Mi­croes­pa­ñol

Que leer - - Contents - Ra­fael Ruiz Ple­gue­zue­los

El pa­sa­do 4 de oc­tu­bre, Ig­na­cio Eche­va­rría pu­bli­ca­ba en El Cul­tu­ral un ar­tícu­lo lla­ma­do Ce­ro gra­dos cu­ya lec­tu­ra les re­co­mien­do. La tra­yec­to­ria de Eche­va­rría ofre­ce mu­chos pun­tos so­bre­sa­lien­tes, pe­ro el mé­ri­to que yo más le re­co­noz­co es el de ser uno de los po­cos crí­ti­cos li­te­ra­rios que se atre­ven a cues­tio­nar ese pa­pa­na­tis­mo cul­tu­ral del to­do va­le tan ex­ten­di­do en nues­tro país. En ese ar­tícu­lo com­par­tía con el lec­tor su preo­cu­pa­ción por el he­cho de que el cri­te­rio con el que se juz­gan los li­bros en Es­pa­ña sea ca­da vez me­nos exi­gen­te, re­ba­ján­do­se pro­gre­si­va­men­te la ca­li­dad de lo que se ce­le­bra co­mo ex­ce­len­te. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, cual­quier no­ve­la de vue­lo cor­to pue­de pre­sen­tar­se co­mo la obra del si­glo. Pa­ra de­fen­der su idea ofre­cía tí­tu­los y au­to­res, por­que es au­tor va­lien­te.

Eche­va­rría se re­fe­ría fun­da­men­tal­men­te la ca­li­dad li­te­ra­ria de los tex­tos, su an­da­mia­je y cons­truc­ción, sub­ra­yan­do la pe­na que le pro­du­cía que en es­tos tiem­pos de cri­te­rios la­sos co­lo­car una no­ve­la en zo­na de pres­ti­gio sa­lie­ra bas­tan­te ba­ra­to ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do. Des­de es­te Ni­do del cuer­vo celebro sus pa­la­bras y sus­cri­bo cuan­to di­ce, pe­ro me per­mi­to aña­dir un de­fec­to ge­ne­ral de nues­tro pa­no­ra­ma li­te­ra­rio cu­ya per­cep­ción me ha­ce su­frir des­de ha­ce tiem­po: la pro­gre­si­va sim­pli­fi­ca­ción de la len­gua em­plea­da en las no­ve­las de cir­cu­la­ción ma­si­va. Prue­ben a to­mar el li­bro más po­pu­lar de ha­ce diez, quin­ce años, y des­pués uno de los bes­tse­llers pa­trios de las úl­ti­mas tem­po­ra­das. No­ta­rán una den­si­dad de lé­xi­co ra­di­cal­men­te dis­tin­ta, y una pro­sa en la que el gus­to por el ver­bo bien en­gar­za­do y la bús­que­da del vo­ca­blo ajus­ta­do ape­nas se tra­ba­ja. Mu­chos de es­tos li­bros ca­carea­dos y mul­ti­pre­mia­dos es­tán es­cri­tos en un es­pa­ñol ji­ba­ri­za­do, de mo­do que Es­pa­ña an­da ca­mino de in­ven­tar la no­ve­la en mi­croes­pa­ñol, con do­ce­nas de es­cri­to­res de re­lum­brón y edi­to­ria­les de mu­cho por­te intentando ha­cer li­te­ra­tu­ra con tres mil pa­la­bras y la sin­ta­xis de Si­ri.

La ex­pli­ca­ción más sen­ci­lla pa­ra el fe­nó­meno es que es­tos no­ve­lis­tas y edi­to­res no tie­nen de­ma­sia­da con­fian­za en el vo­ca­bu­la­rio del per­so­nal. Na­die quie­re arries­gar­se a per­der lec­to­res, so­bre to­do aque­llos que pu­die­ran des­ani­mar­se por te­ner que acu­dir con fre­cuen­cia al dic­cio­na­rio. La cues­tión se ex­tien­de más allá del mun­do de la no­ve­la; to­men un pe­rió­di­co o un su­ple­men­to cul­tu­ral de ha­ce vein­te años y com­pro­ba­rán que he­mos re­du­ci­do no­ta­ble­men­te la va­rie­dad y pre­ci­sión del vo­ca­bu­la­rio en ac­ti­vo, y que las ex­pre­sio­nes-co­mo­dín se apo­de­ran del idio­ma.

A es­te achi­ca­mien­to del len­gua­je ayu­da no po­co un sis­te­ma edu­ca­ti­vo en el que la len­gua es­pa­ño­la es­tá sien­do re­le­ga­da a una

« obli­ga­ción » sin ilu­sión ni ri­gor aca­dé­mi­co al­guno, de mo­do que nues­tros es­tu­dian­tes, has­ta los bri­llan­tes, se ex­pre­san en esa suer­te de mi­croes­pa­ñol sin ma­ti­ces. Mu­chos pa­dres se lle­van las ma­nos a la ca­be­za si su hi­jo sa­ca me­nos de sie­te en in­glés, pen­san­do dón­de ha­brá ido el di­ne­ro de las aca­de­mias de idio­mas y los cam­pa­men­tos en Ir­lan­da. Pe­ro esos mis­mos es­tu­dian­tes se pa­san la se­cun­da­ria ob­te­nien­do cin­co en len­gua es­pa­ño­la o sus­pen­dien­do dul­ce­men­te,

Ra­fael Ruiz Ple­gue­zue­los (Gra­na­da, 1974) es es­cri­tor y dra­ma­tur­go. Doc­tor en Fi­lo­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Co­lum­nis­ta ha­bi­tual en me­dios cul­tu­ra­les. Su úl­ti­mo li­bro es La Bo­te­lla

de Bu­kows­ki, (Tem­pes­tas, 2016).

que es lo que se ha­ce aho­ra, y no pa­sa na­da. Ha­blen con un profesor de len­gua de 2º de Ba­chi­lle­ra­to, y pre­gún­ten­le por los pro­ble­mas que tie­nen los es­tu­dian­tes pa­ra en­ten­der a Ba­ro­ja. ¡Ba­ro­ja!

Pro­pon­go mi­croes­pa­ñol co­mo vo­ca­blo pa­ra de­sig­nar ese uso em­pe­que­ñe­ci­do de la len­gua, sin bri­llo ni pre­ci­sión, en el que la sin­ta­xis res­pe­ta las cua­tro re­glas y la or­to­gra­fía ape­nas lu­cha por so­bre­vi­vir. Los per­mi­sos re­cien­tes de la RAE res­pec­to de al­gu­nas pa­la­bras ayu­dan a es­te en­co­gi­mien­to pro­gre­si­vo, cuan­do se per­mi­ten al­ter­na­ti­vas que an­tes de­mos­tra­ban un des­co­no­ci­mien­to de la nor­ma (só­lo/so­lo, ó/o, que/qué, és­te/es­te). Es­tos con­sen­ti­mien­tos de man­ga an­cha y po­ca de­li­mi­ta­ción no ha­cen sino re­for­zar el ar­gu­men­to de que, en lu­gar de ca­mi­nar ha­cia una pro­fun­di­za­ción y uni­ver­sa­li­za­ción de es­ta len­gua de be­lle­za que es el es­pa­ñol, nos con­for­ma­mos con la ver­sión más ca­se­ra y sen­ci­lli­ta.

Tam­bién su­fro cuan­do nues­tros agen­tes de lo cul­tu­ral, en sus dis­cur­sos y de­cla­ra­cio­nes, sa­can pe­cho anun­cian­do con hi­pér­bo­le de fas­to que el es­pa­ñol es la se­gun­da len­gua del mun­do, con cua­tro­cien­tos mi­llo­nes de ha­blan­tes y no sé qué po­ten­cial eco­nó­mi­co. Eso, per­do­nen que me ría, es co­mo si yo me va­na­glo­ria­ra de lo bien que es­cri­be Cé­sar Ai­ra, un se­ñor a quien no de­bo na­da y que ni si­quie­ra co­noz­co. Por­que lo que ha he­cho Es­pa­ña con el cas­te­llano en los úl­ti­mos años es per­mi­tir un re­tro­ce­so de su co­no­ci­mien­to y go­zo en el te­rri­to­rio pro­pio, y ca­mi­nar a mar­cha for­za­da ha­cia una ver­sión po­bre del idio­ma de Cer­van­tes. El mi­la­gro de los mi­llo­nes de ha­blan­tes, no lo ol­vi­de­mos, se lo de­be­mos al con­ti­nen­te ame­ri­cano. No­so­tros es­ta­mos más en lo de crear un es­pa­ñol de an­dar por ca­sa y de­fen­der­lo en voz muy ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.