XII PRE­MIO RBA DE NO­VE­LA PO­LI­CIA­CA

CO­MIEN­ZA EL CUR­SO

Que leer - - Actualidad - Re­yes Sal­va­dor

Aun­que el año co­mien­za el 1 de ene­ro, te­ne­mos muy arrai­ga­do en nues­tro in­te­rior, no en vano he­mos pa­sa­do por el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, que el nue­vo pe­rio­do, el de ver­dad, se ini­cia en sep­tiem­bre. La ava­lan­cha de no­ve­da­des edi­to­ria­les y los om­ni­pre­sen­tes fas­cícu­los co­lec­cio­na­bles que inun­dan los kios­cos y que in­ten­tan, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes va­na­men­te que adop­te­mos una afi­ción, así lo cer­ti­fi­can. Pe­ro ha­ce ya do­ce años que el Pre­mio RBA de No­ve­la Po­li­cía­ca es el en­car­ga­do de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de la tre­pi­dan­te ca­rre­ra edi­to­rial. Y es­te año el pri­me­ro en lle­gar a la me­ta es Wal­ter Mosley con Trai­ción.

Wal­ter Mosley no es un des­co­no­ci­do. No lo ha si­do nin­guno de los ga­na­do­res de es­te repu­tado ga­lar­dón que so­lo en su pri­me­ra edi­ción pre­mió a un au­tor es­pa­ñol, el re­cor­da­do maes­tro del gé­ne­ro pa­trio Fran­cis­co González Le­des­ma. Pe­ro las tra­mas clá­si­cas nor­te­ame­ri­ca­nas, a pe­sar de la ava­lan­cha nór­di­ca, atraen a los lec­to­res co­mo un pa­nal a los osos. Y Wal­ter Mosley es uno de los gran­des. Su sa­ga de Easy Raw­lins lo ca­ta­pul­tó ya ha­ce mu­chos años al olim­po de los es­cri­to­res su­per­ven­tas. En Es­pa­ña des­em­bar­co en 1994 de la mano de Anagra­ma con El de­mo­nio ves­ti­do de azul, que los que no son lec­to­res re­cor­da­rán por el fil­me de ho­mó­ni­mo tí­tu­lo pro­ta­go­ni­za­do por Den­zel Was­hing­ton. Wal­ter Mosley no tie­ne la pre­sen­cia con­cu­pis­cen­te del ac­tor, pe­ro cuan­do tras­pa­só el um­bral de la sa­la en don­de se ce­le­bra­ba la rue­da de pren­sa no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die. To­ca­do con un som­bre­ro gáns­ter ver­sión es­ti­val, del que no se des­pren­dió en to­da la jor­na­da, to­mó asien­to jun­to a un vehe­men­te in­ter­pre­te que hi­zo to­tal­men­te su­yas, sin es­ca­ti­mar el len­gua­je no ver­bal, to­das las pa­la­bras del es­cri­tor. Mosley ador­nó su dis­cur­so con unos pro­lon­ga­dos si­len­cios, la tra­duc­ción im­po­ne, que do­ta­ron de gran so­lem­ni­dad a sus afir­ma­cio­nes. Un par de co­sas que­da­ron cla­ras pa­ra to­dos los pre­sen­tes: que no le gus­ta Trump y que no cree en la jus­ti­cia.

Wal­ter Mosley es hi­jo de ma­dre ju­día y pa­dre afro­ame­ri­cano (to­da una per­li­ta pa­ra el re­sur­gi­mien­to neo­na­zi eu­ro­peo y el con­ser­va­dor re­pu­bli­ca­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se) y sa­be muy bien qué es el ra­cis­mo. Y no al­ber­ga nin­gu­na du­da de que la jus­ti­cia den­tro del mar­co eco­nó­mi­co-po­lí­ti­co-so­cial ac­tual es una au­tén­ti­ca qui­me­ra. La jus­ti­cia es la asig­na­tu­ra pen­dien­te de nues­tra vi­da, nun­ca la po­de­mos al­can- zar , fue una de sus sen­ten­cias.

Mosley no es un pe­si­mis­ta, sino un rea­lis­ta bien in­for­ma­do y sus per­so­na­jes nun­ca po­drían adap­tar­se a un film con fi­nal fe­liz. Ex­con­vic­tos, per­de­do­res y de­lin­cuen­tes no muy arre­pen­ti­dos, son la fau­na hu­ma­na pro­ta­go­nis­ta de sus li­bros. Su úl­ti­mo per­so­na­je, Joe King Oli­ver, po­dría ha­ber­se que­da­do en ca­bal agen­te de po­li­cía, pe­ro ya sa­be­mos que errar es hu­mano y que no hay na­da me­jor que una mo­nu­men­tal me­te­du­ra de pa­ta pa­ra ar­ti­cu­lar una adic­ti­va no­ve­la. Aun­que Wal­ter Mosley es de to­do me­nos per­de­dor: a los 125.000 € del pre­mio por su tí­tu­lo Trai­ción ha­brá de su­mar los de­re­chos pa­ra tras­pa­sar a la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se su per­so­na­je, en cu­ya adap­ta­ción y ven­ta es­tá ocu­pa­do, y de pa­so en­gro­sar la lis­ta de au­to­res de RBA, su­po­ne­mos que aban­do­nan­do Anagra­ma, con­vir­tién­do­se en una de las es­tre­llas del se­llo de Ri­car­do Ro­dri­go.

APUES­TA POR LA CA­LI­DAD Y NO POR LA CAN­TI­DAD

Pe­ro no to­do en la rue­da de pren­sa gi­ró en torno al ga­na­dor del pre­mio. Si RBA pa­re­ce ocu­par el trono de la no­ve­la ne­gra no es cues­tión de or­de­ñar la va­ca has­ta con­ver­tir­nos a to­dos

en in­to­le­ran­tes a la lac­to­sa. An­to­nio Lo­zano, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta li­te­ra­rio y has­ta la fe­cha coor­di­na­dor del club de lec­tu­ra del CCCB y de la Bi­blio­te­ca Agus­tí Cen­te­lles, no so­lo se ha es­tre­na­do en RBA co­mo par­te del ju­ra­do del pre­mio. So­bre sus es­pal­das re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de in­su­flar nue­vos ai­res a la no­ve­la ne­gra. Re­duc­ción de tí­tu­los y una apues­ta cla­ra por la ca­li­dad, amén de abrir­se a otros gé­ne­ros co­mo son la no fic­ción, la no­ve­la grá­fi­ca, el en­sa­yo y las bio­gra­fías.

Ya ha­ce dos años que el va­rias ve­ces re­cor­da­do du­ran­te la jor­na­da Pa­co Ca­ma­ra­sa apun­tó co­mo mo­ti­vo del cie­rre de su li­bre­ría el éxi­to de la no­ve­la ne­gra. De ser con­si­de­ra­da un gé­ne­ro me­nor ha pa­sa­do a ser la ga­lli­na de los hue­vos de oro. Bus­car nue­vas fór­mu­las pa­ra que el fi­lón no se ago­te y con­se­guir nue­vos lec­to­res pa­ra la cau­sa es la vía cohe­ren­te que ha es­co­gi­do RBA. Sa­bia de­ci­sión.

SARAO DE AL­TU­RA

Si a un pre­mio se le quie­re in­su­flar pres­ti­gio, ade­más de do­tar­lo ge­ne­ro­sa­men­te hay que ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na. Y más si la fies­ta de en­tre­ga del ga­lar­dón es la ci­ta de la ren­tré li­te­ra­ria. La ele­va­da sép­ti­ma plan­ta de la se­de de la edi­to­rial en la Dia­go­nal fue el mar­co de un en­cuen­tro mar­ca­do por la llu­via y por la aglo­me­ra­ción de per­so­na­li­da­des pú­bli­cas. El to­do Bar­ce­lo­na dis­pues­to a ho­me­na­jear a los pre­mia­dos en edi­cio­nes an­te­rio­res y a aplau­dir a Wal­ter Mosley —que sí, se­guía con su som­bre­ro—. Ex­qui­si­te­ces a car­go de la em­pre­sa de even­tos del co­ci­ne­ro Nan­do Ju­bany y, co­mo en to­da ce­le­bra­ción que se pre­cie, co­pas a dis­cre­ción. De nue­vo se re­cor­dó al des­apa­re­ci­do Pa­co Ca­ma­ra­sa pe­ro más de un asis­ten­te echó a fal­tar que se reivin­di­ca­ra la me­mo­ria de González Le­des­ma, el pri­mer ga­lar­do­na­do en 2007 y úni­co es­pa­ñol en el lis­ta­do de pre­mia­dos. Pe­ro pa­ra eso es­tá el ca­ri­ño­sí­si­mo Lo­ren­zo Sil­va, pa­ra apun­tar­le a la viu­da que el nom­bre de su ma­ri­do es­tu­vo pre­sen­te en la rue­da de pren­sa y que, pa­ra to­dos los aman­tes de la no­ve­la, sin co­lo­res que val­gan, González Le­des­ma es igual a men­tor. Me­nos mal que en­tre los asis­ten­tes no ha­bía nin­gún fa­mi­liar de Burt Rey­nolds: el ac­tor aca­ba­ba de fa­lle­cer y na­die se acor­dó de él. Pe­ro es que el Pre­mio RBA es de no­ve­la.

Joe King Oli­ver era un ho­nes­to po­li­cía has­ta que meó fue­ra del ties­to. Su co­no­ci­da de­bi­li­dad fal­di­lle­ra era su ta­lón de Aqui­les y fue apro­ve­cha­da por sus enemi­gos, que lo tu­vie­ron muy fá­cil pa­ra ten­der­le una tram­pa. Re­cién sa­li­do de la cár­cel, en don­de se apren­de de to­do me­nos jus­ti­cia, vuel­ve a la li­ber­tad sin mu­jer, con una repu­tación más que du­do­sa y con la úni­ca com­pa­ñía de su hi­ja ado­les­cen­te. Con­ver­ti­do en un de­sen­ga­ña­do de­tec­ti­ve pri­va­do, aco­me­te­rá dos gran­des ca­sos: el su­yo pro­pio, ave­ri­guar quie­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de su caí­da, y sal­var de la pe­na ca­pi­tal a un pe­rio­dis­ta de ra­za ne­gra acu­sa­do de aba­tir a ti­ros a dos po­li­cías. Ai­res clá­si­cos pa­ra una no­ve­la ne­gra pla­ga­da de realismo so­cial, iniqui­dad y de­sen­can­to. At­mos­fe­ra de jazz, el nom­bre del pro­ta­go­nis­ta rin­de tri­bu­to al maes­tro de Louis Arms­trong, pa­ra una tra­ma en la que el ge­nial trom­pe­tis­ta se hu­bie­ra sen­ti­do a gus­to. Arms­trong, ade­más de mu­je­rie­go y una de las ca­be­zas más vi­si­bles en con­tra de la se­gre­ga­ción ra­cial, tam­bién era es­pe­cia­lis­ta en me­ter la pa­ta.

An­to­nio Lo­zano, di­rec­tor de la co­lec­ción se­rie ne­gra, Lo­ren­zo Sil­va es­cri­tor y miem­bro del ju­ra­do; el lau­rea­do Wal­ter Mosley, el in­tér­pre­te Jon de Erraz­ti y Lui­sa Gu­tié­rrez,directora edi­to­rial de RBA Li­bros.

La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na Ada Co­lau ha­ce en­tre­ga a Wal­ter Mosley an­te el pre­si­den­te del gru­po RBA Ri­car­do Ro­dri­go.

TRAI­CIÓNWal­ter Mosley RBA tra­duc­ción de Eduar­doIriarte, 315 pp., 19 €PRE­MIO RBA NO­VE­LA PO­LI­CÍA­CA 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.