POE­SÍA MÁS VI­VA QUE NUN­CA

Que leer - - Entrevista - Án­ge­les Ló­pez

La poe­sía vuel­ve a es­tar de mo­da, des­pués de años de un pú­bli­co tan cau­ti­vo co­mo mi­no­ri­ta­rio. Poe­tas ca­nó­ni­cos, de voz clá­si­ca y mis­te­rio­sa, con­vi­ven en los anaque­les con de­ce­nas de jó­ve­nes que han en­con­tra­do en el gé­ne­ro una nue­va for­ma pa­ra la di­fu­sión de sus ri­mas, fue­ra del aca­de­mi­cis­mo y los con­ven­tícu­los li­te­ra­rios. La nue­va poe­sía, ade­más de vi­vir en las vo­ces de los va­tes in­cues­tio­na­bles, tam­bién cam­pa en­tre los ta­tua­jes, You­Tu­be, Twit­ter, los realitys o el rap. De igual for­ma, las editoriales de­di­ca­das en cuer­po y al­ma des­de ha­ce años a edi­tar ver­sos de poe­tas que pa­sa­rán a la his­to­ria co­mo Ga­mo­ne­da, Gar­cía Val­dés, Ca­ba­lle­ro Bo­nald, Pa­ne­ro, Juan An­to­nio Gon­zá­lez Iglesias, Neu­man o Carlos Mar­zal (por ci­tar a unos po­cos) han apren­di­do a con­vi­vir con nue­vos se­llos co­mo Ori­ga­mi, La be­lla Varsovia, El Ga­vie­ro, Arre­ba­to Li­bros, Kri­ller 71 o Edi­cio­nes Li­li­pu­tien­ses... Un pun­to de en­cuen­tro cu­rio­so y he­te­ro­gé­neo. Ce­le­bre­mos, al me­nos, que el fla­man­te premio Cer­van­tes de es­te año ha re­caí­do en una de las gran­des, Ida Vi­ta­le, pu­bli­ca­da por Tus­quets. A con­ti­nua­ción re­pa­sa­mos los poe­ma­rios más ven­di­dos du­ran­te el año, se­gún el Niel­sen. Eso sí: no por el or­den de ven­tas pa­ra que el lec­tor de­ci­da.

La so­le­dad de un cuer­po acos­tum­bra­do a la he­ri­da, El­vi­ra Sas­tre, Vi­sor, 86 pp., 13,30 €

Su pro­duc­ción li­te­ra­ria es abru­ma­do­ra. A la vez clá­si­ca y con­tem­po­rá­nea, ro­mán­ti­ca y ana­lí­ti­ca, sua­ve y re­bel­de, diá­fa­na y mis­te­rio­sa, El­vi­ra Sas­tre (Se­go­via, 1992) es la poe­ta que des­de ha­ce mu­cho tiem­po es­ta­ba pi­dien­do a gri­tos la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la. La emo­ción pa­re­ci­da a una des­car­ga eléc­tri­ca que trans­mi­ten sus ver­sos; el mo­do en que son ca­pa­ces de ex­pre­sar la lu­cha en­tre cua­tro pa­re­des del amor y el de­seo de in­de­pen­den­cia o su pun­te­ría in­creí­ble pa­ra el afo­ris­mo ce­ga­dor y la pa­rá­bo­la alec­cio­na­do­ra, son na­da más que al­gu­nos de los ases en la man­ga que guar­da es­ta obra, que tam­bién pue­de usar­se co­mo es­pe­jo e is­la, dos pa­la­bras que no por ca­sua­li­dad son las que más se re­pi­ten en sus pá­gi­nas: si quie­res sa­ber quién eres, abre es­te li­bro; y si quie­res ol­vi­dar­lo, tam­bién.

Ya no, Cla­ra C. Scri­bá, Huer­ga & Fie­rro Edi­to­res, 74 pp., 11,40 €

Pro­fun­da­men­te nos­tál­gi­co y ro­mán­ti­co, Idea Vilariño es­cri­bió Ya no y lo in­clu­yó en su li­bro Poe­mas de amor (1957) de­di­ca­do al gran amor frus­tra­do de su vi­da. Se­ten­ta años des­pués, su obra ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a la jo­ven Cla­ra C. Scri­bá, que ho­me­na­jea en su se­gun­do poe­ma­rio a la poe­ta uru­gua­ya, al tiem­po que des­nu­da una he­ri­da que nun­ca se ce­rra­rá en la his­to­ria uni­ver­sal: el due­lo del adiós.

Mi bien. An­to­lo­gía poé­ti­ca. Is­la Co­rre­ye­ro, Vi­sor, 302 pp., 13,30 €

La pre­sen­te an­to­lo­gía re­co­ge sus poe­mas esen­cia­les, que re­pre­sen­tan y ac­tua­li­zan to­dos sus li­bros pu­bli­ca­dos: Crá­ter (1984), Lia­nas (1988), Crí­me­nes (1993), Dia­rio de una en­fer­me­ra (1996), La Pa­sión (1998), Amor ti­rano (2002), Le­pi­dóp­te­ros (2014) y Di­vor­cio (2015), jun­to a una am­plia mues­tra de Ám­bar, li­bro de amor que que­dó iné­di­to ha­ce años, y a un nue­vo poe­ma final que cie­rra y abre puer­tas en su es­cri­tu­ra. El tí­tu­lo es una fór­mu­la que la poe­ta ha usa­do pa­ra la per­so­na ama­da, pe­ro aho­ra se re­fie­re de­fi­ni­ti­va­men­te a la poe­sía: a la su­ya y a la que ha leí­do. Así con­vier­te es­ta an­to­lo­gía en un ver­da­de­ro li­bro nue­vo.

Es­tu­dio so­bre no­viem­bre, Tu­lia Gui­sa­do Huer­ga & Fie­rro Edi­to­res, 278 pp., 14,25 €

El si­len­cio se cons­tru­ye y se le­sio­na du­ran­te un año, una vi­da. ¿Qué cla­se de rui­do pue­de per­tur­bar la cal­ma de una erup­ción ca­lla­da, siem­pre quie­ta, pe­ro la­tien­do? La me­mo­ria, di­lui­da, y el tiem­po tra­zan una fi­su­ra en la piel de quien ob­ser­va, des­pa­cio. Quien ob­ser­va lo ajeno se ob­ser­va a sí mis­mo, con el ín­di­ce so­bre el co­ra­zón, a pun­to pa­ra pul­sar. El si­len­cio que si­gue a la de­to­na­ción es muy si­mi­lar al si­len­cio que la pre­ce­de. Uno de los poe­ma­rios más es­ti­mu­lan­tes del año.

Ya la som­bra, Fe­li­pe Be­ní­tez Reyes, Vi­sor, 88 pp., 11,40 €

Be­ní­tez Reyes ofre­ce en es­te nue­vo li­bro un con­jun­to de poe­mas en los que despliega una gran va­rie­dad de re­gis­tros tan­to te­má­ti­cos co­mo es­ti­lís­ti­cos, aun­que mar­ca­dos por el ahon­da­mien­to en los enig­mas de la cue­va del te­so­ro sin te­so­ro que es el tiem­po. Ar­mo­ni­zan­do y mo­du­lan­do las tra­di­cio­nes del sim­bo­lis­mo, del su­rrea­lis­mo y de la lí­ri­ca can­cio­ne­ril, sus poe­mas, des­de una vo­lun­tad me­di­ta­ti­va, in­da­gan en la ex­tra­ñe­za del ser, en las tram­pas de la con­cien­cia y en los es­pe­jis­mos de la me­mo­ria.

Con un cas­set­te y un bo­li bic, De­freds, Es­pa­sa, 192 pp., 13,90 €

Es uno de los reyes in­dis­cu­ti­bles de la pro­sa poé­ti­ca ju­ve­nil y to­do un su­per­ven­tas. Pro­ba­ble­men­te to­do el mun­do se ha­ya cru­za­do con al­guno de sus tex­tos en cual­quier red so­cial, ya que mu­chos de sus se­gui­do­res los com­par­ten. Es­te li­bro aú­na poe­mas y pro­sa poé­ti­ca, en la mis­ma lí­nea que los pu­bli­ca­dos an­te­rior­men­te por el au­tor y con un con­te­ni­do que en­tu­sias­ma­rá a los lec­to­res: la co­ti­dia­ni­dad, la pa­sión, el desamor, la amis­tad, los mo­men­tos dul­ces, la tris­te­za, la in­fan­cia, los te­rri­to­rios del ca­ri­ño, la es­pe­ran­za en un mun­do me­jor y, so­bre to­do, el con­ven­ci­mien­to de que el amor pue­de con to­do. La vi­da pa­san­do.

Los amo­res im­pa­ra­bles, Mar­wan, Pla­ne­ta, 256 pp., 13,20 €

En es­te li­bro ca­da be­so es nue­vo, de una ra­za di­fe­ren­te; ca­da pol­vo es el pri­me­ro; ca­da lá­gri­ma, una nue­va for­ma de mi­rar la llu­via; ca­da he­ri­da, pa­ra siem­pre. El amor im­pa­ra­ble na­ce y se in­de­pen­di­za de la ra­zón. Es la ele­va­ción del ver­bo sen­tir a la ca­te­go­ría de ar­te su­pre­mo. Im­po­si­ble de domesticar, que es­tá va­rios pal­mos por en­ci­ma del asom­bro, que no tie­ne me­di­da. Ha­bla de esos amo­res bár­ba­ros que te ha­cen so­ñar y no te de­jan dor­mir, de esos amo­res que te lle­van a to­das par­tes pe­ro ja­más te lle­van a nin­gún lu­gar. El li­bro lo com­po­nen amo­res tor­men­to­sos, pa­sio­na­les y en car­ne vi­va. Poe­mas emo­cio­nan­tes que bus­can lec­to­res cóm­pli­ces.

Aho­ra que ya bai­las, Mi­guel Ga­ne, Agui­lar, 192 pp., 12,25 €

Nue­vo poe­ma­rio del au­tor de Con tal de ver­te vo­lar. Na­ces, cre­ces, amas, te rom­pen, apren­des y no mue­res has­ta que al­guien de­ja de que­rer­te. Es­tos poe­mas son la his­to­ria de Ella, la que fue ca­lla­da por­que sus gri­tos re­so­na­ban de­ma­sia­do al­to. Ella, que de­jó de ser su­ya por­que quien de­bía li­be­rar su son­ri­sa la aca­bó en­jau­lan­do y aplas­tan­do con­tra el as­fal­to. So­la, fue ca­paz de le­van­tar­se, de mi­rar a la ca­ra a su pa­sa­do y de­cir­le: «No me has ven­ci­do, soy in­des­truc­ti­ble». Aho­ra que ya bai­las, el mun­do va a que­dar­se a tus pies; don­de an­tes ha­bía si­len­cio aho­ra ha­brá mú­si­ca. La tu­ya

La chi­ca no ol­vi­da, Ire­ne X, Es­pa­sa, 96 pp., 12,25 € El es­ti­lo de­li­ca­do pe­ro di­rec­to de Ire­ne X y su voz fe­mi­nis­ta, re­bel­de y va­lien­te se alían en es­ta obra, co­mo un can­to de de­nun­cia a las de­sigual­da­des y los ol­vi­dos. Poe­mas que son his­to­rias par­ti­cu­la­res, re­la­tos con pro­ta­go­nis­tas que van más allá de sus ver­sos y nos ha­cen re­fle­xio­nar so­bre la con­di­ción hu­ma­na. Im­pac­tan­te, mo­der­na y vi­sio­na­ria, Ire­ne X en­tre­ga una obra que re­cons­tru­ye por me­dio del ol­vi­do la reali­dad tan­gi­ble y cer­te­ra de su vi­sión poé­ti­ca.

Piel de le­tra, Lau­ra Es­ca­nes, Agui­lar, 176 pp., 14 €

Lau­ra Es­ca­nes de­bu­ta en el mun­do edi­to­rial con un li­bro muy per­so­nal que ex­plo­ra los gran­des te­mas que to­can al co­ra­zón. Es­ta­mos an­te un com­pen­dio de tex­tos de di­ver­sa ín­do­le: pro­sa poé­ti­ca que di­bu­ja —acom­pa­ña­da de las ilus­tra­cio­nes de Helena Sai­gi Millán— un ma­pa de pie­les que son de­seo, aban­dono, nos­tal­gia, lu­cha, fuer­za, de­sen­ga­ño, caos, aven­tu­ra, des­cu­bri­mien­to...

Un tex­to que ha­bla de lo que se es­con­de de­ba­jo de la piel, de aque­llo que nos co­nec­ta y nos une sin im­por­tar nues­tro ori­gen, la edad que ten­ga­mos o el des­tino al que nos di­ri­gi­mos. Una obra lle­na de imá­ge­nes poé­ti­cas y mo­men­tos, un can­to a la li­ber­tad ar­tís­ti­ca, una bo­fe­ta­da a los que cri­ti­can, un au­xi­lio pa­ra los que aman.

Mar­car co­mo no leí­do, ZPU, Mue­ve tu len­gua, 224 pp., 13,30 €

ZPU fue cons­cien­te de lo que era el mun­do el día que su ma­dre le des­per­tó a me­dia no­che te­mien­do por su vi­da por los gol­pes de su pa­dre. Él era so­lo un ni­ño. Le su­ce­die­ron pe­leas ca­lle­je­ras, adic­ción al al­cohol y más no­ches que días en un bu­cle que le hi­zo per­der la no­ción del tiem­po. En es­te li­bro no so­lo se re­co­gen poe­mas y fotografías de la vi­da del ra­pe­ro, sino que por pri­me­ra vez, en una de­ce­na de ca­pí­tu­los, ZPU nos in­vi­ta a dar un pa­seo por par­te de su vi­da, en el que nos cuen­ta en pri­me­ra per­so­na quién es, qué pa­só, có­mo y por qué.

Cien­to no­ven­ta es­pe­jos, Fran­cis­co Javier Ira­zo­ki, Hi­pe­rión, 212 pp., 14,25 €

En es­te li­bro, Ira­zo­ki, que for­mó par­te del gru­po CLOC, de es­cri­to­res su­rrea­lis­tas, con­fie­sa que qui­so «ave­ri­guar la me­di­da de su li­ber­tad en­ce­rran­do la ex­pre­sión en un nú­me­ro re­du­ci­do de frases». Es­cri­bió así no­ven­ta y cin­co tex­tos, más el pró­lo­go, ca­da uno de los cua­les ocu­pa dos pá­gi­nas y cons­ta de cien­to no­ven­ta pa­la­bras. Una es­pe­cie de so­ne­tos en pro­sa, afir­ma pa­ra­le­los a los ex­pe­ri­men­tos crea­ti­vos de OuLiPo (Ta­ller de Li­te­ra­tu­ra Po­ten­cial) que han de­mos­tra­do de mil ma­ne­ras que las cons­tric­cio­nes for­ma­les no im­pi­den la am­pli­tud crea­ti­va en el ar­te. Co­mo en tí­tu­los an­te­rio­res, los tex­tos de Ira­zo­ki re­bo­san de ha­llaz­gos, sor­pre­sas y ma­ra­vi­llas que su aten­ta mi­ra­da cap­ta y su buen ha­cer nos ofre­ce con pre­ci­sión y be­lle­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.