Dos for­mas dis­tin­tas de ver el mun­do

Den­tro de po­co más de un año se con­me­mo­ra­rá el trein­ta aniver­sa­rio de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, pe­ro aque­lla vie­ja fron­te­ra fue mu­cho más que una di­vi­sión po­lí­ti­ca, fue so­bre to­do dos for­mas muy dis­tin­tas de con­ce­bir el mun­do.

Que leer - - Contents - Ma­rio Es­co­bar

Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se pro­du­jo un am­plio de­ba­te so­bre có­mo com­por­tar­se con los paí­ses de­rro­ta­dos, en es­pe­cial con Aus­tria y Ale­ma­nia. El co­no­ci­do Plan Mor­gent­hau, pro­pues­to por el se­cre­ta­rio del Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos, Henry Mor­gent­hau, de­fen­día que Ale­ma­nia se des­mem­bra­ra has­ta que­dar con­ver­ti­da en dos pe­que­ños es­ta­dos, a los que se desin­dus­tria­li­za­ría has­ta con­ver­tir­los en paí­ses agrí­co­las y de pas­to­reo. Al fi­nal no se acep­tó es­ta idea tan ra­di­cal de re­du­cir el po­der eco­nó­mi­co e in­dus­trial de Ale­ma­nia que, en al­go me­nos de cin­cuen­ta años, ha­bía pro­vo­ca­do dos gue­rras mun­dia­les.

Tras la ocu­pa­ción, el país fue di­vi­di­do en cua­tro zo­nas. La ma­yor de ellas se­ría la ocu­pa­da en el Es­te por la Unión So­vié­ti­ca, las otras tres pa­sa­rían a ser ges­tio­na­das por los paí­ses oc­ci­den­ta­les. (Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca)

La si­tua­ción del país era desas­tro­sa. El mer­ca­do ne­gro se ex­ten­día por las ciu­da­des des­tro­za­das por los bom­bar­deos y los alia­dos com­pren­die- ron que la úni­ca for­ma de ter­mi­nar pa­ra siem­pre con el Ter­cer Reich era me­jo­rar la si­tua­ción de sus an­ti­guos enemi­gos.

En ju­nio de 1946, bri­tá­ni­cos y nor­tea­me­ri­ca­nos lle­ga­ron a un acuer­do pa­ra re­cons­truir el país, mien­tras des­de la Unión So­vié­ti­ca con­ti­nua­ba una po­lí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to de las in­dus­trias ale­ma­nas, pa­ra lle­var­las pie­za a pie­za a su te­rri­to­rio.

Los alia­dos oc­ci­den­ta­les crea­ron el Con­se­jo Eco­nó­mi­co, que a tra­vés de cin­co ad­mi­nis­tra­cio­nes se en­car­ga­ran de la re­cons­truc­ción del país. Mien­tras tan­to, en el la­do so­vié­ti­co, los ru­sos emi­tie­ron sin con­trol mo­ne­da ale­ma­na pro­du­cien­do una gran in­fla­ción.

El desa­rro­llo eco­nó­mi­co fue muy len­to al prin­ci­pio. La ma­yo­ría de los hom­bres que no ha­bían muer­to en la gue­rra con­ti­nua­ban co­mo pri­sio­ne­ros en las di­fe­ren­tes par­tes del país y otro te­rri­to­rios eu­ro­peos.

Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió lan­zar un plan de desa­rro­llo y ali­men­ta­ción pa­ra la re­cons­truc­ción de Eu­ro­pa e in­cluir a Ale­ma­nia. El fa­mo­so Plan Mars­hall ga­ran­ti­zó prestamos, desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ras y la ali­men­ta­ción de una po­bla­ción que ape­nas po­día sub­sis­tir con las car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to.

La Unión So­vié­ti­ca, que al fi­nal se ha­bía in­te­gra­do en el fa­mo­so Con­se­jo Eco­nó­mi­co, lo aban­do­nó el 20 de mar­zo de 1948 pa­ra crear su pro­pio plan, des­de ese mo­men­to, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y so­cial de los ale­ma­nes cam­bia­rían drás­ti­ca­men­te.

En la Ale­ma­nia ocu­pa­da por los oc­ci­den­ta­les se im­plan­tó un sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta de li­bre mer­ca­do apo­ya­do por la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. El 20 de ju­nio de 1948 se creó una nue­va mo­ne­da lla­ma­da el Deuts­che Mark, to­das las mo­ne­das an­ti­guas de­bían ser cam­bia­das por la nue­va di­vi­sa. Los so­vié­ti­cos reac­cio­na­ron ais­lan­do la ciu­dad de Ber­lín y pro­vo­can­do un blo­queo eco­nó­mi­co. La an­ti­gua ca­pi­tal ale­ma­na se en­con­tra­ba en el co­ra­zón de la zo­na del te­rri­to­rio do­mi­na­do por los so­vié­ti­cos.

El blo­queo fue uno de los más du­ros de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea, pe­ro la crea­ción de un puen­te aé­reo evi­tó que la po­bla­ción aca­ba­ra su­cum­bien­do al ham­bre.

La me­di­da con­si­guió que re­flo­ta­ra el mer­ca­do ne­gro, que la gen­te re­cu­pe­ra­ra la con­fian­za en la eco­no­mía y que Ale­ma­nia co­men­za­ra a cre­cer, pe­ro tam­bién ahon­dó en la di­vi­sión del país en dos na­cio­nes se­pa­ra­das que no vol­ve­rían a uni­fi­car­se has­ta cua­ren­ta años más tar­de.

La dé­ca­da de los años cin­cuen­ta fue un mo­men­to de op­ti­mis­mo en la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na. En el año 1957, mu­chos ya ha­bla­ban del mi­la­gro ale­mán. Se in­te­gró al país en las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za-

ción eu­ro­peas. Se creo la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea y los paí­ses oc­ci­den­ta­les de­ja­ron atrás la du­ra post­gue­rra pa­ra re­cons­truir sus eco­no­mías.

En el la­do orien­tal, la Unió So­vié­ti­ca po­ten­ció la crea­ción de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Ale­ma­nia. Creó una eco­no­mía se­gún el mo­de­lo so­vié­ti­co, pla­ni­fi­ca­da por el es­ta­do y un fé­rreo con­trol, tan­to en lo so­cial co­mo en lo po­lí­ti­co.

En la Ale­ma­nia Fe­de­ral la eco­no­mía con­ti­nuó cre­cien­do. Se in­vir­tie­ron enor­mes su­mas en la re­cons­truc­ción y desa­rro­llo del an­ti­guo país enemi­go. Has­ta el año 1961, más de tres mi­llo­nes de per­so­nas es­ca­pa­ron de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca emi­gran­do lal la­do oc­ci­den­tal, la ma­yo­ría de ellas por la ciu­dad de Ber­lín.

El go­bierno pre­si­di­do por Wal­ter Ul­bricht, un vie­jo co­mu­nis­ta que ha­bía es­ca­pa­do de los na­zis y que con el be­ne­plá­ci­to de la Unión So­vié­ti­ca con­tro­la­ba el país, de­ci­dió cons­truir un mu­ro pa­ra de­te­ner el flu­jo de emi­gran­tes, que ha­cían in­via­ble la exis­ten­cia de la pe­que­ña re­pú­bli­ca.

En la no­che del 12 al 13 de agos­to de 1961, de for­ma sor­pre­si­va, se le­van­tó un mu­ro que ais­ló al Ber­lín Oc­ci­den­tal, tan­to del Ber­lín Orien­tal co­mo del res­to del país. Se per­mi­tió la lle­ga­da por tie­rra de mer­can­cías, pe­ro con fé­rreos con­tro­les adua­ne­ros.

Los ber­li­ne­ses se des­per­ta­ron aquel do­min­go de ve­rano con el so­bre­sal­to de aquel mu­ro in­fa­me que du­ran­te ca­si trein­ta años se­ría la se­ñal vi­si­ble de dos for­mas muy dis­tin­tas de con­ce­bir el mun­do.

Las di­fe­ren­cias en­tre la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na eran mu­cho más que eco­nó­mi­cas. En la RDA el con­trol so­bre la po­bla­ción era as­fi­xian­te. La crea­ción de la Sta­si, el Mi­nis­te­rio pa­ra la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, con­tro­la­ba y vi­gi­la­ba es­tre­cha­men­te la vi­da de sus ciu­da­da­nos. Un es­ta­do de te­rror muy pa­re­ci­do al re­fle­ja­do por Geor­ge Or­well en su obra 1984. La Sta­si po­día de­te­ner a cual­quie­ra ca­si sin ga­ran­tías y re­te­ner­le in­de­fi­ni­da­men­te. Mu­chos pri­sio­ne­ros eran en­via­dos a Ru­sia y las des­apa­ri­cio­nes in­clu­so se pro­du­je­ron al otro la­do de la fron­te­ra, en la RFA. Los agen­tes de se­gu­ri­dad del es­ta­do es­ta­ban apo­ya­dos por al me­nos 180.000 in­for­man­tes, lo que su­po­nía ca­si uno por ca­da cien ha­bi­tan­tes del país.

Du­ran­te las dé­ca­das si­guien­tes la si­tua­ción eco­nó­mi­ca me­jo­ró no­ta­ble­men­te en la RDA, pe­ro su eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da y con­tro­la­da has­ta al más mí­ni­mo de­ta­lle, im­pi­dió que se desa­rro­lla­ra la ni­vel de su re­pú­bli­ca her­ma­na.

Ber­lín se con­vir­tió en un ver­da­de­ro pun­to ca­lien­te en la Gue­rra Fría de blo­ques en la que vi­vió el mun­do tras la gue­rra. La cri­sis del pe­tró­leo de 1973 y los mo­vi­mien­tos de con­tra­cul­tu­ra de ma­yo del 69 pu­sie­ron en te­la de jui­cio al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta. A fi­na­les de los años se­sen­ta y la dé­ca­da de los ochen­ta la Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca cre­ció a buen rit­mo, has­ta con­ver­tir­se en la eco­no­mía más desa­rro­lla­da del blo­que del Es­te.

La caí­da del Mu­ro de Ber­lín en no­viem­bre de 1989, pro­pi­ció la uni­fi­ca­ción del país, pe­ro no fue ta­rea fá­cil. Un gran nú­me­ro de ciu­da­da­nos de la an­ti­gua RDA se tras­la­da­ron a la par­te oc­ci­den­tal y cos­tó dé­ca­das igua­lar a am­bas par­tes de Ale­ma­nia. El pro­ble­ma no era úni­ca­men­te de ca­rác­ter eco­nó­mi­co, en el la­do orien­tal la po­bla­ción lle­va­ba cin­cuen­ta años do­mi­na­da por re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, que con­tro­la­ban sus vi­das, mien­tras que en el la­do oc­ci­den­tal ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do por pri­me­ra vez un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co es­ta­ble. En la ac­tua­li­dad, la an­ti­gua zo­na de la RDA con­ti­núa con un re­tra­so sus­tan­cial con res­pec­to a la vie­ja RFA, lo que ha pro­pi­cia­do el au­men­to de la nos­tal­gia de mu­chos por el an­ti­guo ré­gi­men co­mu­nis­ta, que aun­que li­mi­ta­ba su li­ber­tad, pro­por­cio­na­ba a mu­chos ciu­da­da­nos se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad. El au­men­to de la ex­tre­ma de­re­cha y la per­se­cu­ción a la inmigración, es­tán des­es­ta­bi­li­zan­do al mo­tor de Eu­ro­pa y lle­nan­do de in­cer­ti­dum­bre el fu­tu­ro de la Unión Eu­ro­pea y del mun­do crea­do tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ma­rio Es­co­bar es li­cen­cia­do en His­to­ria, no­ve­lis­ta, en­sa­yis­tan­sa­yis­ta y con­fe­ren­cian-con­fe­ren­cian­te. Es au­tor de va­rias obras, tra­du­ci­das a va­rios in­dio­mas. Aho­ra pre­sen­ta AN­TES DE SEP­TIEM­BRE, un re­la­to con­mo­ve­dor cen­tra­do en la cons­truc­ción del mu­ro de Ber­lín. Edi­cio­nes B, 416 €, 19,90 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.