UNA LEAL­TAD REAL. ME­MO­RIAS

Que leer - - Críticas - Jo­sé Án­gel Ló­pez

MANUEL PRA­DO Y CO­LÓN DE CAR­VA­JAL AL­MU­ZA­RA, 304 PP., 17,95 €

La fi­gu­ra del «fon­ta­ne­ro» ha es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te aso­cia­da al en­torno del po­der. Es una me­tá­fo­ra de la per­so­na que par­chea y blan­quea los nu­me­ro­sos agu­je­ros que apa­re­cen «en­tre bam­ba­li­nas» en la ges­tión dia­ria de las al­tas es­fe­ras pú­bli­cas. Son con­se­gui­do­res, ocul­ta­do­res, re­pa­ra­do­res y has­ta, en úl­ti­mo ex­tre­mo, pue­den aca­bar car­gan­do con res­pon­sa­bi­li­da­des aje­nas —in­clu­so pe­na­les— ape­lan­do es­toi­ca­men­te a un ex­tre­mo sen­ti­do de la éti­ca y del pa­trio­tis­mo. To­do es­to, evi­den­te­men­te, en su fa­ce­ta más ro­mán­ti­ca, ya que la his­to­ria ob­je­ti­va —si es que tal ti­po exis­tie­se— sue­le ser más cru­da y mu­cho me­nos be­né­vo­la con sus pro­ta­go­nis­tas. Las «irre­gu­la­ri­da­des» que sal­pi­can des­de ha­ce años a los ale­da­ños de la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, que han aca­ba­do con al­gún miem­bro de la fa­mi­lia po­lí­ti­ca en la cár­cel, no son al­go nue­vo.

En las pre­sen­tes me­mo­rias per­so­na­les, cu­yo au­tor sin du­da po­dría ha­ber­se au­to­ca­li­fi­ca­do co­mo el fon­ta­ne­ro de la Ca­sa Real, nos en­fren­ta­mos con al­guno de los epi­so­dios más im­por­tan­tes acon­te­ci­dos des­de an­tes de la muer­te del dic­ta­dor has­ta el año 2007, fil­tra­dos por el par­ti­cu­lar pris­ma de Co­lón de Car­va­jal. Fa­lle­ci­do a fi­na­les de 2009, en­tre­gó un año an­tes el tex­to ín­te­gro tal cual apa­re­ce pu­bli­ca­do en es­tos días. El ma­nus­cri­to es­tu­vo diez años guar­da­do por la edi­to­rial, has­ta que los res­pon­sa­bles de la mis­ma han con­si­de­ra­do que ha lle­ga­do el mo­men­to de que vea la luz. Des­de el pró­lo­go ha­ce una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: «Aun­que mu­chos se pre­gun­ta­rán lo que ten­drá que con­tar es­te ca­ra­du­ra de Ma­no­lo Pra­do, el aris­tó­cra­ta del la­tro­ci­nio al que tan bien se le han pa­ga­do los ser­vi­cios pres­ta­dos, so­bre to­do los ser­vi­cios del si­len­cio, que de al­gu­na ma­ne­ra pue­de que has­ta sean del to­do im­pa­ga­bles». Y aña­de más ade­lan­te: «No va a en­con­trar por aquí na­da que com­pro­me­ta al Pri­me­ro de los es­pa­ño­les». Ob­je­ti­vo que cum­ple a lo lar­go del li­bro, sin lu­gar a du­das. Es­truc­tu­ra­do en tres par­tes o eta­pas vi­ta­les, son la se­gun­da y ter­ce­ra las más in­tere­san­tes.

En la pri­me­ra abor­da su in­fan­cia y ju­ven­tud, lo que per­mi­te en­cua­drar al au­tor en un mun­do que pro­pi­cia­rá el con­tac­to con el fu­tu­ro rey Juan Car­los. Re­co­no­ce que nun­ca per­dió su co­ne­xión con el mun­do em­pre­sa­rial del que pro­ve­nía ni si­quie­ra cuan­do co­men­zó el desem­pe­ño de pres­ta­cio­nes al ser­vi­cio del mo­nar­ca, «aun­que siem­pre me he con­si­de­ra­do una es­pe­cie de out­si­der di­plo­má­ti­co». Ola­rra, Luís So­la­na, Enrique Mú­gi­ca y Manuel Fra­ga fue­ron al­gu­nos de los pri­me­ros con­tac­tos po­lí­ti­cos que es­ta­ble­ció en su nue­va eta­pa «pro­fe­sio­nal». Epi­so­dios co­mo La Mar­cha Ver­de, en­cuen­tros con el dic­ta­dor ru­mano Ceau­ces­cu o «el rey Sol» ( Va­lery Gis­card d’Es­taing), los con­tac­tos con los se­na­do­res de de­sig­na­ción real de los pri­me­ros tiem­pos —co­mo el inefa­ble Camilo Jo­sé Ce­la— y el se­cues­tro de su her­mano por par­te de ETA que­dan re­la­ta­dos en el li­bro.

Sin em­bar­go apa­re­cen na­rra­dos epi­so­dios más ju­go­sos, co­mo las ur­gen­cias por ha­cer­se la pri­me­ra fo­to con el nue­vo je­fe del Es­ta­do por par­te de los lí­de­res po­lí­ti­cos —ca­rre­ra que ga­nó Adol­fo Suá­rez al jo­ven Fe­li­pe G González—. ál El nue­vo ré­gi­men égi i in­cii pien­te afron­ta­ba nu­me­ro­sos desafíos y, pa­ra Co­lón de Car­va­jal, el pa­pel de Ara­bia Sau­dí fue fun­da­men­tal en dos as­pec­tos: el su­mi­nis­tro de pe­tró­leo y la fi­nan­cia­ción de los nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos: «Via­jé va­rias ve­ces a Riad —Suá­rez le con­fe­só que en Es­pa­ña ha­bía com­bus­ti­ble pa­ra me­nos de un mes— pa­ra dar de co­mer a los par­ti­dos y bus­car el an­sia­do pe­tró­leo». De esos lí­de­res po­lí­ti­cos de­ja en muy buen lu­gar a Jor­di Pu­jol —no sa­be­mos qué opi­nión ten­dría on­ce años des­pués de la es­cri­tu­ra del li­bro— y ha­bla de Sa­bino Fer­nán­dez. Se mues­tra muy du­ro con va­rios pe­rio­dis­tas ( Pe­dro J. Ra­mí­rez, y otros de su en­torno) es­pe­cial­men­te por to­do el «asun­to Kio» y los tres ca­pí­tu­los «De la Ro­sa con es­pi­nas » , que aca­bó con la cons­ta­ta­ción de un de­li­to eco­nó­mi­co y con el pro­pio Co­lón de Car­va­jal en la cár­cel. Hay mu­cho anec­do­ta­rio en torno a epi­so­dios co­mo el del 23-F, la Ex­po, Bar­ce­lo­na 92… que abun­dan en su pa­pel de cor­te­sano con­ven­ci­do, no so­lo juan­car­lis­ta, co­mo con­fir­ma el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al «Mun­do de So­fía».

Uno de los per­so­na­jes que peor pa­ra­do sa­le en el li­bro es el pe­rio­dis­ta

Jai­me Pe­ñain­fiel (así lla­ma­do por Co­lón), otro de los que ha es­ta­do en los ale­da­ños de la Cor­te. Siem­pre te­nía una fra­se que acom­pa­ña­ba sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas: «Val­go más por lo

Si­mon Leys (Bru­se­las, 1935-Can­be­rra, b 2014), ) pseu­dó­ni­mo dó i d de Pie­rre Pi Ryck­mans, es­tu­dió de­re­cho en Lo­vai­na, y len­gua, li­te­ra­tu­ra y ar­te chino en Tai­wán. A par­tir de 1970 re­si­dió en Aus­tra­lia, y allí es­cri­bió di­ver­sos en­sa­yos: Som­bras chi­nes­cas, Los tra­jes nue­vos del pre­si­den­te Mao, Geor­ge Or­well o el ho­rror de la po­lí­ti­ca, y fue au­tor de una edi­ción de las Ana­lec­tas de Con­fu­cio. Pe­ro un día sin­tió la ne­ce­si­dad de es­cri­bir una no­ve­la, y el re­sul­ta­do fue La muer­te de Na­po­león, en la que el exem­pe­ra­dor, que ha con­se­gui­do eva­dir­se de San­ta Elena, don­de le ha sus­ti­tui­do un do­ble, se tras­la­da a Fran­cia pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar el trono ha­cién­do­se pa­sar por un tal Eu­gè­ne Le­nor­mand.

Se­gún nos cuen­ta en el epí­lo­go de la re­edi­ción pu­bli­ca­da por Plon, Pa­rís, 2005, en­vió su ma­nus­cri­to, su­ce­si­va­men­te, «a más de diez edi­to­res di­fe­ren­tes: gran­des, pe­que­ños, fa­mo­sos, des­co­no­ci­dos, tra­di­cio­na­les, ori­gi­na­les, clá­si­cos, ex­cén­tri­cos, au­da­ces, con­ser­va­do­res… To­dos, sin que ca­llo que por lo que cuen­to». Creo que tras la lec­tu­ra del li­bro, pro­ba­ble­men­te, es­ta fra­se se­ría más ajus­ta­da a la fi­gu­ra de Co­lón de Car­va­jal. En cual­quier ca­so, la His­to­ria sue­le po- ner a ca­da cual en su si­tio: tan­to a los au­to­res de li­bros me­mo­rís­ti­cos co­mo a los per­so­na­jes que tran­si­tan por sus pá­gi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.