En es­ta sec­ción se re­pro­du­cen las pri­me­ras pá­gi­nas de obras que hi­cie­ron his­to­ria, ya fue­ra por­que re­fle­ja­ron cer­te­ra­men­te la so­cie­dad de su épo­ca, por­que go­za­ron de éxi­to in­me­dia­to o por­que no fue­ron re­co­no­ci­das has­ta tiem­po des­pués.

Que leer - - Primeras Páginas -

En 1956, a los vein­tio­cho años, Car­los Ro­jas pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, De ba­rro y de es­pe­ran­za (Luis de Ca­ralt Edi­tor). En aque­llos años, los gran­des po­pes de nues­tra li­te­ra­tu­ra eran Camilo Jo­sé Ce­la, Mi­guel

De­li­bes y Jo­sé María Gi­ro­ne­lla, y en­tre los jó­ve­nes que pug­na­ban por ha­cer­se un lu­gar en el sol des­ta­ca­ban Ana María Ma­tu­te, Al­fon­so

Gros­so o Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio.

De ba­rro y de es­pe­ran­za tu­vo una aco­gi­da dis­cre­ta, pe­ro en­ca­si­lló a su au­tor co­mo un no­ve­lis­ta in­te­lec­tual, en la lí­nea de Al­dous Hux­ley, a quien se­gu­ra­men­te, en Es­pa­ña y en aque­llos años, muy po­cos ha­bían leí­do.

Car­los Ro­jas (Bar­ce­lo­na, 1928), ini­ció con es­ta obra una ful­gu­ran­te ca­rre­ra de es­cri­tor. En al­gu­na oca­sión ha con­fe­sa­do que en Es­pa­ña, país de gran­des en­vi­dias y ma­yo­res ol­vi­dos, se co­di­cia la obra pre­mia­da más que a la mu­jer aje­na, y se echa en sa­co ro­to la que no lo fue, co­mo si hu­bie­se na­ci­do muer­ta . Se­gu­ra­men­te ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa, por­que su tra­yec­to­ria es­tá ja­lo­na­da por la ob­ten­ción de los más im­por­tan­tes ga­lar­do­nes li­te­ra­rios que se otor­gan en nues­tro país: en 1958, el Pre­mio Ciu­dad de Bar­ce­lo­na por El ase­sino de Cé­sar; en 1968, el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra por Au­to de fe; en 1973, el Pre­mio Pla­ne­ta por Aza­ña; en 1977, el Pre­mio Ate­neo de Se­vi­lla por Me­mo­rias

iné­di­tas de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra; en 1979, el Pre­mio

Eu­ge­nio Na­dal por El in­ge­nio­so hidalgo Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca as­cien­de a los in­fier­nos, y en 1984 el Pre­mio Es­pe­jo de Es­pa­ña por El mun­do mí­ti­co y má­gi­co de Pi­cas­so.

Al mar­gen de su obra de fic­ción, Ro­jas, doc­tor en Fi­lo­so­fía y Le­tras, des­de muy jo­ven ejer­ció sus ta­reas co­mo ca­te­drá­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos, pri­me­ro en Flo­ri­da y des­pués en Atlan­ta (Emory Uni­ver­sity), don­de vi­ve la ma­yor par­te del año, y es au­tor de di­ver­sos en­sa­yos so­bre li­te­ra­tu­ra e his­to­ria y crí­ti­co de ar­te, y es muy po­si­ble que es­ta le­ja­nía fí­si­ca del ba­ru­llo del rue­do ibé­ri­co ha­ya do­ta­do a su mi­ra­da crí­ti­ca de una ma­yor per­cep­ción. En­tre sus li­bros so­bre nues­tro pa­sa-

do más re­cien­te des­ta­can Diá­lo­gos pa­ra otra Es­pa­ña (1966), Por qué per­di­mos la gue­rra (1970), Diez fi­gu­ras an­te la Gue­rra Ci­vil (1972), La Gue­rra

Ci­vil vis­ta por los exi­lia­dos (1975), Mo­men­tos es­te­la­res de la gue­rra de

Es­pa­ña (1996) y Los Bor­bo­nes des­tro

na­dos (1997).

En 2004 le fue otor­ga­do el Pre­mio a la Leal­tad Re­pu­bli­ca­na, por­que Car­los Ro­jas, des­de siem­pre, ha si­do un es­pa­ñol de­cen­te, co­mo lo fue­ron, tras el per­ju­rio de don

Al­fon­so XIII en sep­tiem­bre de 1923, al dar pa­so a la Dic­ta­du­ra mi­li­tar del ge­ne­ral Pri­mo de Ri­ve­ra, cuan­tos se afa­na­ron en re­cons­truir el Es­ta­do Na­cio­nal fren­te a la fan­tas­ma

go­ría de la Res­tau­ra­ción que de­nun­cia­ra Or­te­ga. Y tras la in­ten­to­na gol­pis­ta de 1936, en que las ar­mas se pro­pu­sie­ron aca­llar a las ur­nas, du­ran­te la gue­rra fra­tri­ci­da de Es­pa­ña el ejem­plo más al­to de es­pa­ñol de­cen­te fue, po­si­ble­men­te, don Mi­guel de Una­muno, que en el pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, el 12 de oc­tu­bre de 1936, tu­vo la dig­ni­dad de en­fren­tar­se a los ener­gú­me­nos que gri­ta­ban: ¡Mue­ra la in­te­li­gen­cia! ¡Vi­va la muer­te! . Don Mi­guel pro­fe­ti­zó: Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis. Ven­ce­réis por­que te­néis so­bra­da fuer­za bru­ta; pe­ro no con­ven­ce­réis, por­que con­ven­cer sig­ni­fi­ca per­sua­dir. Y pa­ra per­sua­dir ne­ce­si­táis al­go que os fal­ta: ra­zón y de­re­cho en la lu­cha. Me pa­re­ce inú­til pe­di­ros que pen­séis en Es­pa­ña . Car­los Ro­jas de­di­có al epi­so­dio, en 1995, uno de sus me­jo­res li­bros.

Edith Gross­man, que ha tra­du­ci­do al in­glés bue­na par­te de la obra no­ve­lís­ti­ca de Car­los Ro­jas, ha es­cri­to que es el más crea­ti­vo e ima­gi­na­ti­vo de la ge­ne­ra­ción de es­cri­to­res es­pa­ño­les de pos­gue­rra, y cier­ta­men­te uno de los no­ve­lis­tas ex­tra­or­di­na­rios del si­glo XX en cual­quier len­gua . Pe­ro to­do em­pe­zó con una obra ti­tu­la­da De ba­rro y de es­pe­ran­za, ha­ce aho­ra la frio­le­ra de más de se­sen­ta años, y cuan­do su au­tor aca­ba de cum­plir, en ple­ni­tud de fa­cul­ta­des men­ta­les, los no­ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.