JA­VIER SÁDABA

Hu­mor e in­te­lec­tua­li­dad ma­ri­dan bien

Que leer - - En Portada - Án­ge­les López

Es­tas Me­mo­rias des­ver­gon­za­das son una con­ti­nua­ción de la tra­ve­su­ra in­te­lec­tual lle­na de hu­mor y bon­vi­van­tis­mo en la que ha con­ver­ti­do el nú­cleo de su exis­ten­cia. El apues­to ca­ba­lle­ro que en­se­ñó a me­dia Es­pa­ña quién era Witt­gens­tein o que asis­tió a con­fe­ren­cias de Rat­zin­ger en la Uni­ver­si­dad de Tu­bin­ga, y que co­no­ció a Chomsky en per­so­na, nos re­ga­la to­do un iti­ne­ra­rio vi­tal, pro­fe­sio­nal y so­bre to­do in­te­lec­tual de lo que ha si­do su vi­da has­ta es­te mo­men­to.

Soy de las que re­cuer­dan dón­de es­ta­ban y qué ha­cían la tar­de del 23 de fe­bre­ro de 1981, de las que vi­vie­ron el bu­lle-bu­lle de la lla­ma­da mo­vi­da ma­dri­le­ña, y de las que se com­pra­ron el li­bro Sa­ber vi­vir de Ja­vier Sádaba. Ocu­rre, al leer es­te li­bro (y lo ci­to a ejem­plo de ex­pe­rien­cia lec­to­ra), lo mis­mo que en­ton­ces: que apar­te de es­tar o no de acuer­do con la to­ta­li­dad, la mi­tad o un cuar­to de lo que de­fien­de, no pue­do de­jar de aten­der a lo que pos­tu­la, so­bre to­do por la au­ten­ti­ci­dad con que es­tá di­cho, y la au­ten­ti­ci­dad es —siem­pre lo ha si­do— un va­lor en cri­sis. A Sádaba se pue­de acu­dir co­mo a un re­duc­to im­ba­ti­ble, co­mo a un maes­tro im­pa­ga­ble, co­mo a un ami­go con in­quie­tu­des lú­di­cas, las más di­fí­ci­les de com­par­tir. Si­gue ha­blan­do, o es­cri­bien­do-ha­blan­do, des­de las mis­mas en­tra­ñas del ce­re­bro, y del co­ra­zón, por­que no creo que se pue­da de­cir na­da más her­mo­so a una mu­jer que lo que le di­jo a la su­ya an­tes de su fa­lle­ci­mien­to. Y su­pon­go que muy po­cos ha­rían lo mis­mo que él con res­pec­to a los ami­gos que no le lla­ma­ron pa­ra trans­mi­tir­le sus con­do­len­cias o in­tere­sar­se por su es­ta­do en esos días de amar­gu­ra. Así pues lo veo con un crá­neo en una mano (al es­ti­lo del prín­ci­pe de Di­na­mar­ca) y un co­ra­zón en la otra.

Apar­te del pe­ri­plo vi­tal y pro­fe­sio­nal, des­cri­to con la con­fian­za y la na­tu­ra­li­dad del que de­par­te con un ami­go en la me­sa de un ca­fé, le agra­dez­co el anec­do­ta­rio — So­la­na, los Ga­bi­lon­do, Carmen Diaz de Ri­ve­ra, el pa­dre Lla­nos, Um­bral—, pro­pio de quien sa­be ba­jar­se del pe­des­tal ha­cien­do una pi­rue­ta. Im­pa­ga­ble la es­ce­na del cen­tro de sa­lud con la doc­to­ra gui­nea­na; uno se con­ven­ce de que, co­mo él pien­sa, ha­bría si­do un buen ac­tor có­mi­co, o un buen ma­go. Co­mo tam­bién ar­gu­ye, el hu­mor es al­go im­pres­cin­di­ble que nos dis­tin­gue y nos sal­va.

Pe­ri­plo vi­tal y pro­fe­sio­nal, sí, in­car­di­na­do en el pro­gre­so de unos años cla­ve; tam­bién in­tra­his­to­ria, pin­tu­ra so­cio­cul­tu­ral y nom­bres, mu­chos nom­bres, al­gu­nos que no son muy re­cor­da­dos y me­re­cen ser­lo, y otros co­mo Chomsky —lo re­pi­to, por­que muy po­cos han te­ni­do el pri­vi­le­gio de co­no­cer­le—, aún vi­vo y en la cres­ta de la ola. Tam­bién re­cuer­dos, que al­gu­nos com­par­ti­mos (los prac­ti­can­tes de an­ta­ño, por ejem­plo) y a otros, más jó­ve­nes, les pa­re­ce­rán de pe­lí­cu­la; un re­pa­so a sus in­tere­ses co­mo fi­ló­so­fo y edu­ca­dor, des­de la fi­lo­so­fía de la re­li­gión a la bio­ge­né­ti­ca; y a sus in­ci­ta­cio­nes co­mo hom­bre del si­glo XX-XXI que re­fle­xio­na so­bre asun­tos es­pi­no­sos: ra­zón ver­sus fe; dig­ni­dad y to­le­ran­cia; de­re­chos en cues­tión,

lo que es o no Es­pa­ña, etc. Des­de una po­si­ción de iz­quier­da, pe­ro an­te to­do des­de una po­si­ción per­so­nal, a la que im­por­ta po­co no cua­drar con pre­su­pues­tos de li­bro de lo que ha de ser o no al­guien de iz­quier­das: aplau­do, en ese sen­ti­do, sus lú­ci­dos ata­ques a lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to co­mo neo­pu­ri­ta­nis­mo, ¡y so­bre to­do su de­fen­sa de la zar­zue­la! Un re­co­rri­do fi­nal a tra­vés de su obra más des­ta­ca­da, o que más des­ta­ca, cie­rra un li­bro que se lee con flui­dez a pe­sar de su exi­gen­cia cul­tu­ral, que la tie­ne, y su exi­gen­cia de re­fle­xión por par­te del que se aso­me en se­rio a las pá­gi­nas, co­mo no de­be­ría ser de otro mo­do; un in­ter­lo­cu­tor que, ya di­go, coin­ci­di­rá con el lec­tor en to­do, bue­na par­te o po­co, por­que Sádaba no es de tér­mi­nos me­dios; lo que su­ce­de es que el desacuer­do ten­de­rá a te­ñir­se de azul, en el sen­ti­do con que lo con­ci­be Goet­he. Si ade­más sir­ve pa­ra que el lec­tor que no lo co­noz­ca, se in­tere­se por Witt­gens­tein, es­te li­bro me­re­ce ser muy di­vul­ga­do. Amar a Sádaba ya es una cues­tión de fe, que se re­ser­va quien es­to es­cri­be.

Ja­vier Sádaba Al­mu­za­ra, 128 pp., 15,95 eu­ros.ME­MO­RIAS DES­VER­GON­ZA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.