¿PRO­VO­CAN LOS TE­RRE­MO­TOS SEÍSMOS EN OTROS SI­TIOS? ¿Por qué los fut­bo­lis­tas es­cu­pen el agua? ¿Cuán­tas ca­pas tie­ne el Sol?

Quo - - 10/18 CONTENIDOS -

Los cien­tí­fi­cos sa­ben que, tras la sa­cu­di­da sís­mi­ca de una fa­lla, un te­rre­mo­to de su­fi­cien­te in­ten­si­dad aca­ba pro­du­cien­do otros me­nos fuertes en la mis­ma re­gión. Se tra­ta de una de las con­se­cuen­cias del pro­ce­so de adap­ta­ción de la cor­te­za te­rres­tre a la per­tur­ba­ción que pro­vo­ca el mo­vi­mien­to. La po­si­bi­li­dad de que se des­en­ca­de­nen ré­pli­cas aumenta cuan­to más in­ten­sa es la pri­me­ra sa­cu­di­da, y los epi­so­dios más po­ten­tes pue­den pro­vo­car tem­blo­res en zo­nas si­tua­das a mu­chos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Lo que los in­ves­ti­ga­do­res no ha­bían sos­pe­cha­do has­ta ha­ce po­co es que los gran­des te­rre­mo­tos pue­den cau­sar nue­vos epi­so­dios en el punto más le­jano po­si­ble, apro­xi­ma­da­men­te en el la­do opues­to de la Tie­rra. Con­cre­ta­men­te, a no más de 30º de las an­tí­po­das del pri­mer seís­mo. Es una teo­ría lo su­fi­cien­te­men­te nueva co­mo pa­ra que aún se pres­te a la es­pe­cu­la­ción, pe­ro es el re­sul­ta­do di­rec­to de los avan­ces en el co­no­ci­mien­to de es­tos fe­nó­me­nos geo­ló­gi­cos. Lo que los da­tos re­co­pi­la­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das de­jan cla­ro es que las pro­ba­bi­li­da­des de que un gran te­rre­mo­to des­en­ca­de­ne otro nue­vo se con­cen­tran en los tres días si­guien­tes.

Los tem­blo­res no fre­nan a los bom­be­ros que bus­can su­per­vi­vien­tes en Hua­lien (Tai­wán),ba­jo un edi­fi­cio al bor­de del co­lap­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.