Me­sa de re­cep­ción

J. ER­NES­TO AYA­LA-DIP

Que leer - - Mesa De Recepción -

En mi úl­ti­ma co­lum­na de­jé di­cho que ha­bla­ría de El ven­de­dor de ta­ba­co, del es­cri­tor vie­nés Ro­bert Seet­ha­ler. De es­te au­tor ya ha­bía leí­do To­da una vi­da, uno de los más be­llos li­bros que leí en los úl­ti­mos tiem­pos so­bre la so­le­dad, la mis­ma a la que atri­buía

Pas­cal nues­tras des­gra­cias exis­ten­cia­les por no sa­ber so­por­tar­la. La nue­va no­ve­la es un cam­bio de ter­cio te­má­ti­co y ar­gu­men­tal. Se tra­ta aho­ra de la vi­da de un mu­cha­cho de pro­vin­cias que de­be mar­char a Vie­na pa­ra tra­ba­jar en un es­tan­co. En me­dio del aje­treo del ne­go­cio, de la gen­te que en­tra y sa­le, ve­mos a un se­ñor ma­yor con bas­tón lle­var­se siem­pre una ca­ja de pu­ros. Se tra­ta na­da me­nos que de Sig­mund Freud. Seet­ha­ler re­crea la Vie­na de la trá­gi­ca dé­ca­da de los trein­ta. La Vie­na que re­ci­be ca­si ju­bi­lo­sa­men­te el Ans­chluss, ex­cep­to los co­mu­nis­tas y la co­mu­ni­dad ju­día. Freud des­ta­ca so­bre las mi­se­rias del mo­men­to his­tó­ri­co, pe­ro en es­te con­tex­to, se im­po­ne la po­ten­cia hu­ma­na y éti­ca del mu­cha­cho. Su esen­cial pro­ta­go­nis­mo.

En­tre los li­bros que re­ci­bí el mes pa­sa­do, es­tá El pe­re­grino, del es­cri­tor John

Alec Ba­ker. Mis co­no­ci­mien­tos so­bre pá­ja­ros son muy li­mi­ta­dos, si los com­pa­ro con los de mi hi­jo pe­que­ño. Pe­ro me in­tere­san las aves, so­bre to­do des­de que apren­dí al­gu­nos con­cep­tos or­ni­to­ló­gi­cos im­pres­cin­di­bles. El ti­po de vue­lo, la am­pli­tud las alas des­ple­ga­das, el co­lor de sus plu­ma­jes se­gún les dé el sol de fren­te o a con­tra­luz, et­cé­te­ra. El pe­re­grino es un li­bro so­bre el hal­cón pe­re­grino. Ba­ker hi­zo ob­ser­va­cio­nes so­bre es­ta ave de ra­pi­ña du­ran­te diez años, de 1955 a 1965. Cuan­do co­men­zó a dis­mi­nuir su nú­me­ro por obra de los in­sec­ti­ci­das, en la re­gión de Es­sex, Ba­ker aban­do­nó su tra­ba­jo. Aque­llas ob­ser­va­cio­nes las con­den­só en un año. El li­bro se di­vi­de en dos par­tes, la pri­me­ra nos ha­bla de las ca­rac­te­rís­ti­cas del Pe­re­grino, el ti­po de pre­sas, su ma­ne­ra im­pla­ca­ble y ca­si in­fa­li­ble de ca­zar, sus es­tra­te­gias, su vue­lo se­gún la pre­sa iden­ti­fi­ca­da le exi­ja, et­cé­te­ra. La se­gun­da par­te va por días. El se­gui­mien­to y des­crip­ción por­me­no­ri­za­da del hal­cón pe­re­grino tras su ala­da exis­ten­cia de de­pre­da­dor. Es un li­bro pa­ra or­ni­tó­lo­gos, pro­fe­sio­na­les, o ama­teurs co­mo mi hi­jo. Pe­ro tam­bién es un li­bro pa­ra poe­tas, na­rra­do­res y pin­to­res, si me apu­ran. Y lec­to­res aten­tos a la es­cri­tu­ra, con oí­dos muy afi­na­dos pa­ra las me­tá­fo­ras exac­tas, las des­crip­cio­nes ca­si cor­po­ra­les de la na­tu­ra­le­za. Ha­ce mu­cho que no leo un li­bro so­bre la na­tu­ra­le­za con­ce­bi­do des­de to­das las po­si­bi­li­da­des del len­gua­je pa­ra vi­sua­li­zar lo que se nos va des­cri­bien­do.

Quie­ro ha­blar de un li­bro que me ha im­pre­sio­na­do. Se tra­ta de Na­da más real que un cuer­po. Un ase­si­na­to y unas memorias, de

Ale­xan­dria Mar­zano-Les­ne­vich (Li­bros del As­te­roi­de). Es una au­to­fic­ción. No voy a en­trar a en­jui­ciar es­te nue­vo fe­nó­meno na­rra­ti­vo, que es te­ma de otro con­tex­to teó­ri­co. Por el mo­men­to me con­for­mo con re­co­men­dar una au­to­fic­ción de al­to ran­go na­rra­ti­vo. Mar­zano-Les­ne­vich es abo­ga­da. Co­mo tal se en­con­tró con un ca­so de pe­dofi­lia con re­sul­ta­do de ho­mi­ci­dio. La au­to­ra des­cri­be el ca­so y en me­dio de su des­crip­ción qui­rúr­gi­ca, in­tro­du­ce un he­cho de su vi­da que su fa­mi­lia siem­pre le es­con­dió. El contrapunto de asun­to pe­nal y ca­so fa­mi­liar, lo tra­ta la au­to­ra con una des­lum­bran­te de­li­ca­de­za de tra­zo com­po­si­ti­vo y ana­lí­ti­co. To­das las pie­zas no aca­ban de en­ca­jar, tan­to que al final re­sul­ta que las pre­gun­tas son más im­por­tan­tes que las res­pues­tas que la in­ves­ti­ga­ción arro­ja. Y ter­mino es­te mes con un li­bro de

Er­nest He­ming­way nun­ca tra­du

ci­do al cas­te­llano, En nues­tro tiem­po (Lu­men). Lo acom­pa­ña un pró­lo­go de Ri­car­do Pi­glia. Cuan­do el lec­tor lea es­te li­bro y el tex­to de su pro­lo­guis­ta, en­ten­de­rá por qué es­te tex­to no es ca­sual. La sen­ten­cia de Pi­glia so­bre el cuen­to, ( Un cuen­to siem­pre cuen­ta dos his­to­rias ) es una va­rian­te ne­ce­sa­ria y com­ple­men­ta­ria de la cé­le­bre teo­ría del Ice­berg de He­ming­way: lo que lee­mos es la pun­ta del ice­berg, lo que nos di­ce el re­la­to es lo que no se ve del mis­mo. Es­te li­bro es muy im­por­tan­te. Lo es por va­rias ra­zo­nes. Yo só­lo diré una: la pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de Nick Adams, uno de los per­so­na­jes más em­ble­má­ti­cos de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. En es­te li­bro to­das sus pie­zas son im­por­tan­tes, pe­ro hay tres ca­pi­ta­les: Cam­pa­men­to in­dio, El gran río de dos co­ra­zo­nes I y El gran río de dos co­ra­zo­nes II. Has­ta el mes que vie­ne ami­gos. Dios me­dian­te.

J. ER­NES­TO AYA­LA-DIP ES UNO DE LOS DE­CA­NOS DE LA CRÍ­TI­CA LI­TE­RA­RIA EN LEN­GUA ES­PA­ÑO­LA. EN DOS DÉ­CA­DAS DE NA­RRA­TI­VA EN CAS­TE­LLANO (HUER­GA & FIE­RRO, 2017) COMPENDIA SUS ME­JO­RES RESEÑAS DE CUA­REN­TA AÑOS DE OFI­CIO.

Ha­ce mu­cho que no leo un li­bro so­bre la na­tu­ra­le­za con­ce­bi­do des­de to­das las po­si­bi­li­da­des del len­gua­je pa­ra vi­sua­li­zar lo que senos va des­cri­bien­do .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.