YOY ES­TOY VIVO Y VO­SO­TROS ESTÁIS MUER­TOS

Que leer - - Novedades Editoriales -

Em­ma­nue­le E Ca­rrè­re Ana­gra­ma, A tra­duc­ción de Mar­ce­lo Tom­bet­ta, 376 pp., 21,90 €

Fa­bu­la­dor, F vi­sio­na­rio, ge­nio, pro­fe­ta, chi­fla­do, far­san­te, ilu­mi­na­do, psi­có­ti­co, ra­di­cal, dro­ga­dic­to, mís­ti­co, eso­té­ri­co, e pa­ra­noi­co... ¿Quién fue Phi­lip K. Dick?

De en­tra­da, uno de los es­cri­to­res de cien­cia fic­ción más in­no­va­do­res, am­bi­cio­sos y po­ten­tes de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Pe­ro no so­lo eso, por­que su in­fluen­cia se ex­tien­de mu­cho más allá del gé­ne­ro. Su re­le­van­cia li­te­ra­ria ra­di­ca en su ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­par al­gu­nos as­pec­tos in­quie­tan­tes del mun­do ac­tual y en la ex­plo­ra­ción de te­mas de gran ca­la­do: el con­trol de los in­di­vi­duos por par­te del po­der, las di­men­sio­nes al­ter­na­ti­vas, los lí­mi­tes de lo hu­mano, la po­ten­cia­ción sen­so­rial me­dian­te el uso de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas...

Y por otro la­do es­tá el Phi­lip K. Dick per­so­na y per­so­na­je: el ti­po que vi­vió la efer­ves­cen­cia con­tra­cul­tu­ral de Ca­li­for­nia, con­su­mió con fer­vor an­fe­ta­mi­nas y ex­pe­ri­men­tó con el LSD y otros alu­ci­nó­ge­nos, que se sen­tía es­pia­do por los ser­vi­cios secretos, oía vo­ces de pro­ce­den­cia des­co­no­ci­da, pa­só por cu­ras de des­in­to­xi­ca­ción y va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.