EL ADUL­TO

GILLIAN FLYNN RESERVOIR BOOKS, TRA­DUC­CIÓN DE ÓS­CAR PALMER, 80 PP., 14,90 €

Que leer - - Críticas - Raquel Moraleja

La es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Gillian Flynn se ha al­za­do con una po­si­ción que mu­chos, mu­chí­si­mos, que­rrían pa­ra sí mis­mos y que es real­men­te difícil de con­se­guir. Sus li­bros en­ca­be­zan las lis­tas de los más ven­di­dos y se con­vier­ten en exi­to­sas y ren­ta­bles adap­ta­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y aho­ra tam­bién en se­ries de te­le­vi­sión. Aun­que sus ci­fras y eti­que­tas de bes­tse­ller pue­dan pro­vo­car que al­gu­nas tuer­zan el mo­rro, hay al­go que es in­ne­ga­ble: Flynn es una es­cri­to­ra de

th­ri­ller muy bue­na, bri­llan­te, de gran ca­li­dad, que atra­pa tan­to a los lec­to­res de la es­tan­te­ría de no­ve­da­des co­mo a los más en­ten­di­dos del gé­ne­ro. Po­drá te­ner sus más y sus me­nos. Sus fa­llos y sus gi­ros es­pe­ra­dos. Co­mo to­dos. Aun así, es in­ne­ga­ble que sus his­to­rias son adic­ti­vas y su len­gua­je es pre­ci­so, ágil y mordaz.

Des­pués del enor­me éxi­to de Per­di­da que lle­vó a la pan­ta­lla

Da­vid Fin­cher, y de la re­cien­te adap­ta­ción por par­te de HBO de

He­ri­das abier­tas, pro­ta­go­ni­za­da por una so­ber­bia Amy Adams, a los lec­to­res es­pa­ño­les nos lle­ga una mues­tra más del ge­nio de Flynn. Se tra­ta de El adul­to, un re­la­to lar­go que, ori­gi­nal­men­te, for­mó par­te de una an­to­lo­gía de cuen­tos en­car­ga­da y su­per­vi­sa­da na­da más y na­da me­nos que por G. R. R. Mar­tin, la ca­be­za crea­do­ra de Jue­go de tronos. El se­llo en­car­ga­do de lan­zar a las

li­bre­rías es­te ape­te­ci­ble «li­bri- - to» —80 pá­gi­nas que se de­vo­ran n en una tar­de hú­me­da y fría—, , acer­ta­da­men­te ilus­tra­do por r Carmen Se­go­via en es­tri­den­tes s to­nos ama­ri­llos y ne­gros, es Reservoir Books, uno de los más atre­vi­dos del gi­gan­te Pen­guin Ran­dom Hou­se, y que en la úl­ti­ma tem­po­ra­da nos ofre­ció otras ma­ra­vi­llas co­mo el có­mic Lo que e

más me gus­ta son los mons­truos, de e Emil Fe­rris, ga­na­dor de va­rios premios Eis­ner, y re­cien­te­men­te ele­gi­do co­mo me­jor no­ve­la grá­fi­ca del año por el Gre­mio de Li­bre­ros de Ma­drid.

El adul­to su­po­ne otra vuelta de tuer­ca —per­mi­tid­me el jue­go de com­pa­ra­cio­nes li­te­ra­rias tan ob­vio— a ese pro­lí­fi­co sub­gé­ne­ro den­tro del te­rror que son las ca­sas em­bru­ja­das/en­can­ta­das. La tra­di­ción li­te­ra­ria es­tá pre­sen­te en el re­la­to de Flynn de for­ma abier­ta: la au­to­ra no alu­de a sus an­te­pa­sa­dos li­te­ra­rios, sino que los enun­cia de ma­ne­ra di­rec­ta. Ahí es­tán los in­flu­jos de Otra

vuelta de tuer­ca de Henry Ja­mes

y de La mal­di­ción de Hill Hou­se de Shir­ley Jack­son —re­cien­te­men­te adap­ta­da por Net­flix y de la que Mi­nús­cu­la pre­pa­ra una nue­va edi­ción—. Es­tá in­clu­so

Rebecca, de la maes­tra Daph­ne

du Mau­rier.

Es­ta nue­va his­to­ria de una ca­sa po­seí­da por al­go ex­tra­ño —y siem­pre su­po­ne­mos que ma­ligno—, por su­pues­to enor­me, vie­ja y de fa­cha­da gó­ti­ca, pe­ro mo­der­na­men­te re­for­ma­da en el in­te­rior, es­tá pro­ta­go­ni­za­da por to­da ma­dre her­mo­sa y tris­te, de­ses­pe­ra­da por las pre­sen­cias de su ca­sa; un hi­jo ex­tra­ño al que los su­su­rros y cru­ji­dos de la ma­de­ra pa­re­cen es­tar afec­tan­do de­ma­sia­do y otra mu­jer que lle­ga co­mo in­vi­ta­da, una «pro­fe­sio­nal» de lo pa­ra­nor­mal que en reali­dad es una avis­pa­da mu­jer que sue­ña con ser bi­blio­te­ca­ria y se de­di­ca a mas­tur­bar a los hom­bres en la par­te de atrás de una tien­da de ta­rot. Has­ta aquí, la tra­ma y los per­so­na­jes pue­den pa­re­cer muy pre­de­ci­bles, si­mi­la­res a ca­si to­das las his­to­rias de ca­sas em­bru­ja­das que he­mos leí­do o vis­to en una pan­ta­lla. Sin em­bar­go, ahí es­tá la mar­ca de la ca­sa Gillian Flynn: esas mi­gui­tas de pan que no has per­ci­bi­do, ese gi­ro im­po­si­ble que lo po­ne to­do pa­tas arri­ba, so­bre to­do tus pri­me­ras pre­dic­cio­nes. En con­clu­sión, una lec­tu­ra es­tu­pen­da —y una gran edi­ción— que pue­de ofre­ce­ros un gran dis­fru­te en las vís­pe­ras oto­ña­les de Ha­llo­ween.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.