LA EN­TRE­VIS­TA CO­MO ES­PE­JO

Que leer - - Mesa De Recepción - Ra­fael Ruiz Ple­gue­zue­los

En­tre­vis­tas bre­ves o lar­gas. Li­ge­ras o pro­fun­das. Pre­gun­tas dis­cre­tas o in­dis­cre­tas. Con po­lí­ti­ca o sin po­lí­ti­ca. No se­ré yo quien des­cu­bra que hay to­do un ar­te en rea­li­zar la en­tre­vis­ta per­fec­ta al es­cri­tor, so­bre to­do si ade­más se con­si­gue sa­tis­fa­cer a las tres par­tes en jue­go: el es­cri­tor, los lec­to­res y el en­tre­vis­ta­dor.

La cla­ve de es­te ar­te de la en­tre­vis­ta ra­di­ca en adi­vi­nar qué bus­ca ver­da­de­ra­men­te el lec­tor en las res­pues­tas de un es­cri­tor. Po­dría for­mu­lar­se una pre­gun­ta ma­yor al res­pec­to, acer­ca de qué es­tán dis­pues­tos a res­pon­der la ma­yor par­te de los es­cri­to­res, pe­ro qui­zá se nos es­ca­pe de fi­lo­só­fi­ca o su res­pues­ta se di­lu­ya en la in­men­sa di­fe­ren­cia en­tre las per­so­na­li­da­des de unos y otros.

Ce­la es­cri­bió que el pe­rio­dis­mo y la li­te­ra­tu­ra son lo mis­mo, y que la úni­ca di­fe­ren­cia ra­di­ca en el tiem­po que ca­da una de ellas ma­ne­ja. El pe­rio­dis­mo siem­pre tie­ne pri­sa y la bue­na li­te­ra­tu­ra no. Qui­zá por eso en­tre­vis­tar a es­cri­to­res sea tan di­fí­cil, por­que en el fon­do se tie­ne la sos­pe­cha de que la en­tre­vis­ta es un ar­te que se con­tem­pla a sí mis­mo, co­mo si uno qui­sie­ra ob­te­ner res­pues­tas de la ima­gen que un es­pe­jo le de­vuel­ve. Cé­sar González Ruano, siem­pre ex­ce­si­vo e hi­per­bó­li­co, nos di­jo que la en­tre­vis­ta es una ne­ce­si­dad al ser­vi­cio de la va­ni­dad. Hay es­cri­to­res muy va­ni­do­sos, qué du­da ca­be, que uti­li­zan ca­da pre­gun­ta co­mo tram­po­lín de su ego. Pe­ro ahí es­tá la pe­ri­cia del buen pe­rio­dis­ta pa­ra pre­gun­tar a con­tra­pié, im­pi­dien­do que el glo­bo de va­ni­dad del es­cri­tor suba.

Lo que real­men­te nos gus­ta co­mo lec­to­res es que la en­tre­vis­ta con el es­cri­tor ra­ti­fi­que la ima­gen que te­ne­mos de su li­te­ra­tu­ra. De­sea­mos las mis­mas res­pues­tas que si con­tes­ta­se uno de los per­so­na­jes de sus no­ve­las. Igual nos su­ce­de con la bio­gra­fía de los au­to­res, que uno es­pe­ra que sea una ex­ten­sión de su obra. Poe de­be ser os­cu­ro y ator­men­ta­do, tal y co­mo son sus li­bros. Bau­de­lai­re li­ber­tino, Fra­nçoi­se Sa­gan re­bel­de, Syl­via Plath hi­per­sen­si­ble y ori­gi­nal y Jack Ke­rouac de lo más co­ol.

Co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, lo peor que le pue­de pa­sar a un li­te­ra­to en una en­tre­vis­ta es con­tes­tar al­go que el lec­tor no an­ti­ci­pe des­de la lec­tu­ra de su obra, por­que en­ton­ces nos sen­ti­mos trai­cio­na­dos por la res­pues­ta. La más­ca­ra de au­tor cae y el ar­ti­fi­cio que­da al des­cu­bier­to, co­mo cuan­do en una se­rie de te­le­vi­sión un mi­cro se cue­la por des­cui­do en la pan­ta­lla y des­cu­bri­mos con en­fa­do que no es­ta­mos real­men­te en el sa­lón de los pro­ta­go­nis­tas sino en un es­tu­dio de gra­ba­ción.

Lo de pre­gun­tar por la vi­da pri­va­da sí que es un asun­to de­ba­ti­ble y es­pi­no­so, pues re­sul­ta im­po­si­ble evi­tar que los lec­to­res sin­ta­mos un de­seo irre­fre­na­ble por sa­ber qué ha­cen los es­cri­to­res cuan­do no

Ra­fael Ruiz Ple­gue­zue­los (Gra­na­da, 1974) es es­cri­tor y dra­ma­tur­go. Doc­tor en Fi­lo­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Co­lum­nis­ta ha­bi­tual en me­dios cul­tu­ra­les. Su úl­ti­mo li­bro es La Bo­te­lla

de Bu­kows­ki, (Tem­pes­tas, 2016).

es­cri­ben, o qué pien­san so­bre un te­ma que nos preo­cu­pa. Al bueno de Ri­chard Ford le de­ben ha­ber pre­gun­ta­do cien­tos de ve­ces por qué de­ci­dió no te­ner hi­jos, al­go que es­ta­rán de acuer­do en que ja­más se le pre­gun­ta­ría si en lu­gar de uno de los me­jo­res no­ve­lis­tas del mun­do fue­ra un in­sig­ne ci­ru­jano o un ingeniero de repu­tación. Pe­ro es que los hi­jos (o la au­sen­cia de ellos) es­tán en su li­te­ra­tu­ra, tie­nen im­por­tan­cia en sus li­bros, y por eso se quie­re sa­ber más so­bre el te­ma. Igual ocu­rría a Fran­cis­co Um­bral con su or­fan­dad: no hu­bo en­tre­vis­ta a fon­do en la que no sur­gie­ra la fi­gu­ra del pa­dre que no co­no­ció en aque­lla in­fan­cia de­vas­ta­do­ra.

Ca­da en­tre­vis­ta a un au­tor es una opor­tu­ni­dad pa­ra in­cor­po­rar a los es­cri­to­res nues­tras gran­des du­das. Se­du­ci­dos por el po­der de su ar­te, les te­ne­mos por un orácu­lo in­fa­li­ble, y por eso les ha­ce­mos pre­gun­tas que so­bre­pa­san con mu­cho lo li­te­ra­rio. No hay es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano con­tem­po­rá­neo que no ha­ya si­do pre­gun­ta­do en ca­da en­tre­vis­ta por Trump, aun­que en sus li­bros la po­lí­ti­ca sen­ci­lla­men­te no exis­ta. No so­mos cons­cien­tes de que ese ge­nio de la es­cri­tu­ra pue­de ser un au­tén­ti­co inep­to en te­mas po­lí­ti­cos, y que ade­más tie­ne las mis­mas po­si­bi­li­da­des de ser un cré­du­lo es­tú­pi­do o un ra­bio­so fa­ná­ti­co que cual­quie­ra de no­so­tros. So­la­men­te de­be­ría in­tere­sar­nos su opi­nión so­bre fic­ción, o so­bre el es­ta­do de la cul­tu­ra a lo su­mo. Pe­ro ya se sa­be que lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra, lo que nos fas­ci­na de ella du­ran­te si­glos, es que en ella ca­be to­do, por­que es la su­ma or­de­na­da y pues­ta en le­tra de cuan­to so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.