¿CUÁL FUE EL PEOR MONS­TRUO DE LA HIS­TO­RIA?

En los pró­xi­mos me­ses el ci­ne re­vi­vi­rá a las dos gran­des cria­tu­ras del te­rror prehis­tó­ri­co: el ti­ra­no­sau­rio de ‘Ju­ras­sic World 2’ y el ti­bu­rón prehis­tó­ri­co de ‘Megalodón’. Te con­ta­mos la reali­dad que ali­men­tó sus mi­tos

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR

Es­ta es­ce­na ja­más pu­do exis­tir. En­tre la ex­tin­ción del rey car­ní­vo­ro y la apa­ri­ción del gi­gan­te ma­rino trans­cu­rrie­ron na­da me­nos que unos 46 mi­llo­nes de años. Por no men­cio­nar la le­ja­nía de sus do­mi­nios res­pec­ti­vos: las aguas abi­sa­les y las pra­de­ras de lo que hoy cons­ti­tu­ye Nor­tea­mé­ri­ca.

Lo que sí los une es el mie­do, el que nos ins­pi­ra su ca­rác­ter de su­per­pre­da­do­res sin atis­bo de com­pe­ten­cia, su ins­tin­to ca­za­dor y la mag­ní­fi­ca do­ta­ción anatómica de ca­da uno de ellos pa­ra dar rien­da suel­ta a su na­tu­ra­le­za. Enor­mes, ági­les, vo­ra­ces, po­ten­tes, mag­ní­fi­ca­men­te per­tre­cha­dos pa­ra ali­men­tar nues­tra an­ces­tral idea del mons­truo. Des­de mu­cho an­tes de la fic­ción fíl­mi­ca, los ma­yas ya ve­ne­ra­ron la po­ten­cia de los dien­tes fó­si­les de megalodón, en­con­tra­dos en en­cla­ves co­mo el de Pa­len­que, al sur de Mé­xi­co, don­de apa­re­cie­ron 13 pie­zas, que se con­si­de­ran ofren­das a los dio­ses. Es­ta ci­vi­li­za­ción lle­gó a ima­gi­nar con pre­ci­sión la cria­tu­ra a la que ha­bían per­te­ne­ci­do. En va­rios de sus em­pla­za­mien­tos se han ha­lla­do re­pre­sen­ta­cio­nes de una dei­dad lla­ma­da GI, si­mi­lar a un ti­bu­rón de un so­lo dien­te. La ar­queó­lo­ga Sa­rah New­man, que es­tu­dió esa re­la­ción, des­ta­ca­ba tam­bién que va­rios mo­nar­cas de esa ci­vi­li­za­ción usa­ron en sus nom­bres la pa­la­bra pa­ra de­sig­nar al ti­bu­rón y otros mons­truos ma­ri­nos: xook.

Du­ran­te la Edad Me­dia, esos hue­sos pe­tri­fi­ca­dos, trian­gu­la­res, de has­ta 18 cm de lar­go, con un filo se­rra­do ca­paz aún hoy de pro­vo­car un cor­te pro­fun­do en quien los ex­trae del sue­lo sin pre­cau­ción, fue­ron in­ter­pre­ta­dos co­mo len­guas de dra­gón. De­po­si­ta­rias, na­tu­ral­men­te, de la má­gi­ca esen­cia de aque­llos se­res. Las glos­so­pe­trae (len­guas de pie­dra) se con­vir­tie­ron en co­di­cia­dos amu­le­tos sus­pen­di­dos del cue­llo de los no­bles y, con­ve­nien­te­men­te mo­li­dos, en su­pues­tos an­tí­do­tos con­tra el ve­neno.

Has­ta que en 1667 el cien­tí­fi­co da­nés Ni­co­lás Steno di­sec­cio­nó la ca­be­za de un ti­bu­rón ac­tual y vio cla­ro el pa­re­ci­do. Aque­llos ele­men­tos te­nían que ha­ber per­te­ne­ci­do a las man­dí­bu­las de una cria­tu­ra así. Sus ilus­tra­cio­nes cons­ti­tu­yen el pri­mer re­tra­to ro­bot de las fau­ces del Car­cha­ro­don (dien­tes ras­ga­dos) me­ga­lo­don (gran­des dien­tes), bau­ti­za­do así por Louis Agas­siz en 1835.

Fie­ras de ci­ne

Des­de en­ton­ces, la ten­ta­ción de re­vi­vir­los ha bro­ta­do una y otra vez en la cul­tu­ra po­pu­lar. Una de las obras con ma­yor re­per­cu­sión fue el fal­so do­cu­men­tal Megalodón: el ti­bu­rón mons­truo vi­ve, ex­hi­bi­do en 2013 en Dis­co­very Chan­nel. Su hi­pó­te­sis de que esa cria­tu­ra aún sigue ha­bi­tan­do las pro­fun­di­da­des abi­sa­les avi­vó la sed de mi­tos con su­pues­tas de­cla­ra­cio­nes de ex­per­tos e im­pre­sio­nan­tes efec­tos di­gi­ta­les y so­no­ros. La apre­su­ra­da acla­ra­ción fi­nal so­bre el ca­rác­ter fic­ti­cio pa­só des­aper­ci­bi­da a la gran ma­yo­ría de los es­pec­ta­do­res, que mor­die­ron el an­zue­lo, pa­ra de­ses­pe­ra­ción del mun­do cien­tí­fi­co. La du­da so­bre la exis­ten­cia del gran ca­za­dor ma­rino es­ta­ba sem­bra­da y su es­te­la ha lle­ga­do has­ta al pró­xi­mo es­treno es­ti­val de Uni­ver­sal Pic­tu­res. Pre­vis­to pa­ra el 10 de agos­to, Megalodón, di­ri­gi­da por Jon Tur­tel­taub, pro­po­ne la irrup­ción del mons­truo en el Pa­cí­fi­co de nues­tros días.

En la mis­ma lí­nea de na­tu­ra­le­za in­do­ma­ble cu­yo con­trol de­be­mos re­cu­pe­rar, le pre­ce­de, ya el 7 de ju­nio Ju­ras­sic World: el Reino Caí­do. Jun­to a hí­bri­dos fru­to de la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca, Juan An­to­nio Ba­yo­na ce­de un lu­gar de ho­nor en la cin­ta al más fa­mo­so di­no­sau­rio del mun­do: el T. rex.

El pri­mer es­que­le­to par­cial, des­en­te­rra­do en 1902, dio una

pri­me­ra idea de sus ex­tra­or­di­na­rias di­men­sio­nes. El pre­si­den­te del Mu­seo Ame­ri­cano de His­to­ria Na­tu­ral, Henry Os­born, con­tri­buía en 1905 a su ca­rac­te­ri­za­ción bau­ti­zan­do la es­pe­cie co­mo Ty­ran­no­sau­rus rex: el ti­rano rey la­gar­to. So­lo 13 años des­pués apa­re­cía ya co­mo un mons­truo ate­rra­dor en una de las pri­me­ras ex­hi­bi­cio­nes de efec­tos es­pe­cia­les, The Ghost of the Slum­ber Moun­tain, de Wi­llis O’brien. Su pre­sen­cia ga­ran­ti­za­ba la car­ga dra­má­ti­ca has­ta tal pun­to que, cuan­do se lle­vó al ce­lu­loi­de

El mun­do per­di­do de Art­hur Co­nan Doy­le en 1925, sus crea­do­res se per­mi­tie­ron aña­dir­lo a la tra­ma, a pe­sar de que no apa­re­cía en el li­bro. En el King Kong de 1933 in­clu­so se en­fren­ta­ba al sal­va­je me­ga­si­mio. Aun­que su de­fi­ni­ti­va irrup­ción en la cul­tu­ra del mun­do desa­rro­lla­do lle­gó con el Ju­ras­sic Park de Spiel­berg, el ge­nio de Holly­wood tam­bién res­pon­sa­ble del Ti­bu­rón que en 1975 avi­vó nues­tro re­cuer­do de ame­na­zan­tes man­dí­bu­las oceá­ni­cas.

Pe­ro ¿có­mo fue­ron en reali­dad es­tos dos se­res en su con­di­ción real de ani­ma­les, sin más? La ver­dad es que te­rro­rí­fi­cos, a juz­gar por lo que nos cuen­tan va­rios pa­leon­tó­lo­gos del Gru­po de Bio­lo­gía Evo­lu­ti­va de la UNED a quie­nes reuni­mos en su se­de de Ma­drid pa­ra con­sul­tar­les.

Un le­ga­do muy dis­par

El pri­mer da­to re­le­van­te que emer­ge en la conversación es la es­ca­sa di­ver­si­dad de res­tos del megalodón. Su es­que­le­to de car­tí­la­go se des­com­po­nía, con la par­ca ex­cep­ción de los dis­cos cen­tra­les de sus vér­te­bras, más nu­me­ro­sas que en cual­quier otro es­cua­lo co­no­ci­do, y sus dien­tes.

Por for­tu­na, los fó­si­les de es­tos se cuen­tan por mi­les, re­par­ti­dos por to­do el mun­do, des­de la ca­li­for­nia­na Co­li­na del Ti­bu­rón (Shark Hill) –a la que han da­do nom­bre– al le­cho ma­rino más pro­fun­do de la Tie­rra, la fo­sa de las Ma­ria­nas, pa­san­do por las Ca­na­rias. Y no es de ex­tra­ñar. Un megalodón po­día te­ner has­ta 20.000 dien­tes a lo lar­go de su vi­da. “Se van le­van­tan­do des­de atrás en hi­le­ras que, al avan­zar, van de­jan­do caer los que es­tán fue­ra de la co­mi­su­ra, más an­ti­guos” ex­pli­ca Fran­cis­co Or­te­ga, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del gru­po, que se apre­su­ra a res­tar ori­gi­na­li­dad a es­te ti­po de den­ti­ción:

“es co­mo la de cual­quier ti­bu­rón, qui­me­ra o ra­ya, in­clu­so co­mo la del ca­zón de la so­pa”. A par­tir de ellos se han in­fe­ri­do con di­ver­sos mé­to­dos la for­ma y el ta­ma­ño del ani­mal, to­man­do co­mo ejem­plo al gran ti­bu­rón blanco ac­tual, que se su­po­ne muy si­mi­lar, a pe­sar de que el pa­ren­tes­co en­tre am­bos sigue en te­la de jui­cio.

Del ti­ra­no­sau­rio, sin em­bar­go, he­mos des­en­te­rra­do unos 30 ejem­pla­res ca­si com­ple­tos, que pre­ci­san me­jor su as­pec­to.

Mor­der, tri­tu­rar, cor­tar

Si vi­sua­li­za­mos un en­cuen­tro con cual­quie­ra de es­tos dos se­res, la in­elu­di­ble sen­sa­ción de pá­ni­co se cen­tra en una mis­ma par­te de su anato­mía: las po­ten­tes man­dí­bu­las ame­na­zan­tes. La cien­cia ha des­me­nu­za­do su fun­cio­na­mien­to pa­ra sa­ber có­mo y cuán­to tri­tu­ra­ban. Pa­re­ce ser que mu­cho. Si los se­res hu­ma­nos ejer­ce­mos una fuer­za de unos 77 ki­los al mas­ti­car, el ti­ra­no­sau­rio lle­ga­ba a unos 3.600, se­gún cal­cu­ló el año pa­sa­do Gre­grory Erick­son, de la Uni­ver­si­dad Estatal de Flo­ri­da, una na­de­ría com­pa­ra­do con los 11.000 de un megalodón de unos 16 me­tros (el ta­ma­ño medio que se le atri­bu­ye por con­ven­ción), que cal­cu­la­ron Step­hen Wroe en sus co­le­gas en un ex­pe­ri­men­to de 2008.

Pe­ro en­tre­mos en de­ta­lle. Más allá del impacto, la anato­mía per­mi­tía a ca­da uno una téc­ni­ca de ani­qui­la­ción. Ale­jan­dro Se­rrano pun­tua­li­za en nues­tra reunión de la UNED: “Los dien­tes de los ti­bu­ro­nes son más ti­po cu­chi­llo, ras­gan y arran­can, mien­tras que los del T-rex, más ro­bus­tos, en­gan­chan y no suel­tan, co­mo

Du­ran­te la Edad Me­dia, los fó­si­les den­ta­les del megalodón se con­si­de­ra­ron len­guas de dra­gón y se usa­ban

co­mo amu­le­tos

un co­co­dri­lo. Con­vier­ten el hue­so en as­ti­llas”. Y se las tra­ga, un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo os­teo­fa­gia ex­tre­ma que le per­mi­te apro­ve­char los nu­trien­tes del in­te­rior del hue­so. Es­ta in­ges­ta, ca­rac­te­rís­ti­ca de los ma­mí­fe­ros car­ní­vo­ros, re­sul­ta ex­tra­or­di­na­ria pa­ra un rep­til, ya que sus den­ta­du­ras no tie­nen la for­ma ap­ta pa­ra ello. Fran­cesc Gas­có apun­ta al ci­ta­do es­tu­dio de Erick­son, en el que des­cu­brió que el rey de los di­nos te­nía esa ca­pa­ci­dad pul­ve­ri­za­do­ra gra­cias a que com­bi­na­ba su for­mi­da­ble fuer­za de mor­di­da y un par­ti­cu­lar di­se­ño de los dien­tes y la ar­ca­da den­tal con mor­dis­cos lo­ca­li­za­dos y re­pe­ti­ti­vos. De es­ta ma­ne­ra po­día apro­ve­char los ca­dá­ve­res que en­con­tra­ba.

In­clu­so las dé­bi­les unio­nes de los hue­sos del crá­neo del

T. rex ha­brían es­ta­do di­ri­gi­das a ab­sor­ber el tre­men­do impacto de las den­te­lla­das, se­gún de­du­jo Emily Ray­field, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do). Uti­li­zó mo­de­los de or­de­na­dor que la lle­va­ron tam­bién a atri­buir esa fun­ción amor­ti­gua­do­ra a los agran­da­dos hue­sos na­sa­les y a su fu­sión des­de muy tem­pra­na edad.

Ca­ní­ba­les

En cuan­to a las víc­ti­mas de ta­les pro­ce­sos de ani­qui­la­ción, po­día ser­vir cual­quier ser que se mo­vie­ra a su al­re­de­dor. Mu­chos creen que el megalodón arran­ca­ba las ale­tas de sus pre­sas y las inu­ti­li­za­ba así. Pa­ra ali­men­tar su in­gen­te ma­sa, un adul­to po­día lle­gar a con­su­mir unos 1.100 ki­los dia­rios de otros ti­bu­ro­nes, pe­ces y ballenas. Se­gu­ra­men­te la die­ta va­ria­ba a lo lar­go de la vi­da y se ce­ñía a es­pe­cies más pe­que­ñas en las pri­me­ras eta­pas. Igual que el T. rex, co­mo apun­ta Da­niel Vidal: “los jó­ve­nes eran más grá­ci­les y pro­ba­ble­men­te po­dían ca­zar a la ca­rre­ra”. Tam­bién con­ver­tir­se en pre­sas de de­pre­da­do­res que ja­más ha­brían to­si­do a los adul­tos. Pa­ra es­tos, “cual­quier ani­mal que mi­die­ra un me­tro, si ellos me­dían diez, era co­mi­da”, sen­ten­cia Fran­cis­co Or­te­ga. El Gru­po de Bio­lo­gía Evo­lu­ti­va coin­ci­de en que am­bos ani­ma­les po­dían ser ca­rro­ñe­ros oca­sio­na­les, si el azar les ob­se­quia­ba con un nu­tri­ti­vo ca­dá­ver. Y tam­bién ca­ni­ba­li­zar a ju­ve­ni­les de su es­pe­cie cuan­do el ham­bre apre­ta­ba.

En su día a día, man­te­nían en ja­que a cual­quie­ra de sus coe­tá­neos. Has­ta el pun­to de que “el ta­ma­ño de las ballenas bar­ba­das se dis­pa­ró pre­ci­sa­men­te cuan­do des­apa­re­ció el megalodón,”

de­cla­ra Gas­có, y se vie­ron sin com­pe­ten­cia pa­ra ocu­par los ni­chos de pre­sas aca­pa­ra­das has­ta en­ton­ces por el gran es­cua­lo. Una re­per­cu­sión en el eco­sis­te­ma que pue­de ayu­dar­nos a eva­luar la de­sa­pa­ri­ción ac­tual de nues­tros gran­des pre­da­do­res y apli­car esos co­no­ci­mien­tos a las me­di­das de con­ser­va­ción, se­gún ha se­ña­la­do Ca­ta­li­na Pi­mien­to, es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich (Sui­za). En 2016, Pi­mien­to y su equi­po pu­bli­ca­ron que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no fue­ron las res­pon­sa­bles di­rec­tas de su de­sa­pa­ri­ción, co­mo se ha­bía pro­pues­to. Más bien con la úl­ti­ma Edad del Hie­lo las ballenas de ta­ma­ño medio, que al­can­za­ban po­ca ve­lo­ci­dad, se vie­ron afec­ta­das por los cam­bios en el ni­vel del mar y la dis­tri­bu­ción de los nu­trien­tes. O mi­gra­ron o des­apa­re­cie­ron, de­jan­do sin una fuen­te im­por­tan­te de ali­men­to al ti­bu­rón. Por si fue­ra po­co, apa­re­ció en esa épo­ca el agre­si­vo an­ces­tro de las or­cas, ca­paz de so­bre­vi­vir en mu­chos há­bi­tats, que se con­ver­ti­ría en una fa­tal com­pe­ten­cia.

¿Cuán­to me­día un ti­rano?

El ma­yor pez car­ní­vo­ro de la his­to­ria des­apa­re­ció así, de­ján­do­nos mu­chas pre­gun­tas sin res­pon­der. Por ejem­plo, si real­men­te ex­pe­ri­men­ta­ba un cre­ci­mien­to len­to y con­ti­nuo, co­mo el del ti­bu­rón blanco, a di­fe­ren­cia del más irre­gu­lar del ti­ra­no­sau­rio.

Sa­be­mos que el megalodón se tras­la­da­ba a re­gio­nes cos­te­ras, co­no­ci­das co­mo “guar­de­rías” –la pa­la­bra no im­pli­ca que hu­bie­ra adul­tos cui­dan­do de las crías– en las que per­ma­ne­cían las hem­bras pre­ña­das y los ju­ve­ni­les has­ta cier­ta edad. La más co­no­ci­da, de 10 mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad, se ha­lló fren­te a la cos­ta de Pa­na­má y “en Ta­rra­go­na hay un ya­ci­mien­to que se ha in­ter­pre­ta­do co­mo una zo­na de cría”, apun­ta Gas­có. Sin em­bar­go, el de­sa­rro­llo ini­cial del ti­ra­no­sau­rio sigue cons­ti­tu­yen­do un gran mis­te­rio. Aún no sa­be­mos có­mo eran sus hue­vos, ni sus crías, pe­ro tam­po­co qué ta­ma­ño po­día al­can­zar.

El ejem­plar más gran­de en­con­tra­do, Sue, ex­pues­ta en el Mu­seo Field de Chica­go, mu­rió con 28 años y tie­ne 12 m de lar­go. Holly Ba­llard, de la Uni­ver­si­dad Estatal de Oklaho­ma, la es­tá es­tu­dian­do jun­to a otros 14 in­di­vi­duos, pe­ro has­ta aho­ra no ha en­con­tra­do ni un es­pé­ci­men que ya hu­bie­ra de­ja­do de cre­cer.

Es fas­ci­nan­te que aún así pue­da ins­pi­rar­nos pa­vor. Fer­nan­do Es­ca­so, de la UNED, des­ta­ca que “al pen­sar en el efec­to de es­tos mons­truos en el pú­bli­co, re­sul­ta in­tere­san­te que el hu­mano ac­tual ha­ya vis­to (al me­nos en do­cu­men­ta­les reales) có­mo ata­ca un ti­bu­rón blanco y lo que te pue­de ha­cer. Al T. rex nos lo han re­crea­do, y eso mar­ca una dis­tan­cia”. Que pue­de dis­mi­nuir si se in­clu­yen las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za de su ru­gi­do. La pa­leon­tó­lo­ga Ju­lia Clar­ke, de la Uni­ve­si­dad de Te­xas, lo con­si­de­ra más cer­cano a los pá­ja­ros y rep­ti­les que al de los ac­tua­les ma­mí­fe­ros pre­da­do­res. Un tem­blor pro­fun­do a ras de sue­lo, emi­ti­do sin si­quie­ra abrir la bo­ca, y ca­paz de in­mo­vi­li­zar­te. Por suer­te, so­lo en la bu­ta­ca. ■

El ru­gi­do de un ti­ra­no­sau­rio, un tem­blor

pro­fun­do, se ha­bría pa­re­ci­do más al so­ni­do de las aves que al de un león

Si se hu­bie­ra pro­du­ci­do es­te cho­que, el ti­bu­rón gi­gan­te ha­bría ven­ci­do ga­cias a su su­pe­rio­ri­dad de ta­ma­ño y fuer­za de mor­di­da. Y, cla­ro, por­que

era un pez en el agua.

Pues sí, el pu­do na­dar (bueno, qui­zás

bu­cear, no). Las mar­cas en ro­cas de la rio­ja­na La­gu­na de Ca­me­ros así lo in­di­can.

MÍRALE EL DIEN­TE Un fó­sil de megalodón com­pa­ra­do con dos dien­tes de gran ti­bu­rón

blanco.

PER­SO­NA­JE PER­MA­NEN­TE La nue­va en­tre­ga de la sa­ga Ju­ras­sic Park vuel­ve a re­cu­rrir a la ate­rra­do­ra pre­sen­cia del T. rex.

PÁ­NI­CO PRO­FUN­DO La bes­tia de Megalodón

(un po­co exa­ge­ra­da de ta­ma­ño res­pec­to

al an­ces­tral) ha­ce pa­li­de­cer al

cé­le­bre Ti­bu­rón

de Spiel­berg.

¿CÓ­MO DE GRAN­DE? La cria­tu­ra prehis­tó­ri­ca os­ci­la­ría en­tre 14 y 20 m. Aquí, com­pa­ra­do con los ma­yo­res ti­bu­ro­nes ac­tua­les.

MÁ­QUI­NA DE MOR­DER Los dien­tes del ti­bu­rón iban sa­lien­do en hi­le­ras des­de de­trás ha­cia de­lan­te du­ran­te to­da la vi­da.

DE­MA­SIA­DO

ERGUIDO Bar­num Brown des­cu­brió el pri­mer es­que­le­to com­ple­to de T. rex. En el Mu­seo Ame­ri­cano de His­to­ria Na­tu­ral

lo mon­ta­ron erguido, aun­que hoy se sa­be que no ca­mi­na­ba así.

DE­MA­SIA­DO

GRAN­DE

En 1909 Bash­ford Dean

re­cons­tru­yó unas man­dí­bu­las de megalodón, so­bre las que

po­sa pa­ra la fo­to. Exa­ge­ró el ta­ma­ño un 20 %.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.