No­ti­cias, Efe­mé­ri­des, Li­bros ilus­tra­dos y más.

Que leer - - Contents -

La muer­te de In­ge Schönt­hal, Se­ño­ra de las Le­tras, en Mi­lán el pa­sa­do 20 de sep­tiem­bre,ti­ñó de lu­to las le­tras his­pano-ita­lia­nas. Hi­ja de un em­pre­sa­rio ju­dío que hu­yó de Ale­ma­nia des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cre­ció en su país na­tal, que aban­do­nó a los vein­ti­dós años, cuan­do, car­ga­da con su cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, em­bar­có rum­bo a Nue­va York. Em­pe­zó allí su ca­rre­ra co­mo fo­to­pe­rio­dis­ta de la mano de la bis­nie­ta de J. P. Mor­gan. Son años do­ra­dos de for­ma­ción y ju­ven­tud en am­bien­tes edi­to­ria­les, pe­rio­dís­ti­cos y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos: fo­to­gra­fía a gen­te co­mo He­ming­way, Gre­ta Gar­bo, Elsa Max­well, Eli­za Ka­zan, Pi­cas­so o Anna Mag­nan­ni.

Vuel­ve a Ale­ma­nia y em­pie­za a co­la­bo­rar en la re­vis­ta Film & Frau. En oc­tu­bre de 1958 co­no­ce en una fies­ta en la se­de del edi­tor Ro­wohlt, en Ham­bur­go, al edi­tor mi­la­nés Gian­gia­co­mo Fel­tri­ne­lli. Mi­llo­na­rio y re­vo­lu­cio­na­rio, Fel­tri­ne­lli aca­ba de pu­bli­car Doc­tor Zhi­va­go, de Boris Pas­ter­nak, y es­tá a pun­to de lan­zar al mer­ca­do El Ga­to­par­do, de Lam­pe­du­sa.

In­ge se tras­la­da a Mi­lán y se ca­san en Mé­xi­co en fe­bre­ro de 1959 (pa­ra él es el ter­cer ma- tri­mo­nio). La edi­to­rial Fel­tri­ne­lli em­pie­za a ser mun­dial­men­te co­no­ci­da y los bue­nos ofi­cios de In­ge co­mo re­la­cio­nes pú­bli­cas les acer­can a Henry Mi­ller, Ja­mes Bald­win, Art­hur Mi­ller y Ka­ren Bli­xen. In­clu­so se hos­pe­dan en ca­sa de Fi­del Cas­tro a pro­pó­si­to de una co­la­bo­ra­ción pa­ra una biografía del lí­der cu­bano. A par­tir de 1967, em­pie­za una épo­ca difícil, cuan­do las ideas po­lí­ti­cas de él, que for­ma­ba par­te de los Grup­pi di Azio­ne Par­ti­gia­na (GAP), le em­pu­jan a la clan­des­ti­ni­dad. In­ge que­da al man­do de la edi­to­rial y de su hi­jo Car­lo (1962). En 1972, Fel­tri­ne­lli mue­re al ma­ni­pu­lar una bom­ba e In­ge con­ti­núa con su la­bor edi­to­rial, que di­ri­ge con su ha­bi­tual en­tu­sias­mo y mano iz­quier­da, ro­dea­da de un fiel nú­cleo de co­la­bo­ra­do­res. Pu­bli­ca a au­to­res de éxi­to co­mo Sa­ra­ma­go, Pen­nac, Yos­hi­mo­to, Amos Oz, Ta­buc­chi, De Luca, Váz­quez Mon­tal­bán, Du­ras, Gor­di­mer, Les­sing, Allen­de... y lu­cha du­ra­men­te pa­ra con­so­li­dar la edi­to­rial; por otro la­do, apos­tó fuer­te por el pro­yec­to de Gian­gia­co­mo de con­ver­tir la red de li­bre­rías Fel­tri­ne­lli en cen­tros ci­vi­les de cul­tu­ra des­de la post­gue­rra. Fue­ron dé­ca­das de cri­sis eco­nó­mi­cas, de­sen­can­tos po­lí­ti­cos, con­cen­tra­cio­nes de gran­des gru­pos y vai­ve­nes de lec­to­res.

Des­de 2016, la edi­to­rial Ana­gra­ma —que to­mó su nom­bre del tí­tu­lo Sen­so e anagram­ma, de Gian­car­lo Mar­mo­ri, del ca­tá­lo­go de su her­mano ita­liano— for­ma par­te del ac­cio­na­ria­do de Fel­tri­ne­lli, a car­go de Car­lo.

Es com­pli­ca­do re­su­mir en po­co es­pa­cio la in­creí­ble la­bor de es­ta mu­jer, así que to­ma­re­mos unas pa­la­bras del pro­pio Jorge He­rral­de: Una In­ge cons­tan­te­men­te apa­sio­na­da, gran ami­ga de sus ami­gos (y por tan­to al­go ma­fio­sa, en el me­jor sen­ti­do), a los que en­vía re­ga­li­tos es­co­gi­dos o men­sa­jes es­cri­tos a mano con una le­tra que desafía a los gra­fó­lo­gos; pe­ro tam­bién es se­ve­ra e im­pla­ca­ble con aque­llos que han te­ni­do una con­duc­ta inapro­pia­da o des­leal con ella o con sus mu­chos ami­gos. In­ge no ol­vi­da ( La Van­guar­dia, 29 de sep­tiem­bre de 2018).

Co­mo ella mis­ma se­ña­la­ba, su hi­jo Car­lo era la men­te, yo el al­ma , aun­que a me­nu­do los ro­les se in­ter­cam­bia­ban.

DEP y gra­cias por tan­to, Sig­no­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.