Bar­ce­lo­na des­de el es­pa­cio

El as­tro­nau­ta, una jo­ya pa­ra la cien­cia, re­gre­só a la Tie­rra tras 340 días en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal co­mo su­je­to de un es­tu­dio de la NA­SA. Sus da­tos nos da­rán pis­tas pa­ra ir a Mar­te, pe­ro tam­bién so­bre có­mo en­ve­je­ce­mos

Quo - - 03/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VILLAR

Así la fo­to­gra­fió Scott Kelly des­de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal. El as­tro­nau­ta par­ti­ci­pó allí en un es­tu­dio que aún da­rá pa­ra años de re­sul­ta­dos cien­tí­fi­cos.

Sen­tir el agua de la du­cha, ver pa­sar un pe­rro y de­jar des­can­sar el pe­so del cuer­po so­bre una si­lla. Eso es lo que se echa de me­nos cuan­do se vi­ve un año en el es­pa­cio, sin gra­ve­dad y a 400 ki­ló­me­tros so­bre las ca­be­zas te­rres­tres. Eso y el es­pon­tá­neo can­to de un pá­ja­ro, el olor de las ver­du­ras re­cién cor­ta­das y, cla­ro, el con­tac­to con la fa­mi­lia y los ami­gos. Así lo cuen­ta el as­tro­nau­ta de la NA­SA Scott Kelly en su li­bro Re­sis­ten­cia, pu­bli­ca­do en Es­pa­ña por De­ba­te. Con ayu­da de la es­cri­to­ra Mar­ga­ret La­za­rus Dean, con­den­só en él –sal­pi­cán­do­la con su bio­gra­fía– la ex­pe­rien­cia de pa­sar 340 días en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI), ese gran la­bo­ra­to­rio me­tá­li­co flan­quea­do por pa­ne­les so­la­res que com­ple­ta una vuel­ta a nues­tro pla­ne­ta ca­da 90 mi­nu­tos. El úni­co há­bi­tat hu­mano más allá de la at­mós­fe­ra.

En él, as­tro­nau­tas de Eu­ro­pa, Ca­na­dá, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos ex­pe­ri­men­tan la vi­da sin gra­ve­dad. Tan­to pa­ra avan­zar en cam­pos cien­tí­fi­cos en los que esa va­ria­ble es im­por­tan­te, co­mo pa­ra ir en­tre­nan­do ha­cia mi­sio­nes de más al­tas mi­ras. La pri­me­ra de la lis­ta: la con­quis­ta de Mar­te. Las es­tan­cias ha­bi­tua­les van de los dos a los seis me­ses y el pro­pio Kelly ya ha­bía rea­li­za­do una de cin­co en­tre 2010 y 2011.

Por eso, su se­gun­da vi­si­ta, ini­cia­da en mar­zo de 2015, pue­de con­si­de­rar­se una ha­za­ña, com­par­ti­da por el ru­so Mi­jaíl Kor­ni­yen­ko. El ob­je­ti­vo de man­te­ner­los tan­to tiem­po allá arri­ba en la mi­sión ‘Un año en el es­pa­cio’ era ob­ser­var en am­bos có­mo afec­ta al cuer­po y el com­por­ta­mien­to hu­ma­nos la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al es­pa­cio, en con­fi­na­mien­to. Las di­men­sio­nes to­ta­les de la es­ta­ción son de 11 x 100 x 30 me­tros, re­par­ti­dos en va­rios mó­du­los.

Ya se sa­bía que el en­torno es­pa­cial de­bi­li­ta los hue­sos y múscu­los, de­te­rio­ra la vis­ta, alar­ga la es­ta­tu­ra, pro­vo­ca des­te­llos en los ojos ce­rra­dos y des­pla­za los lí­qui­dos del cuer­po ha­cia la ca­be­za –con la con­se­cuen­te con­ges­tión–, en­tre otros mu­chos sín­to­mas de los que no sue­len ha­blar las pe­lí­cu­las de ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Pe­ro ¿se man­ten­drán en via­jes de lar­ga du­ra­ción, se agra­va­rán o irán re­mi­tien­do? ¿Apa­re­ce­rán otros? ¿Cuán­tos po­drían cro­ni­fi­car­se?

Una ba­te­ría de prue­bas al ru­so y a él se­rían las en­car­ga­das de pro­por­cio­nar res­pues­tas. En el ca­so de Scott, una ba­te­ría am­plia­da pa­ra un es­tu­dio adi­cio­nal. Cuan­do su­po que ha­bía si­do se­lec­cio­na­do pa­ra la mi­sión, pro­pu­so a la NA­SA apro­ve­char su con­di­ción de ge­me­lo pa­ra in­da­gar tam­bién en los cam­bios ge­né­ti­cos que pro­pi­cia el es­pa­cio. Tan­to más cuan­do su her­mano Mark –na­ci­do del mis­mo óvu­lo y, por tan­to, con el mis­mo ADN– tam­bién ha­bía si­do as­tro­nau­ta de la agen­cia es­pa­cial. Mues­tras de san­gre, sa­li­va, ori­na y he­ces de am­bos des­de un año an­tes has­ta años des­pués de la mi­sión ha­bla­rían de di­chas mo­di­fi­ca­cio­nes.

Ob­je­ti­vo: la na­ve más com­ple­ja

Lo que co­lo­có a Scott Kelly en se­me­jan­te si­tua­ción fue su sen­ti­do del de­ber. “Ha­ce tiem­po que de­ci­dí que acep­ta­ría cual­quier re­to que me pro­pu­sie­ran”, es­cri­be. Aun­que no a la pri­me­ra. En ese ca­so ha­bría pre­fe­ri­do el pues­to de as­tro­nau­ta je­fe, al que se postuló en la mis­ma épo­ca. Pe­ro su agen­cia eli­gió en­viar­le a la EEI y lo ad­mi­tió. Su re­co­rri­do has­ta allí no ha­bía si­do el de una vo­ca­ción cla­ra y tem­pra­na.

Mal es­tu­dian­te en la in­fan­cia, en su pri­mer año en una uni­ver­si­dad que eli­gió por error es­te as­pi­ran­te a in­ge­nie­ro con pro­ble­mas de con­cen­tra­ción re­ci­bió

“EL ES­PA­CIO HUE­LE A ME­TAL QUE­MA­DO Y BEN­GA­LAS, MIEN­TRAS LA ES­TA­CIÓN ES­PA­CIAL DES­PREN­DE SIEM­PRE OLOR A CO­CHE NUE­VO. AÚN MÁS IN­TEN­SO, POR­QUE LAS PAR­TÍ­CU­LAS FLOTAN EN EL AI­RE”

su re­ve­la­ción pa­ra el fu­tu­ro del li­bro

Ele­gi­dos pa­ra la glo­ria, de Tom Wol­fe. De­ci­dió pi­lo­tar la na­ve más com­ple­ja de la Tie­rra. Da­ba igual ha­cia dón­de.

Y la bus­có en los reac­to­res que vo­la­ban des­de por­taa­vio­nes de la Ar­ma­da. Una vez su­pe­ra­dos, co­mo ca­pi­tán, los ate­rri­za­jes noc­tur­nos so­bre un bu­que en mo­vi­mien­to, sin­tió el gui­ño del si­guien­te re­to desafián­do­le des­de la NA­SA: el trans­bor­da­dor es­pa­cial.

Aquel ni­ño que ha­bía pre­sen­cia­do el du­ro en­tre­na­mien­to de su ma­dre pa­ra en­trar en el cuer­po de Po­li­cía, imi­tó aho­ra su ejem­plo de te­són y dis­ci­pli­na y, a los 35 años, di­ri­gía el trans­bor­da­dor Dis­co­very has­ta el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble en una mi­sión de re­pa­ra­ción.

Tres años des­pués, un trá­gi­co acon­te­ci­mien­to su­mer­gi­ría al as­tro­nau­ta en la amar­ga reali­dad del in­men­so pe­li­gro aso­cia­do a su tra­ba­jo. En fe­bre­ro de 2003, otro trans­bor­da­dor, el Co­lum­bia, se de­sin­te­gró tras su re­en­tra­da en la at­mós­fe­ra, es­par­cien­do sus res­tos por mi­les de ki­ló­me­tros cua­dra­dos. No so­bre­vi­vió nin­guno de sus sie­te tri­pu­lan­tes. Al do­lor por la pér­di­da de su ami­ga Lau­rel Clark se su­mó pa­ra Kelly la noticia de que los res­pon­sa­bles de or­ga­ni­zar la mi­sión ha­bían echa­do a suer­tes el pues­to de pi­lo­to en­tre él y su co­le­ga Wi­llie Mc­cool. So­lo el azar le ha­bía li­bra­do.

ru­gen a la vez pa­ra des­pe­gar del sue­lo a la Soyuz

TMA 16M. “La sa­cu­di­da de la ace­le­ra­ción es so­bre­co­ge­do­ra y adic­ti­va”, es­cri­be

Kelly.

Sin em­bar­go, el mie­do nun­ca le ató a la Tie­rra, ni le fre­nó a la ho­ra de em­pren­der las más arries­ga­das ta­reas

Dos ho­ras de ejer­ci­cio al día

“Mis­ha, aca­bo de caer en la cuen­ta de que se aca­bó nues­tra vi­da sin rui­do”, con­fie­sa Kelly a su com­pa­ñe­ro ru­so ape­nas des­pe­ga la na­ve ru­sa Soyuz que les trans­por­ta­rá a la EEI. A par­tir de ahí, el ru­gir de mo­to­res, el zum­bi­do de los sis­te­mas de so­por­te vi­tal o el per­ma­nen­te ron­ro­neo de los ex­pe­ri­men­tos in­va­di­rán el si­len­cio. La pri­me­ra de un lar­go mar­ti­rio de mo­les­tias. “A las po­cas ho­ras de vue­lo, mi vis­ta aún no es bue­na [...]. Em­pie­zo a sen­tir­me con­ges­tio­na­do, un sín­to­ma que ya he ex­pe­ri­men­ta­do an­tes en el es­pa­cio. Ten­go ca­lam­bres en las pier­nas de lle­var ho­ras em­bu­ti­do en el asien­to, y si­gue tam­bién el eterno do­lor de las ro­di­llas”, a pe­sar de que se las ha­bían in­fil­tra­do pre­via­men­te, se­gún nos con­tó en una en­tre­vis­ta en enero con oca­sión de la pre­sen­ta­ción de su li­bro en la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca.

Una vez en la es­ta­ción, so­lo un es­tric­to plan de dos ho­ras de ejer­ci­cio dia­rio po­drá con­tra­rres­tar has­ta cier­to pun­to el des­gas­te mus­cu­lar y óseo. Las se­sio­nes se en­ca­jan en una agen­da del día or­ga­ni­za­da des­de tie­rra en pe­río­dos de cin­co mi­nu­tos.

Pa­ra los es­tu­dios a lar­go pla­zo de­be to­mar­se re­gu­lar­men­te mues­tras de ori­na y sa­car­se san­gre él mis­mo. Mien­tras, no re­ci­be muy bue­nos au­gu­rios de la ele­va­da ve­lo­ci­dad a la que se pu­dre la po­ca fru­ta fres­ca que lle­ga a la es­ta­ción. Ni de los aba­ti­dos ra­to­nes con los que ex­pe­ri­men­ta allá. Pa­ra lle­var a ca­bo prue­bas re­la­cio­na­das con el en­ve­je­ci­mien­to tu­vo que apren­der ex­pre­sa­men­te a di­sec­cio­nar­los. “El ma­yor pro­ble­ma es la radiación”, nos con­tó en di­rec­to. La que les lle­ga sin la pro­tec­ción de la at­mós­fe­ra: allá es­tán ex­pues­tos al equi­va­len­te a unas diez ra­dio­gra­fías to­rá­ci­cas dia­rias. Tal can­ti­dad se re­la­cio­na con la al­ta in­ci­den­cia de cán­cer en es­ta pro­fe­sión. Scott lo pa­de­ció –y se re­cu­pe­ró– tras su pri­me­ra vi­si­ta a la es­ta­ción.

No se flo­ta co­mo Superman

El au­tén­ti­co pá­ni­co, no obs­tan­te, sur­ge al pen­sar que al­go ma­lo pu­die­ra ocu­rrir­le a un ser que­ri­do cuan­do las co­mu­ni­ca­cio­nes se re­du­cen al te­lé­fono o la vi­deo­lla­ma­da. No es un te­mor hi­po­té­ti­co. Du­ran­te su pri­me­ra es­tan­cia en la EEI, un ase­sino dis­pa­ró en un mi­tin a la con­gre­sis­ta Ga­brie­lle Gif­fords, es­po­sa de su her­mano Mark, que re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­da. Mu­rie­ron seis asis­ten­tes al ac­to. Kelly re­cuer­da co­mo una pe­sa­di­lla la in­cer­ti­dum­bre, pe­ro tam­bién el apo­yo de sus com­pa­ñe­ros.

A lo lar­go de su año, Kor­ni­yen­ko y él coin­ci­die­ron con un to­tal de tre­ce per­so­nas, re­par­ti­das en va­rias mi­sio­nes. Al­gu­nos eran “no­va­tos” a los que ha­bía que ayu­dar a flo­tar en la di­rec­ción ade­cua­da (la gen­te tien­de a des­pla­za­se en ho­ri­zon­tal, co­mo Superman, cuan­do es más sen­ci­llo ir er­gui­dos) e in­clu­so a vo­mi­tar de­bi­do a las náu­seas du­ran­te días que pue­de pro­vo­car la fal­ta de gra­ve­dad. La mis­ma que di­fi­cul­ta cual­quier ex­pul­sión de ma­te­ria del cuer­po.

Po­drían lle­gar al ra­cio­na­mien­to

La es­ta­ción es un lu­gar en el que el gra­do de in­ti­mi­dad en­tre co­le­gas al­can­za co­tas muy po­co fre­cuen­tes, igual que la co­la­bo­ra­ción. No hay na­die más pa­ra echar­te una mano, en un ar­te­fac­to per­ma­nen­te­men­te ex­pues­to a im­pac­tos de me­teo­ri­tos o de ba­su­ra es­pa­cial. Que re­ci­be to­dos sus su­mi­nis­tros de la Tie­rra (y en­vía sus desechos) ca­da va­rios me­ses en mi­sio­nes que, a ve­ces, fa­llan. Kelly y sus co­le­gas vi­vie­ron el fra­ca­so de tres abas­te­ci­mien­tos se­gui­dos y em­pe­za­ron a pen­sar en el ra­cio­na­mien­to. Y en com­par­tir lo que ca­da agen­cia es­pa­cial ad­ju­di­ca a sus en­via­dos.

El ex­ca­pi­tán de la Ar­ma­da re­fle­xio­na es­pe­cial­men­te so­bre la re­la­ción con sus co­le­gas ru­sos, al­gu­nos de ellos tam­bién mi­li­ta­res de for­ma­ción. Du­ran­te la Gue­rra Fría, cual­quie­ra de ellos po­dría ha­ber re­ci­bi­do la orden de ma­tar al otro en una ac­ción bé­li­ca. Aho­ra sus na­cio­nes han acor­da­do el true­que de pis por ener­gía so­lar. Los ru­sos les dan su agüi­ta ama­ri­lla pa­ra que ellos la trans­for­men en po­ta­ble (sí, eso es lo que be­ben) y a cam­bio re­ci­ben elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da por los pa­ne­les so­la­res ame­ri­ca­nos. No es el úni­co as­pec­to sin gla­mour de la vi­da en ór­bi­ta: en lu­gar de du­chas, “fro­ta­mos con una toa­lli­ta

“HA­BER PER­MI­TI­DO QUE LA CIEN­CIA USE MI CUER­PO SIG­NI­FI­CA QUE SE­GUI­RÉ SIEN­DO UN SU­JE­TO DE PRUE­BAS TO­DA MI VI­DA, PAR­TI­CI­PAN­DO

EN EL ES­TU­DIO DE LOS GEMELOS MIEN­TRAS MARK Y YO EN­VE­JE­CE­MOS”

EJEM­PLO Apren­dió te­na­ci­dad de có­mo su ma­dre pre­pa­ró el exa­men de po­li­cía. Aquí, ella ju­ra el car­go y su es­po­so su­je­ta la Bi­blia.

SIEM­PRE A DÚO Su ge­me­lo Mark pa­só de com­pa­ñe­ro de jue­gos y

pe­leas a co­le­ga de pro­fe­sión.

VEIN­TE COHE­TES

OCHO HO­RAS fue­ra de la EEI pa­ra re­pa­rar el sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción. La ago­ta­do­ra jor­na­da lo ex­pu­so a 12 sa­li­das y pues­tas de sol.

SUE­ÑO LI­GE­RO El ca­ma­ro­te tie­ne el ta­ma­ño de una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca. Mien­tras duer­men, flo­tan­do, re­ci­ben

ai­re fres­co en­fo­ca­do a la ca­ra.

TOR­TI­LLA de maíz en lu­gar de pan. Evi­ta las mi­gas que po­drían ir a pa­rar a cual­quier apa­ra­to, e in­clu­so da­ñar­lo,

y du­ran mu­cho.

PRUE­BA DE

CO­LOR

Ju­gan­do a te­ñir en el ai­re una bo­la flo­tan­te de agua e in­tro­du­cir­le

una pas­ti­lla efer­ves­cen­te.

NO ES RE­LI­GIO­SO Pe­ro re­ci­be la tra­di­cio­nal bendición de un sa­cer­do­te or­to­do­xo ru­so a los in­te­gran­tes de la mi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.