Fin de la tri­lo­gía de la Ciu­dad Blan­ca: Vi­to­ria ya es Holly­wood

FIN DE LA TRI­LO­GÍA DE LA CIU­DAD BLAN­CA

Que leer - - Contents - Reyes Salvador

Cuan­do el lec­tor es­té ojean­do es­ta re­vis­ta los nú­me­ros de ven­tas de Los se­ño­res del tiem­po, de la acla­ma­da es­cri­to­ra Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri, se es­ta­rán mo­vien­do al al­za co­mo en una de las me­jo­res jor­na­das en Wall Street. Si los an­te­rio­res vo­lú­me­nes se con­vir­tie­ron en éxi­to gra­cias al boca/ore­ja, el fin de la tri­lo­gía tie­ne vi­sos de con­ver­tir­se en to­do un fe­nó­meno edi­to­rial.

La ciu­dad de Vi­to­ria se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do to­da­vía del ro­da­je de El Si­len­cio de la Ciu­dad Blan­ca cuan­do una hor­da de pe­rio­dis­tas y li­bre­ros, con un des­plie­gue de me­dios en el más pu­ro es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano, re­co­rría la ca­pi­tal. La flor del sol ( eguz­ki­lo­re) om­ni­pre­sen­te en la pla­za de la Ca­te­dral Vie­ja, los es­ca­pa­ra­tes de las li­bre­rías to­da­vía ce­rra­das mos­tran­do los ejem­pla­res de la tri­lo­gía y el tren tu­rís­ti­co re­co­rrien­do la «al­men­dra» de la ciu­dad ha­cían pre­sa­giar al­go pa­re­ci­do a una fies­ta pa­tro­nal. El lan­za­mien­to de un li­bro siem­pre es mo­ti­vo de ale­gría, pe­ro por re­gla ge­ne­ral la eu­fo­ria se cir­cuns­cri­be a la edi­to­rial, el au­tor, sus alle­ga­dos y los acó­li­tos del no­ve­lis­ta. Pe­ro el éxi­to de las no­ve­las de Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri ha si­do to­do un re­ga­lo pa­ra la ca­pi­tal ala­ve­sa. No so­lo se ha con­ver­ti­do en es­ce­na­rio de una pe­lí­cu­la, sino que es la pro­ta­go­nis­ta om­ni­pre­sen­te de una sa­ga que se ha ins­ta­la­do ya pa­ra siem­pre en el ima­gi­na­rio de mi­les de lec­to­res.

LOS SE­ÑO­RES DEL TIEM­PO

Creo que a es­tas al­tu­ras no voy a cha­far la gui­ta­rra a na­die si apun­to que en la ter­ce­ra, y pun­to final, de la tri­lo­gía de la Ciu­dad Blan­ca, Vi­to­ria lu­ce con luz pro­pia. Una no­ve­la que en reali­dad son dos: las in­ves­ti­ga­cio­nes de Unai Ló­pez de Aya­la, alias Kra­ken, y el ape­nas es­tu­dia­do si­tio de la an­ti­gua vi­lla de Nue­va Vic­to­ria en el si­glo XII.

En la ac­tua­li­dad los dos gé­ne­ros li­te­ra­rios que go­zan de ma­yor pre­di­ca­men­to son la no­ve­la ne­gra y la his­tó­ri­ca. La au­to­ra ha sa­bi­do mez­clar am­bos gé­ne­ros de una ma­ne­ra na­tu­ral y ale­ja­da años luz de lo que po­dría­mos con­si­de­rar es­tra­ta­ge­ma co­mer­cial. Y el re­sul­ta­do es to­do un cóc­tel… mo­lo­tov.

Jó­ve­nes lec­to­res de­vo­ra­do­res de Jue­go de tro­nos, que la mis­ma au­to­ra reivin­di­ca en su mo­da­li­dad pa­tria, han acon­se­ja­do a sus co­no­ci­dos la lec­tu­ra de la tri­lo­gía. Los kra­ke­nia­nos, fans en­fer­vo­ri­za­dos muy ac­ti­vos en las re­des so­cia­les, han ins­ta­do a de­vo­rar las pá­gi­nas de la úl­ti­ma en­tre­ga tan­to a ma­dres co­mo a pa­dres y her­ma­nos. Y es que la fa­mi­lia que lee uni­da per­ma­ne­ce uni­da.

Los sen­ti­mien­tos (sin ño­ñe­ría), los la­zos fa­mi­lia­res y la preo­cu­pa­ción por los su­yos de los que ha­ce ga­la el pro­ta­go­nis­ta cau­ti­van a las ma­dres; la ex­haus­ti­va do­cu­men­ta­ción his­tó­ri­ca ha­ce re­la­mer­se a los aman­tes de las tra­mas an­te­di­lu­via­nas y los adic­tos al noir sin blood en­cuen­tran en las tam­bién do­cu­men­ta­das in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les una fan­tás­ti­ca ma­ne­ra de acer­car­se a la cien­cia cri­mi­na­lís­ti­ca.

LA ME­JOR EM­BA­JA­DO­RA DE LA CIU­DAD

Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri na­ció en Vi­to­ria y aun­que a los quin­ce años se des­pla­zó a Ali­can­te, en don­de en la ac­tua­li­dad vi­ve y tra­ba­ja, sus la­zos con su ciu­dad de ori­gen son fé­rreos. Gra­cias al éxi­to de sus an­te­rio­res li­bros el mu­ni­ci­pio ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­cien­te in­te­rés tu­rís­ti­co, que el ayun­ta­mien­to ha apro­ve­cha­do pa­ra mar­car unos iti­ne­ra­rios li­te­ra­rios que ha­cen las de­li­cias de sus lec­to­res. No es el úni­co no­ve­lis­ta que ha es­co­gi­do Vi­to­ria co­mo es­ce­na­rio de sus obras: La mu­jer del re­loj, de Ál­va­ro Ar­bi­na, o Un mun­do sin fin, de Ken Fo­llett te­jen sus tra­mas en la al­men­dra de Vi­to­ria. Así que al­go ten­drá al agua cuan­do la ben­di­cen.

El tu­ris­mo que re­ca­la en la ciu­dad mo­ti­va­do por in­tere­ses li­te­ra­rios es el más desea­do pa­ra una lo­ca­li­dad. Ni bo­te­llo­nes ni hor­das al­go des­ce­re­bra­das que per­si­guen a un mó­di­co pre­cio sol y pla­ya. Gru­pos, pa­re­jas y fa­mi­lias na­da al­bo­ro­ta­do­ras que res­pe­tan el en­torno y que se ma­ra­vi­llan del ar­te y del le­ga­do his­tó­ri­co que han vis­lum­bra­do en los li­bros. No es de ex­tra­ñar, pues, que el con­sis­to­rio hon­ra­ra a su in­sig­ne hi­ja pro­cla­mán­do­la chu­pi­ne­ra en las fies­tas de la Vir­gen Blan­ca de 2017. La pla­za o la ca­lle en su ho­nor, aun­que nues­tros ojos no la vean, ven­drá con los años. Pe­ro las pla­cas se­gu­ro que es­tán al caer.

EL SE­CRE­TO DEL ÉXI­TO

Dar con la pie­dra fi­lo­so­fal del éxi­to es ca­si im­po­si­ble (aun­que ten­ga­mos el pre­ce­den­te de JK Rowling), pe­ro no por ello los an­ti­guos al­qui­mis­tas ce­ja­ron en su em­pe­ño. Y si al­go des­ta­ca en es­ta es­cri­to­ra es su te­són y su pro­fe­sio­na­li­dad. Una pa­la­bra que por des­gra­cia lo mis­mo se uti­li­za pa­ra de­sig­nar a una rei­na emé­ri­ta que a una me­re­triz. Pe­ro en es­te ca­so la ca­carea­da pro­fe­sio­na­li­dad es cla­ra y real. La au­to­ra se ha vol­ca­do du­ran­te años, no so­lo en in­ves­ti­gar la his­to­ria de la ciu­dad, sino que, pre­sa de ese ri­gor del que en to­do mo­men­to ha­ce ga­la, ha cur­sa­do sie­te mó­du­los de cri­mi­no­lo­gía pa­ra que su pro­ta­go­nis­ta, el carismático per­fi­la­dor cri­mi­nal Kra­ken, no co­me­ta ni un fa­llo.

Su em­pe­ño en bus­car la ex­ce­len­cia no se que­da en la es­cri­tu­ra. La cam­pa­ña de pro­mo­ción de un li­bro es ago­ta­do­ra y más de un edi­tor po­dría es­cri­bir un su­cu­len­to li­bro so­bre las ve­lei­da­des, despliegues de egos y en­con­tro­na­zos con la pren­sa de sus au­to­res más fa­mo­sos. Si es­ta­ba can­sa­da,

la no­ve­lis­ta lo di­si­mu­ló, si al­gu­na pre­gun­ta no fue de su agra­do, la va­deó há­bil­men­te y por si fue­ra po­co ac­tuó de guía tu­rís­ti­ca en una ma­ra­to­nia­na ma­ña­na mos­tran­do y ex­pli­can­do in si­tu a los pe­rio­dis­tas y li­bre­ros des­pla­za­dos to­dos los rin­co­nes de la Vi­to­ria del si­glo XII.

KRA­KEN SE COR­TA LA CO­LE­TA

Co­mo no se can­só de re­pe­tir la au­to­ra, una tri­lo­gía no es una sa­ga y con Los se­ño­res del tiem­po se po­ne pun­to a las an­dan­zas de Kra­ken en la Ciu­dad Blan­ca. Pe­ro ya sa­be­mos que mu­chos son los to­re­ros que se re­ti­ran pa­ra vol­ver pa­sa­do un tiem­po a los rue­dos. Así que es­te no es un pun­to final. Los lec­to­res no se con­for­man y de­jan sus opi­nio­nes y sus re­cla­ma­cio­nes en la pá­gi­na web de la au­to­ra. Y el ar­tis­ta se de­be a su pú­bli­co. Fin de la tri­lo­gía, de acuer­do. Pe­ro huir del éxi­to es di­fí­cil y au­gu­ra­mos spin offs, pre­cue­las y se­cue­las. Las kra­ke­nia­nos son adic­tos y no se les pue­de de­jar sin su do­sis mu­cho tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.