EL BARQUITO CHIQUITITO

Que leer - - Críticas - ANTONIO TA­BUC­CHI ANA­GRA­MA, TRA­DUC­CIÓN DE CAR­LOS GUMPERI, 230 PP., 17,95 EU­ROS

Car­los Ba­rral, en su li­bro Cuan­do las ho­ras ve­lo­ces, se la­men­tó de que el po­der edi­to­rial, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, pa­só en Es­pa­ña, de­fi­ni­ti­va­men­te, a los di­rec­to­res co­mer­cia­les y ges­to­res abs­trac­tos. Y otro edi­tor, Mar­tí Martín, ex­pli­có en sus me­mo­rias que, con el tiem­po, el ideal de los di­rec­to­res co­mer­cia­les, y de los ges­to­res abs­trac­tos, se­rá gui­llo­ti­nar los li­bros an­tes in­clu­so de que se pon­gan a la ven­ta. Se su­po­ne que el triun­fo de los fa­bri­can­tes de li­bros so­bre los edi­to­res de li­bros, en el sen­ti­do an­glo­sa­jón del tér­mino, no es un fe­nó­meno pri­va­ti­vo de es­tos pa­gos; so­lo así se ex­pli­ca que una obra co­mo El barquito chiquitito, de Antonio Ta­buc­chi, pu­bli­ca­da en 1978, ha­ya es­ta­do tan­tos y tan­tos años des­ca­ta­lo­ga­da e in­jus­ta­men­te ol­vi­da­da en su país de ori­gen. Aho­ra Ana­gra­ma, que ha edi­ta­do en Es­pa­ña la ca­si to­ta­li­dad de su obra, la res­ca­ta pa­ra el pú­bli­co de ha­bla his­pa­na; en­ho­ra­bue­na.

Antonio Ta­buc­chi (Pisa, Ita­lia, 1943-Lisboa, 2012), con­si­de­ra­do co­mo el me­jor es­cri­tor ita­liano de su ge­ne­ra­ción, tie­ne una ex­ten­sa obra co­mo no­ve­lis­ta —Sos­tie­ne Pe­rei­ra fue lle­va­da al ci­ne con gran éxi­to— y re­ci­bió en vi­da nu­me­ro­sos premios y re­co­no­ci­mien­tos. El barquito chiquitito, la se­gun­da de sus obras des­pués de Piaz­za d’Ita­lia, es la cró­ni­ca de una fa­mi­lia, la del lla­ma­do Ca­pi­tán Sex­to, a par­tir de la ge­ne­ra­ción de los abue­los, con el te­lón de fon­do de la Ita­lia del si­glo xx, don­de el ré­gi­men fas­cis­ta im­pe­ra con su lar­ga som­bra más allá de su de­rro­ta mi­li­tar. Así, no es ex­tra­ño que un an­ti­guo es­cua­dris­ta, caí­do Mus­so­li­ni, mi­li­te en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, con gran éxi­to: «Y en esos años el di­ne­ro em­pe­zó otra vez a va­ler al­go, de mo­do que An­sel­mo Za­nar­de­lli, a quien no le fal­ta­ba ol­fa­to, em­pe­zó a ven­der, y lue­go a com­prar otra vez. Y des­pués a ven­der de nue­vo. De ma­ne­ra que le con­ce­die­ron el tí­tu­lo de Ca­ba­lle­ro de la Or­den al Mé­ri­to en el Tra­ba­jo» (p. 167). Al­gu­nos re­fra­nes, so­lo al­gu­nos, son cier­tos, co­mo el que pre­di­ca que en to­das par­tes cue­cen ha­bas: re­cor­de­mos que a Ma­rio Con­de, en tiem­pos, hu­bo Uni­ver­si­dad que lo pro­cla­mó doc­tor ho­no­ris cau­sa.

A dos de sus su­pues­tos hi­jos, el tal An­sel­mo Za­nar­de­lli les impondrá el nom­bre de Al­ci­de, y ahí es po­si­ble que un lec­tor que no co­noz­ca la his­to­ria re­cien­te de Ita­lia se pier­da al­gún de­ta­lle sig­ni­fi­ca­ti­vo —Al­ci­de era el nom­bre de pi­la del eterno ca­po de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, De Gas­pe­ri—. Pe­ro ello no importa de­ma­sia­do. Es­te es un li­bro muy be­llo, te­ñi­do de re­fle­xio­nes se­re­nas: «No se ha­ce uno adul­to has­ta que no se pien­sa en la in­fan­cia con nos­tal­gia, aun­que ha­ya si­do una in­fan­cia de pie­dras; en ese mo­men­to es­ta se nos apa­re­ce co­mo un plan­te per­di­do en el tiem­po, inal­can­za­ble y pre­sen­te aún, co­mo una fo­to­gra­fía que nos re­tra­ta pe­ro de la que he­mos sa­li­do irre­mi­si­ble­men­te; y nos da­mos cuen­ta de que ser adul­to es so­lo ha­ber des­apren­di­do a ser ni­ño» (p. 95). Y tam­bién: «El tiem­po pa­sa pa­ra los de­más, no pa­ra quien lo mi­ra des­de fue­ra y se sien­te in­mu­ne a él» (p. 177).

El li­bro con­tie­ne al­gu­nas imá­ge­nes fe­li­ces, co­mo cuan­do ha­bla de « la in­te­li­gen­cia de hor­mi­gón del in­ge­nie­ro cons­truc­tor», o de su «voz dipu­tades­ca», o cuan­do des­cri­be al ma­gis­tra­do que juz­ga al pro­ta­go­nis­ta, Ca­pi­tán Sex­to, mi­li­tan­te co­mu­nis­ta, por re­par­tir oc­ta­vi­llas con­si­de­ra­das sub­ver­si­vas: «Era im­po­si­ble de­cir si era un go­ri­la dis­fra­za­do de juez o un juez dis­fra­za­do de go­ri­la» (p. 213).

En la no­ta pre­via a la re­edi­ción de El barquito chiquitito, Ta­buc­chi es­cri­bió que no ha­bía vuel­to a leer­lo des­de que lo es­cri­bió, tan­tos años an­tes, y que una ex­pli­ca­ción po­dría ser que «son mu­chos los li­bros que aún no he­mos leí­do y pue­de pa­re­cer una pér­di­da de tiem­po re­leer uno que he­mos es­cri­to» (p. 9). Quien lea —o re­lea— es­ta pe­que­ña joya li­te­ra­ria nos pa­re­ce que no lo per­de­rá en ab­so­lu­to.

Profesor El­bo

Se su­po­ne que el triun­fo de los fa­bri­can­tes de li­bros so­bre los edi­to­res de li­bros, en el sen­ti­do an­glo­sa­jón del tér­mino, no es un fe­nó­meno pri­va­ti­vo de es­tos pa­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.