REN­TRÉE ILUS­TRA­DA

Em­pie­za el nue­vo cur­so edi­to­rial y con él lle­gan las es­pe­ra­das no­ve­da­des en el gé­ne­ro del có­mic y el li­bro ilus­tra­do.

Que leer - - Actualidad - RAQUEL MO­RA­LE­JA

El oto­ño nos trae una vez más al­gu­nas de las gran­des apues­tas de las edi­to­ria­les en es­ta rec­ta fi­nal del 2018. Gran­des se­llos y ca­sas in­de­pen­dien­tes con­ti­núan con su apues­ta por el li­bro ilus­tra­do que, ya sea un hí­bri­do en­tre gé­ne­ros o una ma­ne­ra de ha­cer más “atrac­ti­va” la li­te­ra­tu­ra, ca­da vez es más fre­cuen­te en las es­tan­te­rías de las li­bre­rías. Vea­mos qué nos trae es­ta ren­trée.

La edi­to­rial ma­dri­le­ña Nór­di­ca, una de las más pro­lí­fi­cas y ex­qui­si­tas en cuan­to a li­bro ilus­tra­do se tra­ta –es­te 2018 han vuel­to a ha­cer­se con va­rios pues­tos en el pal­ma­rés del Pre­mio Na­cio­nal al Li­bro Me­jor Edi­ta­do-, vuel­ve a com­bi­nar es­te oto­ño nue­vas edi­cio­nes de au­to­res clá­si­cos con ju­go­sas apues­tas. A fi­na­les de sep­tiem­bre lle­ga a nues­tras li­bre­rías Pre­fe­ri­ría ser ama­da, una co­lec­ción de poe­mas de Emily Dic­kin­son acom­pa­ña­do de las de­li­ca­das ilus­tra­cio­nes de Elia Mer­vi. Es­te li­bro es l se­gun­da in­cur­sión de Nór­di­ca en la poe­sía de Dic­kin­son y abor­da tex­tos de tono más in­ti­mis­ta, cartas y poe­mas es­cri­tos al dor­so de al­gu­nos so­bres. Dic­kin­son fue te­jien­do un ti­po de épi­ca ba­sa­da en la glo­ria de lo pe­que­ño, el mis­te­rio de lo co­ti­diano, la universalidad de lo do­més­ti­co y de lo pri­va­do, la in- su­pe­ra­ble in­com­pren­si­bi­li­dad de lo in­me­dia­to. Las co­sas esen­cia­les de la vi­da su­ce­den a dia­rio y nun­ca en­ten­de­re­mos que to­do se re­pi­ta, que ha­ya ci­clos y re­no­va­ción y que en el fon­do to­do, tan­to lo cer­cano co­mo lo re­mo­to, per­ma­nez­ca in­tac­to an­te las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de ojos que lo sa­ben es­cru­tar, que siem­pre han si­do po­cos, ya que se di­ría que hay que ha­ber na­ci­do con un don es­pe­cial pa­ra sa­ber ver y de­cir las co­sas evi­den­tes.

El se­llo Ca­pi­tán Swing, que nu­tre nues­tras es­tan­te­rías con al­gu­nos de los en­sa­yos con­tem­po­rá­neos más in­tere­san­tes y trans­gre­so­res que se pue­den en­con­trar en el mer­ca­do, nos ofre­ce tam­bién un par de no­ve­da­des ilus­tra­das a las que me­re­ce mu­cho la pe­na echar­les un ojo. El pri­me­ro es De aquí a la eter­ni­dad, es­cri­to por Caitlin Doughty e ilus­tra­do por Lan­dis Blair. Es­ta vuel­ta al mun­do ana­li­za có­mo las dis­tin­tas cul­tu­ras se en­fren­tan a la muer­te. En una zo­na ru­ral de In­do­ne­sia, ve a un hom­bre lim­piar y ves­tir el cuer­po mo­mi­ca­do de su abue­lo, que per­ma­ne­ce en la ca­sa de la fa­mi­lia du­ran­te dos años. En La Paz, se en­cuen­tra con las «ña­ti­tas bo­li­via­nas» (crá­neos hu­ma­nos que fu­man ci­ga­rri­llos y otor­gan de­seos), y en To­kio se en­cuen­tra con la ce­re­mo­nia ja­po­ne­sa de kot­sua­ge, en la que los fa­mi­lia­res usan pa­li­llos pa­ra ex­traer los hue­sos de sus se­res que­ri­dos de las ce­ni­zas de la cremación. Con cu­rio­si­dad ili­mi­ta­da y hu­mor ne­gro, Doughty in­ves­ti­ga la his­to­ria fu­ne­ra­ria del mun­do y exa­mi­na di­ver­sas tra­di­cio­nes, des­de el Día de Muer­tos de Mé­xi­co has­ta el en­tie­rro del cie­lo de Zo­roas­tro, que nos ayu­dan a ver nues­tras cos­tum­bres mor­tuo­rias ba­jo una nue­va luz. Ex­qui­si­ta­men­te ilus­tra­do por Lan­dis Blair, es una aven­tu­ra ha­cia lo mór­bi­do y des­co­no­ci­do, una his­to­ria so­bre las mu­chas for­mas fas­ci­nan­tes en que la gen­te de to­do el mun­do ha en­fren­ta­do el desafío hu­mano de la mor­ta­li­dad.

El otro tí­tu­lo es obra de Da­niel Whi­te­son (tex­to) y Jor­ge Cham (di­bu­jo). No te­ne­mos ni idea es uno de esos li­bros de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre los in­sol­da­bles mis­te­rios del cos­mos que tan­to nos gus­tan. Con sus po­pu­la­res in­fo­gra­fías, di­bu­jos ani­ma­dos e inusual­men­te en­tre­te­ni­das y lú­ci­das ex­pli­ca­cio­nes so­bre cien­cia, nos brin­dan las me­jo­res res­pues­tas dis­po­ni­bles pa­ra mu­chas pre­gun­tas que aún des­con­cier­tan a los cien­tí­fi­cos: ¿por qué el uni­ver­so tie­ne un lí­mi­te de ve­lo­ci­dad?, ¿por qué no to­dos es­ta­mos he­chos de an­ti­ma­te­ria?, ¿qué (o quién) es­tá ata­can­do la Tie­rra con par­tí­cu­las di­mi­nu­tas y sú­pe­rrá­pi­das?, ¿qué es la ma­te­ria os­cu­ra y por qué nos si­gue ig­no­ran­do? El uni­ver­so es­tá lleno de co­sas ra­ras que no pa­re­cen te­ner sen­ti­do, pe­ro Cham y Whi­te­son pro­po­nen la idea de que las pre­gun­tas que no po­de­mos res­pon­der son tan in­tere­san­tes co­mo aque­llas pa­ra las que si te­ne­mos res­pues­ta.

Pa­ra los aman­tes de la as­tro­no­mía, re­co­men­da­mos otro li­bro que es una au­tén­ti­ca jo­ya. Pla­ne­ta­rium, es­cri­to por el as­tró­no­mo Ra­man Prin­ja e ilus­tra­do por Chris Wor­mell (au­tor de la ya mí­ti­ca por­ta­da de H de Hal­cón), es la nue­va in­cor­po­ra­ción a la co­lec­ción de gran for­ma­to Vi­si­ta nues­tro mu­seo de la edi­to­rial Im­pe­di­men­ta. Des­pués de atra­ve­sar si­glos de his­to­ria y aden­trar­nos en los reinos ani­mal y ve­ge­tal, aban­do­na­mos la Tie­rra pa­ra via­jar por nues­tro Sis­te­ma So­lar y más allá. Es­te li­bro de di­men­sio­nes cof­fe ta­ble y ex­qui­si­ta edi­ción es to­do un lu­jo pa­ra los afi­cio­na­dos a la li­te­ra­tu­ra as­tro­nó­mi­ca que ade­más se­pan dis­fru­tar de las cua­li­da­des es­té­ti­cas de un buen li­bro.

La edi­to­rial Sa­la­man­dra, en su se­llo Grap­hic, nos trae el có­mic Ve­rax. Se tra­ta del el re­sul­ta­do de una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el pe­rio­dis­ta Pra­tap Chat­ter­jee, quien, mien­tras in­for­ma­ba so­bre las nu­me­ro­sas víc­ti­mas ci­vi­les de los ata­ques con dro­nes en Pa­kis­tán y en Ye­men, em­pe­zó a sos­pe­char de la po­si­ble re­la­ción en­tre és­tas y el uso por par­te de Es­ta­dos Uni­dos de una vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca ma­si­va e in­dis­cri­mi­na­da. Jun­to con el di­bu­jan­te Kha­lil, se pro­pu­so in­ves­ti­gar esa co­ne­xión e in­da­gar en los en­tre­si­jos de las cor­po­ra­cio­nes que ven­den pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia y de las agen­cias mi­li­ta­res y de in­te­li­gen­cia que los com­pran. Vi­bran­te, cau­ti­va­do­ra y re­ve­la­do­ra, Ve­rax des­en­tra­ña un te­ma muy com­ple­jo que nun­ca ha­bía si­do tan ur­gen­te co­mo aho­ra y lo po­ne al al­can­ce

de to­dos. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de un gran re­por­ta­je grá­fi­co que nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre la ame­na­za que es­tos po­ten­tes sis­te­mas po­drían su­po­ner si es­tu­vie­ran en ma­nos de un agen­te in­de­pen­dien­te y co­rrup­to o de un lí­der irra­cio­nal y ven­ga­ti­vo.

El se­llo Lun­werg aca­ba de ofre­cer­nos We can be he­roes de Ro­ber­ta Ma­rre­ro, el pri­mer gran ma­ni­fies­to pop que re­vin­di­ca el pa­pel del co­lec­ti­vo LGTBQ+ en la cul­tu­ra de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das. El mun­do no es so­lo he­te­ro y blan­co. Es ne­gro, asiá­ti­co, hin­dú, gay, lés­bi­co, trans, in­ter­se­xual, bi­se­xual, ri­co, com­ple­jo, ma­ra­vi­llo­so, te­rri­ble…, hu­mano. Un ma­ni­fes­to que nos des­cu­bre la con­tri­bu­ción del co­lec­ti­vo LGTBQ+ al mun­do de la cul­tu­ra de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das: un mo­vi­mien­to com­ple­jo y van­guar­dis­ta cu­ya hue­lla en nues­tra his­to­ria co­lec­ti­va se ha man­te­ni­do ocul­ta du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Un li­bro que ape­la al or­gu­llo de ser uno mis­mo y que reivin­di­ca una so­cie­dad di­ver­sa, plu­ral e au­tén­ti­ca­men­te igua­li­ta­ria, más allá de las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro.

Y si­guien­do con la te­má­ti­ca LGTBQ+, el se­llo Re­ser­voir Books nos trae en sep­tiem­bre Lo in­dis­pen­sa­ble de Unas les­bia­nas de cui­da­do, de la gran au­to­ra de có­mics Ali­son Bech­del. La ver­da­de­ra Bi­blia del có­mic lés­bi­co un­der­gound. Una se­lec­ción de las reivin­di­ca­ti­vas y di­ver­ti­das vi­ñe­tas que Ali­son Bech­del pu­bli­có en dis­tin­ta pren­sa gay y lés­bi­ca de Es­ta­dos Uni­dos des­de los años 80 has­ta 2008. A lo lar­go de más de tres dé­ca­das, el pio­ne­ro Unas les­bia­nas de cui­da­do ha si­do pu­bli­ca­do en vo­lú­me­nes pre­mia­dos, en re­vis­tas al­ter­na­ti­vas y tra­du­ci­do a nu­me­ro­sos idio­mas. Fi­nal­men­te es­te vo­lu­men reúne «una ri­ca, di­ver­ti­da, pro­fun­da e irre­sis­ti­ble» ( Pu­blis­hers Weekly) se­lec­ción de los on­ce vo­lú­me­nes ori­gi­na­les. Ade­más, in­clu­ye se­sen­ta ti­ras iné­di­tas en for­ma­to li­bro. El li­bro es una suer­te de in­ge­nio­so cu­le­brón -Bech­del lo ca­li­fi­ca co­mo una mez­cla de co­lum­na de opi­nión y no­ve­la vic­to­ria­na se­ria­li­za­da- so­bre las vi­das, los amo­res y las vi­ci­si­tu­des ideo­ló­gi­cas de un gru­po de per­so­na­jes, la ma­yo­ría les­bia­nas, que vi­ven en una ciu­dad ame­ri­ca­na que bien po­dría ser Min­nea­po­lis.

Uno de los nom­bres más con­so­li­da­dos del pa­no­ra­ma na­cio­nal es el de la ca­ta­la­na Pau­la Bo­net, a quien mu­chos con­si­de­ran la pun­ta de lan­za de una nue­va, am­plia y mag­ní­fi­ca ge­ne­ra­ción de ilus­tra­do­ras es­pa­ño­las. Bo­net pu­bli­ca es­te oto­ño su li­bro más ín­ti­mo y va­lien­te: Roe­do­res. Cuer­po de em­ba­ra­za­da sin em­brión (Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se). Tras su­frir la du­ra ex­pe­rien­cia del abor­to por cau­sas

na­tu­ra­les, la ar­tis­ta de­ci­dió po­ner imá­ge­nes y pa­la­bras a su do­lor, un do­lor co­mún a mu­chas mu­je­res y del que, co­mo tan­tas otras co­sas en lo que res­pec­ta al cuer­po fe­me­nino, ape­nas se ha­bla. Roe­do­res es­tá com­pues­to por el dia­rio que Bo­net le es­cri­bió a su hi­ja no na­ci­da du­ran­te los pri­me­ros me­ses de em­ba­ra­zo y un ani­ma­la­rio de pe­que­ños roe­do­res que es­pe­ra, ilu­sio­na­da, po­der re­ga­lar­le al­gún día. Sin dra­ma­tis­mos y con su­ti­le­za y es­ti­lo, la ar­tis­ta se acer­ca a la au­sen­cia de las no ma­dres.

Otro nom­bre bien co­no­ci­do de la ilus­tra­ción es­pa­ño­la es el de Al­fon­so Ca­sas. Des­pués de éxi­tos co­mo Se(nti)men­tal y la mag­ní­fi­ca El fi­nal de to­dos los agos­tos, re­gre­sa es­te oto­ño con un acer­ca­mien­to bio­grá­fi­co a la me­jor es­tre­lla del pop, Fred­die Mer­cury. Fred­die Mer­cury. Una bio­gra­fía (Pla­ne­ta có­mic) lle­ga de la mano del es­treno de Bohe­mian Rhap­sody el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre. Ca­da ca­pí­tu­lo de es­te li­bro es en reali­dad una sec­ción de aquel gran éxi­to que fue Queen, co­mo si su vi­da y su can­ción más fa­mo­sa dis­cu­rrie­ran en pa­ra­le­lo. Por­que si al­go se pue­de de­cir de Fred­die Mer­cury y de su Bohe­mian Rhap­sody es que am­bos se sa­lie­ron de lo es­ta­ble­ci­do pa­ra en­con­trar su pro­pio ca­mino.

Pa­ra es­tre­llas San­ti Bal­mes, el co­no­ci­dí­si­mo can­tan­te de Lo­ve of Les­bian que pu­bli­ca es­te oto­ño su pri­me­ra no­ve­la con Pla­ne­ta. El ham­bre in­vi­si­ble es­tá ilus­tra­da por el tam­bién ar­chi­co­no­ci­do ilus­tra­dor Ser­gio Mo­ra. A par­tir de un ac­ci­den­te en un con­cier­to, Ro­mán Spi­ne­lli, alias Equi­li­bris­ta, lle­ga a la con­clu­sión de que su vi­da de­be re­plan­tear­se por com­ple­to. La caí­da no ha si­do úni­ca­men­te fí­si­ca, sino que sim­bo­li­za un ac­ci­den­te mu­cho más pro­fun­do y abar­ca to­dos los ám- bi­tos de su vi­da. Es­te es el pun­to de par­ti­da de un li­bro en el que el pro­ta­go­nis­ta de­be­rá em­pren­der un via­je ha­cia las pro­fun­di­da­des de sí mis­mo, una ciu­dad in­te­rior lla­ma­da Bru­ma, ha­bi­ta­da por al­ter egos de la más di­ver­sa ín­do­le, a me­nu­do con­tra­dic­to­rios y to­dos ellos ex­tre­mos.

So­bre per­so­na­jes no­ta­bles tam­bién tra­ta uno de los pró­xi­mos lan­za­mien­tos de Nór­di­ca. Quién, qué, cuán­do. Los cóm­pli­ces ol­vi­da­dos por la his­to­ria, de Ju­lia Roth­man, Jenny Vol­vos­ki y Matt La­mot­he, es un com­pen­dio de los nom­bres a la som­bra de las gran­des es­tre­llas de la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne, la mú­si­ca, el ar­te… Es­po­sas, ayu­dan­tes, her­ma­nos, co­le­gas, edi­to­res… Sin ellos, al­gu­nas de las me­jo­res obras de ar­te de la his­to­ria ja­más hu­bie­sen exis­ti­do. ¿Qué hu­bie­ra si­do de Na­bo­kov, que na­da sa­bía ha­cer —ni freír un hue­vo ni con­du­cir— sin su Vé­ra? ¿Y de Char­les Bu­kows­ki sin su edi­tor John Mar­tin? «Un com­pen­dio, ma­ra­vi­llo­sa­men­te ilus­tra­do, de los com­pin­ches más fas­ci­nan­tes y en gran par­te des­co­no­ci­dos de la his­to­ria», en pa­la­bras de En­ter­tain­ment Weekly.

Es­te oto­ño, la edi­to­rial ma­dri­le­ña tam­bién nos trae Pre­fe­ri­ría ser ama­da, una pe­que­ña y ex­qui­si­ta co­lec­ción de poe­sías, cartas y, por pri­me­ra vez en cas­te­llano, los En­ve­lo­pe poems de Emily Dic­kin­son, pe­que­ños poe­mas es­cri­tos en los so­bres y már­ge­nes, qui­zás co­mo adorno, qui­zás mu­cho más, de las mi­si­vas que en­via­ba. To­do ello acom­pa­ña­do por las de­li­ca­das ilus­tra­cio­nes de Elia Mer­vi.

En una lí­nea to­tal­men­te opues­ta, más pop, trans­gre­so­ra, di­ver­ti­da y ca­ñe­ra, pue­de que es­te sea uno de los me­jo­res có­mics de la tem­po­ra­da. Me­jor di­cho, man­ga. Obs­ce­ni­dad, que a Es­pa­ña ha lle­ga­do de la mano del se­llo As­ti­be­rri, en una his­to­ria de in­jus­ti­cia y cen­su­ra en cla­ve de hu­mor. ¿Qué cen­su­ra? La del cuer­po fe­me­nino. En con­cre­to, los ge­ni­ta­les que aún no es­ta­mos se­gu­ras de có­mo nom­brar sin son­ro­jar­nos. En 2014 la ar­tis­ta Ro­ku­de­nas­hi­ko fue arres­ta­da en su ca­sa por ha­ber in­frin­gi­do la ley ja­po­ne­sa re­la­ti­va a la obs­ce­ni­dad: ha­bía pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de crowd­fun­ding pa­ra rea­li­zar una im­pre­sión 3D de su vul­va des­ti­na­da a fa­bri­car un ka­yak con la for­ma de su pro­pio se­xo, y vio que de re­pen­te se en­fren­ta­ba a dos años de cár­cel y 20.000 dó­la­res de mul­ta. En vez de dis­cul­par­se y re­ti­rar su obra, co­mo es­pe­ra­ban que hi­cie­ra, de­ci­de lu­char por su li­ber­tad de ex­pre­sión, de­mos­trar que se tra­ta de un ca­so de cen­su­ra y de re­pre­sión se­xual, y pu­bli­ca un man­ga so­bre su en­car­ce­la­ción en el que re­fle­xio­na so­bre la con­tra­dic­to­ria per­cep­ción del se­xo fe­me­nino en la so­cie­dad ja­po­ne­sa, so­cie­dad que, por otro la­do, ce­le­bra anual­men­te un fes­ti­val en el que se ve­ne­ra y ce­le­bra el pe­ne mas­cu­lino.

Mu­je­res que desafia­ron la tra­di­ción, por suer­te, hay mu­chas. Tam­bién la li­te­ra­ria. Qué me­jor for­ma de ren­dir­les ho­me­na­je que jun­tán­do­las en un pre­cio­so li­bro ilus­tra­do que re­co­ge sus vi­das y obras más icó­ni­cas y, ade­más, en­sal­zar­las ba­jo el po­de­ro­so bri­llo de una pa­la­bra in­jus­ta­men­te de­nos­ta­da que nun­ca de­bió de sig­ni­fi­car otra co­sa más que po­de­ro­sa y sa­bia. Por su­pues­to, me re­fie­ro a la pa­la­bra «bru­ja». Bru­jas li­te­ra­rias (Mar­tí­nez Ro­ca) de Tai­sia Ki­tais­kaia y Katy Ho­ran, ha­bla de 30 es­cri­to­ras que con­ju­ra­ron la ma­gia de la li­te­ra­tu­ra. Al­gu­nas tan co­no­ci­das co­mo Vir­gi­nia Woolf, To­ni Mo­rri­son, An­ge­la Car­ter, Shir­ley Jack­son, Emily Dic­kin­son, y otros nom­bres me­nos pu­bli­ca­dos en nues­tro país co­mo Ja­mai­ca Kin­caid, Ei­leen Chang o Les­lie Mar­mon Sil­ko. Bru­jas li­te­ra­rias es una reivindicación y ce­le­bra­ción de las mu­je­res es­cri­to­ras que a lo lar­go de la his­to­ria han si­do ig­no­ra­das y re­cha­za­das, tal y co­mo se hi­zo con las bru­jas. Así, las au­to­ras han que­ri­do dig­ni­fi­car el tér­mino bru­ja usán­do­lo pa­ra des­cri­bir el ta­len­to de es­cri­to­ras ex­cep­cio­na­les que han si­do ade­más sím­bo­lo de fuer­za, sa­bi­du­ría y po­der.

Por úl­ti­mo, a me­nu­do nos to­pa­mos con li­bros ilus­tra­dos in­fan­ti­les que son un au­tén­ti­co de­lei­te pa­ra los adul­tos. Tal es el ca­so de dos tí­tu­los del gru­po Con­tex­to: El li­bro de la tris­te­za de Ga­briel Ebens­per­ger (Sex­to Pi­so), un co­lo­ri­do y be­llo li­bro que nos en­se­ña que, en oca­sio­nes, la tris­te­za pue­de ser el ca­mino pa­ra al­can­zar la ale­gría de co­sas me­jo­res; y Mary, que es­cri­bió Fran­kens­tein de Lin­da Bai­ley ilus­tra­do por Jú­lia Sar­dà (Im­pe­di­men­ta), un pri­mer acer­ca­mien­to pa­ra que los más pe­que­ños co­noz­can a la crea­do­ra de la cria­tu­ra crea­da por el hom­bre más tris­te de to­dos los tiem­pos.

Co­mo lo pro­me­ti­do es deu­da, yo de­bo sal­dar la que con­tra­je con vo­so­tros, que­ri­dos lec­to­res, en mi sec­ción del nú­me­ro de sep­tiem­bre. Ha­bía que­da­do que me fal­ta­ba ter­mi­nar de leer el úl­ti­mo li­bro del es­cri­tor sui­zo Joël Dic

ker, La des­apa­ri­ción de Step­ha­nie Mai­ler. Y les de­cía que la im­pre­sión que me es­ta­ba de­jan­do era que la no­ve­la es­ta­ba lle­na de tru­cos pa­ra atra­par al lec­tor (co­sa por otra par­te na­da ex­tra­ña, tra­tán­do­se de una no­ve­la de in­tri­ga), pe­ro tal vez de­ma­sia­dos pa­ra mi gus­to. Bueno, la no­ve­la la ter­mi­né con mu­chas ga­nas de lle­gar a su fi­nal. Nun­ca de­jo una no­ve­la de in­tri­ga o th­ri­ller sin ter­mi­nar. Soy un lo­co de los fi­na­les, se tra­te de El gran Gatzby, Le­jos del mun

da­nal rui­do, (tal vez las dos no­ve­las con los me­jo­res fi­na­les en la his­to­ria uni­ver­sal de la no­ve­la en oc­ci­den­te) o El

lar­go adiós, pa­ra mí, la me­jor no­ve­la ne­gra que leí. Pa­ra re­su­mir, ¿la re­co­men­da­ría? Va­le la pe­na leer­la, y si yo fue­ra di­rec­tor de una es­cue­la de es­cri­tu­ra la pon­dría de lec­tu­ra obli­ga­da. Pa­ra apren­der a cons­truir una tra­ma al bor­de de lo inex­tri­ca­ble y có­mo se pue­de in­crus­tar en un re­la­to de gé­ne­ro una his­to­ria que pa­re­ce pues­ta con cal­za­dor (la de los ex­tra­va­gan­tes abue­los de uno de los de­tec­ti­ves), pe­ro que de­mues­tra lo ex­ce­len­te es­cri­tor que es Joël Dic­ker. Pa­so a otro li­bro de gé­ne­ro que leí es­te mes. Se tra­ta de la úl­ti­ma no­ve­la de John Gris­ham, El ca­so

de Fitz­ge­rald (Pla­za & Ja­nés). Con­fie­so que no ha­bía leí­do na­da de es­te au­tén­ti­co bes­tse­ller. Pe­lí­cu­las so­bre no­ve­las su­yas, creo que las vi ca­si to­das, y to­das di­ri­gi­das siem­pre por di­rec­to­res de pos­tín. No ha­ce mu­cho, le­yen­do las sa­ba­ti­nas co­lum­nas del ami­go Ser­gio Vi­la-San­juán en el su­ple­men­to cul­tu­ral de La Van­guar­dia, me en­te­ro de la no­ve­la de Gris­ham. La de­ja tan bien que me pon­go a leer­la in­me­dia­ta­men­te. Es­ta no­ve­la tam­bién la re­co­mien­do pa­ra los ta­lle­res de es­cri­tu­ra: En­se­ña có­mo se pue­de es­cri­bir un bes­tse­ller de ca­li­dad, dán­do­se in­clu­so el lu­jo de in­tro­du­cir

los con­cep­tos de no­ve­la li­te­ra­ria y no­ve­la po­pu­lar y ex­pli­can­do có­mo se vi­ve es­ta di­co­to­mía en­tre las cla­se li­te­ra­ria nor­te­ame­ri­ca­na. La in­tri­ga tra­ta del ro­bo de los ma­nus­cri­tos de Fran­cis Scott Fitz­ge­rald por una ban­da de la­dro­nes es­pe­cia­li­za­dos en es­ta ca­te­go­ría de fe­cho­rías. Gris­ham sa­le ai­ro­so en su pro­pó­si­to de com­bi­nar en­tre­te­ni­mien­to y re­pre­sen­ta­ción ca­si tea­tral de un ti­po de tribu li­te­ra­ria muy es­pe­cí­fi­ca en los Es­ta­dos Uni­dos.

Co­mo soy un fan in­fa­ti­ga­ble de la mú­si­ca de Mo­zart, me pu­se a leer en­se­gui­da y de un ti­rón Mo­zart en el um­bral de su

ple­ni­tud. Al ser­vi­cio del em­pe­ra­dor (1788-1791) (Acan­ti­la­do), del mu­si­có­lo­go ale­mán Ch­ris­toph Wolff. Es­te lu­mi­no­so en­sa­yo so­bre el mú­si­co de Salz­bur­go se de­tie­ne en los úl­ti­mos tres años de vi­da de Mo­zart. Y en esos años ocu­rren co­sas que mu­chas ve­ces las bio­gra­fías que leí no des­ta­can, cuan­do di­rec­ta­men­te las elu­den. Me re­fie­ro al em­pe­ra­dor

Jo­sé II, gra­cias al cual Mo­zart pu­do con­tar con un suel­do fi­jo, de­ján­do­le mu­cho tiem­po pa­ra su obra. La otra cues­tión que se ob­via es la gue­rra que el em­pe­ra­dor de­ci­de ini­ciar con el im­pe­rio Oto­mano. Es­ta va­ció las ar­cas pú­bli­cas y eso re­dun­dó en per­jui­cio del mis­mo Mo­zart, que no pu­do con­tar con to­do el di­ne­ro que el em­pe­ra­dor es­ta­ba dis­pues­to a in­ver­tir en ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y mu­si­cal de su im­pe­rio. Tam­po­co es ba­la­dí la co­ne­xión Mo­zart-Bach que el pro­fe­sor Wolff es­ta­ble­ce. Po­cas ve­ces, muy po­cas, vi ex­pues­ta es­ta re­fe­ren­cia ca­si ca­pi­tal en la mú­si­ca de Mo­zart, co­mo en la pos­te­rior has­ta lle­gar a Beet­ho­ven y

Schu­bert, so­bre to­do en sus obras de cá­ma­ra.

No quie­ro des­pe­dir­me sin ci­tar una pe­que­ña obra maes­tra. Me re­fie­ro a Ca­ra de pan, de la es­cri­to­ra ma­dri­le­ña Sa­ra

Me­sa (Anagra­ma). Tra­to de ave­ri­guar có­mo pu­do es­ta au­to­ra lo­grar se­me­jan­te mi­la­gro en­tre for­ma, tra­ma y te­ma. Y esa es­cri­tu­ra sin se­ñas de iden­ti­dad en Es­pa­ña, co­mo si hu­bie­ra sa­li­do de la na­da más im­pre­de­ci­ble. Has­ta el mes que vie­ne, que­ri­dos lec­to­res, Dios me­dian­te.

Nun­ca de­jo una no­ve­la de in­tri­ga o th­ri­ller sin ter­mi­nar. Soy un lo­co de los fi­na­les, se tra­te de El gran Gatzby, Le­jos del mun­da

nal rui­do, (tal vez las dos no­ve­las con los me­jo­res fi­na­les en la his­to­ria uni­ver­sal de la no­ve­la en oc­ci­den­te) o El lar­go adiós, pa­ra

mí, la me­jor no­ve­la ne­gra que leí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.