NO TO­DOS LOS VI­GI­LAN­TES SON DE FIAR

Un me­ticu­loso es­tu­dio des­cri­be el com­por­ta­mien­to de los su­ri­ca­tos cen­ti­ne­las

Quo - - STARS NATURA -

Con sus 35 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y ape­nas un ki­lo de pe­so má­xi­mo, los ma­gros su­ri­ca­tos su­po­nen una pre­sa pro­pi­cia pa­ra águi­las y cha­ca­les. Es­pe­cial­men­te por­que pa­ra bus­car los in­sec­tos o pe­que­ños in­ver­te­bra­dos de que se ali­men­tan se ven obli­ga­dos a mi­rar ha­cia aba­jo, mien­tras es­car­ban ba­jo las ro­cas o ma­to­rra­les del de­sier­to. Por eso, han desa­rro­lla­do una se­rie de es­tra­te­gias de­fen­si­vas, co­mo man­te­ner siem­pre un cen­ti­ne­la que otea los al­re­de­do­res cuan­do sus com­pa­ñe­ros bus­can pro­vi­sio­nes. Es­te in­di­vi­duo va emi­tien­do lla­ma­das tran­qui­li­za­do­ras si no ve pe­li­gro, y es­pe­cí­fi­cos gri­tos de aler­ta cuan­do se acer­ca un de­pre­da­dor. Aun­que no siem­pre le creen. Ra­mo­na Rau­ber, de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich (Sui­za), pu­bli­ca en Scien­ti­fic Re­ports que, cuan­do el cen­ti­ne­la es no­va­to, sus com­pa­ñe­ros ele­van la ca­be­za de vez en cuan­do pa­ra ase­gu­rar­se de que no hay pe­li­gro, in­clu­so cuan­do el vi­gía es­tá emi­tien­do men­sa­jes tran­qui­li­za­do­res.

Es­to quie­re de­cir que, de al­gún mo­do, los miem­bros de un gru­po son ca­pa­ces de lle­var la cuen­ta de la fre­cuen­cia con que ca­da in­di­vi­duo ha desem­pe­ña­do las ta­reas de vi­gi­lan­cia. Y sa­ben cuán­do fiar­se de él.

Es­tos pe­que­ños car­ní­vo­ros so­lo se fían de sus com­pa­ñe­ros más ve­te­ra­nos, con in­de­pen­den­cia del se­xo, el es­ta­tus o la edad de es­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.