Si ha­bla­ran las pie­dras de Sto­nehen­ge…

Si las ro­cas de Sto­nehen­ge ha­bla­ran, se mos­tra­rían es­tu­pe­fac­tas an­te to­do lo que los cien­tí­fi­cos han di­cho de ellas. ¿Se sal­va­rá la úl­ti­ma in­ves­ti­ga­ción so­bre su dis­cu­ti­da pro­ce­den­cia?

Quo - - 10/18 CONTENIDOS - Tex­to: AN­DRÉS MA­SA

Los cien­tí­fi­cos po­drían con­fir­mar si las teo­rías so­bre su ori­gen son cier­tas. Los úl­ti­mos es­tu­dios sos­tie­nen que fue­ron los ga­le­ses quie­nes lle­va­ron a In­gla­te­rra es­te con­jun­to me­ga­lí­ti­co.

To­do lo que se sa­be del ori­gen de las pie­dras más mis­te­rio­sas de Sto­nehen­ge es el re­sul­ta­do de la en­tre­ga de un pa­que­te, en 1920. Her­bert Henry Tho­mas re­ci­bió un con­jun­to de 34 frag­men­tos mi­ne­ra­les y una pre­gun­ta: “¿Se­ría po­si­ble co­no­cer la pro­ce­den­cia de es­tas ro­cas?”. Tho­mas, que ocu­pa­ba un có­mo­do pues­to en un mu­seo lon­di­nen­se, re­cor­dó al ins­tan­te los años que ha­bía de­di­ca­do su tiempo al tra­ba­jo de cam­po en Ga­les.

El geó­lo­go ha­bía vis­to ro­cas si­mi­la­res en la re­gión, aun­que no en la zo­na que te­nía asig­na­da. Las re­cor­da­ba de una ex­cur­sión que hi­zo al mon­te Pre­se­li, en 1906, y que du­ró so­la una jor­na­da. La tie­rra so­bre la que ha­bía ca­mi­na­do aquel día es­ta­ba re­ple­ta de do­le­ri­ta y de rio­li­ta, unas pie­dras de ori­gen vol­cá­ni­co e íg­neo idén­ti­cas a las que Tho­mas te­nía de­lan­te.

Sin du­da, el ori­gen de las mues­tras que la So­cie­dad de An­ti­cua­rios le ha­bía man­da­do es­ta­ba en Ga­les. Y lo que le ha­bían enviado eran frag­men­tos de las pie­dras azu­les de Sto­nehen­ge,

un te­so­ro ar­queo­ló­gi­co que de­be su nom­bre al co­lor que ad­quie­ren al mo­jar­se o rom­per­se. Hay 45 en pie, son las más pe­que­ñas y es­tán ro­dea­das de un misterio que se re­sis­te a los cien­tí­fi­cos; na­die ha en­con­tra­do otras del mis­mo material cer­ca del con­jun­to, y es di­fí­cil sa­ber có­mo unos se­res prehis­tó­ri­cos po­drían ha­ber car­ga­do con ellas has­ta allí.

Si Tho­mas no se equi­vo­ca­ba, el ori­gen geo­ló­gi­co de es­tas ra­re­zas es­ta­ba a unos 200 ki­ló­me­tros de la me­se­ta de Sa­lis­bury donde des­can­sa el mo­nu­men­to. Pe­ro se equi­vo­có, y lo cier­to es que no se sa­be nada acer­ca de có­mo las pie­dras azu­les lle­ga­ron a Sto­nehen­ge. Lo dra­má­ti­co es que to­dos cre­ye­ron a Tho­mas has­ta ha­ce bien po­co.

EL RE­CUER­DO DE una sa­li­da al cam­po, aja­do por los años, y las 15 mues­tras que re­co­gió en su ca­mino no se­rían su­fi­cien­te prue­ba del ori­gen de las pie­dras, así que Tho­mas pi­dió a otros cien­tí­fi­cos frag­men­tos de la zo­na de Ga­les que pu­die­ra com­pa­rar con los del pa­que­te. No jun­tó más de 30, pe­ro eso le bas­tó pa­ra con­cluir que las pie­dras azu­les pro­ce­dían del mon­te Pre­se­li, de Carn Mei­ni y Ce­rrig Mar­cho­gion, en con­cre­to.

Pe­ro una tra­ve­sía de un día y diez ki­ló­me­tros no es su­fi­cien­te pa­ra lle­gar a conclusiones de ca­li­dad en nin­gún ca­so, opi­na el geó­lo­go del Mu­seo Na­cio­nal de Ga­les Ri­chard Be­vins. Y las pie­dras que pi­dió pres­ta­das “o bien per­te­ne­cen a aflo­ra­mien­tos de ro­ca irre­le­van­tes o su ori­gen es cues­tio­na­ble”, di­ce. “Yo he tra­ba­ja­do en el área más de 35 años y he re­co­lec­ta­do cien­tos de mues­tras”, aña­de. El tra­ba­jo de Tho­mas fue des­cui­da­do, apun­ta el ar­tícu­lo que Be­vins pu­bli­có en ma­yo, con Rob Ixer, en la re­vis­ta An­ti­quity.

Lo que más ha ex­tra­ña­do a Be­vins so­bre lo erró­neo del tra­ba­jo de Tho­mas es que na­die lo pu­sie­ra en du­da du­ran­te más de 80 años, has­ta que lo hi­cie­ron él e Ixer, del Uni­ver­sity Co­lle­ge de Londres.

“So­lo cuan­do re­exa­mi­na­mos el material del pai­sa­je de Sto­nehen­ge nos di­mos cuen­ta de que era di­fí­cil re­con­ci­liar nues­tras in­ter­pre­ta­cio­nes con las del ar­tícu­lo de 1923”, ex­pli­ca Be­vins. Y aña­de: “Eso nos lle­vó a ras­trear y rein­ves­ti­gar las mues­tras ori­gi­na­les que usó Tho­mas en su es­tu­dio, lo que nos con­du­jo a des­ta­par los mu­chos erro­res del ar­tícu­lo de Tho­mas”.

Lo cual equi­va­le a re­pa­sar los ma­len­ten­di­dos de­ri­va­dos del tex­to, em­pe­zan­do por la idea de que los tos­cos hu­ma­nos prehis­tó­ri­cos lle­va­ron las pie­dras azu­les a Sto­nehen­ge a tra­vés de ríos y por el mar, en un tra­yec­to de 200 ki­ló­me­tros.

Du­ran­te más de 80 años, los cien­tí­fi­cos acep­ta­ron el ori­gen erró­neo de las pie­dras azu­les a par­tir de un so­lo tra­ba­jo, de du­do­sa ca­li­dad

Tra­zar una lí­nea rec­ta des­de los pun­tos se­ña­la­dos por Tho­mas has­ta Sa­lis­bury im­pli­ca­ría su­bir un mon­te con las pie­dras a cues­tas so­lo pa­ra ba­jar­lo de nue­vo, un es­fuer­zo po­co sen­sa­to. Por eso los ar­queó­lo­gos idea­ron una ru­ta por río has­ta el ca­nal de Bristol, que di­vi­de Ga­les e In­gla­te­rra. Los por­ta­do­res de las pie­dras ro­dea­rían por agua el sur de Ga­les y se aden­tra­rían por el ca­nal has­ta es­tar cer­ca de Sto­nehen­ge.

Allí po­drían ha­ber se­gui­do su ca­mino por tie­rra.

El pro­ble­ma es que eso de­bió ha­ber su­ce­di­do ha­ce 5.000 años, una aven­tu­ra que otros ar­queó­lo­gos han afir­ma­do que ha­bría si­do pro­pia de ma­ri­ne­ros kamikaze. El nue­vo aná­li­sis de Ixer y Be­vins no so­lo echa por tie­rra es­ta po­si­bi­li­dad; sus mi­cros­co­pios de luz po­la­ri­za­da, su téc­ni­ca de fluo­res­cen­cia de ra­yos X y la abla­ción lá­ser les han ser­vi­do pa­ra de­sig­nar otras dos can­te­ras prin­ci­pa­les, en Craig Rhos-y-fe­lin y Carn Goe­dog. El ca­mino a pie es fac­ti­ble des­de ellas.

CU­RIO­SA­MEN­TE, UN TRA­BA­JO pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Scien­ti­fic Re­ports, en agos­to, me­nos de tres me­ses des­pués que el de Ixer y Be­vins, su­gie­re que si las ro­cas mis­te­rio­sas lle­ga­ron a Sto­nehen­ge ha­cia el año 3000 a. C. po­drían ha­ber­lo he­cho de la mano de fo­ras­te­ros pro­ce­den­tes de Ga­les: los in­mi­gran­tes ha­brían pues­to las pri­me­ras pie­dras del mo­nu­men­to prehis­tó­ri­co más em­ble­má­ti­co de In­gla­te­rra. Aun­que lo pri­me­ro que se hi­zo en Sto­nehen­ge no fue po­ner una pie­dra, sino di­bu­jar un ani­llo de 56 ho­yos que se co­no­cen co­mo ‘agu­je­ros de Au­brey’. Aho­ra han ana­li­za­do pre­ci­sa­men­te los res­tos de 25 in­di­vi­duos cre­ma­dos y en­te­rra­dos en ellos, en bus­ca de isó­to­pos de es­tron­cio en sus hue­sos.

La cre­ma­ción des­tru­ye ma­te­ria or­gá­ni­ca co­mo el ADN, pe­ro las tem­pe­ra­tu­ras de unos 1.000 ºc tí­pi­cas de es­te ritual mo­di­fi­can la es­truc­tu­ra del te­ji­do óseo con be­ne­fi­cios pa­ra los ar­queó­lo­gos: el ca­lor con­si­gue que los ele­men­tos pe­sa­dos, co­mo el es­tron­cio, blin­den los res­tos y así re­sis­tan el pa­so de mi­les de años ba­jo la hú­me­da tie­rra de la campiña in­gle­sa.

Co­mo el or­ga­nis­mo re­ci­be es­te ele­men­to de las plan­tas que for­man par­te de la die­ta, co­no­cer la com­po­si­ción de es­tron­cio en una per­so­na y la de la ve­ge­ta­ción de una zo­na geo­grá­fi­ca per­mi­te es­ta­ble­cer una relación en­tre am­bos. Se­gún el nue­vo es­tu­dio, el 40% de los res­tos ana­li­za­dos per­te­ne­cie­ron a per­so­nas que no vi­vie­ron la úl­ti­ma dé­ca­da de su vi­da cer­ca del si­tio ar­queo­ló­gi­co, sino en Ga­les.

Es­ta con­clu­sión res­pec­to al lu­gar ha si­do com­ple­men­ta­da con da­ta­cio­nes de ra­dio­car­bono, que de­li­mi­tan el tiempo. “Con las da­ta­cio­nes en ra­dio­car­bono pu­di­mos de­ter­mi­nar que las pie­dras azu­les lle­ga­ron a Sto­nehen­ge más o me­nos en la mis­ma épo­ca que las per­so­nas cre­ma­das y en­te­rra­das allí”, en­tre los años 3180 a. C y 2380 a. C., di­ce el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio, Ch­ris­top­he Snoeck.

El mo­nu­men­to so­lo cie­rra con cau­sa jus­ti­fi­ca­da, co­mo du­ran­te las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas ad­ver­sas.

ASÍ ES CO­MO SE PU­SO EN PIE El mo­nu­men­to que hoy des­can­sa en la lla­nu­ra de Sa­lis­bury, al sur de Reino Uni­do, fue re­cons­trui­do du­ran­te el si­glo XX. La ima­gen mues­tra có­mo se em­plea­ron grúas pa­ra co­lo­car al­gu­nas gran­des pie­dras so­bre los pi­la­res.

UNA RE­FOR­MA NE­CE­SA­RIA Aba­jo, un es­que­ma mues­tra Sto­nehen­ge en el si­glo XIX, cuan­do ha­cían píc­nics per­so­na­li­da­des co­mo el prín­ci­pe Leo­pol­do (se­gun­do des­de aba­jo), y cuan­do su­pues­ta­men­te se com­ple­tó. Las pie­dras azu­les, las más pe­que­ñas, mi­den has­ta tres me­tros y pe­san en­tre una y dos to­ne­la­das; las gran­des, lla­ma­das sar­sen, tie­nen has­ta ocho me­tros y lle­gan a pe­sar 30 to­ne­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.