LA AME­NA­ZA DEL OPIO

La adic­ción a los anal­gé­si­cos opioi­des ha de­ja­do ya de­ce­nas de mi­les de muer­tos en EE. UU. En Es­pa­ña su con­su­mo ha cre­ci­do un 254 % en diez años. Hay mo­ti­vos pa­ra preo­cu­par­se

Quo - - 03/18 CONTENIDOS - Tex­to: JA­VIER TÉ­LLEZ

En EE. UU. los opioi­des han pa­sa­do de ali­viar el do­lor a ame­na­zar la vi­da por ex­ce­so de con­su­mo. ¿Po­dría ocu­rrir aquí?

Si hu­bie­ra po­di­do mo­ver las pier­nas, has­ta ha­bría ro­ba­do pa­ra po­der po­ner­me las in­yec­cio­nes”, re­co­no­ce al te­lé­fono Con­chi. Su cal­va­rio co­men­zó cuan­do las com­pli­ca­cio­nes tras una ope­ra­ción de va­rias her­nias dis­ca­les la de­ja­ron en si­lla de rue­das con in­ten­sos do­lo­res. Los mé­di­cos le re­ce­ta­ron dos opioi­des: pe­ti­di­na in­yec­ta­da y fen­ta­ni­lo oral, que man­tu­vo du­ran­te años. “Me no­ta­ba ador­mi­la­da y de­cía ton­te­rías. Aun­que no tu­vie­ra do­lor, me se­guía po­nien­do la in­yec­ción, co­mo los yonquis. Me pin­cha­ba yo so­la, don­de fue­ra”, re­la­ta es­ta ma­dre de tres hi­jos que lle­gó has­ta el pun­to de le­van­tar­se ca­da ho­ra por la no­che pa­ra con­su­mir una do­sis de fen­ta­ni­lo pa­ra chu­par.

Fi­nal­men­te Con­chi se so­me­tió a tra­ta­mien­to en la Uni­dad de Con­duc­tas Adic­ti­vas del Hos­pi­tal de To­le­do, y cam­bió los opioi­des por una bom­ba que le su­mi­nis­tra re­la­jan­tes mus­cu­la­res al­re­de­dor de la mé­du­la ósea. “Aho­ra ten­go la ca­be­za en su si­tio y es­toy lim­pia”, afir­ma sa­tis­fe­cha.

En Es­ta­dos Uni­dos ca­sos co­mo el de Con­chi son tan abun­dan­tes que han sal­ta­do las alar­mas sa­ni­ta­rias. Así lo re­la­ta Han­nah (nom­bre fic­ti­cio) en uno de los mu­chos gru­pos de Fa­ce­book en los que es­ta­dou­ni­den­ses adic­tos a los anal­gé­si­cos opioi­des mi­ran a los ojos a la epi­de­mia que sa­cu­de su país:

“Día uno, de nue­vo. He per­di­do la cuen­ta de las ve­ces que he te­ni­do que vol­ver a em­pe­zar, pe­ro no importa. Vuel­vo a te­ner la opor­tu­ni­dad de des­en­gan­char­me”. En­tre 1999 y 2015 más de 183.000 ame­ri­ca­nos mu­rie­ron por sobredosis re­la­cio­na­das con opioi­des de pres­crip­ción. Du­ran­te el mis­mo pe­rio­do, las ven­tas de es­te ti­po de fár­ma­cos pa­ra tra­tar el do­lor se mul­ti­pli­ca­ron por cua­tro.

En el ca­so de Han­nah to­do em­pe­zó tras un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Su mé­di­co le re­ce­tó oxi­co­do­na pa­ra los do­lo­res, con do­sis ca­da vez más al­tas. “Fui la úl­ti­ma en dar­me cuen­ta de que era adic­ta” re­la­ta a Quo. Cuan­do su doc­tor de­ci­dió no dis­pen­sar­le más re­ce­tas re­cu­rrió al mer­ca­do ne­gro. “En la ca­lle pue­des con­se­guir cual­quier co­sa”, ase­gu­ra.

El pa­sa­do mes de oc­tu­bre, Trump ta­chó la si­tua­ción de “emer­gen­cia na­cio­nal”. Nue­ve años an­tes, un juez con­de­nó a Pur­due Phar­ma, la co­mer­cia­li­za­do­ra de Oxy­con­tin (oxi­co­do­na), a pa­gar una mul­ta de 600 mi­llo­nes de dó­la­res por ha­ber ocul­ta­do in­for­ma­ción so­bre su po­ten­cial adic­ti­vo. So­lo un año des­pués de ha­ber in­tro­du­ci­do el Oxy­con­tin en el mer­ca­do, la com­pa­ñía ya fac­tu­ra­ba un bi­llón de dó­la­res por sus ven­tas y la can­ti­dad de es­tos anal­gé­si­cos pres­cri­tos en el año 2012 hu­bie­ra per­mi­ti­do lle­nar un fras­co pa­ra ca­da es­ta­dou­ni­den­se adul­to.

Las san­gran­tes es­ta­dís­ti­cas hi­cie­ron sal­tar to­das las alar­mas. Se im­pu­so un ma­yor con­trol, lo que hi­zo des­cen­der la dis­pen­sa­ción de es­tos fár­ma­cos des­de 2010. “Una vez que los más jó­ve­nes se vuel­ven adic­tos, lo tie­nen más di­fí­cil pa­ra se­guir con­si­guien­do re­ce­tas, así que re­cu­rren al mer­ca­do ne­gro y al­gu­nos se cam­bian a la he­roí­na, que tie­ne el mis­mo efec­to y es mu­cho más ba­ra­ta”, re­la­ta el co­di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción so­bre Opioi­des de la Uni­ver­si­dad de Bran­deis, An­drew Ko­lodny.

“He­mos pa­sa­do de una opio­fo­bia a una opio­fi­lia. Son me­di­ca­men­tos efi­ca­ces en al­gu­nos ti­pos de do­lor, pe­ro nos he­mos

re­la­ja­do mu­cho a la ho­ra de pau­tar­los”

“Es­tos fár­ma­cos son esen­cia­les al fi­nal de la vi­da y du­ran­te dos o tres días tras un ac­ci­den­te, pe­ro en EE. UU. el grue­so es pa­ra en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mu­nes en las que pue­den no ser se­gu­ros ni efec­ti­vos”, cri­ti­ca Ko­lodny.

Un me­taa­ná­li­sis de 38 es­tu­dios con­clu­yó que en­tre el ocho y el do­ce por cien­to de los ame­ri­ca­nos que to­man es­te ti­po de fár­ma­cos pa­ra el do­lor cró­ni­co se ha­cen adic­tos, y pre­ci­sa­men­te la ‘ex­pe­ri­men­ta­ción’ con es­tos me­di­ca­men­tos fue la puer­ta de en­tra­da a la he­roí­na del 75 % de los jó­ve­nes que ter­mi­na­ron con­su­mien­do es­ta dro­ga, se­gún otra in­ves­ti­ga­ción. Lo que nin­gún es­tu­dio ha po­di­do con­tar es el fin de es­te ga­lo­pan­te dra­ma: las sobredosis por es­tas sus­tan­cias, in­clui­da la he­roí­na, se co­bran 91 vi­das ca­da día y su­man más de 229.000 muer­tes en diez años.

Se­me­jan­te pa­no­ra­ma ha­ce que nos pre­gun­te­mos por la reali­dad de es­tos me­di­ca­men­tos en Es­pa­ña, ¿se po­dría lle­gar a producir aquí una si­tua­ción si­mi­lar a la que ocu­rre al otro la­do del Atlán­ti­co? Con­chi, a to­das lu­ces, no es un ca­so ais­la­do.

Có­mo pre­ve­nir el abu­so

“No va­mos a de­cir que no exis­ten ca­sos de adic­ción por­que es­ta­ría­mos min­tien­do”, re­co­no­ce la doc­to­ra Con­cha Pé­rez, vo­cal de la Sociedad Es­pa­ño­la del Do­lor y je­fa de Ser­vi­cio de la Uni­dad del Do­lor en el Hos­pi­tal de la Prin­ce­sa. A pe­sar de ello, la fa­cul­ta­ti­va sub­ra­ya que la si­tua­ción aquí dis­ta mu­cho de la del país ame­ri­cano: “En Es­pa­ña no exis­te un pro­ble­ma co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro hay que apren­der la lec­ción pa­ra que no ocu­rra lo mis­mo. Los opioi­des son ma­los cuan­do se usan mal”.

Se­gún la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to, el con­su­mo de es­tos fár­ma­cos se ha in­cre­men­ta­do en un 254 % en diez años (2005-2015), pa­san­do de 3,76 a 13,31 do­sis dia­rias por ca­da mil ha­bi­tan­tes, es­pe­cial­men­te a ex­pen­sas de sus­tan­cias co­mo el tra­ma­dol o el fen­ta­ni­lo, en­tre otros. Sin em­bar­go,

las ci­fras na­cio­na­les aún que­dan muy le­jos de las de EE. UU., don­de el con­su­mo lle­ga a 47,58 do­sis dia­rias por ca­da mil ha­bi­tan­tes.

Du­ran­te ese mis­mo pe­rio­do (2005-2015) las ad­mi­sio­nes a tra­ta­mien­to por de­pen­den­cia o abu­so de opioi­des, ex­clu­yen­do la he­roí­na y la me­ta­do­na (fár­ma­co que se uti­li­za co­mo tra­ta­mien­to de desintoxicación), au­men­ta­ron un 57,3 %, pa­san­do de 455 a 716 ca­sos anua­les, se­gún las es­ta­dís­ti­cas del Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas. No obs­tan­te, la ci­fra co­rres­pon­dien­te a 2015, la úl­ti­ma de la que se dis­po­ne, so­lo re­pre­sen­ta un 1 % del to­tal de ad­mi­sio­nes a tra­ta­mien­to por cual­quier ti­po de adic­ción.

“Esa ci­fra pue­de dar cier­ta in­di­ca­ción, pe­ro hay adic­tos que no lle­gan a los cen­tros de tra­ta­mien­to”, opi­na la doc­to­ra Ana Isa­bel Hen­che, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Con­duc­tas Adic­ti­vas del Hos­pi­tal de To­le­do y coor­di­na­do­ra cien­tí­fi­ca de la Guía de con­sen­so pa­ra el buen uso de anal­gé­si­cos opioi­des, edi­ta­da por la Sociedad Cien­tí­fi­ca Es­pa­ño­la de Es­tu­dios so­bre Al­coho­lis­mo y otras To­xi­co­ma­nías y fi­nan­cia­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. “He­mos pa­sa­do de una opio­fo­bia a una opio­fi­lia. An­tes te­nía­mos mu­cho mie­do a es­tos fár­ma­cos y aho­ra se han eli­mi­na­do tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas y la in­dus­tria ha ven­di­do sus bo­nan­zas. Son efi­ca­ces en al­gu­nos ti­pos de do­lor, pe­ro nos he­mos re­la­ja­do mu­cho a la ho­ra de pau­tar­los”, re­mar­ca.

La guía que coor­di­na re­cuer­da que no exis­te “evi­den­cia cla­ra” so­bre su efec­ti­vi­dad más allá de un año en do­lor cró­ni­co y re­co­mien­da su uso so­lo en do­lo­res “mo­de­ra­dos o se­ve­ros” que no ha­yan res­pon­di­do a otros tra­ta­mien­tos. Ade­más, aler­ta de que su em­pleo a lar­go pla­zo pue­de con­lle­var pro­ble­mas co­mo la adic­ción. Otro in­for­me re­dac­ta­do en 2015 por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad se­ña­la que es­tos fár­ma­cos son fun­da­men­ta­les “en el do­lor agu­do, qui­rúr­gi­co y en el do­lor cró­ni­co on­co­ló­gi­co” pe­ro ad­mi­te que en el do­lor cró­ni­co no on­co­ló­gi­co su pa­pel es más “con­tro­ver­ti­do, es­pe­cial­men­te por su se­gu­ri­dad y efec­ti­vi­dad a lar­go pla­zo”.

El pe­li­gro es de­jar al en­fer­mo a su suer­te

¿Qué po­si­bi­li­dad hay de desa­rro­llar una adic­ción si se to­man du­ran­te un pe­río­do pro­lon­ga­do? Pa­ra re­sol­ver es­ta ecua­ción hay que con­si­de­rar la ge­né­ti­ca, la du­ra­ción del tra­ta­mien­to, la po­ten­cia del fár­ma­co, la ra­pi­dez con que se li­be­ra y los con­di­cio­nan­tes am­bien­ta­les. Hen­che po­ne el fo­co en los opioi­des rá­pi­dos de li­be­ra­ción oral o na­sal, a su jui­cio los que más ries­go en­tra­ñan. “No to­dos son adic­ti­vos con la mis­ma in­ten­si­dad, los me­nos po­ten­tes son po­ten­cial­men­te me­nos adic­ti­vos”, apun­ta Ma­ria Amor Hur­lé, ca­te­drá­ti­ca del De­par­ta­men­to de Fi­sio­lo­gía y Far­ma­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria e in­ves­ti­ga­do­ra so­bre opioi­des. “No es de­ma­sia­do ha­bi­tual que un pa­cien­te se ha­ga adic­to si man­tie­nes una pau­ta li­mi­ta­da en el tiem­po, aun­que se les ha per­di­do el mie­do y se han ido re­ce­tan­do en tra­ta­mien­tos ca­da vez más pro­lon­ga­dos y a más pa­cien­tes, y cuan­do su­mas pa­cien­tes el ries­go de los efec­tos se­cun­da­rios, co­mo el de la adic­ción, au­men­ta”.

Es­ta ex­per­ta opi­na que no es de re­ci­bo cul­par a es­tos me­di­ca­men­tos de to­dos los ma­les: “No pue­des atri­buir al fár­ma­co un pro­ble­ma que pue­de ser del mé­di­co; en do­sis co­rrec­tas son muy se­gu­ros, pe­ro no se pue­den pres­cri­bir y de­jar al en­fer­mo a su suer­te”. Ade­más, en los ca­sos que pa­re­cen ser el quid de la cues­tión, los do­lo­res cró­ni­cos no aso­cia­dos al cán­cer, Hur­lé apues­ta por una va­lo­ra­ción mi­nu­cio­sa de las cir­cuns­tan­cias y lle­gar a un acuer­do con el pa­cien­te.

716 per­so­nas fue­ron ad­mi­ti­das a tra­ta­mien­to

por adic­ción a opioi­des de pres­crip­ción en 2015, un 1% del to­tal de ad­mi­sio­nes a te­ra­pia

por cual­quier ti­po de de­pen­den­cia

“A lo me­jor pre­fie­re pa­sar más do­lor y no su­frir ese ries­go de adic­ción”, aña­de. Des­de Ferrer, una de las far­ma­céu­ti­cas que co­mer­cia­li­za el fen­ta­ni­lo pa­ra chu­par, de­fien­den que “el po­si­ble po­ten­cial adic­ti­vo de los opioi­des cuan­do se ad­mi­nis­tran a lar­go pla­zo se es­tu­dia des­de ha­ce mu­chos años”. Aña­den que “la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria eva­lúa la re­la­ción ries­go-be­ne­fi­cio de for­ma con­ti­nua”.

Po­ner ci­fras a ese ries­go es una cues­tión es­cu­rri­di­za. Un es­tu­dio pre­sen­ta­do en el con­gre­so de la Sociedad In­ter­na­cio­nal de Me­di­ci­na de la Adic­ción in­ten­tó es­ti­mar esa pro­ba­bi­li­dad en Eu­ro­pa, al cons­ta­tar que los son­deos rea­li­za­dos en EE.UU. no se pue­den ex­tra­po­lar a nues­tro con­ti­nen­te. La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que los pa­cien­tes con ba­jo ries­go tie­nen un 0.19 % de po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en adic­tos, mien­tras que es­ta ci­fra se dis­pa­ra has­ta el 5 y el 33 % en per­so­nas con ries­go me­dio y al­to res­pec­ti­va­men­te.

Ese ries­go se cal­cu­la a par­tir de va­ria­bles co­mo te­ner una his­to­ria de abu­so de otras sus­tan­cias, cier­tas en­fer­me­da­des men­ta­les, la edad o la du­ra­ción del tra­ta­mien­to. Por ejem­plo, con­su­mir es­tos fár­ma­cos du­ran­te más de seis me­ses su­gie­re un ries­go me­dio o al­to, aun­que no exis­ta nin­gún otro fac­tor aña­di­do. Con esos da­tos en la mano, los in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que pro­ba­ble­men­te en Eu­ro­pa exis­ten unas 455.000 per­so­nas adic­tas a los opioi­des de pres­crip­ción. “De mo­men­to po­de­mos es­tar sa­tis­fe­chos, pe­ro la si­tua­ción pue­de cam­biar. Nos po­de­mos que­dar aten­tos, pe­ro no re­la­ja­dos”, se­ña­la Ju­lio Bo­bes, pre­si­den­te de la Sociedad Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría.

“Ya lo de­cían los in­gle­ses: ‘No brain, no pain’

(sin ce­re­bro no hay do­lor). El que pien­se que el do­lor cró­ni­co se va a cu­rar so­lo con una pas­ti­lla, se equi­vo­ca. El abor­da­je tie­ne que ser mul­ti­dis­ci­pli­nar y glo­bal, con fi­sio­te­ra­pia, es­ti­lo de vi­da, nu­tri­ción… Ade­más, el in­ter­ven­cio­nis­mo (téc­ni­cas co­mo el blo­queo de raí­ces ner­vio­sas pa­ra dis­mi­nuir la trans­mi­sión del do­lor) pue­de ofre­cer mu­cho y es el fu­tu­ro”, re­cal­ca la doc­to­ra Con­cha Pé­rez, je­fa de la Uni­dad del Do­lor en La Prin­ce­sa. “La si­tua­ción en Es­pa­ña no tie­ne na­da que ver con la de EE. UU. Pe­ro te­ne­mos que apren­der la lec­ción”, sen­ten­cia la ca­te­drá­ti­ca Ma­ría Amor Hur­lé. ■

600 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES Es la mul­ta que fue con­de­na­da a pa­gar Pur­due Phar­ma, la co­mer­cia­li­za­do­ra de la oxi­co­do­na en EE. UU., por ocul­tar in­for­ma­ción so­bre su po­der adic­ti­vo. Es­ta me­di­ci­na es uno de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la epi­de­mia que...

De­rrick tie­ne 5 años. Sus pa­dres son adic­tos a es­ta dro­ga tras ha­ber con­su­mi­do fár­ma­cos y él vi­ve aho­ra con sus abue­los. Ohio es el es­ta­do lí­der en muer­tes por sobredosis en Es­ta­dos Uni­dos. “LA HE­ROÍ­NA HA DI­VI­DI­DO A MI FA­MI­LIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.