría de­fi­ni­ti­va­men­te en ese país. El destino de es­te hom­bre en mu­dan­za cons­tan­te pa­re­cía es­tar es­cri­to de an­te­mano, pues ese de­sig­nio al­can­za in­clu­so a su nom­bre. Di­go es­to por­que no mu­cha gen­te ha re­pa­ra­do en el he­cho de que el nom­bre real de León Fe­li­pe, co­mo otra premonición más en es­ta vi­da ha­da­da, es Fe­li­pe Ca­mino.

La per­so­na de León Fe­li­pe, de cu­ya muer­te se cum­plen aho­ra cin­cuen­ta años, re­sul­ta tre­men­da­men­te com­ple­ja y con­tra­dic­to­ria, igual que su poe­sía. Era un hom­bre de ideas en el me­jor sen­ti­do del tér­mino, de re­bel­día al­go bu­fa, por bur­lo­na e ico­no­clas­ta. Fér­til en su blas­fe­mia an­ti­cle­ri­cal, y re­ga­la­do de un anar­quis­mo he­te­ro­do­xo. Le to­có vi­vir un tiem­po de mu­cho rui­do, y por eso al­gún crí­ti­co que no lle­ga­ba a dis­fru­tar su tra­ba­jo ad­je­ti­vó su poe­sía con el ape­la­ti­vo de his­trió­ni­ca. Des­pués mu­chos han re­pe­ti­do lo de que su poe­sía es gri­to­na, pe­ro a mí me pa­re­ce in­jus­to, por­que León Fe­li­pe tie­ne mu­chos versos má­gi­cos, y un nú­me­ro ex­ten­so de poe­mas do­ta­dos de gra­cia ar­tís­ti­ca y hon­du­ra fi­lo­só­fi­ca. Gus­tó de unir ver­so y pro­sa, o ver­so y diá­lo­go, le atra­jo lo pro­me­tei­co y lo qui­jo­tes­co, y to­dos es­tos as­pec­tos le su­man mo­der­ni­dad y rea­li­zan el mi­la­gro de que pue­da ser a la vez tre­men­da­men­te es­pa­ñol y uni­ver­sal. Los me­jo­res versos de León Fe­li­pe son des­ga­rra­do­res en la lla­ne­za de su sin­ce­ri­dad, en su tes­ti­mo­nio ur­gen­te. En ellos se con­tie­ne bien la ne­ce­si­dad que se te­nía en una épo­ca tan con-

vul­sa de gri­tar qué ocu­rría. En su pro­duc­ción hay versos de do­lor ras­ga­do y so­li­da­ri­dad ge­ne­ro­sa, de pin­tu­ra fi­na de la cruel­dad y tes­ti­mo­nio del des­mo­ro­na­mien­to de una vi­da que no era per­fec­ta pe­ro era me­jor que lo que vendría.

Fue­ron mu­chos los li­bros de León Fe­li­pe, y mu­chos de mé­ri­to, de ma­ne­ra que cual­quier elec­ción es sub­je­ti­va y par­cial, per­so­nal. Sin em­bar­go no me re­sis­to a ofre­cer­les mis pre­fe­ren­cias. Me que­da­ría con Drop a star (1933), por au­daz, Es­pa­ñol del éxo­do y del llan­to (1939), por su va­lor tes­ti­mo­nial, y Ga­na­rás la luz (1943), por ofre­cer una au­tén­ti­ca ma­du­rez crea­ti­va. Co­mo ras­go pro­pio del au­tor tam­bién po­de­mos de­cir que cons­ti­tu­ye en cier­ta me­di­da una is­la crea­ti­va de la Edad de Pla­ta, apar­ta­do co­mo es­tu­vo siem­pre de las ge­ne­ra­cio­nes aun­que com­par­tien­do tiem­po con las el 14 y el 27. No en­ca­jó en nin­guno de los gru­pos pre­ci­sa­men­te por su ca­rác­ter in­quie­to y ese mo­vi­mien­to con­ti­nuo que fue su vi­da, pe­ro esa cir­cuns­tan­cia de in­adap­ta­do le pro­por­cio­na una sin­gu­la­ri­dad que se­du­jo a Pe­dro Sa­li­nas y Dá­ma­so Alon­so.

León Fe­li­pe fue un poe­ta que se des­ga­ñi­tó en sus versos pa­ra pro­cla­mar los pe­li­gros que ace­cha­ban, y la pa­ga que re­ci­bió fue un pro­lon­ga­do exi­lio. Del tiem­po en Amé­ri­ca

Era un hom­bre de ideas en el me­jor sen­ti­do del tér­mino, de re­bel­día al­go bu­fa, por bur­lo­na e ico­no­clas­ta. Fér­til en su blas­fe­mia an­ti­cle­ri­cal,

y re­ga­la­do de un anar­quis­mo he­te­ro­do­xo .

apro­ve­chó to­do, pues de su bio­gra­fía re­sul­ta fá­cil en­ten­der que sa­bía en­con­trar­se en ca­sa en cual­quier par­te. Los poe­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, a quie­nes tra­du­jo de ma­ne­ra cons­tan­te y li­bé­rri­ma, mar­ca­ron gran­de­men­te su pro­duc­ción. La crítica coin­ci­de nor­mal­men­te en se­ña­lar a Walt Whit­man co­mo uno de los maes­tros de los que León Fe­li­pe más be­bió, aun­que la hue­lla del 98, An­to­nio Ma­cha­do, Gar­cía Lor­ca y otros coe­tá­neos sea igual­men­te evi­den­te. Es­te poe­ta del que aho­ra con­me­mo­ra­mos los cin­cuen­ta años de su fa­lle­ci­mien­to coin­ci­dió con Gar­cía Lor­ca en su cé­le­bre via­je a Es­ta­dos Uni­dos, en 1929, cuan­do se ori­gi­na ese li­bro má­xi­mo del gra­na­dino que es Poe­ta en Nue­va York.

En sus li­bros se en­cuen­tra una cons­tan­te in­da­ga­ción so­bre la re­li­gio­si­dad po­pu­lar, la creen­cia per­so­nal y el pa­pel de la Igle­sia ca­tó­li­ca en la so­cie­dad. Es­tos versos man­tie­nen vi­gen­cia e in­te­rés, aun­que en su mo­men­to plan­tea­ran du­das a cre­yen­tes y es­cép­ti­cos, pues con fre­cuen­cia se co­lo­ca­ba en­tre unos y otros. Es­ta ver­tien­te en­tre an­ti­cle­ri­cal y de bús­que­da de Dios del poe­ta pro­du­jo poe­mas cu­rio­sos, co­mo ese ¿Quién es el obis­po? de Es­pa­ñol del éxo­do y del llan­to, en el que jue­ga con la fun­ción del po­lí­ti­co, el obis­po y el poe­ta. No de­jen de

leer­lo, si no lo co­no­cen ya. Su ma­yor le­ga­do, no obs­tan­te, pro­ba­ble­men­te se con­cen­tre en la de­nun­cia man­te­ni­da a tra­vés de sus li­bros de la ne­ce­si­dad de man­te­ner una li­ber­tad e in­de­pen­den­cia del hom­bre res­pec­to del po­lí­ti­co y las or­ga­ni­za­cio­nes, así co­mo el tes­ti­mo­nio de un sen­ti­do de la hu­ma­ni­dad exi­gen­te. Tra­ba­jó versos que mos­tra­ron de ma­ne­ra re­cu­rren­te las fron­te­ras éti­cas que con­si­de­ra­ba jus­tas. En­tre mis fa­vo­ri­tos es­tá ese que di­ce que El poe­ta va re­crean­do con su an­gus­tia vi­va, las esen­cias vír­ge­nes que ma­tan sin ce­sar el po­lí­ti­co y el ecle­siás­ti­co, esos hom­bres que pien­san que ga­nan to­das las ba­ta­llas y de­jan siem­pre se­co y muer­to el pro­ble­ma pri­ma­rio de la jus­ti­cia del hom­bre.

El ho­rror de la gue­rra ci­vil le sir­vió, co­mo a tan­tos otros poe­tas coe­tá­neos, pa­ra que for­ja­ra una poe­sía que ac­tua­se co­mo un ins­tru­men­to de esa ver­dad que de­be es­cri­bir­se con ma­yús­cu­las, y que los ar­tis­tas pa­re­cen co­no­cer me­jor que na­die por el tiem­po que in­vier­ten en in­da­gar qué nos de­fi­ne co­mo hu­ma­nos. Su­po ex­traer de nues­tra des­gra­cia na­cio­nal un apren­di­za­je uni­ver­sal, que con­vier­te su poe­sía en un he­cho que tras­cien­de fron­te­ras. Fue un poe­ta re­bel­de a la ma­ne­ra de unos tiem­pos agres­tes, tan du­ros co­mo pue­den ima­gi­nar­se en el con­tex­to de una gue­rra ci­vil. Exis­te un es­tu­dio de Elec­ta Are­nal, pu­bli­ca­do ha­ce ya mu­chos años, en el que se re­fe­ría a León Fe­li­pe co­mo homo et­hi­cus. Tam­bién pa­re­ce una des­crip­ción jus­ta. El poe­ta in­vir­tió no po­cos es­fuer­zos en de­fi­nir su poe­sía, de ma­ne­ra que re­sul­ta sen­ci­llo en­con­trar poe­mas que ten­gan re­fe­ren­cias me­ta­poé­ti­cas de gran va­lor y pue­den ha­cer las de­li­cias de aque­llos que dis­fru­tan en los jue­gos de enun­cia­ción del he­cho poé­ti­co.

Pen­san­do en su tra­yec­to­ria, uno no pue­de me­nos que acor­dar­se de otros de sus con­tem­po­rá­neos, es­pe­cial­men­te aque­llos con los que su poe­sía en­tron­ca en ge­nio y sen­si­bi­li­dad. Mi­guel Her

nán­dez mu­rien­do tu­bercu­loso en la cár­cel de Ali­can­te, de­jan­do atrás esas lu­mi­na­rias que son El ra­yo que no ce­sa o el Can­cio­ne­ro y

ro­man­ce­ro de au­sen­cias. An­to­nio Ma­cha­do, des­ga­rran­do su vi­da can­sa­da y en­fer­ma en Co­lliou­re, le­gán­do­nos Cam­pos de Cas­ti­lla, So­le­da­des, ga­le­rías y otros poe­mas y tan­tos otros. Gar­cía Lor­ca, su- frien­do la tragedia de una muer­te ig­no­mi­nio­sa en aquel pa­seí­llo del 19 de agos­to de 1936, ha­bien­do cam­bia­do el tea­tro y la poe­sía pa­ra siem­pre. Tam­po­co po­de­mos de­jar de re­cor­dar a otros exi­lia­dos co­mo él: Ra­fael Al­ber­ti, Luis Cer­nu­da, Ma­nuel Al­to­la­gui­rre y tan­tos otros.

A León Fe­li­pe no le in­tere­só más pa­tria que la que co­no­cía en ca­da mo­men­to de su vi­da trashumante, y sin ser de­vo­to de pa­trias chi­cas o gran­des, de­di­có poe­mas de va­lor y sen­ti­do a la nos­tal­gia de Es­pa­ña y el sue­ño de en­con­trar al­gún día un país li­bre de to­do yu­go. En tiem­pos co­mo los que vi­vi­mos, en los que las de­fi­ni­cio­nes de nues­tra con­vi­ven­cia tam­bién se en­cuen­tran agi­ta­das, la lec­tu­ra de sus versos de­di­ca­dos a la piel de to­ro pue­den ser es­pe­cial­men­te ins­pi­ra­do­res. Acér­quen­se a ese que di­ce: ¡To­da la san­gre de Es­pa­ña/por una go­ta de luz!

Uno de los pul­sos de más mé­ri­to de León Fe­li­pe es el de unir gran­di­lo­cuen­cia y hu­mil­dad. Son nu­me­ro­sos los poe­mas en los que el poe­ta nos lle­ga man­so, con­fe­san­do al lec­tor que no se con­si­de­ra un in­di­vi­duo de im­por­tan­cia: Yo no soy na­die. / Un hom­bre con un gri­to de es­to­pa en la gar­gan­ta/ y una go­ta de as­fal­to

Su ma­yor le­ga­do, no obs­tan­te, pro­ba­ble­men­te se con­cen­tre en la de­nun­cia man­te­ni­da a tra­vés de sus li­bros de la ne­ce­si­dad de man­te­ner una li­ber­tad e in­de­pen­den­cia del hom­bre res­pec­to del po­lí­ti­co y las or­ga­ni­za­cio­nes, así co­mo el tes­ti­mo­nio de un sen­ti­do de la hu­ma­ni­dad

exi­gen­te .

en la re­ti­na; / un cie­go que no sa­be can­tar . En en­tre­vis­tas y con­fe­sio­nes au­to­bio­grá­fi­cas, se so­lía des­cri­bir co­mo un ser pe­re­zo­so, y no te­nía pro­ble­ma al­guno en con­fe­sar sus pe­ca­dos y de­fec­tos en los poe­mas que da­ba a la im­pren­ta.

León Fe­li­pe mu­rió en la ciu­dad de Mé­xi­co el 18 de sep­tiem­bre de 1968. En sus pla­zas hay va­rias es­ta­tuas de­di­ca­das a su me­mo­ria, pe­ro qui­zá la más em­ble­má­ti­ca sea la que se en­cuen­tra en el bos­que de Cha­pul­te­pec, fren­te a la Ca­sa del La­go. Allí una es­ta­tua se­den­te de un León Fe­li­pe an­ciano es tes­ti­go de la vi­da de la ciu­dad. Jun­to a la es­ta­tua, un oli­vo za­mo­rano que plan­ta­ron en su me­mo­ria los ami­gos del poe­ta en 1972.

Oja­lá la efe­mé­ri­de que es­te ar­tícu­lo re­cuer­da trai­ga bue­nos lec­to­res al poe­ta, pues se­ría ha­cer jus­ti­cia a un le­ga­do que se ha de­bi­li­ta­do mu­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das. Su vi­da, co­mo su obra, fue a un tiem­po ador­na­da y las­tra­da por la sin­gu­la­ri­dad. Co­men­zó a pu­bli­car tar­de, cuan­do los miem­bros de su ge­ne­ra­ción ya ce­le­bra­ban triun­fos; su exi­lio le con­fi­rió ne­ce­sa­ria­men­te un aro­ma ame­ri­cano, que al lec­tor es­pa­ñol se le an­to­jó ex­tra­ño cuan­do la cen­su­ra des­apa­re­ció y pu­do ser pu­bli­ca­do. En Mé­xi­co, por el con­tra­rio, per­ma­ne­ce co­mo un sím­bo­lo de la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na. De cual­quier for­ma, no hay me­jor ven­ta de su poe­sía que ani­mar­les a que den una opor­tu­ni­dad a sus versos. Se ve­rán re­com­pen­sa­dos.

Es­ta­tua de Bal­ta­sar Lo­bo en ho­me­na­je a León Fe­li­pe en Za­mo­ra.

Mi­guel Hernández en la cár­cel de Ali­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.