DA­NIEL FER­NÁN­DEZ

El edi­tor de­di­ca­do

Que leer - - Bestiario Editorial -

Li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca, di­plo­ma­do en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas Cul­tu­ra­les por Esa­de y Gra­dua­te School of Pu­blic Ad­mi­nis­tra­tion, de la NY Uni­ver­sity, el bar­ce­lo­nés Da­niel Fer­nán­dez (1961) ha desa­rro­lla­do siem­pre su an­da­du­ra pro­fe­sio­nal en el mun­do de la le­tra im­pre­sa; em­pe­zó di­ri­gien­do la re­vis­ta Sa­ber a me­dia­dos de los ochen­ta y lue­go L’Ave­nç en­tre 1987 y 1999.

Vo­raz lec­tor pre­coz, cuen­ta la le­yen­da que, cuen­to en mano, per­se­guía a cual­quier miem­bro de la fa­mi­lia pa­ra que se lo le­ye­ra. Gra­cias a ello, lle­gó a la guar­de­ría ha­bien­do apren­di­do a leer en ca­sa. A par­tir de ahí, se hi­zo fan de los te­beos, las his­to­rias ilus­tra­das de Bru­gue­ra y cuan­to ca­ye­ra en sus ma­nos. En­tre 1990 y 1993 fue di­rec­tor ge­ne­ral de la edi­to­rial Gri­jal­bo (aún no for­ma­ba par­te del con­glo­me­ra­do de Pen­guin Ran­dom Hou­se) y los dos años si­guien­te di­rec­tor li­te­ra­rio de Gri­jal­bo-Mon­da­do­ri (ya fu­sio­na­da con el gi­gan­te ita­liano). Ac­tual­men­te es edi­tor y ad­mi­nis­tra­dor de EDASHA y CAS­TA­LIA, dos se­llos más que con­so­li­da­dos.

Des­de 2014 pre­si­de la Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res de Es­pa­ña, y del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la In­ter­na­tio­nal Pu­blis­hers As­so­cia­tion (IPA). Re­pre­sen­ta al sec­tor edi­to­rial es­pa­ñol en la In­ter­na­tio­nal Pu­blis­hers As­so­cia­tion (IPA), ata­la­yas pri­vi­le­gia­das pa­ra es­tar al día de los vai­ve­nes del mer­ca­do edi­to­rial y de los ín­di­ces de lec­tu­ra. A su jui­cio, el prin­ci­pal mal de es­te país es que, a lo lar­go de los úl­ti­mos cua­ren­ta años, des­de la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, no se ha con­sen­sua­do una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va se­ria a lar­go pla­zo. Se pres­ta más aten­ción a los or­de­na­do­res y a las re­des so­cia­les y se ha ob­via­do la lec­tu­ra co­mo la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra en­fren­tar­nos al mun­do. Ello se tra­du­ce, por ejem­plo, en el du­do­so ho­nor de po­seer la ta­sa eu­ro­pea más al­ta de ciu­da­da­nos que ja­más en­tran en una li­bre­ría, de­jan­do apar­te mo­men­tos pun­tua­les co­mo la com­pra de los li­bros de tex­to.

A su jui­cio, los ma­les en­dé­mi­cos de la in­dus­tria edi­to­rial po­drían re­su­mir­se en el ex­ce­so de tí­tu­los anua­les y en la de­vo­lu­ción sin lí­mi­te que han con­ver­ti­do el mer­ca­do en la rue­da del háms­ter don­de los li­bros tie­nen una vi­da muy cor­ta. Por for­tu­na, en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano so­mos lí­de­res Si­gue en­tran­do en las li­bre­rías co­mo un ni­ño go­lo­so an­te un mon­tón de ten­ta­cio­nes. Va­lo­ra los sur­ti­dos ines­pe­ra­dos, la bue­na dis­po­si­ción y los ca­tá­lo­gos de fon­do. No ta­pa, co­mo ha­cen al­gu­nos co­le­gas, los li­bros de la com­pe­ten­cia, pues le pa­re­ce una gro­se­ría. Y sí, lee li­bros de la com­pe­ten­cia, pues no ve a los otros edi­to­res co­mo ri­va­les, sino co­mo co­le­gas en un mis­mo mun­do aun­que se ha­yan per­di­do las for­mas. Le lla­ma la aten­ción que con nues­tro en­torno no ha­ble­mos de li­bros y se le ha­ce di­fí­cil pen­sar en un mun­do sin li­bros, la cons­tan­te más evi­den­te de su vi­da (con per­mi­so de su mu­jer).

QL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.