So­lo pa­ra tus dien­tes

Las re­po­si­ción de pie­zas a par­tir de cé­lu­las ma­dre y la im­pre­sión 3D es­tán a pun­to de re­vo­lu­cio­nar la odon­to­lo­gía. Mien­tras, nues­tra bo­ca de­la­ta las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les

Quo - - 03/18 CONTENIDOS - Tex­to: MA­RIAN BE­NI­TO

Las pie­zas den­ta­les im­pre­sas en 3D o re­ge­ne­ra­das con cé­lu­las ma­dre pro­me­ten un por­ve­nir de son­ri­sas per­fec­tas. Sin em­bar­go, la ges­tión del cui­da­do den­tal ame­na­za con ini­ciar una nue­va bur­bu­ja eco­nó­mi­ca.

De ba­res y clí­ni­cas den­ta­les va­mos bien ser­vi­dos en Es­pa­ña. Una tas­ca por ca­da 175 ha­bi­tan­tes y un den­tis­ta por ca­da 1.200. ¿Buen sín­to­ma? Si nos ate­ne­mos al es­ta­do de nues­tras bocas, cla­ra­men­te, no. La den­si­dad de odon­tó­lo­gos (que ha au­men­ta­do un 77 % des­de 2000) no se tra­du­ce en unos dien­tes más sa­nos ni más re­lu­cien­tes. So­mos el quin­to país en Eu­ro­pa que me­nos fre­cuen­ta al den­tis­ta y en un 15 % de los ho­ga­res nin­gún miem­bro acu­de re­gu­lar­men­te. Cuan­do se nos pre­gun­ta, ale­ga­mos “no sen­tir nin­gu­na ne­ce­si­dad” o “una cues­tión eco­nó­mi­ca”, se­gún una en­cues­ta del Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas de Es­pa­ña. No es igual re­vol­ver­se el bol­si­llo pa­ra pa­gar en la ba­rra del bar que ne­go­ciar la for­ma de fi­nan­ciar un arre­glo bu­cal. Co­mo con­se­cuen­cia, los da­tos que arro­ja es­te son­deo no de­jan de ser de­mo­le­do­res: la ca­ries afec­ta ca­si al 100 % de los es­pa­ño­les adul­tos; uno de ca­da cua­tro ha su­fri­do do­lor den­tal en el úl­ti­mo año y ocho mi­llo­nes pa­de­cen en­fer­me­dad pe­rio­don­tal. En de­fi­ni­ti­va, so­mos el país del sur de Eu­ro­pa con ma­yor in­ci­den­cia de tras­tor­nos bu­co­den­ta­les.

¿Có­mo se ex­pli­ca es­ta pa­ra­do­ja? Se­gún la OMS, con un den­tis­ta por ca­da 3.500 ha­bi­tan­tes se­ría su­fi­cien­te. “Esa ci­fra en Es­pa­ña la he­mos pul­ve­ri­za­do ha­ce mu­chos años”, di­ce Alberto Si­ci­lia, pro­fe­sor de Pe­rio­don­cia en la Uni­ver­si­dad de Ovie­do y pre­si­den­te de la Eu­ro­pean As­so­cia­tion for Os­seoin­te­gra­tion (EAO), y aña­de que, des­de un pun­to de vis­ta sa­ni­ta­rio, “tan ma­lo es pe­car por ex­ce­so co­mo por defecto”. Y aún pue­de ser peor, por­que ca­da año se gra­dúan unos 1.750 nue­vos pro­fe­sio­na­les. “La plé­to­ra pro­fe­sio­nal nun­ca trae ca­li­dad, sino un mer­can­ti­lis­mo sal­va­je don­de el pa­cien­te y la éti­ca son re­em­pla­za­dos por el clien­te y el mar­ke­ting de pro­duc­to. La odon­to­lo­gía es una pro­fe­sión sa­ni­ta­ria con tra­ta­mien­tos muy mi­nu­cio­sos cu­ya du­ra­bi­li­dad de­pen­de de que se reali­cen con pre­ci­sión mi­cro­mé­tri­ca. De­be ser ejer­ci­da des­de el ca­ri­ño y el so­sie­go, no des­de el es­trés pro­duc­ti­vo de no lle­gar a ob­je­ti­vos”.

El pre­si­den­te de la EAO se mues­tra crí­ti­co con mu­chas de esas clí­ni­cas ac­tua­les de con­su­mo, ca­de­nas y fran­qui­cias, en las que el pro­pie­ta­rio es un fon­do de in­ver­sión cam­bian­te. “No se dan las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra rea­li­zar

un tra­ba­jo de ca­li­dad. El re­sul­ta­do es una gran can­ti­dad de res­tau­ra­cio­nes que da­rán com­pli­ca­cio­nes, y ge­ne­ra­rán un cos­te adi­cio­nal ele­va­do y pro­ble­mas sa­ni­ta­rios”.

¿Una nue­va bur­bu­ja?

El sec­tor den­tal se ha con­ver­ti­do en uno de los ne­go­cios más pu­jan­tes de Eu­ro­pa. Se han abier­to fa­cul­ta­des y es­cue­las pri­va­das in­dis­cri­mi­na­da­men­te, se­gún el Con­se­jo de Den­tis­tas. Y don­de an­tes ha­bía una in­mo­bi­lia­ria, po­dría de­cir­se que aho­ra se en­cuen­tra una clí­ni­ca den­tal, a ve­ces con anun­cios tan en­ga­ño­sos co­mo “implantes a 250 eu­ros”. “Una fal­se­dad”, de­nun­cia el Con­se­jo de Den­tis­tas. La Fe­de­ra­ción de Con­su­mi­do­res en Ac­ción (FACUA) ha de­tec­ta­do di­fe­ren­cias de has­ta el 433 % en las ta­ri­fas de 167 clí­ni­cas den­ta­les de 17 ciu­da­des es­pa­ño­las. ¿Po­dría ex­plo­tar tam­bién en es­te sec­tor una bur­bu­ja? “Ya es­tá pa­san­do –res­pon­de Si­ci­lia– que al­gu­nas ca­de­nas quie­bran y de­jan a pa­cien­tes aban­do­na­dos con tra­ta­mien­tos ya pa­ga­dos sin rea­li­zar o he­chos en muy ma­las con­di­cio­nes. La­men­ta­ble­men­te, cuan­do una de es­tas com­pa­ñías se hun­de, un nue­vo fon­do de in­ver­sio­nes la com­pra, a pre­cio de sal­do, e in­vier­te en ella con el ‘sano ob­je­ti­vo eco­nó­mi­co’ de es­pe­cu­lar, re­lan­zar­la y ven­der­la ga­nan­do di­ne­ro. Así, el pro­ble­ma se per­pe­túa”. Su sos­pe­cha es que, mien­tras ha­ya fon­dos atraí­dos por ese mer­ca­do go­lo­so, la bur­bu­ja no va a es­ta­llar. “Y los pa­cien­tes cré­du­los, que se fi­jan en la pu­bli­ci­dad pa­ra ele­gir den­tis­ta, se­gui­rán pa­gan­do por es­te error de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio con su sa­lud”.

En mu­chas clí­ni­cas el pro­pie­ta­rio es un fon­do de in­ver­sión cam­bian­te

El pro­ble­ma no es ba­la­dí. Vi­si­te­mos o no con re­gu­la­ri­dad al den­tis­ta, el es­ta­do de nues­tra bo­ca es al­go que nos preo­cu­pa y mu­cho, al me­nos al 43 % de los adul­tos, vol­vien­do a la en­cues­ta del Con­se­jo de Den­tis­tas. Y el

5 % re­co­no­ce que, en al­gu­na oca­sión, ha con­di­cio­na­do su vi­da. Es al­go que es­tá ocu­rrien­do en cual­quier lu­gar del mun­do. Co­mo mues­tra, el fe­liz desen­la­ce de un pro­gra­ma pues­to en mar­cha en una de las re­gio­nes más des­fa­vo­re­ci­das de Mí­chi­gan, Es­ta­dos Uni­dos, des­de enero de 2014 has­ta oc­tu­bre de 2015, con­sis­ten­te en brin­dar aten­ción den­tal gra­tui­ta a cam­bio de un tra­ba­jo vo­lun­ta­rio. 25 dó­la­res en ser­vi­cios den­ta­les por ca­da ho­ra de tra­ba­jo. El 80 % de los par­ti­ci­pan­tes se mos­tró sa­tis­fe­cho por ha­ber po­di­do dis­fru­tar de lim­pie­zas pre­ven­ti­vas, exá­me­nes, ex­trac­cio­nes y res­tau­ra­cio­nes sim­ples. Y ca­si la mi­tad ex­pre­só tam­bién có­mo es­ta me­jo­ría ayu­dó a ele­var la ba­ja au­to­es­ti­ma que les cau­sa­ba el mal es­ta­do de su bo­ca y a su­pe­rar la ver­güen­za de co­mer en pú­bli­co.

Sin un so­lo dien­te pro­pio

Si mi­rá­se­mos de bo­ca pa­ra aden­tro, ¡cuán­tas co­sas des­cu­bri­ría­mos acer­ca de no­so­tros mis­mos y de nues­tra sociedad! La pe­rio­dis­ta Mary Ot­to, del Washington Post, lo hi­zo, y lo que ha­lló fue una epi­de­mia si­len­cio­sa de en­fer­me­da­des bu­ca­les que des­ta­pan pers­pec­ti­vas de tra­ba­jo fa­lli­das, de­sigual­dad so­cial, ba­jos lo­gros edu­ca­ti­vos y un es­ta­do alar­man­te del fun­cio­na­mien­to de la sa­lud pú­bli­ca. En Es­ta­dos Uni­dos, el do­lor de mue­las no es un epi­so­dio oca­sio­nal, sino una reali­dad cró­ni­ca pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas. “Una ver­güen­za na­cio­nal”, pu­bli­có en su re­por­ta­je.

La bo­ca mues­tra la frac­tu­ra so­cial en­tre po­bres y ri­cos. La bre­cha es pal­ma­ria en Es­ta­dos Uni­dos. Su po­bla­ción más adi­ne­ra­da lle­ga a gas­tar ca­si mil mi­llo­nes de dó­la­res al año so­lo en blan­quea­mien­to den­tal o 2.000 dó­la­res por dien­te en ca­ri­llas de por­ce­la­na. Mien­tras, 50 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses de­jan su bo­ca en ma­nos de clí­ni­cas de be­ne­fi­cen­cia, don­de la so­lu­ción más eco­nó­mi­ca y rá­pi­da es la ex­trac­ción. Al­re­de­dor del 20 % de los ma­yo­res de 65 años no con­ser­van ni un so­lo dien­te pro­pio. En los cen­tros asis­ten­cia­les un den­tis­ta vo­lun­ta­rio pue­de rea­li­zar unas 400 ex­trac­cio­nes en un día. Son pa­cien­tes con em­pleo

es­ta­ble, pe­ro sin sa­la­rio su­fi­cien­te pa­ra pa­gar­se un se­gu­ro den­tal y mu­cho me­nos un den­tis­ta par­ti­cu­lar. To­da­vía se afe­rran a la pro­me­sa de Do­nald Trump: “un her­mo­so sis­te­ma de sa­lud al ser­vi­cio de to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos y me­nos cos­to­so”.

An­to­nio Mon­te­ro, pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de Ma­drid (COEM), lo co­rro­bo­ra: “Cuan­to más desa­rro­lla­do es un país, más im­por­tan­cia da a la sa­lud bu­co­den­tal, tan­to por es­té­ti­ca co­mo por una con­cien­cia de sa­lud, da­da su in­fluen­cia en to­do el or­ga­nis­mo y su co­rre­la­ción con las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y en­do­cri­nas o al­te­ra­cio­nes en el em­ba­ra­zo”. La co­mu­ni­dad ma­dri­le­ña es, ase­gu­ra, ejem­plo de có­mo las de­sigual­da­des in­flu­yen de­ci­si­va­men­te en el es­ta­do de sa­lud oral.

“En ella se da la re­gla 80/20, se­gún la cual el 20 % de los ni­ños tie­nen el 80 % de las pa­to­lo­gías. Y siem­pre se re­la­cio­na con los es­tra­tos más des­fa­vo­re­ci­dos. In­mi­gran­tes, en mu­chos ca­sos sin re­cur­sos pa­ra ac­ce­der a tra­ta­mien­tos bá­si­cos, pa­ra­dos o ju­bi­la­dos con pen­sio­nes muy re­du­ci­das”. Es­ta dis­pa­ri­dad se ad­vier­te tam­bién con los se­gu­ros den­ta­les, ca­si inexis­ten­tes

¿Tan­to avan­ce aba­ra­ta­rá los cos­tes o abri­rá aún más la bre­cha?

Los hu­ma­nos del Pa­leo­lí­ti­co no pa­de­cían ca­ries, a pe­sar de la fal­ta de hi­gie­ne

en las zo­nas ru­ra­les y pe­que­ñas po­bla­cio­nes, mien­tras que la mi­tad de las per­so­nas con ren­tas me­dias y al­tas sí dis­po­nen de es­ta co­ber­tu­ra.

Adiós a los em­pas­tes

Es ver­dad que, co­mo de­jó pa­ten­te el doc­tor Jo­sé Ig­na­cio Zal­ba du­ran­te la se­sión cien­tí­fi­ca Via­je al Ori­gen de la Sa­lud Den­tal, ce­le­bra­da re­cien­te­men­te en Bur­gos, el de­te­rio­ro den­tal es uno de los pro­ble­mas que ha traí­do la ci­vi­li­za­ción y un sín­to­ma del es­ti­lo de vi­da ac­tual. Los hu­ma­nos del Pa­leo­lí­ti­co no pa­de­cían ca­ries ni pro­ble­mas de en­cías, a pe­sar de la fal­ta de hi­gie­ne. “La die­ta blan­ca, no abra­si­va y muy nu­tri­ti­va, su­ma­da a otros fac­to­res, co­mo el uso de cu­bier­tos, ha ge­ne­ra­do una fal­ta de desa­rro­llo óseo y mus­cu­lar”, in­di­có.

Por eso mis­mo, so­lo los avan­ces cien­tí­fi­cos pue­den en­men­dar tal des­ca­la­bro. Y, se­gún se cons­ta­tó en el úl­ti­mo Con­gre­so de la EAO, ce­le­bra­do en Ma­drid con más de 5.600 par­ti­ci­pan­tes de 88 paí­ses, el pro­gre­so de la odon­to­lo­gía vi­ve un mo­men­to es­pec­ta­cu­lar. “Es­ta­mos en una fa­se avan­za­da en la re­ge­ne­ra­ción de te­ji­dos, co­mo el hue­so o los te­ji­dos blan­dos, y es­pe­ra­mos no­ve­da­des de apli­ca­ción clí­ni­ca en la pró­xi­ma dé­ca­da. Es­te no es el ca­so de la re­ge­ne­ra­ción de dien­tes, as­pec­to de ma­yor com­ple­ji­dad bio­ló­gi­ca y clí­ni­ca, en el que no creo que vea­mos apli­ca­ción en hu­ma­nos en los pró­xi­mos 30 años”, des­ta­ca Si­ci­lia.

Lo que pa­re­ce in­mi­nen­te es el fin de las ob­tu­ra­cio­nes y en­do­don­cias. Los ex­pe­ri­men­tos y en­sa­yos clí­ni­cos con cé­lu­las ma­dre de la pul­pa den­tal (la par­te blan­da del in­te­rior del dien­te) es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la odon­to­lo­gía. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Not­ting­ham y Har­vard han desa­rro­lla­do “em­pas­tes” con un nue­vo bio­ma­te­rial que, en con­tac­to di­rec­to con la pul­pa, es­ti­mu­la sus cé­lu­las ma­dre. Es­tas co­mien­zan a di­vi­dir­se has­ta re­ge­ne­rar por com­ple­to la par­te vi­va del dien­te. El si­guien­te pa­so, en el que ya tra­ba­jan va­rios la­bo­ra­to­rios, es la fa­bri­ca­ción de dien­tes vi­vos y vas­cu­la­ri­za­dos a par­tir de cul­ti­vos ce­lu­la­res en el la­bo­ra­to­rio pa­ra lue­go im­plan­tar­los en el pa­cien­te.

Uso de im­pre­so­ras 3D

Otras in­ves­ti­ga­cio­nes avan­zan sin tre­gua en los implantes den­ta­les. Je­remy Mao, in­ves­ti­ga­dor del La­bo­ra­to­rio de Me­di­ci­na Re­ge­ne­ra­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, es uno de los pio­ne­ros en tra­ba­jar con cé­lu­las ma­dre. Su sis­te­ma per­mi­tió di­ri­gir

la tra­yec­to­ria de es­tas ha­cia un mol­de tri­di­men­sio­nal im­bui­do con un fac­tor de cre­ci­mien­to que im­pul­sa el desa­rro­llo ce­lu­lar. De es­te mo­do, se crean dien­tes ar­ti­fi­cia­les den­tro de la mis­ma bo­ca y ro­dea­dos del te­ji­do de la piel en el que que­da­rán in­ser­ta­dos en tan so­lo nue­ve se­ma­nas des­de su im­plan­te. Otro equi­po de la Uni­ver­si­dad de Queen (Ir­lan­da del Nor­te) es­tá dis­pues­to tam­bién a plan­tar ca­ra a la ca­ries, mo­vi­li­zan­do, en es­te ca­so, las cé­lu­las ma­dre con áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co con el fin de con­se­guir la au­to­rre­ge­ne­ra­ción de la es­truc­tu­ra del dien­te. El tra­ta­mien­to po­dría in­cre­men­tar la vi­da de los dien­tes y aho­rrar qui­zás mu­cho di­ne­ro en em­pas­tes.

Tam­bién se es­tán dan­do pa­sos en la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción con cé­lu­las ma­dre pro­ce­den­tes de los dien­tes de le­che. Po­drían ser de gran uti­li­dad en el fu­tu­ro, siem­pre que los ex­trai­ga un den­tis­ta an­tes de que se cai­gan pa­ra ga­ran­ti­zar que man­tie­nen un su­mi­nis­tro de san­gre óp­ti­mo has­ta su ex­trac­ción y pro­ce­sa­mien­to, se­gún la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se de pre­ser­va­ción de cé­lu­las ma­dre Na­tio­nal Den­tal Pulp La­bo­ra­tory. En Es­pa­ña, el ban­co de pul­pa den­tal y cé­lu­las ma­dre den­ta­les Den­cells Bio­me­di­cal Ins­ti­tu­te es­tá a la es­pe­ra de que es­tos es­tu­dios y tra­ta­mien­tos su­peren la fa­se de es­tu­dios clí­ni­cos por las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen es­tos te­ji­dos: re­ge­ne­ra­ción de dien­tes y te­ji­dos pe­rio­don­ta­les y tra­ta­mien­tos de ar­tro­sis, ce­gue­ra, lu­pus, car­dio­lo­gía y dia­be­tes. Ade­más de es­tos dien­tes, las mue­las del jui­cio con­tie­nen tam­bién una bue­na can­ti­dad de cé­lu­las que ya se cul­ti­van y con­ser­van has­ta que pue­dan uti­li­zar­se co­mo te­ra­pia.

Lo que ya es un he­cho pal­pa­ble pa­ra los pa­cien­tes es có­mo la tec­no­lo­gía ha re­vo­lu­cio­na­do la im­plan­to­lo­gía en ra­pi­dez y en es­té­ti­ca, pe­ro tam­bién con­vir­tién­do­se en una ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va. Aho­ra el fu­tu­ro más in­me­dia­to pa­sa, se­gún el doc­tor Si­ci­lia, por la im­pre­sión óp­ti­ca di­gi­tal. “En cin­co años ha­brá su­pe­ra­do las li­mi­ta­cio­nes que tie­ne hoy gra­cias tam­bién a los fac­to­res de cre­ci­mien­to óseo bio­quí­mi­cos, sin­te­ti­za­dos o ba­sa­dos en cé­lu­las ma­dre del pa­cien­te. Com­bi­na­dos con el uso de im­pre­so­ras 3D pa­ra ha­cer in­jer­tos a me­di­da, ha­brá una trans­for­ma­ción de la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va de la bo­ca”, in­di­ca. Aho­ra el pró­xi­mo re­to en es­ta re­vo­lu­ción es, se­gún él, acor­tar los tiem­pos que pa­san en­tre los en­sa­yos re­gla­dos y su apli­ca­ción en pa­cien­tes. ¿A to­dos, o a unos po­cos más pu­dien­tes? ■

Ex­trac­ción de mues­tras de te­ji­do de dien­tes hu­ma­nos en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton pa­ra ais­lar las cé­lu­las ma­dre. Con las de ra­tón, el in­ves­ti­ga­dor Je­remy Mao, de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, ya ha lo­gra­do re­cons­truir dien­tes ar­ti­fi­cia­les per­fec­tos den­tro de la bo­ca de roe­do­res.

In­ves­ti­ga­do­res del King’s Co­lle­ge Lon­don mues­tran la se­cuen­cia de re­pa­ra­ción de un dien­te de ra­ta afec­ta­do por una ca­ries pro­fun­da des­pués de seis se­ma­nas usan­do Ti­de­glu­sib, un me­di­ca­men­to di­se­ña­do pa­ra re­ge­ne­rar cé­lu­las ma­dre con­te­ni­das en la pul­pa.

4 SE­MA­NAS

El cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Pra­veen Arany ha con­se­gui­do ge­ne­rar una nue­va den­ti­na apli­can­do luz lá­ser de ba­ja po­ten­cia so­bre las cé­lu­las ma­dre ex­traí­das de la pul­pa den­tal. Po­drían usar­se los lá­se­res ac­tua­les con­fi­gu­ran­do su lon­gi­tud de on­da.

3

6 SE­MA­NAS

REALI­DAD A ME­DIO PLA­ZO La re­po­si­ción de pie­zas den­ta­les me­dian­te in­ge­nie­ría ti­su­lar abre a la odon­to­lo­gía un fu­tu­ro re­vo­lu­cio­na­rio.

MO­DE­LO VIR­TUAL Un pro­gra­ma de or­de­na­dor di­se­ña la pró­te­sis so­bre la ima­gen di­gi­ta­li­za­da de la bo­ca del pa­cien­te pa­ra con­ti­nuar el

pro­ce­so de for­ma ar­te­sa­nal.

RE­CUR­SOS MA­RI­NOS Cien­tí­fi­cos del pro­yec­to BIOCAPS, en Vi­go, han ob­te­ni­do ce­rá­mi­cas bio­ló­gi­cas úti­les a par­tir de la apa­ti­ta de los dien­tes de ti­bu­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.