Acu­pun­tu­ra, cuán­do sí y cuán­do no

La téc­ni­ca mi­le­na­ria se ba­sa en la creen­cia de que nos re­co­rren canales de ener­gía y, si al­go fa­lla, es po­si­ble reac­ti­var­los con agu­jas. ¿O no? Aca­ban de pu­bli­car la pri­me­ra re­vi­sión cien­tí­fi­ca de su efec­to en 60 en­fer­me­da­des

Quo - - 10/18 CONTENIDOS -

Ba­sa­da en la creen­cia de que hay canales de ener­gía que pue­den re­vi­ta­li­zar­se, la acu­pun­tu­ra ga­na pe­so en Oc­ci­den­te. ¿Cuán­do es re­co­men­da­ble y cuán­do no de­be uti­li­zar­se ba­jo nin­gún con­cep­to?

Pa­ra po­der dormir, pre­sio­na con un de­do en la ba­se del me­ñi­que. Pa­ra ha­cer me­jor la di­ges­tión, aprie­ta en la mu­ñe­ca,... Y, así, al me­nos 15 con­se­jos más se pu­bli­ca­ron en una pá­gi­na web con sen­ci­llí­si­mas ilus­tra­cio­nes. La ba­se es­tá en los me­ria­dia­nos que, se­gún la an­ces­tral téc­ni­ca de sa­na­ción chi­na, re­co­rren el cuer­po hu­mano en­la­zan­do ór­ga­nos. Así, el me­ñi­que se­ría el vér­ti­ce de uno de esos hi­los, que ter­mi­na jus­to en esa área del ce­re­bro que te re­la­ja pa­ra dormir. Es­to es, muy bá­si­ca­men­te, lo que di­ce la acu­pun­tu­ra. Por esos me­ri­dia­nos flu­ye el qi (al­go así co­mo una ener­gía vi­tal), y si se obs­tru­yen em­pie­zan los pro­ble­mas, pe­ro es po­si­ble reac­ti­var­los con un es­tu­dia­do sis­te­ma de pin­cha­zos de agu­ja que apli­can mi­nu­cio­sa­men­te los acu­pun­to­res. Lo de pre­sio­nar la ba­se del

me­ñi­que no tie­ne ba­se cien­tí­fi­ca al­gu­na, sal­vo la de te­ner­te en­tre­te­ni­do. Sin em­bar­go, la pá­gi­na web que pu­bli­ca­ba es­tos con­se­jos su­peró el mi­llón de com­par­ti­dos en me­nos de un día.

¿Sir­ve de al­go la acu­pun­tu­ra? Hay di­ver­sas res­pues­tas: las que ha en­con­tra­do la ONG in­ter­na­cio­nal de vi­gi­lan­cia de la sa­lud Co­chra­ne Co­lla­bo­ra­tions. En­car­gó un pro­fu­so es­tu­dio pa­ra es­cla­re­cer el efec­to y la uti­li­dad de es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria en el tra­ta­mien­to de más de 60 do­len­cias. Ha pu­bli­ca­do los re­sul­ta­dos des­pués de re­vi­sar los es­tu­dios y me­ta­ná­li­sis de los úl­ti­mos años, la ma­yo­ría pos­te­rio­res a 2010 y mu­chos de muy reciente pu­bli­ca­ción. Con pe­que­ños ma­ti­ces en al­gu­na patología, su ve­re­dic­to fi­nal no pue­de ser más des­fa­vo­ra­ble. Incluso cuan­do se ad­vier­ten mí­ni­mos be­ne­fi­cios, no tie­nen más va­lor que los atri­bui­bles al efec­to pla­ce­bo. ¿Có­mo se ex­pli­ca tal im­pre­ci­sión des­pués de más de dos mil años de prác­ti­ca?

Lo de me­nos son los años

“Cuan­do se ha­bla de un sa­ber mi­le­na­rio, so­lo sig­ni­fi­ca que es vie­jo”, di­ce el car­dió­lo­go Víctor Javier Sanz en su li­bro La acu­pun­tu­ra, ¡va­ya ti­mo! El des­con­cier­to lle­ga al com­pro­bar que en Es­pa-

“CUAN­DO SE HAB DE UN SA­BER MI­LE­NA­RIO,

SO­LO SIG­NI­FI­CA QUE

ES VIE­JO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.