Ken­tu­kis

Que leer - - Contents - SA­MAN­TA SCH­WE­BLIN

La bo­nae­ren­se Sa­man­ta Sch­we­blin (1978), una de las vo­ces la­ti­noa­me­ri­ca­nas más re­le­van­tes de los úl­ti­mos años, ha si­do tra­du­ci­da a mas de vein­ti­cin­co len­guas y be­ca­da por dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes. Sus li­bros de cuen­tos El nú­cleo del dis­tur­bio, Pá­ja­ros en

la bo­ca y Sie­te ca­sas va­cías ob­tu­vie­ron, en­tre otros, los pre­mios In­ter­na­cio­na­les Ca­sa de las Amé­ri­cas, Juan Rul­fo y Na­rra­ti­va bre­ve Ri­ve­ra del Due­ro. Dis­tan­cia de res­ca­te, su pri­me­ra no­ve­la, ob­tu­vo los pre­mios Ti­gre Juan y Ojo Crí­ti­co y fue no­mi­na­da al Man Boo­ker Prize 2017. Ac­tual­men­te re­si­de en Ber­lín, don­de es­cri­be y dic­ta ta­lle­res li­te­ra­rios.

Su nue­va no­ve­la, Ken­tu­kis, ha si­do des­cri­ta por la crí­ti­ca co­mo Una de las no­ve­las más con­vin­cen­tes y fan­tás­ti­cas que ja­más ha­ya leí­do. (Book Riot) o co­mo Ate­rra­do­ra y bri­llan­te. ( The Guar­dian).

Una obra des­lum­bran­te que po­ten­cia su sen­ti­do mu­cho más allá de la atrac­ción que ge­ne­ra des­de sus pá­gi­nas. Una idea in­só­li­ta y os­cu­ra, tan sen­sa­ta en sus re­fle­jos que, una vez que se en­tra en ella, ya no se pue­de sa­lir.

Ca­si siem­pre co­mien­za en los ho­ga­res. Ya se re­gis­tran mi­les de ca­sos en Van­cou­ver, Hong Kong, Tel Aviv, Bar­ce­lo­na, Oa­xa­ca... y se es­tá pro­pa­gan­do rá­pi­da­men­te a to­dos los rin­co­nes del mun­do. No son mas­co­tas, ni fan­tas­mas, ni ro­bots. Son ciu­da­da­nos reales, y el pro­ble­ma se di­ce en las no­ti­cias y se com­par­te en las re­des es que una per­so­na que vi­ve en Ber­lín no de­be­ría po­der pa­sear­se li­bre­men­te por el li­ving de al­guien que vi­ve en Sid­ney, ni una per­so­na que vi­ve en Bang­kok desa­yu­nar jun­to a tus hi­jos en tu de­par­ta­men­to de Bue­nos Ai­res. En es­pe­cial cuan­do esas per­so­nas que de­ja­mos en­trar a ca­sa son com­ple­ta­men­te anó­ni­mas.

Los per­so­na­jes de es­ta no­ve­la en­car­nan el cos­ta­do más real y a la vez im­pre­vi­si­ble de la com­ple­ja re­la­ción que te­ne­mos con la tec­no­lo­gía, re­no­van­do la no­ción del vou­ye­ris­mo y ex­po­nien­do al lec­tor a los lí­mi­tes del pre­jui­cio, el cui­da­do de los otros, la in­ti­mi­dad, el de­seo y las bue­nas in­ten­cio­nes.

Les in­vi­ta­mos a leer el pri­mer ca­pí­tu­lo:

Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue mos­trar las te­tas. Se sen­ta­ron las tres en el bor­de de la ca­ma, fren­te a la cá­ma­ra, se sa­ca­ron las re­me­ras y, una a una, fue­ron qui­tán­do­se los cor­pi­ños. Robin ca­si no te­nía qué mos­trar, pe­ro lo hi­zo igual, más aten­ta a las mi­ra­das de Ka­tia y de Amy que al pro­pio jue­go. Si que­rés so­bre­vi­vir en South Bend, le ha­bían di­cho ellas una vez, me­jor ha­cer­se ami­ga de las fuer­tes.

La cá­ma­ra es­ta­ba ins­ta­la­da en los ojos del pe­lu­che, y a ve­ces el pe­lu­che gi­ra­ba so­bre las tres rue­das es­con­di­das ba­jo su ba­se, avan­za­ba o re­tro­ce­día. Al­guien lo ma­ne­ja­ba des­de al­gún otro lu­gar, no sa­bían quién era. Se veía co­mo un osi­to pan­da sim­ple y tos­co, aun­que en reali­dad se pa­re­cie­ra más a una pe­lo­ta de rugby con una de las pun­tas re­ba­na­das, lo que le per­mi­tía man­te­ner­se en pie. Quien­quie­ra que fue­ra el que es­ta­ba del otro la­do de la cá­ma­ra in­ten­ta­ba se­guir­las sin per­der­se na­da, así que Amy lo le­van­tó y lo pu­so so­bre una ban­que­ta, pa­ra que las te­tas que­da­ran a su al­tu­ra. El pe­lu­che era de Robin, pe­ro to­do lo que te­nía Robin era tam­bién de Ka­tia y de Amy: ese era el pac­to de san­gre que ha­bían he­cho el vier­nes y que las uni­ría pa­ra el res­to de sus vi­das. Y aho­ra ca­da una te­nía que ha­cer su nu­me­ri­to, así que vol­vie­ron a ves­tir­se.

Amy re­gre­só el pe­lu­che al pi­so, to­mó el bal­de que ella mis­ma ha­bía traí­do de la co­ci­na y se lo co­lo­có en­ci­ma, ta­pán­do­lo com­ple­ta­men­te. El bal­de se mo­vió, ner­vio­so y a cie­gas por el cuar­to. Cho­ca­ba con cua­der­nos, za­pa­tos y ro­pa ti­ra­da, lo que pa­re­cía de­ses­pe­rar aún más al pe­lu­che. Cuan­do Amy si­mu­ló que su res­pi­ra­ción se agi­ta­ba y em­pe­zó a ha­cer ge­mi­dos de ex­ci­ta­ción, el bal­de se de­tu­vo. Ka­tia se unió al jue­go, y en­sa­ya­ron jun­tas un lar­go y pro­fun­do or­gas­mo si­mul­tá­neo.

—Eso no cuen­ta co­mo tu nú­me­ro— le ad­vir­tió Amy a Ka­tia, en cuan­to lo­gra­ron de­jar de reír.

—Por su­pues­to que no —di­jo Ka­tia, y sa­lió dis­pa­ra­da del cuar­to—. ¡Pre­pá­ren­se! —gri­tó, ale­ján­do­se por el pa­si­llo.

Robin no so­lía sen­tir­se có­mo­da con esos jue­gos, aun­que ad­mi­ra­ba la sol­tu­ra con la que Ka­tia y Amy ac­tua­ban, la for­ma en la que ha­bla­ban con los chi­cos, có­mo lo­gra­ban que el pe­lo siem­pre les olie­ra bien y que las uñas se man­tu­vie­ran per­fec­ta­men­te pin­ta­das to­do el día. Cuan- do los jue­gos cru­za­ban cier­tos lí­mi­tes, Robin se pre­gun­ta­ba si no es­ta­rían po­nién­do­la a prue­ba. Ha­bía si­do la úl­ti­ma en en­trar al «clan», co­mo lo lla­ma­ban ellas, y ha­cía gran­des es­fuer­zos pa­ra es­tar a la al­tu­ra.

Ka­tia re­gre­só al cuar­to con su mo­chi­la. Se sen­tó fren­te al bal­de y li­be­ró al pe­lu­che.

—Pres­tá aten­ción— le di­jo, mi­ran­do a la cá­ma­ra, y los ojos la si­guie­ron.

Robin se pre­gun­tó si po­dría en­ten­der­las. Pa­re­cía es­cu­char­las per­fec­ta­men­te, y ellas ha­bla­ban in­glés, que es lo que ha­bla to­do el mun­do. Qui­zá ha­blar in­glés era la úni­ca co­sa bue­na que te­nía ha­ber na­ci­do en una ciu­dad tan te­rri­ble­men­te abu­rri­da co­mo South Bend, y aun así, siem­pre ca­bía la po­si­bi­li­dad de to­par­se con un ex­tran­je­ro que no sa­bía ni pre­gun­tar la ho­ra.

Ka­tia abrió su mo­chi­la y sa­có el ál­bum de fo­tos de su cla­se de gim­na­sia. Amy aplau­dió y gri­tó:

Quien­quie­ra que fue­ra el que es­ta­ba del otro la­do de la cá­ma­ra in­ten­ta­ba

se­guir­las sin per­der­se na­da, así que Amy lo le­van­tó y lo pu­so so­bre una ban­que­ta, pa­ra que las te­tas que­da­ran

a su al­tu­ra.

—¿Tra­jis­te a la pu­ti­ta? ¿Vas a mos­trár­se­la?

Ka­tia asin­tió. Pa­só las pá­gi­nas bus­can­do an­sio­sa, la pun­ta de la len­gua aso­man­do en­tre los la­bios. Cuan­do la en­con­tró, abrió el ál­bum de par en par y sos­tu­vo el li­bro fren­te al pe­lu­che. Robin se aso­mó pa­ra ver. Era Su­san, la chi­ca ra­ra del cur­so de bio­lo­gía que el clan aco­sa­ba por de­por­te.

—Le di­cen «la cu­logo­ta» —di­jo Ka­tia. Frun­ció los la­bios un par de ve­ces, co­mo ca­da vez que es­ta­ba a pun­to de ha­cer una mal­dad del más al­to ni­vel, que era lo que el clan exi­gía—. Voy a mos­trar­te có­mo ha­cer di­ne­ro gra­tis con ella —di­jo Ka­tia a la cá­ma­ra—. Robin, amor­ci­to, ¿sos­te­nés el li­bro mien­tras le mues­tro al se­ñor su ta­rea?

Robin se acer­có y sos­tu­vo el li­bro. Amy mi­ra­ba cu­rio­sa, no co­no­cía el guión de Ka­tia, que re­vi­só su te­lé­fono has­ta en­con­trar un vi­deo y co­lo­có la pan­ta­lla de­lan­te del pe­lu­che.

En el vi­deo, Su­san se ba­ja­ba las me­dias y la bom­ba­cha. Pa­re­cía es­tar gra­ba­do des­de el pi­so de los ba­ños de la es­cue­la, de­trás del ino­do­ro; qui­zá ha­bían co­lo­ca­do la cá­ma­ra en­tre el tacho de ba­su­ra y la pa­red. Se oye­ron unos pe­dos y las tres rie­ron a car­ca­ja­das, y gri­ta­ron de pla­cer cuan­do, an­tes de ti­rar la ca­de­na, Su­san se que­dó mi­ran­do su pro­pia mier­da.

—Es­ta ti­pa es­tá fo­rra­da en di­ne­ro, que­ri­do —di­jo Ka­tia—. La mi­tad pa­ra vos y la otra mi­tad pa­ra no­so­tras. Es que acá el clan no pue­de vol­ver a ex­tor­sio­nar­la, la Di­rec­ción ya nos tie­ne en la mi­ra.

Robin no sa­bía de qué es­ta­ban ha­blan­do, y no era la pri­me­ra vez que el clan no la in­cluía en sus ac­ti­vi­da­des más ile­ga­les. Pron­to el nú­me­ro de Ka­tia aca­ba­ría y a ella le to­ca­ría ha­cer el su­yo, y no ha­bía pen­sa­do en na­da. Le su­da­ban las ma­nos. Ka­tia sa­có su cua­derno, un lá­piz, y anotó un par de da­tos.

—Ahí van nom­bre com­ple­to, te­lé­fono, co­rreo y di­rec­ción pos­tal de la cu­logo­ta —di­jo, y co­lo­có el pa­pel jun­to a la fo­to.

—¿Y có­mo va a dar­nos el di­ne­ro el se­ño­ri­to? —le pre­gun­tó Amy a Ka­tia, gui­ñan­do el ojo a cá­ma­ra pa­ra el su­pues­to se­ñor. Ka­tia du­dó—. No sa­be­mos quién mier­da es —di­jo Amy—, por eso le mos­tra­mos las te­tas, ¿no?

Ka­tia mi­ró a Robin, co­mo pi­dien­do ayu­da. Era en esos bre­ves mo­men­tos que con­ta­ban con ella, cuan­do Ka­tia y Amy, en sus pun­tos má­xi­mos de lu­ju­ria, gue­rrea­ban en­tre sí.

—¿Có­mo va a pa­sar­nos el se­ñor su co­rreo, eh? —si­guió bur­lán­do­se Amy.

—Yo sé có­mo —di­jo Robin.

Las dos la mi­ra­ron sor­pren­di­das.

Ese se­ría su nu­me­ri­to, pen­só, con eso sal­dría del pa­so. El osi­to pan­da tam­bién gi­ró, que­rría se­guir lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Robin de­jó el li­bro, fue has­ta su ar­ma­rio y re­vi­só los ca­jo­nes. Re­gre­só con un ta­ble­ro de oui­ja y lo abrió so­bre el pi­so.

—Su­bí —di­jo.

Y el pe­lu­che subió. Las tres rue­das plás­ti­cas que te­nía en la ba­se mor­die­ron sin pro­ble­ma el car­tón, ya es­ta­ba arri­ba del ta­ble­ro. Se mo­vió a lo lar­go del abe­ce­da­rio, co­mo in­ves­ti­gán­do­lo. Aun­que su cuer­po ocu­pa­ba más de una le­tra a la vez, en­se­gui­da se en­ten­día cuál era la se­ña­la­da, ocul­ta en­tre sus rue­das. El pe­lu­che se aco­mo­dó ba­jo el ar­co del abe­ce­da­rio y ahí se que­dó. Era evi­den­te que te­nía muy cla­ro có­mo se usa­ba una oui­ja. Robin se pre­gun­tó qué ha­ría cuan­do las chi­cas se fue­ran y tu­vie­ra que vol­ver a que­dar­se a so­las con ese pe­lu­che, aho­ra que le ha­bía mos­tra­do las te­tas y que le ha­bía en­se­ña­do una for­ma de co­mu­ni­car­se con ella.

—Ge­nial —di­jo Amy.

Y a Robin se le es­ca­pó una son­ri­sa tor­ci­da.

—¿Cuál de las tres creés que tie­ne las me­jo­res te­tas?

—pre­gun­tó Ka­tia.

El pe­lu­che se mo­vió rá­pi­do so­bre las le­tras del ta­ble­ro.

la­ru­bia

Ka­tia son­rió or­gu­llo­sa, qui­zá por­que sa­bía que era ver­dad.

Có­mo no se le ha­bía ocu­rri­do an­tes el tru­co de la oui­ja, pen­só Robin. Ha­cía más de una se­ma­na que te­nía al pe­lu­che en su cuar­to, de acá pa­ra allá. Ha­bría po­di­do con­ver­sar tran­qui­la con él, qui­zá era al­guien es­pe­cial, un chi­co de quien hu­bie­ra po­di­do enamo­rar­se y es­ta­ba echán­do­lo to­do a per­der.

—¿Acep­tás el tra­to de la cu­logo­ta? —pre­gun­tó Ka­tia, mos­trán­do­le una vez más la fo­to de Su­san.

El pe­lu­che se mo­vió, vol­vió a es­cri­bir.

pu­tas

Robin frun­ció el ce­ño, se sin­tió he­ri­da, aun­que in­sul­tar­las qui­zá ha­bla­ba bien de su pe­lu­che: ella sa­bía que lo que es­ta­ban ha­cien­do no es­ta­ba bien. Ka­tia y Amy se mi­ra­ron y son­rie­ron or­gu­llo­sas, le sa­ca­ron la len­gua.

—Qué or­di­na­rio —di­jo Amy—. A ver, ¿qué más va a de­cir­nos el se­ñor?

—¿Qué más so­mos, mi con­so­la­dor­ci­to? —lo alen­tó Ka­tia, ti­rán­do­le sen­sua­les be­si­tos con la mano—. ¿Qué más te gus­ta­ría que fué­ra­mos?

la­pla­ta Se­guir­lo exi­gía con­cen­tra­ción.

me­la­va­na­da­rus­te­des

Las tres cru­za­ron mi­ra­das.

te­tas grab adas 400x te­tas on 2400 do­lar

Amy y Ka­tia se mi­ra­ron unos se­gun­dos y se lar­ga­ron a reír. Robin es­ta­ba aga­rra­da a su re­me­ra, es­tru­ja­ba la te­la con fuer­za, in­ten­tan­do una son­ri­sa.

—Y a quién vas a co­brar­le, ¿eh? —pre­gun­tó Amy y ama­gó con vol­ver a le­van­tar­se la re­me­ra.

Robin no sa­bía de qué es­ta­ban ha­blan­do, y no era la pri­me­ra vez que el clan no la in­cluía en sus ac­ti­vi­da­des más ile­ga­les. Pron­to el nú­me­ro de Ka­tia aca­ba­ría y a ella le to­ca­ría ha­cer el su­yo, y no ha­bía pen­sa­do en na­da.

sino te­tasx co­rreo as usan

Por pri­me­ra vez, Amy y Ka­tia se pu­sie­ron se­rias. Robin no po­día de­ci­dir su ban­do, qui­zá su pe­lu­che era un jus­ti­cie­ro.

—Po­dés mos­trar lo que quie­ras —di­jo Amy—, te­ne­mos las me­jo­res te­tas de la ciu­dad. Na­da de que aver­gon­zar­se. Robin sa­bía que eso no la in­cluía. Amy y Ka­tia cho­ca­ron pal­mas. En­ton­ces el pe­lu­che em­pe­zó a bai­lar por el ta­ble­ro, es­cri­bía sin pa­rar, de­le­trean­do pa­la­bras que Robin ape­nas lle­ga­ba a leer.

ten­go vi­deos ma­dre de rob in ca­ga n doy her­ma­na de rob in mas­tur­ban do­sex6

Ha­bía que se­guir­lo le­tra por le­tra, no po­dían de­jar de mi­rar­lo.

pa­dre di­cien­do co­sas achi­ca­lim pie­za

Amy y Ka­tia mi­ra­ban fas­ci­na­das el bai­le so­bre el ta­ble­ro, pa­cien­tes en la es­pe­ra de ca­da nue­va hu­mi­lla­ción.

rob in des­nu­da y rob in ha­blan­do mal de amy por te­le­fono

Amy y Ka­tia se mi­ra­ron. Des­pués la mi­ra­ron a ella, ya no son­reían.

rob in ju­gan­do ase­ramy ya ser ka ti aya­be­sar­las

El pe­lu­che si­guió es­cri­bien­do, pe­ro Amy y Ka­tia de­ja­ron de leer. Se le­van­ta­ron, jun­ta­ron sus co­sas y se fue­ron dan­do un por­ta­zo.

Tem­blan­do, mien­tras el pe­lu­che se­guía mo­vién­do­se so­bre el te­cla­do, Robin in­ten­ta­ba di­lu­ci­dar có­mo cuer­nos se apa­ga­ba ese apa­ra­to. No te­nía in­te­rrup­tor, ya ha­bía re­pa­ra­do en eso an­tes, y en la de­ses­pe­ra­ción no en­con­tró otra al­ter­na­ti­va. Lo aga­rró y, con la pun­ta de una ti­je­ra, in­ten­tó abrir la ba­se. El pe­lu­che mo­vía las rue­das, tra­ta­ba de za­far­se, pe­ro era inú­til. Robin no en­con­tró nin­gu­na ren­di­ja pa­ra rom­per así que vol­vió a de­jar­lo en el pi­so y es­te vol­vió in­me­dia­ta­men­te al ta­ble­ro. Robin lo em­pu­jó fue­ra de una pa­ta­da. El pe­lu­che chi­lló y ella gri­tó, por­que no sa­bía que el apa­ra­to pu­die­ra chi­llar. Le­van­tó el ta­ble­ro y lo arro­jó al otro la­do de la ha­bi­ta­ción.

Tra­bó la puer­ta del cuar­to con lla­ve y re­gre­só pa­ra per­se­guir­lo con el bal­de co­mo si qui­sie­ra atra­par un in­sec­to des­co­mu­nal. Lo­gró po­ner­le el bal­de en­ci­ma y se sen­tó so­bre él, se que­dó un mo­men­to así aga­rra­da de los la­dos, sos­te­nien­do el ai­re ca­da vez que el pe­lu­che gol­pea­ba el plás­ti­co, ha­cien­do un es­fuer­zo por no llo­rar.

Cuan­do su ma­dre la lla­mó a ce­nar ella gri­tó que no se sen­tía bien, y que se iría a la ca­ma sin co­mer. Pu­so so­bre el bal­de el gran co­fre de ma­de­ra don­de guar­da­ba sus apun­tes y ma­nua­les de es­tu­dio, in­mo­vi­li­zán­do­lo. Al­guien le ha­bía di­cho que, si no po­días rom­per­lo, la úni­ca ma­ne­ra de apa­gar­lo era es­pe­rar a que se le aca­ba­ra la ba­te­ría. Así que se abra­zó a su al­moha­da y se sen­tó en la ca­ma a es­pe­rar. Atra­pa­do en su bal­de, el pe­lu­che si­guió chi­llan­do du­ran­te ho­ras, gol­peán­do­se co­mo un mos­car­dón gi­gan­te has­ta que, ya cer­ca de la ma­dru­ga­da, el cuar­to que­dó en com­ple­to si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.