Lo­la Ló­pez Mon­dé­jar

Lo­la Ló­pez Mon­dé­jar re­gre­sa al gé­ne­ro del cuen­to de la mano de Qué mun­do tan ma­ra­vi­llo­so (Pá­gi­nas de Es­pu­ma)

Que leer - - Contents - EN­TRE­VIS­TA: RAQUEL MO­RA­LE­JA.

En los cuen­tos de Qué mun­do tan ma­ra­vi­llo­so se apre­cia la dua­li­dad de lo bueno —ca­si siem­pre en la na­tu­ra­le­za— y lo ma­lo —ca­si siem­pre en lo hu­mano— que hay en el mun­do. ¿Có­mo se con­ju­gan?

Es­te con­tras­te era lo que yo que­ría des­ta­car. Por un la­do, la be­lle­za fí­si­ca de nues­tro mun­do, un pla­ne­ta her­mo­sí­si­mo. Y co­mo con­tra­pun­to la mez­quin­dad, la des­con­fian­za, el desamor… to­da la com­ple­ji­dad de las re­la­cio­nes hu­ma­nas. A me­nu­do el ser hu­mano es in­di­fe­ren­te a es­ta be­lle­za fí­si­ca que le ro­dea. El tí­tu­lo me ser­vía mu­cho pa­ra con­tar es­to: Qué mun­do tan ma­ra­vi­llo­so. Yo creo que nues­tro mun­do na­tu­ral es ver­da­de­ra­men­te muy her­mo­so, al igual que las pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas. Los se­res hu­ma­nos, por una par­te, es­ta­mos de­gra­dan­do nues­tro en­torno, y a la vez he­mos he­cho de nues­tras re­la­cio­nes al­go no tan her­mo­so.

¿Por qué has lle­va­do es­tas re­la­cio­nes hu­ma­nas tan con­flic­ti­vas a pa­ra­jes na­tu­ra­les tan re­mo­tos co­mo el Ama­zo­nas?

Hay dos mo­ti­vos en la con­tra­po­si­ción de es­tos per­so­na­jes con un en­torno na­tu­ral es­pe­cial. Por un la­do, el me­ra­men­te ar­gu­men­tal. Me in­tere­sa­ba mos­trar los con­flic­tos, los de­ta­lles de la pe­ri­pe­cia afec­ti­va, de esa tra­ma clan­des­ti­na que son los afec­tos, lo más im­por­tan­te de es­te li­bro. Por otro, pa­ra que el lec­tor lo si­guie­ra con in­te­rés, era im­por­tan­te crear una at­mós­fe­ra atrac­ti­va, que a su vez me ser­vía pa­ra mos­trar lo ma­ra­vi­llo­sa que es la na­tu­ra­le­za y has­ta qué pun­to el ser hu­mano es in­di­fe­ren­te a ella.

Mu­chos de es­tos pai­sa­jes pu­die­ran pa­re­cer hos­ti­les, pe­ro al fi­nal lo ma­lo siem­pre lle­ga de mano del hom­bre, co­mo en el re­la­to El es­que­le­to de las ba­lle­nas .

En es­te re­la­to que tan acer­ta­da­men­te se­ña­las se ve que el Leviatán, el mons­truo, no es ani­mal ni na­tu­ral. He­mos do­mes­ti­ca­do la na­tu­ra­le­za has­ta el pun­to de que ca­si no es ame­na­zan­te. Real­men­te, lo que en­tra­ña pe­li­gro pa­ra el ser hu­mano es el pro­pio ser hu­mano. La ma­dre de es­te re­la­to di­ce so­bre Moby Dick: «Yo nun­ca te­mí a la ballena. Yo ama­ba a la ballena». Pa­ra mí, en es­tos cuen­tos lo mons­truo­so ha­bi­ta den­tro del hom­bre, no en la na­tu­ra­le­za. En ella hay mu­cho de pia­do­so.

El li­bro pa­sea des­de la Prehis­to­ria has­ta un fu­tu­ro dis­tó­pi­co. ¿Qué pa­pel jue­ga el tiem­po? Que­ría tra­zar una se­me­jan­za muy po­de­ro­sa en­tre tem­po­ral y es­pa­cial. Lo que nos ase­me­ja es mu­cho ma­yor que lo que nos di­fe­ren­cia, y eso se man­tie­ne en el tiem­po, des­de la mu­jer pri­mi­ti­va que pa­re has­ta la úl­ti­ma mu­jer del li­bro. Y tam­bién en el es­pa­cio: a pe­sar de es­tar en lu­ga­res muy di­fe­ren­tes del pla­ne­ta, los se­res hu­ma­nos que en­con­tra­mos en es­tos cuen­tos se pa­re­cen mu­cho en­tre sí. El tiem­po ha si­do pa­ra mí una he­rra­mien­ta pa­ra sub­ra­yar las si­mi­li­tu­des, ese 99,5 por cien­to de ge­nes que com­par­ti­mos to­dos los se­res hu­ma­nos. En el fon­do, nues­tras di­fe­ren­cias son in­sig­ni­fi­can­tes.

¿Tu fa­ce­ta de psi­coa­na­lis­ta in­flu­ye en tu es­cri­tu­ra?

Es­cri­bo con to­do lo que soy. Ten­go un oí­do ha­bi­tua­do a de­tec­tar el de­ta­lle, el ma­tiz emo­cio­nal. Si esa ca­pa­ci­dad de po­ner una lu­pa en los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos en­ri­que­ce mi pro­sa, ¿por qué lo voy a de­jar fue­ra? Aun­que en el fon­do pien­so que es al re­vés. Freud de­cía: «Hay que es­cu­char a los poe­tas». Fue­ron los ar­tis­tas los pri­me­ros en te­ner esa sen­si­bi­li­dad pa­ra re­fle­xio­nar.

¿Có­mo abor­das­te la es­cri­tu­ra de es­ta co­lec­ción de cuen­tos?

Es­te es el pri­mer li­bro de re­la­tos que pien­so co­mo una uni­dad. Has­ta aho­ra, en los re­la­tos que ha­bía es­cri­to, en­con­tra­ba co­ne­xio­nes en­tre ellos y los ele­gía. Pe­ro en es­te pen­sé: «Quie­ro uti­li­zar la be­lle­za del mun­do pa­ra con­tar de­ter­mi­na­dos as­pec­tos de las re­la­cio­nes hu­ma­nas». Y fui es­cri­bien­do los cuen­tos.

FO­TO­GRA­FÍA: ISA­BEL WAGEMANN.

QUÉ MUN­DO TAN MA­RA­VI­LLO­SOLO­LA LÓ­PEZ MON­DÉ­JARPá­gi­nas de Es­pu­ma, 192 pp., 17 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.