Ob­je­ti­vo, la tri­ple co­ro­na

Ga­nar Le Mans, las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis y el GP de Mó­na­co es el ob­je­ti­vo de Fer­nan­do Alon­so. So­lo un pi­lo­to, Graham Hill, lo ha con­se­gui­do

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA - Tex­to: MAR­TA GAR­CÍA

El pró­xi­mo 16 de ju­nio es un día cla­ve pa­ra Fer­nan­do Alon­so. Arran­can las 24 Ho­ras de Le Mans. Y ahí, en la pa­rri­lla de sa­li­da, es­ta­rá él subido en un To­yo­ta hí­bri­do. Quie­re ga­nar la tri­ple co­ro­na, una ges­ta pa­ra su­per­hé­roes que so­lo al­can­zan quie­nes, ade­más, han lo­gra­do el triun­fo en las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis y el Gran Pre­mio de Mó­na­co. Mu­chos lo han in­ten­ta­do. So­lo el mí­ti­co Graham Hill (1929-1975) lo ha con­se­gui­do. Le lla­ma­ban Mís­ter Mó­na­co por ha­ber ga­na­do cin­co ve­ces es­te gran pre­mio y, cuan­do mu­rió al es­tre­llar­se la avio­ne­ta que él mis­mo pi­lo­ta­ba, la tri­ple co­ro­na se que­dó sin un rey que la re­pre­sen­ta­ra. Alon­so quie­re ser el nue­vo mo­nar­ca, con­ver­tir­se en el he­re­de­ro por de­re­cho pro­pio de uno de los más gran­des re­co­no­ci­mien­tos au­to­mo­vi­lís­ti­cos que exis­ten.

Pe­ro… un mo­men­to. ¿Alon­so no es­tá co­rrien­do ac­tual­men­te la Fór­mu­la 1 con el equi­po

Mcla­ren y mo­to­res Re­nault? ¿Qué ha­ce en otro cam­peo­na­to y con otra mar­ca? “La pe­lí­cu­la em­pie­za ha­ce tiem­po”, di­ce Cris­tó­bal Ro­sa­leny, co­di­rec­tor de Soy­mo­tor.com. “Fer­nan­do ya tu­vo la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en las 24 Ho­ras de Le Mans con Pors­che ha­ce un par de años. En­ton­ces co­rría en la F1 con la es­cu­de­ría Mcla­ren-hon­da y los ja­po­ne­ses se en­fren­ta­ron de lleno a cual­quier par­ti­ci­pa­ción su­ya en otra dis­ci­pli­na. To­do cam­bia cuan­do Hon­da sa­le de la ecua­ción y aban­do­na la es­cu­de­ría”. Ca­si si­mul­tá­nea­men­te, en ju­lio de 2017, Pors­che anun­cia tam­bién su re­ti­ra­da del Cam­peo­na­to del Mun­do de Re­sis­ten­cia (WEC), don­de se in­te­gra Le Mans, y Fer­nan­do Alon­so se en­cuen­tra con que es­tá li­bre de ata­du­ras, pe­ro sin co­che pa­ra par­ti­ci­par en el WEC. Es aquí cuan­do apa­re­ce To­yo­ta. La mar­ca ve la opor­tu­ni­dad de oro de con­tar con el pi­lo­to más me­diá­ti­co que hay en la ac­tua­li­dad y fi­cha a Alon­so, que es­te año es­tá lle­van­do a ca­bo la proeza de co­rrer a la vez el Mun­dial de Re­sis­ten­cia y la F1, ocho ca­rre­ras pa­ra él en el pri­mer ca­so y 21 en el se­gun­do.

To­dos ga­nan. To­yo­ta, que ha es­ta­do a pun­to de ven­cer en Le Mans los dos años an­te­rio­res, tie­ne en es­ta edi­ción con ca­si to­dos los ases en la man­ga pa­ra ha­cer­lo: Audi se fue en 2016, Pors­che se ha re­ti­ra­do y no hay es­cu­de­rías ofi­cia­les que pue­dan ha­cer­le som­bra. A Mcla­ren, por su par­te, le fa­vo­re­ce la so­bre­ex­po­si­ción del pi­lo­to por­que, de al­gu­na ma­ne­ra, re­per­cu­te en la pro­pia es­cu­de­ría. En el ca­so de Re­nault, ni tie­nen ni pue­den de­cir na­da; sim­ple­men­te pro­veen de mo­to­res a Mcla­ren igual que lo ha­cen con la es­cu­de­ría Red Bull. Na­da más. Y pa­ra Alon­so, se abre la opor­tu­ni­dad de acer­car­se aún más a su sueño, de emu­lar al gran­de, al le­gen­da­rio, al mí­ti­co Graham Hill.

La asig­na­tu­ra de ga­nar el Gran Pre­mio de Mó­na­co ya la ha apro­ba­do. Las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis las tie­ne pen­dien­tes, al no aca­bar la prue­ba el año pa­sa­do. Y Le Mans, ya ve­re­mos. Los cam­peo­na­tos de re­sis­ten­cia no son don­de se ha cur­ti­do Fer­nan­do Alon­so. Su te­rreno son los cir­cui­tos de Fór­mu­la 1 y las ca­rre­ras al sprint con una duración apro­xi­ma­da de una ho­ra y me­dia. Y tan­to en Le Mans co­mo en las 500 Mi­llas no ga­na el más rá­pi­do, sino quien es más re­gu­lar.

Mo­rir ma­tan­do

Los afi­cio­na­dos to­da­vía re­cuer­dan có­mo, en el 91, Mer­ce­des y Ja­guar se ani­qui­la­ron mu­tua­men­te en un due­lo sin pie­dad. Am­bas es­cu­de­rías eran fa­vo­ri­tas. Schu­ma­cher ha­bía he­cho la po­le con Mer­ce­des y to­do pre­sa­gia­ba una fi­nal épi­ca. Los tres Ja­guar y los tres Mer­ce­des rom­pie­ron, uno de ellos a tan so­lo una ho­ra del fi­nal. Ga­nó un Maz­da con una me­cá­ni­ca tan po­co ha­bi­tual co­mo el mo­tor ro­ta­ti­vo. Un out­si­der al que na­die ha­bía pres­ta­do aten­ción, que cir­cu­la­ba a su rit­mo y sin ape­nas pre­ten­sio­nes, se al­za­ba con la co­di­cia­da vic­to­ria mien­tras los dos gran­des se la­mían las he­ri­das y se la­men­ta­ban de su pre­po­ten­cia.

¿Sa­brá Alon­so es­tar a la al­tu­ra de es­tos re­que­ri­mien­tos o vol­ve­rá a rom­per el co­che a 21 vuel­tas de la me­ta co­mo le ocu­rrió el año pa­sa­do en las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis? El pa­sa­do 6 de ma­yo, cuan­do ga­nó en el cir­cui­to de SPA la pri­me­ra prue­ba de re­sis­ten­cia del WEC, de­mos­tró que en su men­te al­go ha cam­bia­do. “Fer­nan­do ya co­rrió las 24 ho­ras de Day­to­na en enero. Cier­to que Le Mans es di­fe­ren­te, pe­ro hay al­go que es­tá por en­ci­ma de eso. Alon­so tie­ne una sen­si­bi­li­dad y una ca­pa­ci­dad es­pe­cial pa­ra sa­car lo má­xi­mo de lo mí­ni­mo y eso lo con­vier­te en un buen pi­lo­to de re­sis­ten­cia, aún con tan po­ca ex­pe­rien­cia co­mo tie­ne en es­te cam­po. No ten­go ni la más mí­ni­ma du­da de que

Frus­tra­ción al filo de la me­ta

Es­tas me­cá­ni­cas son muy pe­cu­lia­res. To­yo­ta lo ha vi­vi­do en su pro­pia piel. Los pro­ble­mas de fia­bi­li­dad que tu­vie­ron en 2017 les im­pi­die­ron ga­nar la ca­rre­ra. Fal­ta­ban 5 mi­nu­tos pa­ra el fi­nal. Ya ha­bía pa­sa­do lo peor, las 23 h 55 min de ten­sión res­tan­tes. El equi­po, con ban­de­ras des­ple­ga­das y bo­te­llas del me­jor cham­pán lis­tas ha­rá un buen pa­pel”, apun­ta Cris­tó­bal Ro­sa­leny. El pi­lo­to tie­ne fa­ma de ser un gran pro­ba­dor, un ex­ce­len­te in­ter­lo­cu­tor con los in­ge­nie­ros del equi­po. Sa­be trans­mi­tir­les el fee­ling del co­che, de­cir­les qué fa­lla o có­mo pue­de me­jo­rar. Es una cua­li­dad que so­lo po­seen los gran­des co­rre­do­res co­mo él y Graham Hill. Son una pe­que­ña éli­te im­ba­ti­ble a la ho­ra de ex­pri­mir a los téc­ni­cos, de con­tar­les las co­sas. So­lo quie­nes po­seen es­ta ha­bi­li­dad se en­cuen­tran en el pri­me­rí­si­mo ni­vel. Y Alon­so, aun­que no es ex­per­to en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia, apor­ta­rá mu­cho pa­ra po­ner a pun­to su hí­bri­do, a pe­sar de que se­rá el úni­co co­che con es­ta tec­no­lo­gía so­bre el cir­cui­to de La Sart­he.

Alon­so triun­fa­rá en Le Mans so­lo si sa­be man­te­ner el co­che has­ta el fi­nal

pa­ra ser des­cor­cha­das, se dis­po­nía a ce­le­brar la in­mi­nen­te vic­to­ria. An­te la per­ple­ji­dad de to­dos, cuan­do ya na­da po­día fa­llar, el To­yo­ta TS050 nú­me­ro 7 con el ja­po­nés Ka­mui Ko­ba­yas­hi a los man­dos se rom­pía y per­mi­tía la en­tra­da triun­fal de Pors­che en la lí­nea de me­ta.

¿Qué ocu­rrió? La tec­no­lo­gía hí­bri­da es muy sen­si­ble a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, muy di­fí­cil pa­ra co­rrer mu­chas ho­ras se­gui­das, se­gún mu­chos ex­per­tos. No es­tá su­fi­cien­te­men­te pro­ba­da en al­ta com­pe­ti­ción. Hay que te­ner en cuen­ta que no es una ca­rre­ra de una ho­ra y me­dia, sino de 24 ho­ras. Se co­rre du­ran­te el día y la no­che, con cam­bios cli­má­ti­cos muy fuer­tes. Bue­na par­te de las di­fi­cul­ta­des de To­yo­ta han es­ta­do aso­cia­das a es­ta me­cá­ni­ca y a có­mo ex­pri­mir­la pa­ra que dé mil caballos de po­ten­cia. Re­vi­sa­da res­pec­to al año an­te­rior pa­ra con­su­mir me­nos, la me­cá­ni­ca de To­yo­ta se pre­pa­ra pa­ra dar es­te año lo me­jor de sí. Pe­ro no se­rá su­fi­cien­te. Alon­so, ade­más, ten­drá que li­diar con mu­chos ri­va­les en pis­ta. Son va­rias las ca­te­go­rías que co­rren si­mul­tá­nea­men­te y los ac­ci­den­tes, ha­bi­tua­les. Pue­de lle­gar a ha­ber 70 km/ho­ra de di­fe­ren­cia en­tre unos pro­to­ti­pos y otros, al­go muy di­fí­cil de ges­tio­nar en ple­na ca­rre­ra. El pi­lo­to ten­drá que es­tar aten­to a otros co­ches, cui­dar la me­cá­ni­ca, los neu­má­ti­cos. Si to­do sa­le bien, lo nor­mal es que ga­ne. Di­fí­cil se­rá que, co­mo mí­ni­mo, no ha­ga la po­le y li­de­re las pri­me­ras vuel­tas. Po­cos se atre­ven a aven­tu­rar más. Con Fer­nan­do y con To­yo­ta em­pie­za a pa­sar lo mis­mo que con Car­los Sáinz: na­die can­ta vic­to­ria has­ta el fi­nal. Si es­te año no ga­na, ha­brá que em­pe­zar a pen­sar en el ga­fe. Cru­ce­mos los de­dos.

1.000 CABALLOS PA­RA GA­NAR El hí­bri­do con el que co­rre­rá Alon­so en­tre­ga 1.000 CV de po­ten­cia. Ha si­do re­vi­sa­do res­pec­to al que co­rrió en 2017.

ES SU MO­MEN­TO “Es­toy en el lu­gar opor­tuno con el equi­po más

ade­cua­do –ha di­cho el as­tu­riano–. Es un pri­vi­le­gio y un sueño po­der co­rrer

Le Mans”.

SI, PE­RO Vi­lle­neu­ve tie­ne las 500 Mi­llas, pe­ro no Le Mans. En la F1, en la que sí ga­nó, le fal­ta Mó­na­co.

CA­SI, CA­SI A Juan Pa­blo Mon­to­ya (de­re­cha) so­lo le fal­ta ga­nar Le Mans pa­ra al­zar­se con la tri­ple co­ro­na. De mo­men­to, no pa­re­ce que va­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.