Juan Kruz Ige­ra­bi­de

PRE­MIO DE LI­TE­RA­TU­RA IN­FAN­TIL Y JU­VE­NIL 2018

Que leer - - La Lectura - QL

Es­te gui­puz­coano de Adu­na, na­ci­do en 1956, doc­tor en Fi­lo­lo­gía Vas­ca, se ha al­za­do con el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y ju­ve­nil con la obra Abe­ze­da­rio Ti­ti­ri­ja­rio, pu­bli­ca­da ori­gi­nal­men­te en eus­ke­ra ( Le­tren txot­xon­gi­loa) y tra­du­ci­da al cas­te­llano, ca­ta­lán y ga­lle­go por Cér­lit Edi­cio­nes.

Co­no­ce el ima­gi­na­rio in­fan­til a la per­fec­ción, ya que ejer­ció va­rios años co­mo profesor de pri­ma­ria y se­cun­da­ria al ini­cio de su an­da­du­ra pro­fe­sio­nal. Pos­te­rior­men­te fue di­rec­tor de la Cá­te­dra Mi­kel La­boa en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y ha ejer­ci­do de tra­duc­tor al eus­ke­ra de au­to­res co­mo Char­les Bau­de­lai­re, Mi­chè­le Ma­ri­neau, Al­fred de Mus­set, Mir­jam Press­ler, Gian­ni Ro­da­ri e In­ge Auer­ba­cher.

Es au­tor de poe­sía di­ri­gi­da a los más pe­que­ños, con obras co­mo Haur ko­ra­pi­loak ( Tra­ba­len­guas pa­ra ni­ños, 1997), Bo­toi bat be­za­la ( Co­mo un bo­tón, 1999), Min­tzo naiz isi­lik (2001), A tus ojos mi voz (La Galera, 2004), Mun­du­ko ibaien poe­mak (2004) y Poe­mas pa­ra los ríos del mun­do (2004). En cuan­to a la narrativa, des­ta­can las no­ve­las He­le­na eta arras­ti­ria ( He­le­na y el sol po­nien­te, 1999) y Bos­nia­ra nahi ( Vol­ver a Bos­nia, 2003), dos de sus no­ve­las ju­ve­ni­les más im­por­tan­tes. Con­si­de­ra que la fas­ci­na­ción que ejer­ce un buen cuen­to, ex­pli­ca­da de ma­ne­ra apro­pia­da, era igual ha­ce cua­tro dé­ca­das que en la ac­tua­li­dad, cuan­do los más pe­que­ños se ven bom­bar­dea­dos con tan­tos es­tí­mu­los au­dio­vi­sua­les, mu­chos de ellos a un rit­mo ex­tre­ma­da­men­te rá­pi- do. Un buen cuen­to con­ta­do apro­pia­da­men­te, que des­pier­te en ellos la magia y el pla­cer de la his­to­ria. Un cuen­to sin edul­co­rar has­ta los ri­dícu­los ex­tre­mos en que nos ha­ce caer aho­ra lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. En la lí­nea de la es­cri­to­ra y ana­lis­ta Cla­ris­sa Pin­ko­la Es­tés, man­tie­ne que el res­pe­to a la esen­cia de los cuen­tos, adap­ta­dos a ca­da edad, con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer la es­truc­tu­ra psí­qui­ca de los ni­ños en pos de su cre­ci­mien­to emo­cio­nal e in­te­lec­tual. Un cuen­to ex­ce­si­va­men­te edul­co­ra­do es una ma­ne­ra de so­bre­pro­te­ger a nues­tros hi­jos an­te al­gu­nas reali­da­des del mun­do que nos ro­dea.

Es más par­ti­da­rio de la ca­li­dad que de la can­ti­dad, pues cap­ta la aten­ción y ayu­da al desa­rro­llo del pla­cer es­té­ti­co. Es de­cir, opta por un buen li­bro an­tes que por va­rios me­dio­cres. En su opi­nión, los ba­jos ín­di­ces de lec­tu­ra in­ci­den en los re­sul­ta­dos de edi­to­ria­les y au­to­res, y pa­ra que las es­tra­te­gias lec­to­ras den re­sul­ta­do, no so­lo apues­ta por la ca­li­dad del cuen­to, sino tam­bién por la de otro ti­po de tex­tos ade­cua­dos al pú­bli­co in­fan­til, ya sean pe­rio­dís­ti­cos, téc­ni­cos o en­ci­clo­pé­di­cos.

En­ho­ra­bue­na, maes­tro por es­te Pre­mio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.