LAS HOR­MO­NAS TE EMBORRACHAN

Quo - - IN -

El ce­re­bro se inun­da de do­pa­mi­na, un neu­ro­trans­mi­sor que au­men­ta la sen­sa­ción de pla­cer, eu­fo­ria y ener­gía. Tam­bién de oxi­to­ci­na, hor­mo­na del ape­go aso­cia­da con la no­ra­dre­na­li­na, in­vo­lu­cra­da en la ac­ti­vi­dad adic­ti­va, y la se­ro­to­ni­na (que sus­ten­ta el pro­ce­so afec­ti­vo). Cuan­to más se alar­ga en el tiem­po la in­fi­de­li­dad, ma­yor es la can­ti­dad de “quí­mi­ca” li­be­ra­da. Ade­más, hay ma­yor se­cre­ción de en­dor­fi­nas, que mul­ti­pli­can ese efec­to pla­cen­te­ro. Más tes­tos­te­ro­na y con ella más ape­ti­to se­xual. Otras sus­tan­cias quí­mi­cas re­du­cen la aten­ción y lle­van a la fal­ta de con­trol. Ni­ve­les al­tos de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés, an­te la pre­sión por man­te­ner en si­len­cio la aven­tu­ra. Pue­den de­ri­var en pro­ble­mas de me­mo­ria. Au­men­to de la hor­mo­na va­so­pre­si­na (aso­cia­da a la bús­que­da de emo­cio­nes). En al­gu­nas per­so­nas es­to se re­la­cio­na con el gen RS334.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.