Q ¿De dón­de sacan el agua los ani­ma­les del desierto?

EU­GE­NIO TARDÓN, ÁVI­LA

Quo - - QUONSULTAS -

RCa­si to­dos com­par­ten cier­tos ras­gos, fun­da­men­tal­men­te el de que ne­ce­si­tan muy po­ca agua pa­ra so­bre­vi­vir. Sue­len con­se­guir­la en los ali­men­tos que co­men, ya sean ani­ma­les o ve­ge­ta­les, de ma­ne­ra que se crea al­go así co­mo un ci­clo del agua, en el que el lí­qui­do se re­ci­cla cuan­do pa­sa de un ser vi­vo a otro. Tam­bién es ha­bi­tual que los ani­ma­les del desierto se co­bi­jen ba­jo tie­rra, en ma­dri­gue­ras o di­rec­ta­men­te ta­pán­do­se con la are­na. Pe­ro, por muy efi­cien­tes que sean los me­ca­nis­mos evo­lu­ti­vos –la tor­tu­ga del desierto pue­de pa­sar años ra­cio­nan­do el lí­qui­do que al­ma­ce­na en su ve­ji­ga los días que llue­ve–, en al­gún mo­men­to tie­nen que be­ber. El más ade­cua­do es el que se­pa­ra el día de la no­che, cuan­do la ba­ja­da brus­ca de tem­pe­ra­tu­ras ha­ce que se con­den­se la hu­me­dad del aire y pa­se al es­ta­do lí­qui­do. En ese mo­men­to, las es­tra­te­gias son de lo más ori­gi­na­les.

La bru­ma ma­ti­nal se con­den­sa en la piel del dia­bli­llo es­pi­no­so aus­tra­liano y va ba­jan­do has­ta su bo­ca. Al ano­che­cer, el aire fres­co del Sáha­ra en­fría las ca­vi­da­des na­sa­les de los ca­me­llos, su alien­to se con­den­sa y el or­ga­nis­mo reab­sor­be el agua. El es­ca­ra­ba­jo del desierto de Na­mi­bia usa su par­te pos­te­rior pa­ra re­co­ger las go­tas de nie­bla. La tor­tu­ga de los de­sier­tos de Mo­ja­ve y So­no­ra al­ma­ce­na en la ve­ji­ga has­ta el 40 por cien­to de su pe­so en agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.