Cien­cia de mo­nas­te­rio

Los re­li­gio­sos han mar­ca­do pá­gi­nas có­mi­cas, trá­gi­cas y fun­da­men­ta­les de la his­to­ria de la cien­cia. Sus des­cu­bri­mien­tos abar­can cam­pos que van des­de la Gran Ex­plo­sión a la pri­me­ra des­crip­ción de una cé­lu­la, pa­san­do por la te­le­gra­fía sin hi­los y la ex­pli

Quo - - 03/18 CONTENIDOS -

Gre­gor Men­del nos des­cu­brió la ge­né­ti­ca y las teo­rías de Rai­mun­do Llull fun­da­men­ta­ron la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. El ren­di­mien­to cien­tí­fi­co de los re­li­gio­sos su­ma una in­gen­te can­ti­dad de con­tri­bu­cio­nes al sa­ber.

El pa­pa Francisco tie­ne un ex­pe­dien­te im­por­tan­te en­tre ma­nos. A fi­na­les de no­viem­bre, el Con­se­jo Pon­ti­fi­cio de la Cultura le pi­dió por es­cri­to que le­van­ta­ra un mo­ni­tum, un avi­so le­ve que la Con­gre­ga­ción de la Doc­tri­na de la Fe da a los re­li­gio­sos que se des­vían de la nor­ma. Se­gún el con­se­jo, el pon­tí­fi­ce ha­ría bien en con­si­de­rar de­jar sin efec­to la con­de­na que se im­pu­so a la obra del je­sui­ta Pie­rre Teil­hard de Char­din (1881-1955), en un es­fuer­zo por re­con­ci­liar la cien­cia con la an­tro­po­lo­gía cris­tia­na.

El nom­bre del pa­leon­tó­lo­go es­tá li­ga­do al es­tu­dio de los fó­si­les del Ho­mo erec­tus pe­ki­nen­sis que fue­ron des­cu­bier­tos en Chi­na en la dé­ca­da de 1920. Los res­tos fue­ron in­ter­pre­ta­dos co­mo un es­la­bón en­tre es­pe­cies, una prue­ba de la evo­lu­ción, una teo­ría que De Char­din ex­plo­ró, sin dar la es­pal­da a su fe, pe­se a las re­ti­cen­cias de la Igle­sia.

No fue un ca­so ra­ro. So­lo si­guió una tra­di­ción se­cu­lar que ha lle­ga­do has­ta la pie­dra an­gu­lar de la cos­mo­lo­gía mo­der­na.

To­do es Dios, pe­ro sin Dios

“Des­de nues­tro pun­to de vis­ta de cien­tí­fi­cos, Geor­ges Le­maî­tre es bá­si­co, es cla­ve, fue un pun­to de inflexión to­tal”, re­su­me el ca­te­drá­ti­co de Fí­si­ca Teó­ri­ca de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co Jo­sé Ma­ría Mar­tín, re­fi­rién­do­se al sa­cer­do­te bel­ga. “Fue la pri­me­ra per­so­na que pu­bli­có un mo­de­lo del uni­ver­so en ex­pan­sión ha­cien­do cálcu­los ade­cua­dos y con­tras­tán­do­los con las ob­ser­va­cio­nes que ha­bía en su mo­men­to”, ex­pli­ca. Na­da de mis­ti­cis­mo.

Sin em­bar­go, la idea de que el uni­ver­so no es es­tá­ti­co se atri­bu­yó a Ed­win Hub­ble. El cé­le­bre as­tró­no­mo, que sa­bía me­dir la dis­tan­cia de la Tie­rra a las ga­la­xias, com­pro­bó que la ve­lo­ci­dad a la que se ale­jan de no­so­tros es pro­por­cio­nal a la dis­tan­cia que nos se­pa­ra. A par­tir de es­ta ob­ser­va­ción, pu­do cal­cu­lar que el uni­ver­so es­tá ex­pan­dién­do­se,

y pre­sen­tó sus da­tos en 1929, cier­ta­men­te, dos años des­pués que Le­maî­tre (1894-1966).

El tra­ba­jo del sa­cer­do­te ha­bía pa­sa­do des­aper­ci­bi­do por­que vio la luz en una re­vis­ta po­co co­no­ci­da y en fran­cés. Por si fue­ra po­co, al co­no­cer­se la teo­ría de Hub­ble, pron­to se pu­bli­có una tra­duc­ción al in­glés… ¡que ha­bía per­di­do los pá­rra­fos cla­ves!

“Ha ha­bi­do mu­cha os­cu­ri­dad so­bre es­ta his­to­ria, es­pe­cu­la­cio­nes de que Hub­ble ha­bía me­ti­do mano, de que el mun­do an­glo­sa­jón ha­bía eli­mi­na­do los pá­rra­fos… pe­ro aho­ra sa­be­mos que fue el pro­pio Le­maî­tre quien tra­du­jo su ar­tícu­lo y de­ci­dió qui­tar­los, muy pro­ba­ble­men­te por­que con­si­de­ró que los re­sul­ta­dos de Hub­ble, ob­ser­va­cio­na­les, eran me­jo­res”, ex­pli­ca Mar­tín. Los cálcu­los de Le­maî­tre eran bri­llan­tes, pe­ro so­lo eran una teo­ría ins­pi­ra­da en las ecua­cio­nes de Eins­tein.

Fi­nal­men­te, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca re­co­no­ció su tra­ba­jo. Pe­ro el bel­ga se ga­nó su si­tio en la his­to­ria por otro es­tu­dio, uno que pu­bli­có más tar­de en la re­vis­ta Na­tu­re. En él, teo­ri­za­ba so­bre un “hue­vo pri­mi­ge­nio”, un mo­men­to ini­cial en el que to­do co­men­zó, una sin­gu­la­ri­dad que aho­ra se co­no­ce en to­do el mun­do co­mo la Gran Ex­plo­sión. Era una be­lla ver­sión de la crea­ción ins­pi­ra­da en las le­yes de la fí­si­ca, las mis­mas le­yes eter­nas que han he­cho que los re­li­gio­sos ha­yan le­van­ta­do la vis­ta a las es­tre­llas du­ran­te si­glos.

Los ob­ser­va­do­res del cie­lo

Ni­co­lás de Cu­sa (1401-1461) lle­gó a car­de­nal y obis­po de Bre­sa­no­na, Ita­lia. Pe­ro su ca­rre­ra fue mu­cho me­nos me­ri­to­ria que su ex­pli­ca­ción de un pre­cio­so fe­nó­meno, el de la luz cenicienta.

Cuan­do nues­tro sa­té­li­te no es más que unos fi­nos cuer­nos, po­co an­tes o des­pués de la fa­se de lu­na nue­va, nues­tro pla­ne­ta es­tá ca­si en fa­se de tie­rra lle­na. En ese mo­men­to, du­ran­te ape­nas una ho­ra, si el sa­té­li­te es­tá cer­ca del ho­ri­zon­te, pue­de ver­se to­do

el dis­co lu­nar ilu­mi­na­do con una luz gri­sá­cea, la luz cenicienta, cau­sa­da por el fuer­te re­fle­jo que le lle­ga des­de nues­tro pla­ne­ta.

Lo más in­tere­san­te es que De Cu­sa pu­do ex­pli­car el fe­nó­meno gra­cias a sus pri­mi­ti­vas teo­rías so­bre sa­té­li­tes que gi­ran al­re­de­dor de pla­ne­tas, pla­ne­tas que gi­ran al­re­de­dor del Sol y un sin­fín de so­les en el es­pa­cio in­fi­ni­to, las es­tre­llas.

Es­tas ideas, avan­za­das pa­ra su épo­ca, no le cau­sa­ron nin­gún con­flic­to con la Igle­sia. Pe­ro quien apun­ta­ló la idea del he­lio­cen­tris­mo, otro re­li­gio­so que lle­va­ba su mis­mo nom­bre, Ni­co­lás Co­pér­ni­co (1473-1543), no pu­do es­ca­par a la ten­sión.

El po­la­co pu­bli­có su de­mos­tra­ción de que la Tie­rra gi­ra al­re­de­dor del Sol, y no vi­ce­ver­sa, el año de su muer­te, y su tex­to pa­só a la lis­ta de li­bros prohi­bi­dos. La Igle­sia no fue la úni­ca ins­ti­tu­ción que lo re­cha­zó. A los pro­pios cien­tí­fi­cos les cos­tó asi­mi­lar­lo.

Cuan­do los vien­tos fi­nal­men­te cam­bia­ron de di­rec­ción, el nom­bre de Co­pér­ni­co que­dó re­gis­tra­do pa­ra siem­pre en un crá­ter de la Lu­na, cu­ya oro­gra­fía re­bo­sa de clé­ri­gos que han he­cho gran­des con­tri­bu­cio­nes a la cien­cia de mi­rar al cie­lo. Eso sí, no son to­dos los que es­tán.

Mu­chos re­li­gio­sos se cen­tra­ron en los fe­nó­me­nos más cer­ca­nos, los de la me­teo­ro­lo­gía. En­tre ellos des­ta­can fi­gu­ras co­mo Jo­sé Ma­ría Al­gué (1856-1930), pa­dre je­sui­ta, quien in­ven­tó ins­tru­men­tos co­mo el ba­ro­ci­clo­nó­me­tro, un dis­po­si­ti­vo que per­mi­tía sa­ber cuán­do iba a pro­du­cir­se un ci­clón y qué di­rec­ción iba a lle­var. To­dos los bar­cos se hi­cie­ron con uno, lo que sal­vó in­con­ta­bles vi­das. Pe­ro ni por esas con­ci­tó tan­ta aten­ción co­mo Laz­za­ro Spa­llan­za­ni (1729-1799), na­tu­ra­lis­ta y sa­cer­do­te ca­tó­li­co, un au­tén­ti­co cien­tí­fi­co de vo­ca­ción. Por al­go le apo­da­ban Mag­ní­fi­co. En 1793, Spa­llan­za­ni iba ca­mino de des­cu­brir có­mo se orien­tan los murciélagos, dos si­glos an­tes de que un jo­ven cien­tí­fi­co de­tec­ta­ra sus ul­tra­so­ni­dos. Su­po que el ani­mal po­día vo­lar por su ha­bi­ta­ción en to­tal os­cu­ri­dad atán­do­lo a su de­do con un cor­del.

Pa­ra des­en­tra­ñar el sis­te­ma por el que lo con­se­guía, pri­me­ro le cu­brió la ca­be­za con una pe­que­ña ca­pu­cha y vio que se des­orien­ta­ba. Pen­só que po­dían ver un mis­te­rio­so bri­llo en la os­cu­ri­dad y, en un alar­de de es­pí­ri­tu cien­tí­fi­co, qui­so po­ner a prue­ba su hi­pó­te­sis: le ta­pó so­lo los ojos con una sus­tan­cia pe­ga­jo­sa usa­da pa­ra ca­zar pá­ja­ros, y su­po que es­ta­ba equi­vo­ca­do.

Si­guió ex­pe­ri­men­tan­do has­ta que com­pro­bó que los ani­ma­les per­dían la orien­ta­ción si les ta­pa­ba los oí­dos. En­ton­ces di­se­ñó el ex­pe­ri­men­to de­fi­ni­ti­vo.

Subió a la to­rre de la ca­te­dral de Pa­via y cap­tu­ró 52 murciélagos. Allí mis­mo les ex­tir­pó los ojos y los de­jó li­bres. Días más tar­de vol­vió y cap­tu­ró otros 48. Abrió en ca­nal los tres que te­nían las cuen­cas va­cías y su­po que no ha­bía du­da; po­dían ca­zar in­sec­tos y so­bre­vi­vir sin ojos. Sí, se­gu­ro que se orien­ta­ban por el oí­do.

No fue­ron los úni­cos ex­pe­ri­men­tos con los que Mag­ní­fi­co es­can­da­li­za­ría a cual­quier co­mi­té éti­co mo­derno. Co­mo cuan­do se tra­gó un tro­zo de car­ne ata­do a un cor­del pa­ra sa­car­lo y es­tu­diar el efec­to los ju­gos gás­tri­cos. Pe­ro mu­chos han dis­fru­ta­do de sus re­sul­ta­dos. A él se de­ben hi­tos co­mo la pri­me­ra in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial de un pe­rro, en 1784.

Quién sa­be lo que ha­bría con­se­gui­do con un buen mi­cros­co­pio, un in­ven­to con el que Jean Bap­tis­te Car­noy (1836-1899), de ori­gen bel­ga co­mo Le­maî­tre –y tam­bién sa­cer­do­te– abrió la puer­ta al in­te­rior de la cé­lu­la.

Há­bi­tos de pio­ne­ros

Car­noy man­tu­vo una fruc­tí­fe­ra amis­tad con Carl Zeiss, cu­yo nom­bre aún es­tá li­ga­do a los ins­tru­men­tos óp­ti­cos de pri­me­ra ca­li­dad. Co­la­bo­ró con él pa­ra di­se­ñar mi­cros­co­pios muy

UN SA­CER­DO­TE SU­PO QUE LOS MURCIÉLAGOS

SE GUÍAN POR SO­NI­DOS DOS SI­GLOS AN­TES DE CO­NO­CER­SE SUS UL­TRA­SO­NI­DOS

co­di­cia­dos. “¡Quien tu­vie­ra esos mag­ní­fi­cos ob­je­ti­vos a los que Flem­ming, Stras­bur­ger y Car­noy de­ben sus des­cu­bri­mien­tos!”, se la­men­ta­ba Ra­món y Ca­jal en una car­ta a su dis­cí­pu­lo An­to­nio Vi­cent Dolz, un je­sui­ta que es­ta­ba for­mán­do­se con el pro­pio Car­noy. Y aña­día: “Dí­ga­me cuán­do pu­bli­ca Car­noy la se­gun­da par­te de su obra, pues ten­go gran an­sie­dad por co­no­cer­la. Le da­rá us­ted en mi nom­bre una ca­lu­ro­sa fe­li­ci­ta­ción por sus tra­ba­jos”.

Los es­tu­dios a los que se re­fe­ría el No­bel es­pa­ñol gi­ra­ban en torno a la pri­me­ra des­crip­ción mi­cros­có­pi­ca de la cé­lu­la. El sa­cer­do­te bel­ga avan­zó de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va en es­te cam­po gra­cias a una so­lu­ción que lle­va su nom­bre, un lí­qui­do que per­mi­tía fi­jar la es­truc­tu­ra ce­lu­lar pa­ra te­ñir­la y, así, ver­la al mi­cros­co­pio. No lle­gó a re­la­cio­nar la anatomía ce­lu­lar con las en­fer­me­da­des, un sal­to cua­li­ta­ti­vo que ha te­ni­do con­se­cuen­cias im­por­tan­tes.

“El es­tu­dio de las cé­lu­las suel­tas en los dos úl­ti­mos si­glos ha lle­va­do al desa­rro­llo de la ci­to­lo­gía clí­ni­ca ac­tual, que lo que ha­ce es diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des a tra­vés de mues­tras muy pe­que­ñas, de cé­lu­las suel­tas de los te­ji­dos u ór­ga­nos”, ex­pli­ca la pre­si­den­ta de la Sociedad Es­pa­ño­la de Ci­to­lo­gía, Rosario Gra­na­dos. Y aña­de: “Con unas cuan­tas cé­lu­las po­de­mos de­cir, con una apro­xi­ma­ción, si hay en­fer­me­dad o no, so­bre to­do en al­gu­nos ca­sos de cán­cer y le­sio­nes pre­can­ce­ro­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.