MU­DAR MU DE PIEL

Que leer - - Críticas - Ángeles Ló­pez

MAR­COS MA GI­RALT TO­RREN­TE ANA ANAGRA­MA, 240 PP., 17,90 €

dos— do por los afec­tos. La exis­ten­cia, la ca­sua­li­dad, lid sus pro­pias de­ci­sio­nes o el de­ve­nir de la vi­da v con­si­guen ha­cer­les lle­gar al fi­nal de ca­da cad re­la­to de un mo­do dis­tin­to a co­mo lo em­pe­za­ron. em Aun­que la cul­pa, la mal­di­ta cul­pa ju­deo­cris­tia­na, per­si­ga sus pa­sos...

La au­sen­cia del pa­dre o la ma­dre, el per­dón, pe la des­leal­tad, la trai­ción, el des­tino, no el cla­sis­mo, el pa­so del tiem­po, la bús­que­da qu de la acep­ta­ción so­cial, la con­di­ción de hi­jo úni­co (re­cu­rren­te en la li­te­ra­tu­ra de Gi­ralt)... To­do ello es­tá com­pri­mi­do en es­te vo­lu­men. Los la­zos de san­gre y el mo­do de ha­cer­se o des­ha­cer­se de ellos son el eje cen­tral de su ver­bo. La fa­mi­lia, aque­llo que al­guien de­fi­nió co­mo la pri­me­ra cé­lu­la te­rro­ris­ta de la his­to­ria, la­te en es­tas pá­gi­nas. En al­gu­nos ca­sos se­rán sim­ples es­ca­ra­mu­zas, pe­ro en otras na­rra­cio­nes se pa­re­cen a ago­ta­do­ras cam­pa­ñas de ase­dio en las más du­ras trin­che­ras.

No son vi­das re­mo­tas ni ti­ti­lan­tes, sino exis­ten­cias co­rrien­tes co­mo la de cual­quier lec­tor. Ese es el pun­to en que ape­la, nos ape­la, de for­ma di­rec­ta: to­das las fa­mi­lias, por co­mu­nes que nos pa­rez­can, es­con­den ano­ma­lías. Des­cu­brir esas in­cohe­ren­cias es, en de­fi­ni­ti­va, el leit­mo­tiv de es­ta co­lec­ción de cuen­tos. En la pri­me­ra his­to­ria, Lu­cía, ha­bla con su her­mano so­bre «fa­mi­lias nor­ma­les» y ase­ve­ra con la so­ber­bia de la ado­les­cen­cia que «nin­gu­na lo es». En Abrir ven­ta­nas el pro­ta­go­nis­ta es un es­cri­tor —apa­re­ce­rán va­rios, a lo lar­go del vo­lu­men—, pe­ro so­bre to­do es un pa­dre que cría a su hi­ja sin ma­dre y tra­ta de no per­der­se en la evo­lu­ción de ni­ña a mu­jer y en Ren­di­jas, is­las, el na­rra­dor vi­ve una cer­ca­nía es­ca­sa con un pa­dre con el que «o atra­vie­sas las in­cer­ti­dum­bres de la vi­da, aun­que sea a cos­ta de ce­rrar los ojos, o te re­creas en el ma­les­tar. Pe­ro el da­ño aca­ba por sa­lir, tam­bién eso he apren­di­do». Pe­ro, sin lu­gar a du­das, el cuen­to más es­plen­do­ro­so es Mu­dar de piel, ver­da­de­ro pro­yec­to de no­ve­la, don­de se nos mues­tra a dos hi­jos vul­ne­ra­bles de un pa­dre in­ven­tor, con la ca­be­za en la es­tra­tos­fe­ra.

No sé si se me per­mi­ti­rá de­cir­lo, o al­gu­nos me cri­ti­ca­rán, pe­ro en oca­sio­nes, y so­lo de for­ma ex­cep­cio­nal, Gi­ralt To­rren­te me des­con­cier­ta del mis­mo mo­do que lo ha­ce el No­bel Ka­zuo Is­hi­gu­ro, en tan­to que in­co­mo­da, desa­cra­li­za, va más le­jos de la fe y de la mo­ral... de al­gu­na for­ma pró­xi­ma —sin ser­lo— a la co­rrien­te «con­cer­nis­ta», con fá­bu­las sin mo­ra­le­ja aun­que en un pre­sen­te y no en un fu­tu­ro... in­quie­tan­tes, siem­pre. Nos pre­sen­ta a sus pro­ta­go­nis­tas sin más, co­mo si es­tu­vie­ran lio­fi­li­za­dos has­ta que fue­ran res­ca­ta­dos de la tin­ta. Con su im­po­si­bi­li­dad pa­ra co­mu­ni­car­se, su so­le­dad, el pe­so abru­ma­dor del azar y los pro­ble­mas de iden­ti­dad siem­pre a la de­ri­va. El au­tor es un ge­nio, un va­lor en al­za, un es­cri­tor que nos en­se­ña lec­cio­nes va­lio­sas so­bre la per­cep­ción —sin su­bir­se a nin­gún púl­pi­to— con una me­mo­ra­ble fuer­za poé­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.