De ba­rro y de es­pe­ran­za, de Car­los Ro­jas

Car­los Ro­jas

Que leer - - Contents -

PRÓ­LO­GO

Le en­te­rra­mos es­ta tar­de. Una tar­de de agos­to, co­mo otra cual­quie­ra. Cuan­do el cor­te­jo se pu­so en mar­cha, ca­mino del ce­men­te­rio, co­men­zó a llo­viz­nar. Yo pre­si­día el due­lo, en­tre el al­cal­de, el se­cre­ta­rio y sus res­pec­ti­vos pa­ra­guas. El al­cal­de olía a pa­na mo­ja­da, y sus pan­ta­lo­nes ha­cían cric-cric co­mo los gri­llos en ve­rano. El se­cre­ta­rio apes­ta­ba a ta­ba­co ma­lo de pi­pa. De vez en cuan­do mal­de­cía la llu­via, lan­zan­do un ju­ra­men­to y me­dia do­ce­na de pa­la­bro­tas. Cuan­do, po­co des­pués, la llu­via se con­vir­tió en un es­pan­to­so cha­pa­rrón, el buen hom­bre cam­bió el re­per­to­rio y se de­di­có a mas­cu­llar una pa­la­bro­ta, con me­dia - pli­qué que tu­vie­se res­pe­to, que re­cor­da­se la san­ti­dad del ac­to, etc. No se dig­nó a res­pon­der, pe­ro apar­tó su pa­ra­guas in­me­dia­ta­men­te. El al­cal­de, por so­li­da­ri­dad, hi­zo lo mis­mo, y yo me que­dé in­de­fen­so ba­jo el di­lu­vio, ca­lán­do­me has­ta los hue­sos, pe­ro muy sa­tis­fe­cho por ha­ber im­pues­to en el cor­te­jo las bue­nas cos­tum­bres y el buen de­cir... Muy sa­tis­fe­cho, no... En cier­to mo­do me sen­tía im­pos­tor. So­lo yo co­no­cía la ver­da­de­ra iden­ti­dad de la per­so­na a quien en­te­rrá­ba­mos. Qui­zás fue­se un frau­de, el más fe­no­me­nal de los en­ga­ños. Aun­que la no­che an­te­rior ha­bía con­fe­sa­do y el cura, co­no­cien­do su se­cre­to, per­mi­tía que sus res­tos re­po­sa­sen en tie­rra sa­gra­da... al­go me de­cía que él min­tió en su con­fe­sión, co­mo ha­bía men­ti­do tan­tas ve­ces an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.