Co­ches pa­ra el 2030

He­mos ha­bla­do con diez de los CEO más im­por­tan­tes del mun­do del mo­tor y es­to es lo que van a ha­cer con el au­to­mó­vil que con­du­ci­rás den­tro de 15 años. Pre­pá­ra­te por­que pro­ba­ble­men­te sea di­fe­ren­te a co­mo crees

Quo - - 03/18 CONTENIDOS - Tex­to: MAR­TA GAR­CÍA

Los CEO de las prin­ci­pa­les mar­cas de mo­tor re­ve­lan lo que te es­tán pre­pa­ran­do pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das: di­se­ño, re­duc­ción de emi­sio­nes y as­fal­to pa­ra car­gar vehícu­los que se­rán cen­tros de ocio con rue­das.

“Los

cie­gos po­drán te­ner

mo­vi­li­dad in­di­vi­dual, igual que los ni­ños y los ma­yo­res que ha­yan per­di­do

el car­né” Francisco Pé­rez

Bo­te­llo “Los

eléc­tri­cos no ju­ga­rán un pa­pel do­mi­nan­te en 2030. Que­dan mu­chos pro­ble­mas

por re­sol­ver”

Jo­sé Ma­ría Te­rol

Sse con­so­li­da­rán las pla­ta­for­mas de co­che com­par­ti­do? ¿Ha­brán des­apa­re­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te los dié­sel den­tro de dos dé­ca­das? ¿Los vehícu­los au­tó­no­mos se­rán una reali­dad a cor­to pla­zo? Las pre­gun­tas son ca­si tan­tas co­mo pro­pues­tas apa­re­cen en el mer­ca­do del au­to­mó­vil. Tras ca­si to­das ellas, el mis­mo pro­ble­ma, idén­ti­ca pre­sión me­dioam­bien­tal, pa­re­ci­da in­quie­tud por al­can­zar so­lu­cio­nes que sa­tis­fa­gan a con­su­mi­do­res, fa­bri­can­tes y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

“Vis­lum­bra­re­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que mo­di­fi­ca­rán el ho­ri­zon­te que te­ne­mos. Hay mu­chos es­ce­na­rios po­si­bles –se­ña­la Mi­kel Pa­lo­me­ra, di­rec­tor ge­ne­ral de Seat–. La con­duc­ción au­tó­no­ma y la elec­tri­fi­ca­ción se­rán pro­ta­go­nis­tas y con­lle­va­rán mu­chos cam­bios en nues­tro con­cep­to de mo­vi­li­dad”. De he­cho, el 15 por cien­to de los vehícu­los que se ven­dan en 2030-2035 es­ta­rán do­ta­dos de con­duc­ción au­tó­no­ma, se­gún Bloom­berg. Es es­ta la tec­no­lo­gía que trans­for­ma­rá ra­di­cal­men­te el con­cep­to de mo­vi­li­dad co­mo nun­ca se ha vis­to en la his­to­ria del au­to­mó­vil.

Au­men­ta­rá el PIB

“El con­duc­tor no per­ci­bi­rá los tra­yec­tos, los atas­cos, co­mo una pér­di­da de tiem­po por­que po­drá rea­li­zar a bor­do ges­tio­nes re­la­cio­na­das con su tra­ba­jo y su ocio –di­ce Jesús Alon­so, pre­si­den­te y CEO de Ford Es­pa­ña–. Se es­ti­ma que si los cua­tro años de vi­da que un con­duc­tor me­dio pa­sa en atas­cos se con­vir­tie­ran en tiem­po tra­ba­jo o de ocio, el pro­duc­to in­te­rior bru­to a ni­vel eu­ro­peo se in­cre­men­ta­ría en 17.000 bi­llo­nes de eu­ros en el año 2050. El au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad más la ge­ne­ra­ción de va­lor en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to y de los con­te­ni­dos que se ge­ne­ra­rán pa­ra dis­fru­te de los pa­sa­je­ros es­tán de­trás de tan as­tro­nó­mi­ca ci­fra”.

Mor­ta­li­dad ce­ro

Pe­ro el co­che au­tó­no­mo rea­li­za­rá más fun­cio­nes. “En lu­gar de es­tar apar­ca­do en un ga­ra­je, re­co­ge­rá a los ni­ños al co­le­gio”, con­ti­núa Alon­so. “O irá al con­ce­sio­na­rio por su cuen­ta a ha­cer­se un che­queo tras ha­ber de­ja­do a su pro­pie­ta­rio en el tra­ba­jo”, aña­de Ivan Se­gal, di­rec­tor ge­ne­ral de Re­nault Es­pa­ña. O, aún me­jor, “pe­mi­ti­rá que los téc­ni­cos le ha­gan la re­vi­sión a dis­tan­cia sin ne­ce­si­dad de ir al ta­ller”, apun­ta Po­lo Sa­trús­te­gui, di­rec­tor ge­ne­ral de Hyun­dai Es­pa­ña. “Los cie­gos ten­drán mo­vi­li­dad in­di­vi­dual, tam­bién los ni­ños y los ma­yo­res que ha­yan per­di­do su car­né. El co­che au­tó­no­mo fa­vo­re­ce­rá la li­ber­tad del ser hu­mano –opi­na Francisco Pé­rez Bo­te­llo, pre­si­den­te de Volks­wa­gen-au­di Es­pa­ña–. Bas­ta­rá lla­mar­le me­dian­te una app pa­ra que va­ya a bus­car­te y, una vez es­tés en tu des­tino, se vol­ve­rá a apar­car a las afue­ras de la ciu­dad.

Y lo me­jor es que se acer­ca­rá a la mor­ta­li­dad ce­ro, por­que la se­gu­ri­dad es y se­gui­rá sien­do la ba­ta­lla a li­brar. Co­mu­ni­ca­ción y co­nec­ti­vi­dad se­rán los alia­dos pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo: los co­ches ha­bla­rán en­tre sí y se co­mu­ni­ca­rán te­le­má­ti­ca­men­te cual­quier in­ci­den­cia, así co­mo la pre­sen­cia de otros vehícu­los. Las ciu­da­des y el con­cep­to de mo­vi­li­dad en sí se trans­for­ma­rán de tal ma­ne­ra que hoy es di­fí­cil de ima­gi­nar.

“El

co­che, en lu­gar de es­tar apar­ca­do en el ga­ra­je, po­drá ir a re­co­ger

a los ni­ños al co­le­gio”

Jesús Alon­so

Pre­si­den­te y CEO de Ford Es­pa­ña

“Ha­brá

un ‘mix’ de tec­no­lo­gías con op­cio­nes tra­di­cio­na­les y otras

más rompe­doras”

Ch­ris­top­he Man­don

Di­rec­tor ge­ne­ral de Peu­geot, Citroën

y DS pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal “Los

se­má­fo­ros y el mis­mo alum­bra­do de la ciu­dad cam­bia­rán

en fun­ción de la in­ten­si­dad del trá­fi­co”

Ro­land Schell

Pre­si­den­te de Mer­ce­des-benz Es­pa­ña “La

reali­dad vir­tual per­mi­ti­rá que lo que aho­ra son ven­ta­ni­llas, ma­ña­na sean pan­ta­llas”

Ger­mán Ló­pez Ma­drid

Se­nior Ad­vi­sor de Vol­vo Car Cor­po­ra­tion

El pa­vi­men­to jun­to a los se­má­fo­ros

per­mi­ti­rá que los eléc­tri­cos reali­cen,

me­dian­te pa­go, re­car­ga por in­duc­ción

Los ope­ra­do­res de flo­tas de co­ches com­par­ti­dos se apo­ya­rán en el big da­ta pa­ra co­no­cer los flu­jos de mo­vi­mien­to de sus usua­rios por ba­rrios, ca­lles, etc., se­gún apun­ta Se­gal. Pro­ce­san­do to­da es­ta in­for­ma­ción, se­rán ca­pa­ces de aten­der las ne­ce­si­da­des de los con­duc­to­res de una for­ma más efi­caz. “In­ten­ta­re­mos te­ner co­ches cer­ca de los clien­tes que uti­li­cen el ser­vi­cio del car sha­ring de for­ma re­gu­lar, es de­cir, de aque­llos que to­dos los días a la mis­ma ho­ra so­li­ci­ten uno de nues­tros co­ches –di­ce Ivan Se­gal–. Y ha­re­mos que los vehícu­los, de for­ma au­tó­no­ma, se si­túen cer­ca de un es­ta­dio cuan­do ha­ya un gran par­ti­do”.

Los úl­ti­mos avan­ces en compu­tación per­mi­ti­rán ana­li­zar in­gen­tes can­ti­da­des de da­tos y evi­tar que los fu­tu­ros ro­bot-ta­xis, por ejem­plo, es­tén de­te­ni­dos du­ran­te ho­ras en una pa­ra­da sin sa­ber a dón­de ir. Es­ta­rán jus­to allí don­de se ne­ce­si­ten.“los se­má­fo­ros o el mis­mo alum­bra­do pú­bli­co cam­bia­rán en fun­ción de la in­ten­si­dad de trá­fi­co; los vehícu­los co­no­ce­rán las pla­zas de apar­ca­mien­to li­bres an­tes in­clu­so de ini­ciar su re­co­rri­do y, se­gún al­gu­nos vi­sio­na­rios, no ha­rán fal­ta las in­fraes­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les por­que los cen­tros de con­trol de trá­fi­co ana­li­za­rán to­das las va­ria­bles pa­ra in­di­car a los co­ches en cir­cu­la­ción có­mo ac­tuar en ca­da mo­men­to”, ex­pli­ca Ro­land Schell, pre­si­den­te de Mer­ce­des-benz Es­pa­ña.

In­ter­sec­cio­nes li­bres

“¿Qué sen­ti­do tie­ne que es­te­mos es­pe­ran­do en un se­má­fo­ro si no se apro­xi­ma nin­gún co­che a la in­ter­sec­ción?”, se pre­gun­ta Jesús Alon­so, de Ford. El pa­pel de las se­ña­les se mo­di­fi­ca­rá y, cuan­do ha­ya que de­te­ner­se, ha­brá pa­vi­men­tos es­pe­cia­les ca­pa­ces de rea­li­zar re­car­gas por in­duc­ción. La fac­tu­ra de la ener­gía con­su­mi­da lle­ga­rá pos­te­rior­men­te al do­mi­ci­lio de ca­da usua­rio… o po­drá ser con­sul­ta­da a bor­do de los múl­ti­ples dis­plays que ha­brá en el in­te­rior de los co­ches.

Ci­ne a bor­do

“Lo que aho­ra son ven­ta­ni­llas, ma­ña­na se­rán pan­ta­llas. Las téc­ni­cas de reali­dad vir­tual per­mi­ti­rán pro­yec­tar las imá­ge­nes en cual­quier si­tio: en los cris­ta­les, en las puer­tas… ya no va a ser ne­ce­sa­rio te­ner un dis­play es­pe­cí­fi­co con re­tro­ali­men­ta­ción pa­ra ver la in­for­ma­ción del co­che, un ví­deo o cual­quier apli­ca­ción de en­tre­te­ni­mien­to –se­ña­la Ger­mán Ló­pez Ma­drid, se­nior ad­vi­sor de Vol­vo Car Cor­po­ra­tion. Y hay quien, co­mo Re­nault, es­tá dan­do los pa­sos em­pre­sa­ria­les pa­ra apro­ve­char to­do eso y ofre­cer con­te­ni­dos mul­ti­me­dia a bor­do, co­mo si de un Net­flix cual­quie­ra se tra­ta­ra.

To­da es­ta trans­for­ma­ción es­tá sien­do su­per­vi­sa­da mi­nu­cio­sa­men­te por la Unión Eu­ro­pa, que ha he­cho de la sostenibilidad su ban­de­ra. En el pun­to de mi­ra de Bru­se­las es­tán las emi­sio­nes y las me­di­das que hay que apli­car pa­ra que la con­ta­mi­na­ción atri­bui­da a los au­to­mó­vi­les se re­duz­ca más.

Ex­haus­tos aún por el es­fuer­zo tec­no­ló­gi­co y fi­nan­cie­ro al que les han obli­ga­do las úl­ti­mas exi­gen­cias co­mu­ni­ta­rias, los fa­bri­can­tes, sin em­bar­go, ad­mi­ten en pri­va­do que aún hay mar­gen de me­jo­ra en la efi­cien­cia de los mo­to­res de com­bus­tión. “Pe­ro lle­ga­rá un mo­men­to en que pa­ra con­se­guir es­ta re­duc­ción de emi­sio­nes que la sociedad y los Go­bier­nos pi­den, ha­ya que ha­cer una in­ver­sión tan al­ta que

el pre­cio fi­nal del au­to­mó­vil se vea muy pe­na­li­za­do. Es en ese mo­men­to cuan­do el co­che eléc­tri­co em­pe­za­rá a ser com­pe­ti­ti­vo”. Se­rá ase­qui­ble, ten­drá ce­ro emi­sio­nes y no ha­rá rui­do, se­gún la ma­yo­ría de los res­pon­sa­bles del sec­tor.

Aten­ción a los eléc­tri­cos

“Pue­den ser un so­lu­ción pun­tual pa­ra el cen­tro de las ciu­da­des, pe­ro no pa­ra los via­jes de lar­go re­co­rri­do –ma­ti­za Jo­sé Ma­ría Te­rol, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Maz­da Es­pa­ña–. Que­dan to­da­vía mu­chos pro­ble­mas por re­sol­ver co­mo in­fraes­truc­tu­ras, au­to­no­mía, car­ga, pre­cio… No creo que jue­guen un pa­pel do­mi­nan­te de aquí a quin­ce años”, pun­tua­li­za.

Sin em­bar­go, ya hay fa­bri­can­tes que mues­tran pro­to­ti­pos que al­can­za­rán los 600 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía y otros, co­mo Po­lo Sa­trús­te­gui, di­rec­tor ge­ne­ral de Hyun­dai Es­pa­ña, que sos­tie­nen que en 2030 se lle­ga­rá a ran­gos de au­to­no­mía de 700800 ki­ló­me­tros. “Se es­ti­ma que pa­ra en­ton­ces el 30 por cien­to, apro­xi­ma­da­men­te, de la fa­bri­ca­ción se­rá cien por cien eléc­tri­ca”, aña­de Ro­land Schell, pre­si­den­te de Mer­ce­des-benz Es­pa­ña.

Pe­ro apos­tar por los eléc­tri­cos o por cual­quier otra tec­no­lo­gía en ex­clu­si­va no pa­re­ce es­tar en la men­te de los fa­bri­can­tes. Di­fe­ren­tes sis­te­mas de pro­pul­sión con­vi­vi­rán y bus­ca­rán su hue­co has­ta que el hi­dró­geno, la pa­na­cea, la pie­dra fi­lo­so­fal que per­mi­ti­rá emi­tir úni­ca­men­te va­por de agua, sea una reali­dad. Pa­ra ello ha­brá que es­pe­rar aún de­ce­nas de años.

Mien­tras tan­to, el par­que es­ta­rá re­par­ti­do en­tre va­rias op­cio­nes, con un cier­to pro­ta­go­nis­mo a me­dio pla­zo de los mo­de­los hí­bri­dos. Sa­ber los por­cen­ta­jes de ca­da una de las op­cio­nes de pro­pul­sión que se ofrez­can den­tro de 15 o 20 años re­que­ri­rá un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción di­fí­cil de rea­li­zar en es­te mo­men­to. “An­tes, po­días pro­yec­tar y rea­li­zar un plan de ne­go­cio a cin­co años –di­ce Francisco Pé­rez Bo­te­llo, pre­si­den­te de Volks­wa­gen-au­di Es­pa­ña–. Hoy, pue­des ha­cer­lo pa­ra tran­qui­li­zar tu con­cien­cia, pe­ro es una au­tén­ti­ca pér­di­da de tiem­po por­que hay mu­chas in­cer­ti­dum­bres. ¿Quién po­día ima­gi­nar­se ha­ce cua­tro años que iba a ha­ber un pre­si­den­te co­mo Do­nald Trump? ¿O pre­ver las ten­sio­nes te­rri­to­ria­les que hay en Ca­ta­lu­ña? ¿O que las fuerzas cen­trí­pe­tas que se es­tán pro­du­cien­do en Eu­ro­pa iban a abo­gar por la rup­tu­ra del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio? El mun­do cam­bia a una ve­lo­ci­dad tan gran­de que el ob­je­ti­vo es que nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes sean ca­pa­ces de adap­tar­se con ra­pi­dez a esos cam­bios. Po­de­mos ima­gi­nar que el co­che del fu­tu­ro se­rá eléc­tri­co y com­par­ti­do en las gran­des ciu­da­des y que con­vi­vi­rá con mo­to­res tér­mi­cos. ¿En qué me­di­da? Lo des­co­noz­co. Lo que sí sé es que de­be­mos te­ner un pie en to­das las pla­ta­for­mas si que­re­mos desem­pe­ñar un pa­pel re­le­van­te en el mun­do de ma­ña­na”. En ese fu­tu­ro, es fá­cil aven­tu­rar que el re­par­to de mer­can­cías en el cen­tro de las ciu­da­des se ha­rá con vehícu­los eléc­tri­cos co­mo con­se­cuen­cia de las res­tric­cio­nes del trá­fi­co. ¿Y el res­to? “El clien­te po­drá ele­gir en fun­ción sus há­bi­tos de vi­da y de don­de re­si­da. Si es en el cen­tro de una ca­pi­tal, es pro­ba­ble que pre­fie­ra un co­che au­tó­no­mo u op­cio­nes de car sha­ring pa­ra ges­tio­nar de

“Ve­re­mos

mo­to­res de com­bus­tión du­ran­te los pró­xi­mos 40 o 50 años”

Luis An­to­nio Ruiz.

Pre­si­den­te y CEO de Ja­guar-land Ro­ver Es­pa­ña “La

con­duc­ción au­tó­no­ma per­mi­ti­rá pres­cin­dir del vo­lan­te y fa­ci­li­ta­rá que los asien­tos cam­bien de orien­ta­ción”

Mi­kel Pa­lo­me­ra

Di­rec­tor ge­ne­ral de Seat “Ven­de­re­mos

con­te­ni­dos mul­ti­me­dia a los ocu­pan­tes

del au­to­mó­vil”

Ivan Se­gal.

Di­rec­tor ge­ne­ral de Re­nault Es­pa­ña “Se po­drán rea­li­zar che­queos del co­che a dis­tan­cia.

No ha­rá fal­ta que va­ya al ta­ller”

8P0o­lo Sa­trús­te­gui.

QUO / MAR­ZO 2018 Di­rec­tor ge­ne­ral de Hyun­dai Es­pa­ña

Los atas­cos se­rán con­ce­bi­dos co­mo

mo­men­tos de ocio, pro­duc­ti­vi­dad

y en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal

for­ma más fá­cil sus re­co­rri­dos ur­ba­nos, y si vi­ve en un pe­que­ño pue­blo y tie­ne que des­pla­zar­se cin­cuen­ta ki­ló­me­tros pa­ra ir a su tra­ba­jo, se mo­ve­rá con vehícu­los do­ta­dos de mo­der­nos mo­to­res de com­bus­tión” ase­gu­ra Ch­ris­top­he Man­don, di­rec­tor ge­ne­ral de las mar­cas fran­ce­sas Peu­geot, Citroën y DS pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal.

Lar­ga vi­da, pues a las me­cá­ni­cas tér­mi­cas. Al me­nos, so­bre­vi­vi­rán cua­ren­ta o cin­cuen­ta años, en pa­la­bras de Luis An­to­nio Ruiz, pre­si­den­te y CEO de Ja­guar-land Ro­ver Es­pa­ña, quien ase­gu­ra que “nos que­da mu­cho dié­sel to­da­vía. Se los ha de­mo­ni­za­do en ex­ce­so, pe­ro los úl­ti­mos pro­pul­so­res emi­ten bas­tan­tes me­nos ga­ses que los mo­to­res de ga­so­li­na y mu­chí­si­mo me­nos que los de ga­só­leo de ha­ce diez años. Son los pro­pul­so­res an­ti­guos los al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes, los que hay que re­ti­rar del mer­ca­do cuan­to an­tes. Pe­ro que na­die se lla­me a en­ga­ño, en 2030 se­gui­rá ha­bien­do mo­to­res dié­sel. Eso sí, se­rán lim­pios, mo­der­nos y efi­cien­tes. Francisco Pé­rez Bo­te­llo, de Volks­wa­gen-au­di, abun­da en la idea: “No ha­cen fal­ta co­ches eléc­tri­cos. Bas­ta con re­no­var el par­que ac­tual pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción”.

El fu­tu­ro es hí­bri­do

Ca­si to­dos los im­pli­ca­dos coin­ci­den en se­ña­lar que en esa re­no­va­ción la hi­bri­da­ción ten­drá un pa­pel de­ter­mi­nan­te. “Las va­rian­tes mild hy­brid (com­bus­tión más eléc­tri­co au­to­rre­car­ga­ble), hí­bri­do en­chu­fa­ble y eléc­tri­co pu­ro se­rán las op­cio­nes más co­mu­nes en el mer­ca­do, se­gún Ger­mán Ló­pez Ma­drid, se­nior ad­vi­sor de Vol­vo Car Cor­po­ra­tion, a pe­sar de que Jo­sé Ma­ría Te­rol, de Maz­da, ad­vier­te de que al­gu­nos hí­bri­dos con­su­men del orden de 0,8 li­tros a los cien ki­ló­me­tros, más que un dié­sel de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

La re­vo­lu­ción se­rá to­tal tam­bién en ma­te­ria de di­se­ño, al me­nos en el in­te­rior de los vehícu­los. “En los pró­xi­mos años, las nue­vas ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad ur­ba­na cam­bia­rán de ma­ne­ra sus­tan­cial la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de los co­ches tal y co­mo la en­ten­de­mos aho­ra –di­ce Mi­kel Pa­lo­me­ra, de Seat–. La con­duc­ción au­tó­no­ma evi­ta­rá la ne­ce­si­dad de un com­par­ti­men­to de­lan­te­ro pa­ra ubi­car el mo­tor; tam­po­co se­rá ne­ce­sa­rio el vo­lan­te, los asien­tos po­drán cam­biar de orien­ta­ción… To­dos es­tos as­pec­tos van a ha­cer que el au­to­mó­vil va­ríe sus­tan­cial­men­te res­pec­to a lo que co­no­ce­mos hoy. Con­fi­gu­ra­re­mos el co­che se­gún los gus­tos y ne­ce­si­da­des del con­duc­tor en ca­da mo­men­to”.

¿Cuá­les se­rán esos gus­tos? So­bre­vi­vi­rán los su­per­de­por­ti­vos pa­ra quie­nes ten­gan ga­so­li­na en sus venas, pe­ro la ma­yo­ría sos­tie­nen que las ca­rro­ce­rías SUV se­gui­rán rei­nan­do en el mer­ca­do, aun a ries­go de que su me­nor efi­cien­cia ae­ro­di­ná­mi­ca las pe­na­li­ce en el fu­tu­ro. Al­gu­nos las di­se­ña­rán man­te­nien­do el minimalismo (Maz­da), otros se­gui­rán con su es­ti­lo so­fis­ti­ca­do (Hyun­dai). En lo que to­dos coin­ci­den es en que el pues­to de con­duc­ción se­gui­rá sien­do ele­va­do.

¿Se equi­vo­ca­rán los gu­rús del mo­tor en sus pre­vi­sio­nes? Pro­ba­ble­men­te, no. Pa­ra lle­gar a don­de es­tán han ne­ce­si­ta­do al­go más que ima­gi­na­ción. ■

SALÓNCOMEDOR El vo­lan­te y los pe­da­les se po­drán es­ca­mo­tear pa­ra de­jar más es­pa­cio a los pa­sa­je­ros du­ran­te la con­duc­ción au­tó­no­ma.

Pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Maz­da Es­pa­ña

Pre­si­den­te de Volks­wa­gen-au­di

Es­pa­ña

MOVERESE EN LA CIU­DAD Mer­ce­des se­gui­rá

apos­tan­do por el car sha­ring con

sus Smart.

PRE­SER­VAR LA EMO­CIÓN Es la pro­pues­ta de Fiat, al­go que la au­to­ma­ti­za­ción pue­de po­ner en en­tre­di­cho. En la fo­to, un Fiat 500 Ri­va. Se ins­pi­ra en los ya­tes de lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.