CRÍ­TI­CAS

Juan Soto Ivars, Fran­cis­co Pérez Abe­llán, Cla­ra Usón y más.

Que leer - - En Portada -

JUAN SOTO IVARS CANDAYA, 320 PP., 18 €.

El por­ve­nir no pin­ta na­da bien. Pa­ra na­die, pe­ro mu­cho me­nos pa­ra Soto Ivars, co­mo de­ja bien cla­ro en es­te tex­to con in­gre­dien­tes ori­gi­na­les y sub­yu­gan­tes, en­tre ellos el signo de los tiem­pos y el pro­ta­go­nis­mo fe­me­nino, que tan bien re­pre­sen­ta la he­roí­na de Los jue­gos del ham­bre, la Kathy de Nun­ca me aban­do­nes de Is­hi­gu­ro, o mu­cho an­tes la Of­fred de El cuen­to de la cria­da de At­wood. Por to­do ello, no es­tá de más pen­sar que es­tos Crímenes del fu­tu­ro se ins­cri­ben en esa co­rrien­te de dis­to­pías fe­mi­nis­tas.

En un mun­do preapo­ca­líp­ti­co y al bor­de del ca­ta­clis­mo —en el que los es­ta­dos han des­apa­re­ci­do y la mul­ti­na­cio­na­les del En­te ges­tio­nan la vi­da—, tres mu­je­res lu­chan por so­bre­vi­vir y ser due­ñas de su pro­pio destino. Ju­lia, Mar­ga­ri­ta y Pá­li­da son las pro­ta­go­nis­tas de Crímenes del fu­tu­ro, una fá­bu­la de in­quie­tan­tes sig­nos pro­fé­ti­cos, en la que Es­pa­ña se pa­re­ce más a los tur­bu­len­tos y mi­se­ra­bles años cua­ren­ta de lo que desea­ría­mos. Los ali­men­tos bá­si­cos son bie­nes de lu­jo, cu­yos pre­cios son re­gi­dos por inac­ce­si­bles sa­qui­tos y las ciu­da­des no se di­vi­den por ba­rrios, sino por alam­bra­das —¿re­cuer­dan las con­cer­ti­nas?— que par­ce­lan una mar­gi­nal pe­ri­fe­ria sin fin. En ese mun­do pos o preapo­ca­líp­ti­co —no que­da del to­do cla­ro— ca­da una de ellas «re­sis­te» de un mo­do dis­tin­to: des­de el arra­bal don­de se ges­ta un per­se­gui­do mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio, has­ta una paradisíaca is­la de­sier­ta que de­vie­ne tram­pa mor­tal tras el es­ta­lli­do de una gran gue­rra o en una ne­bu­lo­sa reali­dad vir­tual sin fron­te­ras.

Una lo­gra­da dis­to­pía fu­tu­ris­ta que con­fir­ma las do­tes de na­rra­dor del au­tor de Si­be­ria ( Pre­mio Tor­men­ta al Me­jor Au­tor Re­ve­la­ción 2012) y Aje­drez pa­ra una de­tec­ti­ve no­va­to ( Pre­mio Ateneo de Se­vi­lla de No­ve­la 2013). Un li­bro que le ha lle­va­do ocho años com­ple­tar has­ta en­con­trar el equi­li­brio jus­to en­tre lí­ri­ca, ideas y psi­co­lo­gía de per­so­na­jes y, lo más im­por­tan­te, «la voz». Con­ta­ban los ami­gos de Gar­cía Már­quez que no en­con­tra­ba el tono pa­ra na­rrar Cien años de so­le­dad, has­ta que un día via­jan­do en co­che con su mu­jer di­jo: «¡Ya lo ten­go! De­bo es­cri­bir con la ca­den­cia de ca­ra de pa­lo con la que mi abue­la na­rra­ba las his­to­rias». Y así sur­gió la obra maes­tra. Soto Ivars tam­bién ha re­cu­rri­do a la ora­li­dad de do­ña Pe­pi­ta —su abue­la— pa­ra hil­va­nar es­ta his­to­ria. Y ha sur­ti­do efec­to. Las tres par­tes que con­for­man el vo­lu­men, que por sí mis­mas ca­si cons­ti­tu­yen tres no­ve­las cor­tas en­la­za­das, son textos en los que se re­co­no­cen dos mar­cas in­con­fun­di­bles del au­tor: su ca­pa­ci­dad pa­ra leer po­lí­ti­ca­men­te el pre­sen­te y la ho­nes­ti­dad bru­tal que le ca­rac­te­ri­za.

In­ter­pe­la y en­fren­ta a sus per­so­na­jes a di­le­mas éti­cos y a si­tua­cio­nes lí­mi­tes: los po­pu­lis­mos po­lí­ti­cos, las uto­pías li­be­ra­do­ras, la lu­cha de cla­ses, el nar­ci­sis­mo, la épi­ca de la su­per­vi­ven­cia (adap­tar­se o mo­rir en una so­cie­dad en­fer­ma), el cul­to a la es­té­ti­ca o la bús­que­da de la fe­li­ci­dad... Aun­que en la no­ve­la ha­ya rea­lis­mo so­cial, tam­bién en­con­tra­mos una mi­ra­da fu­tu­ris­ta y vi­sio­na­ria, re­ve­la­do­ra, pro­fun­da y pro­vo­ca­ti­va de nues­tra ci­vi­li­za­ción des­de una tra­ma preapo­ca­líp­ti­ca con la que el au­tor tra­ta de avis­tar có­mo se­rá la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea si co­lec­ti­va­men­te no so­mos ca­pa­ces de reac­cio­nar e im­pe­dir­lo.

To­da dis­to­pía con­tie­ne un diag­nós­ti­co so­bre el pre­sen­te (de lo con­tra­rio ca­re­ce­ría de in­te­rés) y a ve­ces un aviso so­bre la de­ri­va­ción de sus más ame­na­zan­tes de­fec­tos. En es­ta, ese diag­nós­ti­co y la aler­ta es­tán cla­ros y es di­fí­cil no es­tar de acuer­do con ellos: el vi­rus del ca­pi­ta­lis­mo fe­roz que ha ter­mi­na­do con la igual­dad. Hay dos teo­rías res­pec­to a có­mo nos re­la­cio­na­mos con el fu­tu­ro: una di­ce que va­mos ha­cia él, inexo­ra­ble­men­te; otra, que vie­ne ha­cia no­so­tros co­mo un to­mahawk. En la pri­me­ra, so­mos un tren de la muer­te, co­mo aque­llos que hi­cie­ra mo­ver el na­zis­mo, ale­ja­do de to­da pie­dad y con­trol sin li­brar­se de la sos­pe­cha de que va a des­ca­rri­lar. En la se­gun­da, el ma­ña­na se apro­xi­ma dán­do­nos las lu­ces cor­tas y las lar­gas en una ca­rre­te­ra os­cu­ra, pe­ro no­so­tros no ad­ver­ti­mos la co­li­sión, pa­ra­li­za­dos co­mo un roe­dor en la ca­rre­te­ra, a la es­pe­ra irres­pon­sa­ble de un apo­ca­lip­sis ve­ro­sí­mil. Es­te li­bro nos pre­sen­ta al­go que ya sa­be­mos pe­ro que­re­mos ig­no­rar: nuevo mun­do col­ma­do de es­ló­ga­nes que com­po­nen la pos­ver­dad en­tre la mi­se­ria eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca y has­ta mo­ral. ¡¡¡Des­per­te­mos!!!

Án­ge­les López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.