Sergio Vi­la-San­juán

No es­ta­mos obli­ga­dos a es­co­ger en­tre li­te­ra­tu­ra en ca­ta­lán y li­te­ra­tu­ra en cas­te­llano

Que leer - - Contents - EN­TRE­VIS­TA: M.B. FO­TO­GRA­FÍA: LISBETH SA­LAS.

El pe­rio­dis­ta bar­ce­lo­nés Sergio Vi­la-San­juán, de­cano de los pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les de es­te país, es­tu­dio­so del mun­do edi­to­rial, au­tor de va­rios li­bros y res­pon­sa­ble del su­ple­men­to Cul­tu­ra/s de La

Van­guar­dia pre­sen­ta Otra Ca­ta­lu­ña. Seis si­glos de cul­tu­ra ca­ta­la­na en cas­te­llano (Des­tino). Una obra en la que ha em­plea­do un mi­nu­cio­so e in­gen­te tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción pa­ra res­ca­tar a au­to­res ol­vi­da­dos y ofre­cer­nos un es­cla­re­ce­dor pa­no­ra­ma del mun­do de la cul­tu­ra ca­ta­la­na, nu­tri­da por dos

len­guas que a ve­ces pa­re­cen des­ti­na­das a dar­se la es­pal­da.

>

En la pre­sen­ta­ción de su li­bro, Eduar­do Men­do­za re­cor­dó que las len­guas son po­ro­sas, ma­lea­bles y se con­so­li­dan coin­ci­dien­do con épo­cas his­tó­ri­cas. Re­cor­dó tam­bién que en Eu­ro­pa hay po­cos paí­ses mo­no­lin­gües. ¿Por qué nos cues­ta tan­to acep­tar es­ta otra Ca­ta­lu­ña, la que tie­ne la in­men­sa suer­te de ser bi­lin­güe?

Es difícil sa­ber qué idio­ma se ha­bla­ba en el 1500 ó 1700, pe­ro sí co­no­ce­mos en qué len­guas se es­cri­bía y pu­bli­ca­ba. Has­ta el si­glo XIX, en Ca­ta­lu­ña se tra­ba­ja en tres len­guas: ca­ta­lán, cas­te­llano y la­tín. A par­tir del Re­na­ci­mien­to, ga­nan pe­so el cas­te­llano y el la­tín. En 1836 el obis­po Fé­lix To­rres i Amat re­co­ge un dic­cio­na­rio de au­to­res ca­ta­la­nes, e in­clu­ye tam­bién au­to­res en cas­te­llano, en la­tín, en otras len­guas e in­clu­so en he­bre­ro.

Di­ga­mos que has­ta el XIX se veía con cier­ta nor­ma­li­dad es­te plu­ri­lin­güis­mo de Ca­ta­lu­ña y la an­ti­gua Corona de Ara­gón. A par­tir del na­cio­na­lis­mo de cor­te ro­mán­ti­co se iden­ti­fi­ca na­ción con len­gua, por tan­to cul­tu­ra ca­ta­la­na sig­ni­fi­ca cul­tu­ra en ca­ta­lán, co­sa que me pa­re­ce que no res­pon­de a la reali­dad.

>

Es apa­sio­nan­te la evo­lu­ción de Bar­ce­lo­na co­mo ciu­dad de im­pren­tas y ta­lle­res, se­de de na­ci­mien­to de edi­to­res y edi­to­ria­les, ya des­de el si­glo XV, mu­cho an­tes de lo que se creía. Una épo­ca po­co co­no­ci­da.

El te­ma me ha­bía atraí­do siem­pre, tan­to por cu­rio­si­dad co­mo por tra­di­ción fa­mi­liar. Cuan­do me me­tí en se­rio a in­ves­ti­gar­lo, ha­ce unos diez años, vi que no exis­tía nin­gún ma­nual, so­lo en­con­tré una quin­ce­na de ar­tícu­los ex­ten­sos de Mi­quel dels Sants Oliver, pe­rio­dis­ta de

La Van­guar­dia, fe­cha­dos en 1910. ¡Na­da más des­de en­ton­ces! Y eso que ha ha­bi­do mu­chí­si­ma pro­duc­ción. Los in­ves­ti­ga­do­res han en­con­tra­do nu­me­ro­so ma­te­rial en dis­tin­tos ar­chi­vos, lo que me ha per­mi­ti­do ajus­tar el re­la­to.

>

¿Quién fue el pri­mer es­cri­tor ca­ta­lán en len­gua cas­te­lla­na?

En­ten­di­dos co­mo Martín de Ri­quer o Jordi Ru­bio con­si­de­ra­ban a Juan Bos­cán, pe­ro ti­ran­do de hi­los lle­gué has­ta cien años an­tes, a Enrique de Villena, úl­ti­mo des­cen­dien­te mas­cu­lino de la di­nas­tía de los con­des de Bar­ce­lo­na. Es un hom­bre que po­dría ha­ber si­do rey de la Corona de Ara­gón, pe­ro su abue­lo que­dó fue­ra de jue­go por el Com­pro­mi­so de Cas­pe. Es bi­lin­güe y em­pie­za a es­cri­bir en ca­ta­lán, pe­ro se pa­sa al cas­te­llano por­que cree que tie­ne más po­si­bi­li­da­des. Fue una per­so­na muy in­flu­yen­te en la vi­da li­te­ra­ria bar­ce­lo­ne­sa, di­rec­tor de cer­tá­me­nes co­mo los jue­gos de la Ga­ya Cien­cia.

>

Ha­brá si­do ta­rea ca­si de his­to­ria­dor...

A la ho­ra de es­cri­bir, me fui to­pan­do con mu­chos per­so­na­jes que ha­bían que­da­do fue­ra de jue­go: pa­ra los his­to­ria­do­res de la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na en ca­ta­lán, es­cri­ben en cas­te­llano; y pa­ra la li­te­ra­tu­ra en cas­te­llano, no tie­nen su­fi­cien­te pe­so. Me pa­re­cía in­tere­san­te res­ca­tar­los. Un per­so­na­je muy des­co­no­ci­do es Fran­cis­co de Mo­ner, poe­ta cor­te­sano, bi­lin­güe co­mo tan­ta gen­te de la cor­te. Es­tas éli­tes no te­nían pro­ble­ma en pa­sar de una len­gua a otra; en es­te ca­so, con la lle­ga­da de los Tras­tá­ma­ra, las éli­tes ca­ta­la­nas se cas­te­lla­ni­za­ron. La vi­da de Mo­ner es muy no­ve­les­ca: se enamo­ra de una se­ño­ra, se pe­lea con otro pre­ten-

dien­te, da con sus hue­sos en la cár­cel y, al sa­lir, se ha­ce mon­je. Es­cri­be unos poe­mas no­ta­bles y una no­ve­la ale­gó­ri­ca, Noche os­cu­ra del al­ma, de la que en­con­tré un ejem­plar del si­glo XIX en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya; des­de en­ton­ces, no ha vuel­to a ser re­edi­ta­da.

Es­toy re­cor­dan­do tam­bién a Joaquín de Se­tan­tí, au­tor de una se­rie de «cen­te­llas» (afo­ris­mos), pre­cur­sor de Gra­cián, re­des­cu­bier­to por un profesor uni­ver­si­ta­rio ma­dri­le­ño. Es un mi­li­tar y cor­te­sano cer­cano a las éli­tes, Tie­ne una es­cri­tu­ra muy agu­da, muy con­cep­tis­ta, na­da re­li­gio­sa, con una vi­sión muy in­tere­san­te del po­der.

Hay in­clu­so mu­je­res, co­mo Es­te­fa­nía Re­que­sens, que al­ter­na­ban la es­cri­tu­ra en ca­ta­lán y cas­te­llano con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad.

Sí. Mi te­sis es que no es­ta­mos obli­ga­dos a es­co­ger en­tre nin­gu­na de am­bas tra­di­cio­nes, las dos con­for­man la cul­tu­ra ca­ta­la­na, que no pue­de en­ten­der­se si eli­mi­nas una de ellas. El ca­so de es­ta mu­jer es muy ilus­tra­ti­vo: con su ma­dre se es­cri­be en ca­ta­lán, y con su hi­jo en cas­te­llano. Per­te­ne­cía a una de las fa­mi­lias ca­ta­la­nas más po­de­ro­sas de la épo­ca, se mar­chó a Cas­ti­lla con su ma­ri­do y aca­bó sien­do una es­pe­cie de tu­to­ra del fu­tu­ro Fe­li­pe

II, lo que no es­tá na­da mal.

Cu­rio­sa­men­te, la Re­nai­xe­nça da dis­tin­tas fi­gu­ras do­ble­men­te pa­trió­ti­cas, que se mue­ven en­tre la re­cu­pe­ra­ción de la Edad Me­dia ca­ta­la­na y la es­pa­ño­la.

Do­ble pa­trio­tis­mo es un tér­mino acu­ña­do por Jo­sep Ma­ria Fra­de­ra —un his­to­ria­dor que me gus­ta mu­cho—. La ge­ne­ra­ción de la pre-Re­nai­xe­nça es una ge­ne­ra­ción muy po­ten­te que aca­ba te­nien­do mu­cho pe­so, tan­to en Ca­ta­lu­ña co­mo en Es­pa­ña. El ca­so más cé­le­bre es el de Jaime Bal­mes: un ca­pe­llán con un ta­len­to y una ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo im- pre­sio­nan­tes, aun­que mue­re jo­ven por la tí­pi­ca ti­sis de los ro­mán­ti­cos, que es­cri­be al­re­de­dor de mil pá­gi­nas y es au­tor de va­rios bes­tse­llers de la épo­ca, co­mo El cri­te­rio, que en­se­ña a pen­sar con sen­ti­do. Es muy mo­de­ra­do, de­fi­ni­dor del ca­rác­ter ca­ta­lán ba­sa­do en el sen­ti­do co­mún, el seny. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, quie­re in­fluir en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, po­ner or­den en­tre car­lis­tas y li­be­ra­les, fun­da diarios en Ma­drid e in­ci­de en la po­lí­ti­ca; es un hom­bre que ejer­ce una fuer­te in­fluen­cia en Es­pa­ña.

Otro ejem­plo se­ría Pa­blo Pi­fe­rrer, un ro­mán­ti­co re­no­va­dor del mun­do cul­tu­ral es­pa­ñol. Po­ne en mar­cha el gran pro­yec­to Re­cuer­dos y bellezas de Es­pa­ña, que re­cons­tru­ye el mo­men­to de oro del pa­sa­do me­die­val ca­ta­lán.

En una épo­ca más cer­ca­na, Bar­to­lo­mé So­ler es muy crí­ti­co tan­to con Ca­ta­lu­ña co­mo con Es­pa­ña... Pe­lea­do con su fa­mi­lia, via­ja mu­cho y es­cri­be una exi­to­sa no­ve­la en cas­te­llano, am­bien­ta­da en el cam­po ca­ta­lán, Marcos Vi­lla­rís. Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil se que­da en la co­mar­ca del Va­llés, en Pa­lau de So­li­tà y Ple­ga­mans. Es un hom­bre de con­sen­so que, gra­cias a su pru­den­te ca­rác­ter, des­pués de la con­tien­da es nom­bra­do al­cal­de. El fran­quis­mo le tra­ta bien pe­ro en los años se­sen­ta cam­bian los gus­tos y pa­sa de mo­da. Al mo­rir, su ami­go Juan Ra­món Ma­so­li­ver se la­men­ta de que ha­ya muer­to en el os­tra­cis­mo.

Al­gu­nos per­so­na­jes que se apun­ta­ron al fran­quis­mo, lue­go que­da­ron re­du­ci­dos.

Sí, tan­to por el ol­vi­do na­cio­na­lis­ta co­mo por la des­me­mo­ria de la pro­pia vi­da li­te­ra­ria. Un au­tor que he re­leí­do es Julio Ma­ne­gat: un es­cri­tor cris­tiano de los años se­sen­ta, que es­cri­be no­ve­las muy bien cons­trui­das, pro­ta­go­ni­za­das por ta­xis­tas, pes­ca­do­res, don­de im­pe­ra la ética del tra­ba­jo y la en­tre­ga a la fa­mi­lia. Es la an­tí­te­sis del es­pí­ri­tu frí­vo­lo, lú­di­co y so­fis­ti­ca­do de la gau­che di­vi­ne.

Fernando Díaz-Pla­ja, que era muy di­ver­ti­do, triun­fó lo que no es­tá es­cri­to y el dra­ma­tur­go Jaime Sa­lom fue muy im­por­tan­te, in­clu­so a ni­vel in­ter­na­cio­nal y en el tea­tro ca­ta­lán... ha­ce más de trein­ta años que no re­pre­sen­tan sus obras. Es un si­len­cia­mien­to muy in­jus­to. ¿Por qué el TNC no re­cu­pe­ra es­ta tra­di­ción de tea­tro ca­ta­lán en cas­te­llano?

¿Có­mo cam­bia el pa­no­ra­ma a par­tir del 75?

Des­pués de la gue­rra, se ge­ne­ran muy bue­nos au­to­res: Car­los Ba­rral, Gil de Bied­ma, Ig­na­cio Agus­tí, Jo­sé María Gi­ro­ne­lla... En de­mo­cra­cia se de­ba­te so­bre la con­ti­nui­dad de es­ta ge­ne­ra­ción, y la res­pues­ta es sí. Ac­tual­men­te te­ne­mos a gen­te co­mo Men­do­za, Enrique Vi­la-Ma­tas, Car­los Ruiz Za­fón, Javier Cer­cas... es­cri­to­res bri­llan­tes, muy res­pe­ta­dos y re­co­no­ci­dos fue­ra de nues­tro país.

De­je­mos atrás el en­fo­que Pu­jol que, apar­te de ab­sur­do, es po­co ren­ta­ble. Asu­ma­mos es­ta ri­ca plu­ra­li­dad, su­me­mos, no res­te­mos .

¿Y los au­to­res en ca­ta­lán?

El fran­quis­mo lo ha­bía re­pri­mi­do de for­ma in­jus­ti­fi­ca­ble, re­du­cién­do­lo al ám­bi­to do­més­ti­co, y en los se­ten­ta y los ochen­ta, el apa­ra­to na­cio­na­lis­ta con­ver­gen­te lo con­so­li­da. Hay mu­cho con­sen­so en re­cu­pe­rar­lo co­mo len­gua de cul­tu­ra y edu­ca­ción, pe­ro creo que el pu­jo­lis­mo ye­rra en no pac­tar una po­lí­ti­ca cul­tu­ral con co­lec­ti­vos de au­to­res y edi­to­res en cas­te­llano. Des­de la con­se­lle­ría de cul­tu­ra se po­nen en mar­cha ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ins­ti­tut Ra­mon Llull, la Ins­ti­tu­ció de les Lle­tres Ca­ta­la­nes o los premios Na­cio­na­les de Cul­tu­ra, que no con­tem­plan la cul­tu­ra ca­ta­la­na en cas­te­llano. Una pos­tu­ra que ade­más ex­clu­ye la im­por­tan­te in­dus­tria cul­tu­ral en cas­te­llano, un ne­go­cio fun­da­men­tal des­de ha­ce si­glos. Man­tie­ne ade­más la idea erró­nea de que el ca­ta­lán pre­do­mi­na­ba, pe­ro no ocu­rría así en la edi­ción, la pren­sa o el tea­tro po­pu­lar, que eran bi­lin­gües. Es cier­to que, a par­tir de 1870 y has­ta el 39 el cata- lán au­men­ta su pre­sen­cia en el ám­bi­to cul­tu­ral (con Gui­me­rà, Car­ner, Se­ga­rra, Pla), pe­ro co­exis­te con una nu­me­ro­sa pro­duc­ción edi­to­rial y pe­rio­dís­ti­ca en cas­te­llano. Se ol­vi­da, por ejem­plo, que la cul­tu­ra anar­quis­ta, con sus ate­neos y sus es­cue­las, te­nía el cas­te­llano co­mo pri­me­ra len­gua. Es­to arran­ca con Pi i Mar­gall, re­pu­bli­cano, de iz­quier­das, dis­cí­pu­lo del crea­dor de la Es­cue­la Mo­der­na, Ferrer i Guar­dia. Sal­va­dor Se­guí, El noi del su­cre, es­cri­bió una no­ve­li­ta en cas­te­llano y Fe­de­ri­ca Mon­tseny, an­tes de de­di­car­se de lleno en la po­lí­ti­ca, es­cri­bió una se­rie de no­ve­las en cas­te­llano. To­do el ám­bi­to del anar­quis­mo no es ca­ta­la­nis­ta, sino in­ter­na­cio­na­lis­ta: mi­ran las na­cio­na­li­da­des des­de bas­tan­te dis­tan­cia­mien­to. Vol­vien­do a la muer­te de Fran­co, en esa épo­ca se im­po­ne la idea de que so­lo es es­cri­tor ca­ta­lán quien es­cri­be y pu­bli­ca en ca­ta­lán. Los otros que­dan fue­ra. Años más tar­de, Xa­vier Bru de Sa­la pu­bli­ca una pie­za en Avui en la que sos­tie­ne que las ma­ni­fes- ta­cio­nes cul­tu­ra­les ca­ta­la­nas en cas­te­llano no for­man par­te de la cul­tu­ra ca­ta­la­na, que son una ex­cep­cio­na­li­dad que un na­cio­na­lis­ta no pue­de per­mi­tir que se con­so­li­de.

Han pa­sa­do diez años de la Fe­ria de Frank­furt de 2007, cu­yo le­ma era Cul­tu­ra ca­ta­la­na sin­gu­lar i uni­ver­sal . ¿Có­mo lo ve con la pers­pec­ti­va que da una dé­ca­da?

Yo ha­bía cu­bier­to la fe­ria de Frank­furt du­ran­te una dé­ca­da y me pa­re­ció que po­día ser un buen tram­po­lín pa­ra la li­te­ra­tu­ra en ca­ta­lán. Es un es­ca­pa­ra­te óp­ti­mo pa­ra reivin­di­car li­te­ra­tu­ras me­nos co­no­ci­das co­mo el fla­men­co res­pec­to al ho­lan­dés, el ir­lan­dés res­pec­to al in­glés o la li­te­ra­tu­ra aus­tria­ca res­pec­to a la ale­ma­na. Lo su­ge­rí y se pu­so en mar­cha. De he­cho me en­car­ga­ron la par­te re­la­ti­va a la edi­ción en la exposición cen­tral. Hu­bo cier­ta po­lé­mi­ca por la ges­tión de Jo­sep Bar­ga­lló (ERC) que, a mi pa­re­cer, no tu­vo su­fi­cien­te mano iz­quier­da, pe­ro mi im­pre­sión glo­bal es po­si­ti­va.

¿Cree que pe­li­gra la ca­pi­ta­li­dad cul­tu­ral de Bar­ce­lo­na?

Bar­ce­lo­na es­tá muy asen­ta­da co­mo ciu­dad cul­tu­ral eu­ro­pea, con te­mas a me­jo­rar, por su­pues­to, pe­ro si­gue sien­do una po­ten­cia edi­to­rial en ca­ta­lán y pa­ra to­do el mun­do de ha­bla es­pa­ño­la a tra­vés de los gran­des gru­pos. Creo que am­bas tra­di­cio­nes son muy fuer­tes y ac­tual­men­te te­ne­mos a una se­rie de es­cri­to­res en ca­ta­lán muy po­ten­tes co­mo Jau­me Ca­bré, Quim Monzó, Al­bert Sán­chez-Piñol...

Soy par­ti­da­rio de re­for­mu­lar có­mo que­re­mos ex­pli­car la cul­tu­ra ca­ta­la­na y re­pre­sen­tar­la ins­ti­tu­cio­nal­men­te. De­je­mos atrás el en­fo­que Pu­jol que, apar­te de ab­sur­do, es po­co ren­ta­ble, Asu­ma­mos es­ta ri­ca plu­ra­li­dad, su­me­mos, no res­te­mos.

¿Pe­ro es po­si­ble des­po­li­ti­zar las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les, val­ga la re­dun­dan­cia? ¿Cuán­do se jo­dió el asun­to?

Je, je... es com­pli­ca­do. Aun­que la cul­tu­ra, efec­ti­va­men­te, es­tá po­li­ti­za­da, dia­lo­gue­mos pa­ra re­con­du­cir es­te asun­to. Du­ran­te los úl­ti­mos trein­ta o cua­ren­ta años, el PSC ha lle­va­do a ca­bo una po­lí­ti­ca más in­te­gra­do­ra, buscando pun­tos de en­cuen­tro en­tre las dos tra­di­cio­nes, en­ten­dien­do cul­tu­ra co­mo crea­ción y plu­ra­li­dad. Des­de el pu­jo­lis­mo, era una cons­truc­ción na­cio­nal.

Sin la re­pre­sión del fran­quis­mo, qui­zás no hu­bié­ra­mos lle­ga­do has­ta aquí, pe­ro qui­zás ha­bría que ol­vi­dar­se de los me­mo­ria­les de agra­vios, cree­mos pla­ta­for­mas de en­cuen­tro y pro­mo­ción. Han es­ca­sea­do los en­cuen­tros de am­bas cul­tu­ras. En el Año del Li­bro 2005 in­ten­ta­mos que coin­ci­die­ran y Bar­ce­lo­na es un lu­gar don­de con­flu­yen gra­cias a en­cuen­tros, fies­tas, co­la­bo­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les. El En­san­che es de Mon­tse­rrat Roig o Carmen La­fo­ret. Sa­rrià de J. V. Foix o del boom la­ti­noa­me­ri­cano.

De­jan­do apar­te las lec­tu­ras de tra­ba­jo, ¿qué lee Sergio Vi­la-San­juán en su tiem­po libre?

Ten­go tres pa­tas: los li­bros de his­to­ria narrativa, con re­la­to (soy his­to­ria­dor de for­ma­ción). Los clá­si­cos, por­que pien­so que en es­ta épo­ca tan di­gi­tal y ace­le­ra­da hay que vol­ver a ellos y ca­da cier­to tiem­po, me obli­go a re­leer a Sha­kes­pea­re, Goet­he, By­ron... Y, fi­nal­men­te, la no­ve­la po­li­cía­ca, de es­pías. Sí, es­te es mi tri­den­te.

Dí­ga­me al­gún li­bro que le hu­bie­ra gus­ta­do es­cri­bir.

Le voy a dar tres: El gran Meaul­nes, de Alain-Four­nier, má­gi­co y maravilloso, El gran Gatsby de F. Scott Fitz­ge­rald y Re­torno a Bri­des­head, de Evelyn Waugh.

¿Tie­ne ya en men­te su pró­xi­mo li­bro? Aho­ra es­toy con te­mas tea­tra­les. Es­cri­bí una obra, El club de la es­ca­le­ra, pu­bli­ca­da por Pla­ta­for­ma, un ale­ga­to an­ti­bull­ying y un ho­me­na­je a Enid Bly­ton. En di­ciem­bre, en la Fun­da­ción Ro­mea, ha­brá una lec­tu­ra de la se­gun­da: La agen­te, una es­pe­cie de Eva al des­nu­do del mun­do de las agen­tes. A ver qué tal fun­cio­na... Tam­bién es­toy tra­ba­jan­do en un vo­lu­men con mis tres no­ve­las, que cons­ti­tu­yen una pa­no­rá­mi­ca de la vi­da bar­ce­lo­ne­sa a lo lar­go de un si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.